×
José Ángel Rodríguez Canales
José Ángel Rodríguez Canales
ver +
Soy originario de Saltillo Coahuila. Como muchos saltillenses, curse mi bachillerato en el Colegio Ignacio Zaragoza. Al terminar la preparatoria, decidí estudiar para Licenciado en Derecho en la prestigiada Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila. Mi máximo orgullo es haberme recibido de esta institución con Mención Honorifica. Como estudiante recibí la Presea “Juan Francisco García Cárdenas” al Merito Académico por parte del Consejo Directivo, en el año del 2003. Fui vicepresidente de la Sociedad de Alumnos “Antonio Caso”, organizador de Congresos Nacionales, Seminarios Políticos, y Coordinador Estudiantil de los festejos del 60 aniversario de esta Facultad. Estudie una Maestría en Derecho Público Comparado en la Universidad de Duke en los Estados Unidos. En dicha institución me impartió la cátedra “Políticas del Congreso” el entonces Senador y ahora Vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden. Mis maestros y compañeros me distinguieron como Orador Principal en la ceremonia de Graduación de la Generación 2006 de Licenciados, Maestros y Doctores en Derecho. Tuve la oportunidad de estudiar un Postgrado en Administración y Políticas Públicas, con especialidad en estudios comparados por la London School of Economics and Political Science, en Londres Inglaterra. En esta reconocida Universidad fui Coordinador de la XII Semana Mexicana, así como Secretario de la Sociedad de Estudiantes Mexicanos en Londres. Recibí mi título en Noviembre del 2009 con Mención de Alto Merito. Soy catedrático en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila. He impartido los cursos Técnicas de Estudio para estudiantes de Derecho, Sistemas Jurídicos Contemporáneos, Derecho Americano y Canadiense, y Derecho Romano. Escribo los domingos en Zócalo Saltillo la columna Sobre La Marcha, donde pretendo dar una opinión sobre temas de coyuntura nacional e internacional. Ojalá disfrutes mis artículos y espero tus comentarios en [email protected] Gracias y buena suerte!

" Comentar Imprimir
27 Marzo 2016 04:00:20
Iniciativa ciudadana contra la corrupción
Sin duda la corrupción es uno de nuestros jinetes apocalípticos ancestrales, que ha estado presente en nuestra historia desde el momento en que fuimos una colonia. En términos republicanos, se manifestó desde que somos país independiente.

No es un problema exclusivo de México, es un fenómeno con saldos negativos que afecta a todos los países del mundo, sin embargo, en algunos sistemas políticos es un tema controlado y en otros es un conflicto desbordado y sin fin.

La evidencia demuestra que los países que tienen en lo general más educación, tienen más desarrollo económico y también menos corrupción, dado que sus leyes e instituciones funcionan satisfactoriamente, y frente a estos posibles hechos, son muy contundentes para investigar y sancionar, con todo el rigor, prácticas indebidas y ventajosas que únicamente favorecen el interés de unos cuantos en detrimento del interés
de la mayoría. El arreglo es claro, al atacar la corrupción, se defiende el interés público, necesario para tener seguridad y confianza en todo gobierno que habla y actúa en nuestro nombre y con nuestro dinero.

En principio, hay corrupción porque es parte de la condición humana, homo homini lupus, el hombre es el lobo del hombre de diversas formas, tanto en la esfera de lo público como de lo privado, se presentan actos en donde hay abusos y ventajas indebidas e ilegales para favorecer ambiciones sin control que afectan al interés público.

Decía Madison que si los hombres fuéramos ángeles no se necesitarían leyes e instituciones que previnieran, limitaran, supervisaran y sancionaran el mal comportamiento del mal gobierno. Y es cierto, fue gracias a las leyes e instituciones bien ensambladas y observadas que el problema del abuso de poder y de la corrupción se controló notablemente. De tal manera que la corrupción debe ser vista como un problema
estructural, legal e institucional que funciona bien cuando hay incentivos apropiados para hacer valer la ley.

En este mismo ánimo, un grupo de ciudadanos, encabezado por el IMCO y Transparencia Mexicana, ha presentado al Legislativo, una iniciativa de ley que tiene como propósito fundamental mejorar la regulación anticorrupción para reducir y limitar tantos actos de ilegalidad como sea posible, por medio de una ley que han titulado 3de3.

En realidad el título de la iniciativa no refleja la importancia de toda la propuesta. Creo que es una legislación muy sólida, consistente con nuestro marco constitucional y con las figuras que hacen falta para impulsar un nuevo momento legal, en donde el abuso sea sancionado ejemplarmente.

Tiene la característica de ser una ley general, lo cual celebro, porque por esta vía legislativa se podrán homologar y observar por igual en toda la República, los mismos derechos y obligaciones para todos los funcionarios públicos, sean estos del ámbito federal, estatal o municipal.

En otras palabras, con esta inteligente sugerencia, en el futuro será más difícil encontrar a exgobernadores como Moreira o Padrés, que al haber justificado la base de un federalismo mal entendido, se autoabsolvieron de posibles sanciones de responsabilidad, porque sus leyes locales no cuentan con procesos o figuras que reconozcan sus posibles excesos.

Sería recomendable que en el proceso legislativo en el que habrán de trabajar en próximas fechas los legisladores federales, incluyan una sección de rendición de cuentas y control, para que los propios funcionarios encargados de velar por la adecuada implementación de la ley sean también supervisados y fiscalizados con los mismos estándares sugeridos. Una manera de responder a la pregunta quién vigila a los que
vigilan y de qué manera.

La Ley 3de3, es una esperanza hacia el futuro que puede cambiar inercias y comportamientos que han afectado nuestras alternativas para el desarrollo.

Por:Jorge Islas
Académico en la UNAM
05 Mayo 2013 04:04:05
Un trago de pulque
¿Qué tan importante es realmente la imagen pública, y una adecuada asesoría al respecto? Recientemente tuve la oportunidad de asistir a una conferencia sobre este tema, impartida por el especialista Enrique Sánchez. En su exposición, utilizó una analogía adecuada para las pasadas elecciones del 2012. El ejemplo es tan interesante e ilustrativo, que le pedí la autorización para compartirlo en este espacio, petición a la que amablemente accedió.

Por. J. Enrique Sánchez.

“En la mitología azteca, el señor y la señora de la Dualidad Ometecuhtli y Omecihuatl, tuvieron cuatro hijos encarnaciones del sol.

“EL rojo Xipe Totec, El negro Tezcatlipoca que era amo y señor de la noche, El azul Huitzilopochtli Dios guerrero que reclamaba continuamente derramamientos de sangre en su honor; y el blanco Quetzalcóatl que por su enorme sabiduría era de piel y barba blancas y considerado el dios civilizador que no deseaba sacrificios humanos en su honor; su reino era el claro atardecer.

“A ellos les fue encomendada la tarea de crear el mundo, de dar vida a los otros dioses y finalmente a la raza humana que los adoraría por la eternidad. Cada uno de ellos representaba un orden, un tiempo, un espacio, un punto cardinal y un color.

“Cada hermano comenzó su mundo, cuatro soles y cuatro humanidades fueron sucesivamente creadas y destruidas.

“La primera humanidad fue devorada por tigres, la segunda convertida en monos, la tercera transformada en pájaros, la cuarta, convertida en peces.

“Quetzalcóatl la última esperanza de lograr el cometido descendió a los infiernos y robo una astilla de hueso de una de las humanidades anteriores y la roció con su propia sangre; el señor de la morada de los muertos le arrojó miles de codornices, pero no pudo detenerlo; entonces le lanza una maldición en la que los demonios intentaran engañarlo por siempre para que en algún momento ordenara sacrificios humanos y lanzara “guerras floridas” que reclamaba su hermano Huitzilopochtli. Pero el amor de Quetzalcóatl por los hombres no le permitió sacrificar en su nombre más que animales, culebras, pavos o mariposas y todos ellos consagrados al Sol.

“Quetzalcóatl gobernó su imperio con benevolencia y sabiduría, siendo el líder por excelencia que todos amaban.

“Ante la maldición que le fue profanada, tres hechiceros lograban persuadir a un anciano para que convenciera al dios de tomar una bebida que ayudaría a sanarlo; esta bebida resultaría ser el famosísimo pulque; Quetzalcóatl acepta la bebida del anciano y queda embriagado, camina por la ciudad de Tula, maldiciendo, humillando y teniendo sexo con mujeres. Al siguiente día en una resaca física y moral decidió marcharse avergonzado hacia la orilla del mar en las costas del Golfo, allí desapareció Quetzalcóatl para siempre ante el llanto de su pueblo.

“Así en Quetzalcóatl podemos ver en la actualidad que el daño mas significativo que se le puede hacer a un gobernante o funcionario, es en su imagen pública; ninguna estrategia de sus enemigos e incluso de su propio hermano fue tan eficiente como la fraguada para que él mismo se exhibiera ante los ojos de su pueblo. Dice un axioma de la Imagen Pública que la imagen es relativa; es decir, hoy somos y mañana seremos otra cosa. La percepción de imagen es tan cambiante que debemos reforzar nuestros mensajes de manera continua para que podamos construir un prestigio.

“Como ejemplo podemos recordar que en la campaña presidencial, ningún candidato pudo restarle mas puntos de preferencia por el voto del ahora presidente Enrique Peña Nieto, que él mismo; los puntos que perdió en su momento fueron a raíz de errores propios; como la conferencia de prensa en la feria internacional del libro o cuando intentó hablar en inglés.

“No importa cuánto tiempo estemos en el poder ni cuan buen posicionamiento tengamos, mantengamos los ojos abiertos porque siempre habrá alguien cercano con una sonrisa que nos ofrecerá un buen trago de pulque. Buen día”.

@enriquecrown

El ejemplo es valioso y claro. Vale la pena tenerlo en cuenta, pues todo ejercicio electoral en el futuro llevará este elemento... Como un trago de pulque.
21 Abril 2013 04:04:10
Ventajas competitivas
Uno de los periodistas más destacados en la actualidad es el canadiense Malcom Gladwell. Ensayista de la prestigiada revista norteamericana “The New Yorker”, alcanza el reconocimiento internacional con la publicación de cuatro libros, todos ellos con críticas sobresalientes, y gran nivel de ventas. Gladwell tiene el talento de unir temas inverosímiles, en su afán de explicar los sucesos más extraños. Pero el que es considerado su mejor libro se titula “Sobresalientes: La verdadera historia del éxito” En el mismo Gladwell busca contestar ¿Qué tienen en común los individuos que logran el éxito?

El argumento principal echa por la borda la acepción de que la inteligencia es el principal ingrediente para triunfar en la vida. Explica que el éxito es el resultado de coyunturas que pueden ir desde el lugar en que naciste, la vocación, un proceso de aprendizaje, la capacidad de establecer relaciones humanas, y hasta la posibilidad de haber invertido 10 mil horas en el perfeccionamiento de una actividad determinada.

Entre los ejemplos que menciona, hay uno de llamar la atención.

La creencia de que los niños asiáticos son los mejores en matemáticas esta tan arraigada que es difícil ponerla en entredicho. Los niños provenientes de la India, China, Corea del Sur, y de Japón, siempre obtienen los mejores resultados en el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA). En contraste nuestros niños, al igual que el resto de los países latinoamericanos son de los peores evaluados.

A Gladwell no le bastaba la explicación de que estos niños nacieron mágicamente más inteligentes que los que nacieron en otros rincones del mundo. Decidió ir más a fondo, y encontró un hallazgo verdaderamente extraordinario: Existe una correlación entre el idioma, y obtener altas calificaciones en matemáticas.

Lea usted, estimado lector, los siguientes números: 4,8,5,3,9,7,6. Si separa su vista de ellos durante cinco segundos; y trata de memorizarlos, es poco probable que lo logre. Mucha gente no puede ni terminar de leer esos números en ese tiempo. Mucho menos recordarlos. En cambio, la mayoría de los dialectos asiáticos, cortos en su nomenclatura, les permite memorizarlos con gran facilidad. Nosotros invertimos más tiempo en memorizar y en escribir estos números. Nuestro lenguaje construye los números de una manera más compleja que los asiáticos. Decimos once y no diez y uno, por citar un ejemplo.

Eso no ocurre en la mayoría de los lenguajes de los países asiáticos. Ellos sólo suman dígitos para contar. Es decir, once serian diez y uno. Este hecho provoca que los niños asiáticos aprendan a contar, sumar y restar mucho más rápido y con mayor eficacia que los occidentales. Desde ahí nace una actitud diferente a las matemáticas, que la mayoría de nuestros niños repelen casi naturalmente.

Además del obstáculo del lenguaje, existe el problema de cómo pensamos acerca de las mismas. En nuestras escuelas, relacionamos inteligencia con rapidez. Existen maestros que ponen a competir a sus alumnos a ver cuál resuelva más rápido un problema determinado; y el que lo logra es un genio, y el que no un tonto.

Esto es un pensamiento dañino, y que poco ayuda a un modelo educativo. Esto no ocurre en un país como Corea, que buscó pequeñas ventajas competitivas como la descrita anteriormente, las aprovechó, y orientó a redefinir su sistema educativo.

En Corea del Sur entendieron que la posibilidad de crecimiento econoómico está directamente ligada a la educación. Aumentaron su año escolar a 220 días efectivos de trabajo, incluyendo los sábados. En los países latinoamericanos, es de 160 días en promedio, para entender el contexto del cambio. Los niños coreanos están estudiando hasta 14 horas por día, incluyendo los sábados. Ellos son ya el primer país en que sus alumnos han dejado atrás los cuadernos para utilizar tabletas digitales. Y desde hace más de 20 años, decidieron revisar currículos y métodos de aprendizaje, con el enfoque en el individuo. Para ello hicieron sendas reformas, tales como incrementar dramáticamente la inversión a la educación, introducir como obligatorio lengua extranjera y uso de la tecnología, y muchas otras similares. Hace décadas se encontraban en una situación peor a la nuestra. Hoy día, en términos sociales y educativos, nos superan con creces. Y todo porque comprendieron los efectos de un pequeño hallazgo.

Podemos aprender mucho si nos damos a la tarea de buscar ventajas competitivas propias como las que Gladwell encontró. Si además las aprovechamos para redefinir un sistema, como hicieron los coreanos, sería posible cambiar el perfil socioeconómico de nuestro país. Un hallazgo, un esfuerzo, un gran resultado. Corea del sur es un ejemplo de que la fórmula funciona. Y nosotros….¿Cuándo?
14 Abril 2013 04:04:16
El impacto de las instituciones
¿Por qué diferentes países tienen diferentes destinos? ¿Por qué algunos países presentan altos estadios de desarrollo mientras otros parecen condenados a un permanente fracaso? Estas complejas interrogantes no pueden tener una única respuesta. Diversas disciplinas tendrían que ser consideradas en la elaboración de un argumento remotamente aproximado. Pero dos personas se dieron a la tarea de contestar estas preguntas; y el resultado ha obtenido el reconocimiento internacional. Se trata del economista Daron Acemoglu, y el politólogo James Robinson. Ellos unieron esfuerzos y conocimientos para dar a luz a una importante y novedosa explicación en torno al desarrollo social.

Su argumento se engloba en el libro “Porque las naciones fracasan”. Acemoglu y Robinson tuvieron el mérito de ir más allá de las concepciones históricas o culturales para enfocarse en un elemento anteriormente menospreciado: el impacto de las instituciones. Cómo ya lo había pronunciado Douglas North, al definir en las instituciones las llamadas reglas del juego; es éste el verdadero, aunque menospreciado elemento que determina los destinos de una nación. El libro en cuestión las ratifica en el tema de la desigualdad.

“La prosperidad y la pobreza van más allá de la cultura o la ubicación geográfica. Todos los países son ricos o pobres por las mismas razones. Durante décadas, la idea más acertada era que los desafíos para el desarrollo de un país eran una cuestión cultural, o derivada incluso de traumatizantes acontecimientos históricos. Es acerca de decisiones y de cómo han sido gobernados los países, a través de instituciones e incentivos adecuados. Las instituciones determinan a la sociedad. El elemento histórico es válido únicamente desde el punto de vista de cómo se desarrollaron las instituciones” Afirman los autores categóricamente, y en plena conciencia de las implicaciones del punto.

El planteamiento del libro representa una posición clara respecto a un largo debate académico acerca del impacto real de las instituciones y la acción gubernamental en un lugar y tiempo determinados. El libro tiene además el mérito de plantear numerosos ejemplos. Uno en particular ocupa buena parte del libro, y hace alusión directa a nuestro país. Consiste primeramente en un estudio comparado entre Nogales, Arizona, y Nogales, Sonora. Dos municipios con amplias similitudes entre la gente, cultura, y geografía, y sin embargo sus destinos en materia de igualdad y pobreza, son tan disímiles. Acemoglu y Robinson inician su análisis desde los tiempos de la conquista por parte de los españoles, y de las instituciones que éstos utilizaron, que tenían el punto de la acumulación de la riqueza, y la explotación de los indígenas. “Fueron éstas diseñadas con el fin de convertir a España en un rico y poderoso imperio, pero a la par convirtieron a Latinoamérica en el continente más desigual del mundo, y mermaron para siempre su potencial económico”. Duras palabras que encierran una realidad innegable.

Fueron también las múltiples constituciones y las pugnas del poder del siglo 19, las que en buena medida dieron origen a las instituciones que, según los autores en cuestión, crearon un clima de inestabilidad, y desequilibrio social en nuestro país. “Se definió en el debilitamiento del Estado mexicano, con poca autoridad, y poca capacidad para recaudar impuestos, o proporcionar servicios públicos. En conclusión, son las instituciones las que determinan el éxito o fracaso de los países”

Si bien parece desalentadora la exposición respecto a nuestro país, el libro también explica que las instituciones pueden crear un círculo virtuoso en el que las instituciones políticas y económicas vayan de la mano, y sean incluyentes para toda la sociedad, bajo el apotegma de la cooperación. En un capitulo adicional, propone “Los países que prosperarán en el futuro serán aquellos cuyas instituciones que incentiven el ahorro, la inversión, la innovación, y la cooperación. Es momento de que todos los gobiernos tomen nota: Instituciones, instituciones, instituciones” concluyen enfáticos los autores.

Parece que la opinión comienza a tener eco. Con la fórmula bien conocida, hoy a nivel local y nacional se habla más que nunca del fortalecimiento institucional, como una prioridad a la par de las mayores necesidades sociales. Nuevas leyes, nuevos mecanismos de coordinación, nuevas formas de cooperación se emplean día con día buscando revertir el rezago histórico al que injustamente fuimos condenados. El impacto de las instituciones será más favorable, si lo entendemos en tiempo, sociedad y gobierno desde hoy. Es ésta la era de los acuerdos, un indiscutible avance institucional. Esto conlleva la responsabilidad de los ciudadanos de involucrarse, de informarse, y participar en los procesos gubernamentales y políticos. Que así sea, pues un mejor porvenir para nuestra patria, está de por medio.

31 Marzo 2013 03:00:00
Siete décadas enseñando
Esta semana, la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila llega a su aniversario número 70. Son siete décadas en las que esta emblemática institución ha cumplido con su misión de formar jóvenes en el estudio del Derecho; y a la vez se ha constituido como una guía reflexiva de la realidad estatal y nacional. Por ello, la ocasión es ideal para avizorar lo que ha sido para nuestro estado Jurisprudencia, en vista de sus componentes torales: sus estudiantes, sus maestros, sus egresados, y su papel como espacio de opinión y debate.  Sin duda uno de los más trascendentales recintos de educación superior en el norte de México, y un motivo de orgullo para quienes formamos parte de esta comunidad universitaria.

Decía Martin Bohmer que “La Facultad de Derecho es el único ámbito donde es posible incidir en la cultura jurídica y política de una comunidad. Ahí se construye y reproduce la cosmovisión de abogados, jueces, legisladores, y funcionarios. Por ello, la enseñanza de esta disciplina, es el más alto honor para un maestro; y el estudiante, un elegido de la sociedad misma”. Son palabras que encierran el valor social que Jurisprudencia ha transmitido en Coahuila durante 70 años.

Esto no sería posible sin sus estudiantes. Desde su ingreso, el alumno de leyes es parte ya de una historia más grande que sí mismo. Ésta se forma en la amistad con sus compañeros. En la preparación de las fichas de estudio. En la tensión y crecimiento de los exámenes orales. En su activa participación activa en la política estudiantil. Y es, ante todo, la esperanza de un futuro mejor para nuestro entorno. Saben que en sus aulas han estudiado también gobernantes, próceres, estadistas, abogados reconocidos, hombres y mujeres destacados, y personas de bien; y están conscientes que en los pasillos que día a día recorre se han construido anécdotas de éxito que hoy siguen vigentes. El alumno es el ideal, la vivencia, y la ilusión de Jurisprudencia.

El catedrático, es el responsable de la formación académica de los alumnos, de la investigación; y el conocimiento elogiado de la ciencia jurídica. Es quien con sus ideas, filosofía, criterios, y modos, el que contribuye a desarrollar el quehacer del alma mater. El maestro es, como lo señala Montiel y Duarte “Quien ilustra el entendimiento, perfecciona el corazón, y suaviza las costumbres”. Es el que se prepara continuamente con el fin de dejar huella en el aula, aportar a su disciplina, estar a la altura de sus predecesores, y favorecer a la experiencia universitaria en su integridad. Es el primer ejemplo de los futuros abogados coahuilenses, y quien ve en el cumplimiento de su vocación, su mayor divisa.

Jurisprudencia es del mismo modo, una escala de impacto para la sociedad coahuilense, a través del desempeño de sus egresados. Abogados reconocidos que se destacan en el ejercicio libre de la profesión, el Gobierno, la política, la academia, el periodismo, la impartición de justicia, la labor legislativa, la academia, la fe pública, y la labor ciudadana. Son profesionistas preparados, con una visión integral de la realidad, y una inminente consciencia social. Conforman una comunidad empática, conocedora, y líder en diversas áreas de trabajo. Son la carta de presentación, y el mejor signo de la distinción educativa de la escuela.

Asimismo, a facultad es una destacada tribuna de opinión y participación social.

A través de los años, se ha constituido como el foro más importante del estado, en el cual cientos de ponentes han expuesto sus visiones acerca de temas de toda índole. Políticos nacionales de todas las corrientes ideológicas, diplomáticos, historiadores, politólogos, juristas, miembros de la sociedad civil, empresarios, por mencionar algunos; han hecho de la escuela el recinto por excelencia de opiniones, discusión y diálogo. El alumno se ha acostumbrado a ver grandes figuras en su vistoso auditorio, a escucharlos en viva voz y aprender de ellos. Es un elemento que simboliza la identidad social de la institución. 


Esto ha sido en 70 años Jurisprudencia para sus alumnos, maestros, egresados, y para la sociedad coahuilense. Durante los próximos meses, la administración que encabeza el director de la Facultad, el doctor Luis Efrén Ríos Vega, llevará a cabo diversos eventos para conmemorar acordemente esta significativa fecha. Aún le quedan muchos años a esta institución para enriquecer su historia, asumir nuevos desafíos y contribuir al crecimiento del estado. Ésa debe ser su misión, pues como también lo dijo Luis Gómez Romero “En la noble enseñanza del Derecho, y la fortaleza de sus escuelas, se encuentra el futuro mismo de la patria”. 

¡Enhorabuena Jurisprudencia por estos 70 años! Ubi Jus Ibi Societas.
31 Marzo 2013 02:00:34
Jurisprudencia: 70 Aniversario
Esta semana, la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila llega a su aniversario número 70. Son siete décadas en las que esta emblemática institución ha cumplido con su misión de formar jóvenes en el estudio del Derecho; y a la vez se ha constituido como una guía reflexiva de la realidad estatal y nacional. Por ello, la ocasión es ideal para avizorar lo que ha sido para nuestro estado Jurisprudencia, en vista de sus componentes torales: sus estudiantes, sus maestros, sus egresados, y su papel como espacio de opinión y debate.  Sin duda uno de los más trascendentales recintos de educación superior en el norte de México, y un motivo de orgullo para quienes formamos parte de esta comunidad universitaria.

Decía Martin Bohmer que “La Facultad de Derecho es el único ámbito donde es posible incidir en la cultura jurídica y política de una comunidad. Ahí se construye y reproduce la cosmovisión de abogados, jueces, legisladores, y funcionarios. Por ello, la enseñanza de esta disciplina, es el más alto honor para un maestro; y el estudiante, un elegido de la sociedad misma”. Son palabras que encierran el valor social que Jurisprudencia ha transmitido en Coahuila durante 70 años.

Esto no sería posible sin sus estudiantes. Desde su ingreso, el alumno de Leyes es parte ya de una historia más grande que sí mismo. Ésta se forma en la amistad con sus compañeros. En la preparación de las fichas de estudio. En la tensión y crecimiento de los exámenes orales. En su participación activa en la política estudiantil. Y es, ante todo, la esperanza de un futuro mejor para nuestro entorno. Saben que en sus aulas han estudiado también gobernantes, próceres, estadistas, abogados reconocidos, hombres y mujeres destacados, y personas de bien; y están conscientes que en los pasillos que día a día recorre se han construido anécdotas de éxito que hoy siguen vigentes. El alumno es el ideal, la vivencia, y la ilusión de Jurisprudencia.

El catedrático, es el responsable de la formación académica de los alumnos, de la investigación; y el conocimiento elogiado de la ciencia jurídica. Es quien con sus ideas, filosofía, criterios, y modos, el que contribuye a desarrollar el quehacer del alma máter. El maestro es, como lo señala Montiel y Duarte “Quien ilustra el entendimiento, perfecciona el corazón, y suaviza las costumbres”. Es el que se prepara continuamente con el fin de dejar huella en el aula, aportar a su disciplina, estar a la altura de sus predecesores, y favorecer a la experiencia universitaria en su integridad. Es el primer ejemplo de los futuros abogados coahuilenses, y quien ve en el cumplimiento de su vocación, su mayor divisa.

Jurisprudencia es del mismo modo, una escala de impacto para la sociedad coahuilense, a través del desempeño de sus egresados. Abogados reconocidos que se destacan en el ejercicio libre de la profesión, el gobierno, la política, la academia, el periodismo, la impartición de justicia, la labor legislativa, la academia, la fe pública, y la labor ciudadana. Son profesionistas preparados, con una visión integral de la realidad, y una inminente consciencia social. Conforman una comunidad empática, conocedora, y líder en diversas áreas de trabajo. Son la carta de presentación, y el mejor signo de la distinción educativa de la escuela.

Asimismo, la facultad es una destacada tribuna de opinión y participación social. A través de los años, se ha constituido como el foro más importante del estado, en el cual cientos de ponentes han expuesto sus visiones acerca de temas de toda índole. Políticos nacionales de todas las corrientes ideológicas, diplomáticos, historiadores, politólogos, juristas, miembros de la sociedad civil, empresarios, por mencionar algunos; han hecho de la escuela el recinto por excelencia de opiniones, discusión, y dialogo. El alumno se ha acostumbrado a ver grandes figuras en su vistoso auditorio, a escucharlos en viva voz, y aprender de ellos. Es un elemento que simboliza la identidad social de la institución. 

Esto ha sido en 70 años Jurisprudencia para sus alumnos, maestros, egresados, y para la sociedad coahuilense. Durante los próximos meses, la administración que encabeza el Director de la Facultad, el doctor Luis Efrén Ríos Vega, llevará a cabo diversos eventos para conmemorar acordemente esta significativa fecha. Aún le quedan muchos años a esta institución para enriquecer su historia, asumir nuevos desafíos, y contribuir al crecimiento del estado. Esa debe ser su misión, pues como también lo dijo Luis Gómez Romero “En la noble enseñanza del derecho, y la fortaleza de sus escuelas, se encuentra el futuro mismo de la patria”. 

¡Enhorabuena Jurisprudencia por estos 70 años! Ubi Jus Ibi Societas. 
17 Marzo 2013 03:00:11
El reto de la mujer hoy
Hace una semana se conmemoró el Día Internacional de la Mujer. A razón de ello, diversos periódicos y publicaciones dedicaron sus páginas a explicar la evolución de esta celebración, y a destacar cuáles han sido los temas de mayor relevancia para la mujer a lo largo de los años. De entre ellos, la Organización de las Naciones Unidas ha destacado la igualdad de oportunidades, el acceso a la educación, y la prevención de la violencia intrafamiliar, por mencionar algunos.

Lo anterior invita a la revaloración del debate. ¿Cuáles son los principales retos que enfrenta la mujer en la actualidad? No existe una respuesta sencilla a esta interrogante.

Pero sin duda, un desafío persistente, en toda época, es la tarea de equilibrar una satisfactoria trayectoria profesional, con labores propias del hogar, concretamente, la crianza de los hijos. “Las mujeres buscamos la realización por medio del trabajo, pero de alguna manera, también se nos exige que nos hagamos cargo del hogar, de los hijos, de sus estudios, y de que crezcan con valores. Y esta no es una labor sencilla. A veces no hay tiempo para todo, y ello es frustrante”, declaró para Discovery Mujer, la psicóloga argentina María Isabel Jaramillo.

Y está en lo cierto. Equilibrar hogar y trabajo de manera adecuada puede llegar a ser una auténtica proeza. Este elemento fue identificado por la politóloga norteamericana Anne Marie Slaughter; quien utilizó sus propias experiencias para escribir uno de los ensayos más influyentes del año pasado. Lleva por título “Por qué las mujeres aún no podemos tenerlo todo”, y es en buena medida una descripción de las dificultades que ella misma enfrentó para balancear las labores propias de una alta posición en el Gobierno norteamericano, con la crianza de dos hijos adolescentes.

El ensayo comienza con un relato de cómo Slaughter se preparó durante toda su vida para ser una académica reconocida en materia de Política Exterior. Narra los retos que enfrentó para graduarse y ser decana de la prestigiada Universidad de Princeton; y cómo tras muchos años de trabajo, el presidente Barack Obama la invitó como directora de Planeación en la Secretaría de Estado. Un puesto largamente ambicionado por ella. Pero al mismo tiempo ilustra que la oportunidad le llegó siendo madre, y cómo su preocupación era su hijo de 14 años, quien empezaba a presentar problemas de adaptación en la preparatoria.

Slaughter entendió que tarde o temprano debía tomar una decisión. Y encontró que en su familia tenía su razón más importante. El ensayo tiene el mérito de criticar la falta de flexibilidad del ambiente laboral; y propone un cambio de cultura y de conceptos tanto en lo que involucra una carrera exitosa, como lo que son los valores familiares tradicionales.

Concluye señalando que hoy en día la mujer toma decisiones profesionales no en base a su capacidad, sino a la posibilidad de balancear su vida familiar, y que esto es grave. “Recibí muchas críticas... Pero creo que la peor parte es que nos estamos privando del talento de miles de mujeres trabajadoras por esta situación. Y miren si no: menos de 20 mujeres son cabezas de Estado, y sólo el 17% de las secretarias federales en el mundo son ocupadas por mujeres. Es un tema que necesita discutirse”, afirmó Slaughter para la revista norteamericana “Foreign Policy”.

Su punto tuvo impacto, y recibió atención mediática en el vecino país. Tuvo la habilidad de traer a colación un tema que de alguna manera vemos todos los días, pero que difícilmente exploramos a fondo. Es necesario discutir estas ideas en todos los niveles, desde el hogar hasta el Gobierno, y el continuar los trabajos rumbo a una sociedad más igualitaria, y justa, en la que la participación de la mujer tenga el rol que se merece, y del que nos beneficiamos todos.

Pero la referida Salughter lo dijo mejor: “Hay que adoptar cambios en el enfoque. La experiencia de una madre que trabaja puede resultar invaluable, más allá de las metas laborales de la propia mujer. En los gobiernos, en las empresas, si se adoptaran pequeños cambios en horarios y organización, se verían las ventajas de contar con mujeres en el trabajo”. Y tiene razón. Por fortuna, plantear el tema es el primer paso. El reto de la mujer hoy es que se brinden las condiciones reales para que ésta asuma el rol y el reconocimiento que le corresponde en la sociedad actual. Ése sería el mejor regalo, y sin duda, la mejor manera de celebrar el Día de la Mujer en un futuro no muy lejano.

03 Marzo 2013 04:00:25
Las posibilidades del desarrollo sustentable
¿Puede el cuidado al medio ambiente ser un factor para detonar los cambios que un país necesita? Durante décadas, ambientalistas han argumentado que sí. Con estrategias adecuadas, el desarrollo sustentable puede impactar favorablemente a otros ámbitos de la agenda nacional tales cómo la economía, o la creación de empleos. Pero pocas veces encontramos ejemplos en los que este tema crea profundas transformaciones políticas. El pasado año ocurrieron dos acontecimientos que merecen la atención. De ellos se desprende la manera en que la convicción aunada a una causa justa, en este caso la materia ambiental, puede presentar dividendos extraordinariamente diversos y positivos para la transformación de una sociedad determinada.

El primer ejemplo es el de ambientalista chino Ma Jun. Formado en las trincheras del periodismo editorial, Jun ha sido uno de los principales críticos de la falta de interés por el medio ambiente que ha mostrado el régimen chino. Su interés por el tema se originó en una sencilla pregunta ¿Por qué el cielo en nuestro país no es azul? La abordó en diversas columnas, pero él sabía que necesitaría elementos para contestarla con conocimiento de causa. Fue así como fundó el Instituto de Asuntos Públicos y Ambientales, uno de los principales think tanks en el mundo, especializado en el tema. Con ayuda de numerosos expertos, Jun se dio a la tarea de investigar las violaciones que diversas empresas cometían en materia ambiental en el gigante asiático, ante la indiferencia del Gobierno. En entrevista para una publicación norteamericana, Jun declaró: “Para captar el interés en nuestras acciones, el primer paso fue el de explicar que tan severo era en realidad el problema de la polución en nuestro país. Encontramos más de 90 mil violaciones con responsabilidad directa distintos órdenes de gobierno. Ahora estamos enfocados en involucrar a los ciudadanos para que le exijan al partido comunista que tome cartas en el asunto”. Diversos expertos, opinan que el trabajo de Jun rebasaría el espectro del mero desarrollo sustentable. Gracias a sus investigaciones, ya se han adoptado políticas públicas en salud, regulación, y hay quienes consideran que pudiera ser hasta un detonante de la inminente democratización de China. Y todo como una consecuencia a la defensa ambiental.

El siguiente caso en cuestión, es quizás más impresionante. Es la historia de la activista rusa Yevgenia Chirikova. Ella misma ha afirmado que jamás sintió afecto por la política. Su carrera es la administración de empresas, no la vida pública. Sin embargo, en el ya lejano 2007, se encontró con una pila de árboles recién cortados cerca de un parque donde solía correr. El momento fue revelador: había encontrado una nueva vocación en su vida, la defensa del medio ambiente. Chirikova realizó entonces un acto sin precedentes en la cultura política de Rusia, decidió organizarse e involucrar ciudadanos en su cometido de salvar un bosque. Cuando miles de personas acudieron a sus eventos, incluido Bono el líder de la célebre banda U2, el Gobierno ruso respondió a las demandas, aunque de una forma poco convencional. Chirikova fue encarcelada en numerosas ocasiones, y a este hecho se le dio lectura política. Los eventos de Chirikova, se convirtieron en sendas protestas, y en una participación política inusitada para los fines de una sociedad más justa y abierta. Se convirtió en una cara mundialmente conocida, y en la principal opositora de Vladimir Putin. “No me gustan las revoluciones. Pero estimó que lo que logramos aquí fue la protesta más hermosa, pacífica, e inteligente que el mundo ha visto”. Y todo con el tema ambiental como punta de lanza para mejores realidades en Rusia.

En México, recientemente se presentaron temas para la agenda en materia ambiental. El presidente Enrique Peña Nieto recientemente instaló la Comisión Intersecretarial de Cambio Climático, con la intervención de 13 secretarias, y con un presupuesto propio; con el objetivo de hacer del país un significativo líder en este tema a nivel mundial. Indicó además que se cuenta con estrategias para equilibrar el desarrollo industrial con el cuidado al medio ambiente; y se comprometió a sembrar 180 millones de árboles, como parte de un ambicioso programa de desarrollo para bosques. Son acciones que potencian las posibilidades de desarrollo sustentable y que requieren la participación de todos para ser exitosos. Pueden ser en un futuro casos interesantes, si hay voluntad, liderazgo, convicción, y conocimiento de causa en el tema. Un cambio cultural, que nos ubique a la par de otros países en este rubro está hoy a nuestro alcance; pues el tema cuenta con aceptación y esfuerzos focalizados. Ojalá así sea.

24 Febrero 2013 04:00:32
Nuevas ideas contra la pobreza
¿Es posible acabar con la pobreza? Esta interrogante se la han formulado gobernantes, académicos, políticos, y filósofos por igual. En el año 2006, Muhamed Yunus, premio Nobel de la Paz, dictó una conferencia con la citada pregunta como eje central. En su argumento, señala que quienes han profundizado en el tema, piensan que sí es posible porque constantemente aparecen nuevas estrategias y conceptos para erradicar este mal. Yunus alcanzó la fama internacional a mediados de la década anterior, con su proyecto del microcrédito para emprendedores pobres. Diversos expertos sostenían que no ha surgido una idea tan precisa para el combate a la pobreza desde entonces. Eso era hasta ahora.

Las diseñadoras norteamericanas Jocelyn Wyatt y Patrice Martin han creado IDEO.org, un despacho de diseño e innovación, enfocado a desarrollar proyectos para combatir la pobreza. Su punto de partida era sencillo: “Si se invierte dinero y horas de talento humano en hacer más bonita una computadora portátil, una tableta electrónica, o un celular, debemos buscar la manera de aprovechar esa experiencia en cuestiones de impacto social” afirmó Wyatt, la directora ejecutiva de la firma. Lo que han logrado, es redefinir a la innovación cómo un novedoso activo para combatir la pobreza. Y los resultados han sido notables. Algunos de sus proyectos más relevantes incluyen el diseño de un sanitario portátil para usarse en aquellas comunidades que carecen de agua y drenaje, una estufa especial, botiquines, cajas de herramientas, así como artículos diversos para la agricultura, alimentación terapéutica, servicios financieros, transporte, salud, equidad de género, desarrollo comunitario, y atención ciudadana. La magnitud de sus resultados ha sido tal, que cada vez más estados piden la asesoría de IDEO.org para combatir los más diversos problemas sociales.

Uno de los primeros en tomar nota de estos avances, fue Nitish Kumar; Gobernador de la región Bihar en la India. A su llegada al poder, Bihar era uno de los estados más pobres y corruptos del mundo, y contaba el reto de distribuir servicios para una población de más de 100 millones de habitantes concentrados en un espacio territorial insuficiente. Diversos expertos en política social lo consideraban un estado condenado. En el año 2005, Kumar fue electo, y se dio a la tarea de revisar experiencias exitosas en Haití, Somalia, y los Estados Unidos. Unió un equipo de tecnócratas que estudió a fondo el tema, e hizo del desarrollo social su bandera de su gestión. Lo que ha logrado desde entonces es digno de mención. Tras la aprobación de reformas estructurales en el nivel local, enfocadas a perfeccionar sus sistemas administrativo y de justicia; Kumar decidió que la innovación debía ser la ruta para atender los problemas sociales de Bihar. Con el apoyo de organizaciones no gubernamentales, logró consolidar inversiones en infraestructura y educación; como por ejemplo la construcción de 15 mil escuelas, y la contratación de 150 mil maestros, muchos de ellos voluntarios. De manera concreta, con IDEO.org se diseñaron programas para dotar de bicicletas y radios a los habitantes más alejados de la región. En poco tiempo, Bihar pasó de ser un estado sumergido en la desesperanza, a un auténtico caso de éxito en el combate a la pobreza.

Estos ejemplos demuestran que la innovación es ya un elemento significativo no sólo para la competitividad y la generación de empleos, sino además para el desarrollo social. Como afirma Steven Johnson, autor del libro “De donde surgen las buenas ideas, la historia natural de la innovación” el concepto ha batallado para ser entendido en su totalidad; y por ende restringido al campo de la ciencia y tecnología, casi exclusivamente. Hoy sabemos que las metodologías y conceptos del campo de la innovación se pueden aplicar a la política social, la salud, y la gobernanza con grandes resultados, y en beneficios de millones de personas. Cada vez son más los institutos y los académicos que realizan investigación para consolidar a la innovación como la herramienta de cambio social para el mundo.

He ahí una ventana de oportunidad que nuestro país no puede dejar de apreciar. Como bien se sabe, la pobreza es un flagelo que afecta a 50 millones de personas, y éste ha sido señalado como el principal reto del Gobierno federal. A la par de los modelos tradicionales, es tiempo de probar nuevas ideas en el combate a la pobreza. Actualmente, IDEO.org colabora en el diseño del “futuro banco” una caja de ahorros para emergencias en las regiones más pobres. Esperemos que sea el inicio de muchos proyectos en donde la innovación coadyuve a favor de quienes más lo necesitan en México.
17 Febrero 2013 04:00:08
Acceder a la universidad
¿Será posible lograr que todo individuo, independientemente de su lugar de nacimiento, nivel económico o social, tenga pleno acceso a la universidad? El encontrar una respuesta realista a esta interrogante, se convirtió en la misión de vida de Shai Reshef. Israelí radicado en los Estados Unidos, tenía en mente hacer de la formación superior de calidad un instrumento de movilidad social accesible para las masas, y no un mero privilegio para pocos.

Reshef empezó a trabajar y darle claridad a su objetivo en el año 2001, mediante el desarrollo de opciones de educación online, es decir, programas a distancia. Pero de alguna manera no quedo satisfecho con sus propios objetivos; ya que el acceso para todos aún resultaba restringido, y la calidad de muchos de los grados que el mismo financió era, en el mejor de los casos, cuestionable.

Aprendió de la experiencia, e identificó las debilidades y desafíos concretos, y no cesó en su empeño. Tras años de labor, fue hasta el año 2009 en el que su visión se consolidó en uno de los grandes proyectos de nuestros tiempos.

Se trata de la Universidad de la Gente, una institución de avanzada, exenta de pago para sus estudiantes, y que de acuerdo a diversos expertos, ha venido a revolucionar el concepto tradicional de universidad. La periodista Susan Glasser se ha referido a esta organización cómo la esperanza de igualdad y educación para todos.

El éxito de este proyecto obedece entre otros factores, al desarrollo de nuevos modelos educativos, así como su enfoque primordial en la búsqueda y apoyo a estudiantes talentosos de países del tercer mundo; y ante todo, un ambicioso esquema de vinculación con gobiernos, iniciativa privada, y con otras universidades. Este último elemento ha puesto a la Universidad de la Gente a la par de las grandes universidades del mundo; y es en el que Reshef ha concentrado sus mayores esfuerzos.

En entrevista para la publicación Foreign Policy, Reshef explica “Nuestro gran reto era el de acreditar a la Universidad de la Gente, es decir, que tenga el reconocimiento pleno como institución educativa por el Gobierno norteamericano. Es el mismo problema que tienen la mayoría de las escuelas online. Sin la acreditación no podíamos aspirar a la calidad y excelencia universitaria. Así que decidimos salir a tocar la puerta, y encontramos aliados que han resultado fundamentales en nuestra tarea”. Gracias a un preciso trabajo de planeación, Reshef encontró eco en personalidades que creyeron en su idea.

Hoy, la Universidad de la Gente tiene convenios de colaboración con la Universidad de Nueva York, la Facultad de Derecho de la Universidad de Yale, la Fundación Bill y Melinda Gates, así como la iniciativa Global Clinton. Cuenta además con financiamiento para su tecnología por parte de Hewlett Packard, y Asai Tecnologies entre otros. Pero quizás el rasgo más notorio de esta Universidad sea el espíritu del proyecto en sí. Todos sus profesores y administradores son voluntarios; y sus más de mil 500 estudiantes provenientes de 132 países no pagan un centavo por libros, colegiatura o cuota anual. El modelo de la universidad de la Gente, en especial sus estrategias para la vinculación, ya son estudiadas por varios Estados que buscan incrementar sus indicadores de educación superior.

En nuestro país, el acceso de las mayorías a la educación universitaria representa un problema por atender. Alrededor del 35% de quienes egresan de preparatoria entran a la universidad. La cifra es desalentadora. Basta mencionar que países como Argentina, Chile, y Brasil logran una cobertura superior al 50%. Por si esta situación no fuera suficiente, de los pocos que sí estudian la universidad, aproximadamente la mitad lo hace en instituciones cuyos programas no están reconocidos por autoridad alguna. Si se aspira a cumplir la meta establecida por la Secretaría de Educación Pública, de contar con una matrícula superior al 60% de estudiantes en grados universitarios para el año 2030, los esquemas de la Universidad de la Gente, ofrecen ideas a seguir, en particular en el área de vinculación. Hace falta una mayor colaboración entre escuelas, sector productivo, sociedad civil y gobierno para incrementar las oportunidades de los jóvenes de acceso a la universidad. Estrategias en este sentido también ayudarían a incrementar la educación que actualmente se ofrece, y combatir la proliferación de escuelas no acreditadas. Reshef estima que la educación superior está destinada a convertirse en un derecho humano, en la medida que más países adopten estas ideas, y quienes están en la docencia se involucren con mayor participación. Parece ser la ruta indicada, y una posibilidad que en definitiva, México no puede dejar de apreciar.
10 Febrero 2013 04:00:19
100 días
¿Cuál es el lapso adecuado de tiempo para una acción que impacte real y directamente en el futro? Durante años, diversos expertos en psicología, el desarrollo organizacional, la administración de empresas, e incluso la gestión pública; han buscado dar respuesta a esta pregunta. Y con razón, pues el saberlo, permitiría diseñar estrategias más eficaces para conseguir resultados inmediatos, y duraderos. En la mayoría de las investigaciones para el caso, la respuesta más común son 100 días. La administración pública no suele escapar a este principio. Desde tiempos napoleónicos, se diseñan planes de trabajo para los primeros 100 días de un gobierno. La administración que encabeza el Presidente Peña Nieto se encuentra en ese contexto, y los temas que actualmente se impulsan parece marcarán la pauta para el resto del sexenio.

La idea de que 100 días ha sido utilizada con éxito en actividades cómo las terapias de desarrollo personal, el acondicionamiento físico, y hasta el rediseño de una empresa. Pero quizás el caso más memorable en reproducir esta idea en la esfera pública, nos remonta al presidente norteamericano Franklin Roosevelt. Este estadista entendió que este lapso de tiempo era fundamental para darle viabilidad a lo que sería su gobierno. Las razones que esgrimió parecían lógicas. Es un tiempo en el que el aura de una victoria electoral permanece fuerte, y la posibilidad de actuar en temas prioritarios resulta evidente.

En su caso, Roosevelt se encontró con circunstancias extraordinarias que demandaban un trabajo inmediato. Fue así como en su discurso inaugural señaló lo que sería la política del “nuevo pacto”, y en donde aparece por primera vez como línea la medida de 100 días para llevarlo a cabo. Como afirma el afamado historiador Anthony Badger: “Este hecho despertó el optimismo del pueblo, y facilitó la alianza de grupos y partidos. Gracias a que estableció un plazo de acción concreto y realista, Roosevelt logró importantes cambios en materia social, económica, y de generación de empleos. Se aprobaron cerca de 15 nuevas leyes en ese tiempo, y se crearon múltiples programas gubernamentales. Logró darle una nueva identidad al gobierno. No en vano es considerado el mejor Presidente de los tiempos modernos”.

Si bien este es el ejemplo más notorio, la idea de planear a 100 días, tiene desde luego, ejemplos más recientes. El más relevante en la actualidad es el del académico Nadim Matta, quien creó la consultoría Rapid Results Institute, una organización especializada en la implementación acelerada en políticas sociales para países en desarrollo. Matta afirma: “Buscábamos lograr que en este lapso de tiempo pudiéramos alcanzar éxito en la realización de proyectos sociales. La clave del método que hemos utilizado es destacar los 100 días como una meta, como una motivación”. Y los resultados han sido evidentes. Hoy realizan proyectos especiales en más de 20 países, que van desde la construcción de escuelas, el manejo de epidemias, hasta la asesoría en capacitación para burocracias nacionales e instituciones de crédito. Matta considera que el enfoque de los 100 días se encuentra destinado a redefinir contextos gubernamentales, y brindar nuevas formas de liderazgo en el gobierno.

Aquí en México, el término 100 días siempre ha sido utilizado como una medida relevante. Antonio Briseño académico del IPADE afirma que los primeros 100 días en nuestro país suelen caracterizarse por extender una transición de mando, en donde la ideología de un nuevo gobierno busca situarse en el imaginario colectivo. Históricamente, los presidentes han utilizado este tiempo para plantear la idea principal de su campaña, y el mensaje general para su administración. En entrevista, el Presidente Enrique Peña Nieto afirmó que su prioridad para este lapso será la de recorrer todos los estados del país, en aras de afirmar la unidad nacional, y consolidar formas de coordinación como los gobiernos estatales. Pero esto no impide que se busque aprovechar el impulso de los primeros 100 días para lograr objetivos en temas medulares. Se han presentado también el Pacto por México, la Cruzada Nacional contra el Hambre, y la Reforma Educativa. El Presidente sabe que el período favorece el alcanzar acuerdos, y que el respaldo social a sus propuestas se mantiene estable. Así de simbólico es el peso de los primeros 100 días para el impacto de un gobierno.

Si Roosevelt, Matta, y la planeación del Gobierno federal no se equivocan, la cifra mágica para una acción relevante, está ahí. Quizás valga la pena recordar que el 2013 aún es joven, e incluso los propósitos más radicales todavía se pueden cumplir… Después de todo, es cuestión de enfocarse 100 días… ¿Se anima a intentarlo, estimado lector?

20 Enero 2013 04:00:49
Humano
Esta semana, el ex ciclista estadounidense Lance Armstrong sostuvo una entrevista con la conductora Oprah Winfrey, en la que admitió haber utilizado sustancias prohibidas durante múltiples competencias en las que resulto victorioso. Esto significó la conclusión pública de una trama que se venía gestando desde varios meses atrás. Tras el suceso, diversas personalidades emitieron declaraciones tanto a favor como en contra del atleta que en su momento llegó a inspirar a toda una generación. En medio del escándalo, vale la pena recordar que Armstrong, de quien alguna vez se dijo era invencible, es un ser humano, esto nos puede brindar una dimensión, diferente de esta asombrosa historia.

Previo a las sospechas de su posible dopaje, Lance Armstrong era reconocido como uno de los grandes atletas de todos los tiempos. Ganó su primer triatlón a los 13 años, y desde entonces dedicó su vida al ciclismo. A los 25 años fue diagnosticado con un avanzado cáncer testicular, que se empezaba a propagar hacia sus pulmones, abdomen, y cerebro. Los médicos le deparaban pocos meses de vida. En su biografía, Armstrong afirma que en los momentos de mayor desesperanza, la ilusión de volver a entrenar, y ganar competencias en su bicicleta fueron su motivación tanto para salvar como para recuperar su vida. Su tratamiento médico y seguimiento duró casi dos años. Tras una milagrosa recuperación, logró ganar su primer tour de Francia, una extenuante competencia en la que se recorren 3 mil 200 kilómetros a lo largo de la complicada geografía del país galo, durante 21 días. Diversos expertos reconocen esta como la prueba atlética más demandante de la que se tenga conciencia. De 1999 al 2005, Armstrong ganó siete veces esta competencia. La hazaña de este sobreviviente del cáncer conmocionó al mundo. Armstrong fue reconocido universalmente como el símbolo de inspiración para millones de personas. Creó la principal fundación para recaudar fondos contra el cáncer, y ha contribuido directamente a salvar miles de vidas. En la cima de su carrera, Armstrong conoció el mejor lado de la naturaleza humana, en el que amigos, admiradores, prensa escrita, y el planeta entero se rendía a sus pies.

Hace una década, una ola de acusaciones contra otros deportistas de talla mundial por el tema dopaje, tocó el inmaculado nombre de Armstrong. Los rumores se convirtieron en acciones en junio del 2012 cuando la Agencia Antidopaje en los Estados Unidos presentó cargos formales contra él. Cinco de sus antiguos compañeros y amigos, testificaron contra Armstrong. El negó categóricamente todas las acusaciones en su contra. Meses después, la referida agencia le quitó todos los galardones ganados, incluyendo sus victorias en el Tour de Francia, y decidió suspenderlo para siempre del deporte que le había salvado la vida, y al que el mismo tanto le había dado. Llegamos así a los sucesos de esta semana, en la que Armstrong finalmente admitió haber utilizado múltiples y variadas sustancias prohibidas durante las pruebas. Intentó salir airoso de preguntas comprometedoras y dijo “Una de las partes de este proceso en mi vida es decir que me equivoqué. Estoy arrepentido y pago el precio que merezco”. Tras la confesión, ha sido crucificado en la opinión pública mundial, y ahora conoce el otro lado de la moneda en la conducta humana, el rechazo.

Durante sus días de victoria, se llegó a decir que Armstrong no era humano. Si lo es. Y esta es una dimensión genuina en una trama cuyo desenlace puede ser visto desde tantos puntos de vista como sea posible. ¿Es Armstrong sólo un tramposo más en un mundo de tramposos? El ciclismo es quizás el deporte en el que mayores casos de dopaje y encubrimiento se han registrado. ¿Sufrió Armstrong una inusual persecución, o simplemente se le acabó la suerte que lo ayudó a librar exámenes antidopajes durante casi siete años? ¿Sería justo recordar en nuestros juicios la inspiración que Armstrong dio a miles de personas, en especial a quienes padecen de cáncer? Porqué los millones de testimonios de real gratitud continúan ahí. ¿Es posible omitir en un juicio de valoración sus horas de entrenamiento, y el hecho que recorrió más de 20 mil kilómetros en una bicicleta, después de estar a punto de morir? ¿Fraude o inspiración? ¿Mentira o infortunio? Cada quien tendrá su mejor opinión de esta historia.

Pero en el fondo, la lección de vida es bien conocida, y hasta repetitiva: Idolatrado en la cima. Vilipendiado cuando no lo está. Sujeto de aciertos y errores. Expuesto al escrutinio público de quienes no conocemos sus razones, sus temores, presiones o intenciones. Después de todo, el invencible Lance Armstrong es simplemente humano… como cualquiera de nosotros.
13 Enero 2013 04:00:16
Los hallazgos científicos del año
Mucho se ha insistido acerca de la importancia de la ciencia y tecnología para el desarrollo de un país determinado. La creación de conocimiento, así como su adecuada divulgación juegan un papel primordial en el proceso económico de las naciones; pues aumenta su competitividad, y por ende las oportunidades de progreso social. A finales del 2012, la publicación norteamericana “Discover” dio a conocer cuáles eran los principales hallazgos científicos del año; y planteó una descripción de cómo estos fueron concretados. En la mayoría de ellos, existe un proceso común tanto del Estado como de la comunidad científica para que fueran concretados. Son casos de éxito que vale la pena conocer, en especial porque la nueva estrategia de ciencia y tecnología de México fue planteada hace apenas unos días por el Presidente Enrique Peña Nieto.

“Discover” es la principal publicación de ciencias para la audiencia general en el mundo. Sus editores tuvieron el talento de hacer de la ciencia un tema de interés general. Lejos de las revistas con complejos artículos de investigación, “Discover” plantea temas desde una óptica cercana al lector. Noticias e historias en salud y medicina, astronomía, paleontología, genética, biología, física, espacio, y futurología; así como entrevistas y datos curiosos, integran una impresión mensual exitosa y con marcado arraigo en su género.

En la edición citada en líneas anteriores, “Discover” presenta 100 historias que cuentan los alcances para redefinir el contexto de la investigación actual. De entre ellos, el más importante fue presentado por su editor en jefe, Corey Powell quien afirma que el 2012 trajo quizás el descubrimiento científico más importante de la historia, en referencia al Bosón de Higgs, la llamada partícula de Dios. Narra cómo tras una inversión multibillonaria, 5 mil físicos lograron, tras décadas de trabajo, responder la pregunta de cómo se da origen a la materia, y por ende, del todo. Pero no fue ésta la única nota relevante. “Discover” también presenta extensos reportajes acerca del Robot Curiosity actualmente en misión en Marte, sobre un nuevo mapa para detectar todas las bacterias en el cuerpo humano; la explicación de diversos desastres naturales alrededor del orbe; la nueva modalidad de inversión privada para poner en ruta satélites espaciales, los nuevos robots controlados por la mente humana; más de 100 nuevos planetas (en el que uno podría estar constituido totalmente de diamante); coches que se manejan a sí mismos; un estimulador de la espina dorsal que puede ser una alternativa contra la parálisis, y hasta nuevos animales y dinosaurios emplumados integran la copiosa lista.

En casi todos estos magníficos hallazgos, se detallan trayectorias de cooperación entre científicos internacionales, planes a largo plazo, así como una inversión significativa y bien focalizada por parte de autoridades y la iniciativa privada que creen plenamente en un capital humano bien preparado, así como en la importancia política, científica y social de los proyectos que desarrollan.

“De cara al nuevo milenio, será la innovación, la ciencia y la tecnología lo que determinará el rumbo de un país. Hoy nosotros investigamos y trabajamos, pero todos recogemos los frutos en el mediano y largo término” afirmó para “Discover” Jesse Jenkins, analista de energía en el M.I.T, ligando los avances referidos con una visión de progreso social.

Como economía emergente, México no puede escapar de esta dinámica. Sin embargo, el diagnóstico no parece alentador. Actualmente ocupamos el lugar 79 de 141 en el ranking mundial de patentes e innovación. Y tenemos el último lugar en inversión al rubro de ciencia y tecnología dentro la OCDE. Quizás con ello en mente, el presidente Peña Nieto presentó la nueva estrategia en la materia, a la que llama una prioridad de su administración. A la designación del Dr. Enrique Cabrero, destacado académico en ciencias sociales, como director general del Conacyt, se suma un incremento de casi el 20% a la inversión en esta materia, con relación al año anterior en el presupuesto de egresos.

Además de estas medidas inmediatas, se contempla una ruta crítica de trabajo encaminada a triplicar esa inversión en 10 años, desarrollar planes regionales para el avance tecnológico, fortalecer el sistema nacional de investigadores, e incorporar la participación de la iniciativa privada en estos esfuerzos. Es esta la línea de acción que han seguido las naciones líderes en la materia. Parecen pasos encaminados en la dirección correcta, y la estrategia ya es considerada como un acierto del naciente gobierno por parte de la comunidad científica. Y quizás en un futuro próximo los científicos mexicanos y su trabajo aparezcan como las grandes noticias del año en la revista “Discover”. Soñarlo es el primer paso…

06 Enero 2013 04:00:10
El año que termina, el año que empieza
Feliz año nuevo estimado lector. El 2012 forma parte ya de los anales de la historia, y afortunadamente no trajo consigo la tan anunciada profecía maya de que se acabaría el mundo. Ya es 2013, y para muchas personas este tiempo es idóneo para recapitular el ciclo que concluye, e intentar augurar en lo posible lo que pudiera ocurrir en el período que empieza. Prestigiadas publicaciones internacionales, así como diarios de circulación nacional suelen dedicar ediciones especiales a este ejercicio, y sus conclusiones suelen ser asertivas, y dignas de mención.

En este entendido, no son pocos los que señalan al 2012 como un año de transición, de lenta transformación en el orden mundial. Un año en el que se resintieron las convulsiones políticas y económicas del 2011; en el quesi bien no se les dieron solución, tampoco resultaron del todo devastadoras o determinantes. Un año de cambios inacabados y secuelas. En su revisión del año, la revista “Time” esgrime una frase que pudiera encapsular una impresión generalizada respecto al año que recién terminó: “El 2012 no representó los mejores tiempos, ni los peores. Son éstos los tiempos en suspensión, en el que las tramas mundiales buscan consolidar el futuro que no parece llegar del todo”. Y en el contexto internacional, esta idea fue toral en muchos países. “The Economist” señala que el eterno punto de inicio, la economía, no mostro indicios significativos de recuperación a nivel global, y que esta situación fue determinante para el suspenso referido. La incertidumbre económica significó inestabilidad y marchas forzadas en los mercados globales. “Foreign Policy” complementa afirmando que este hecho impacto de diferente maneras al contexto político. Y quizás el lugar que más resintió este suceso en el 2012, fue la zona europea, que estuvo a al borde del precipicio, a punto de desaparecer como tal. Fue este también el necesario año que siguió a la primavera de las revoluciones árabes; en el que en la mayoría de los casos aún no definen su rumbo, y cómo afirmó la periodista Susan Glaser “No saben qué hacer aún con su recién adquirida libertad” lo que significa una evolución ineludible para la forma en que se ha de hacer política en el mundo. No se puede dejar de mencionar el 2012, sin referirlo como el año en el que varias naciones, incluyendo la nuestra, renovaron su poder Ejecutivo, y esto siempre trae consigo cambios y repercusiones.

Barack Obama fue electo para un periodo más en el vecino país, con la misión de consolidar reformas liberales en el mismo. Mientras tanto, el otro gran actor del contexto internacional, China, realizó un complejo cambio en la dirigencia de su partido, en medio de las más graves acusaciones de corrupción, y reclamos de su pueblo en pos de mayores libertades. Leonardo Curzio, para diarios de circulación nacional, explica que en nuestro país el 2012 significó un año de cambios, que incrementan el suspenso referido en líneas anteriores. “Fue un año lento, absorbido en su primer semestre por las campañas políticas, que nunca terminaron de despegar; y en los últimos meses por nuestra característica larga transición política. Sólo el tiempo dirá si la solidez de los pilares que hemos construido, logran traducirse en un mejor futuro para todos”. Otros sucesos más como la visita del papa Benedicto a nuestro país, el descubrimiento de “la partícula de Dios”, la llegada de la misión “Discovery” a Marte, los Juegos Olímpico de Londres, y sendos desastres naturales en distintos puntos del orbe, también marcaron la historia. Lo dicho, un año en suspenso, pero no por ello carente de relevancia o impacto.

Para este 2013, diversos expertos afirman que el referido suspenso debe dar paso a la certidumbre en los temas que marcan la agenda internacional. Daniel Franklin afirma que nuevas economías emergentes como Indonesia, Filipinas y Mongolia empujarán la recuperación económica del mundo, lo que es para todos positivo. En los países que recién tuvieron elecciones, China, Estados Unidos, y claro está, México, se espera que nuevas formas de trabajo logren re direccionar el rumbo de dichos países. No hay profecía maya, ni grandes eventos deportivos, pero el 15 de febrero próximo un asteroide del tamaño de una alberca olímpica pasara tan cerca de la Tierra como en las películas de ciencia ficción. Y si es verdad que tras la tormenta llega la calma, todos los indicios señalan que este año debe ser mejor que el anterior. Al menos eso piensan en “The Economist”, “Time”, y “Foreign Policy” ¿Será? Estemos atentos a ello estimado lector, pues el 2013 ya está en marcha.
16 Diciembre 2012 04:00:36
México en ‘The Economist’
Hace un par de semanas, la prestigiada publicación británica “The Economist” presentó un extenso reporte sobre nuestro país. Lleva por título “El despertar de México” y argumenta que el país estaría próximo a una era de prosperidad siempre y cuando el nuevo Presidente actué de manera decidida para darle viabilidad a la nación. Conocer la visión y las expectativas de los expertos de “The Economist” acerca del potencial de nuestro país, nos puede ayudar a delinear una idea de que acciones serán medulares en el sexenio que apenas empieza.

“The Economist” es quizás el semanario de análisis más importante del mundo. Desde 1843, se ha constituido como una referencia en temas como política, economía, periodismo de investigación, y relaciones internacionales. Detrás de esta prestigiada revista se encuentra todo un grupo especializado en la obtención y desarrollo de información. Todo artículo que aparece en “The Economist” contiene un sustento conceptual relevante, así como un gran rigor metodológico. Por ello, el hecho de que México sea un tema a considerar, pone al país en el centro del debate de los más selectos círculos sociales y académicos del planeta.

El reporte en cuestión presenta una prospectiva positiva para México. Afirma que en los planos económico, social, y político existe un escenario propicio para detonar el potencial del país. Destaca inicialmente que la actual estabilidad macroeconómica es el punto de arranque ideal para nuevas realidades. De acuerdo a proyecciones de “The Economist”, en los próximos años, México podría consolidarse como el principal socio comercial de los Estados Unidos, por arriba de China, y aumentar así el valor de su producto interno bruto. Una buena marcha en la economía puede impactar favorablemente en otros rubros. Uno de ellos es el social, en donde hoy existe la posibilidad real de desarrollar una política que acabe en primera instancia con la pobreza alimentaria del país. Si bien es cierto que en México hay más de 50 millones de pobres; también lo es que existen avances para hacerle frente a esta situación, especialmente en cobertura de salud, y seguridad social. Entre ellos se resalta la inversión en el seguro popular, y la construcción de 200 hospitales y 2 mil nuevas clínicas para atención de los más necesitados. “The Economist” presenta dos indicadores más que llaman la atención. El primero es en razón al descenso en la emigración ilegal hacia el vecino país, que puede facilitar una posible reforma migratoria en la unión americana. El otro es sobre el combate a la violencia, en el que si bien el problema persiste en gran parte del territorio nacional, en algunas regiones hay estadísticas alentadoras; y una adecuación integral a la estrategia actual de seguridad pública, puede presentar dividendos a mediano plazo. Son todas estas condiciones favorables que hacen pensar en un futuro alentador para el país.

Sin embargo, el reporte también presenta los desafíos particulares que se deben enfrentar desde ahora para afinar el futuro del país. El más importante de ellos se encuentra en el plano político. “The Economist” afirma que la democracia mexicana debe entrar al punto en el que las disputas partidistas abran paso a los acuerdos. Esa paradoja tan nuestra, en la que el avance democrático limita el quehacer gubernamental debe terminar. Es ese el reto más importante de Peña Nieto. Quizás con esto en cuenta, una de las primeras acciones del Presidente haya sido la firma del Pacto por México con los principales partidos de oposición. El pacto contiene medidas interesantes, en especial en educación, combate a la pobreza, y desarrollo científico, que parecen estar en sintonía con estándares internacionales referidos por “The Economist”. Son temas en la agenda nacional que no pueden esperar más para su cumplimiento; y ya no es cuestión de quién las logré, sino de que en efecto se logren. En otras palabras, “Cambiar para conservar” como decía Reyes Heroles. El Presidente parece estar consciente de que para la preservación y mejoramiento del propio sistema político que él mismo encabeza, es necesario tomar las acciones que fortalezcan a México como Estado. Y en ese contexto, trabajar en acuerdo con otras fuerzas políticas resulta fundamental. Son estos los primeros pasos de una idea que seguramente se constituirá en el sello de la administración que recién comienza. Y hasta el momento, se han dado muestras categóricas de ello, hasta para los más escépticos. “Un antes y después para México es posible a partir de ahora” es la frase con la que cierra el artículo de “The Economist”. Que con el trabajo atinado de quienes gobiernan, y el indomable espíritu de la sociedad mexicana, así sea.
02 Diciembre 2012 04:00:07
‘El Primer Día’
Esta semana trajo consigo un momento fundamental para nuestra nación. Apenas ayer, concluyó su administración Felipe Calderón; y entregó la banda presidencial a su sucesor Enrique Peña Nieto. Esta trama es sencilla en forma, pero profunda en significados. Se trata de la transferencia plena del poder; en el que un hombre deja la investidura para volverse un mero ciudadano, y otro más asume la responsabilidad de dirigir los destinos de la patria. Ambos vivieron con intensidad, aunque de manera diferente, el primer día de esta nueva realidad, ante la mirada inescrutable de millones de mexicanos.

Diversos intelectuales han buscado señalar la magnitud del relevo presidencial desde diversas aristas. De entre este gran acervo consagrado a explicar las vicisitudes del sistema político mexicano, destaca la extraordinaria novela “El Primer Día” autoría de Luis Spota. Es ésta una obra orientada a relatar las primeras 24 horas de un ex presidente ficticio. En ella narra las transformaciones propias de un proceso tan duro y humanizador como el dejar atrás la costumbre del poder. El libro hace hincapié en la reflexión personal del protagonista con sus elementos, sus conclusiones, sus añoranzas, sus arrepentimientos, y sus tareas inacabadas. La novela tiene el mérito de tomar en cuenta el aspecto humano, lo que sin duda le da un especial contexto a su sexenio.

Seguramente ayer, con otra estampa; Felipe Calderón realizó su muy personal apreciación de lo que fue su ejercicio del poder. Cada quien tendrá su propia opinión acerca del desempeño de terceros; pero solamente quien tiene toda la información, y toda la responsabilidad de actuar, tendrá una idea más acertada. Fue a él a quien le tocó encabezar un sexenio muy complicado, que rompió paradigmas y marcó el rumbo nacional. En la memoria quedan ya la guerra contra el crimen organizado, la influenza, la crisis mundial, el fallecimiento de cercanos colaboradores, los reclamos ciudadanos, los desencantos políticos, y las derrotas electorales. Queda también un legado con aspectos positivos cómo la actual estabilidad macroeconómica, los avances en salud, y la mejoría en infraestructura, por mencionar algunos. Quizás siguiendo la trama de la novela de Spota, Calderón vivió su primer día fuera del poder de manera solemne, inmerso en la reflexión, el análisis, y la espera de un juicio justo y objetivo de quienes fuimos sus gobernados.

Otro individuo vivió también un primer día que ya está inscrito en su historia personal y en la del país. Enrique Peña Nieto inició su mandato temprano, con una ordenada toma de protesta al interior del Congreso de la Unión. Acto seguido, tomó protesta a su gabinete; y emitió un importante mensaje en Palacio Nacional, en la que delineó un breve diagnóstico, así como los principales retos y acciones que deberá emprender durante su gestión.

Hizo especial referencia al combate a la pobreza, que se espera sea una prioridad en su mandato. Ahí señaló la creación de un piso básico de bienestar, sustentado en una gran cruzada nacional contra el hambre, y llamó a la unidad y la cooperación de gobierno y ciudadanos para sumarse a esta causa. Mencionó también su intención de mantenerse cercano a la gente, lograr un México incluyente, de paz, con progreso y desarrollo para todos. Después pasó revista a las fuerzas armadas; y al término tuvo una comida privada, y sendas reuniones de trabajo con líderes extranjeros. En el proceso para pasar de simple ciudadano a Presidente; Enrique Peña Nieto debe estar consciente de la responsabilidad que le ha sido delegada por todos los mexicanos. Los desafíos no son menores, pero un primer día cargado de realismo, sobriedad y trabajo pudiera ser considerado un comienzo alentador. Un primer día positivo, como casi siempre suelen ser para quien recibe la investidura del poder.

Al final de la novela en cuestión, el protagonista relata lo que sintió al entregar la banda a su sucesor, y cómo desde ese momento ese sería el primer día del resto de su vida, la que dedicaría de ahora en adelante a reivindicar su legado. Recordó también que para el nuevo Presidente este era solo el primero de 2 mil 190 días en los que enfrentará cambios en pos de plasmar su visión para un país mejor.

“Fue todo presente y ahora es pasado” recuerda Spota a lo largo de su obra. Y no cabe duda que las lecciones de quienes han observado y descrito la trama política siguen vigentes. Ahora le tocó a Calderón y Peña Nieto protagonizar la historia. Ambos vivirán para siempre, y para cuenta de todos los mexicanos, los efectos y las secuelas de un mismo día. El primer día…
18 Noviembre 2012 04:00:41
La fobia más común de nuestros tiempos
Imagine por un momento, que sale de su casa, y ya avanzado en su ruta repentinamente descubre que su teléfono celular esta descargado. Se siente incómodo, nervioso; pero ya no es posible regresar a su casa para solucionar ese inconveniente. Va manejando rumbo al centro de la ciudad y casi ni recuerda porque se dirige a esa zona. La ausencia de su celular se apodera completamente de sus pensamientos. ¿Y si le llamó alguien? ¿Y si le llegó un mensaje importante, y no puede contestarlo? Sabe que no puede revisar su agenda, y peor aún, no tiene acceso a sus preciadas cuentas de redes sociales. En pocas palabras, se encuentra aislado del mundo. Por fin se estaciona, baja de su coche e intenta ver la hora, pero ¡oh sorpresa! ese dato también se lo proporcionaba su celular. Acelera el paso, y tras pensarlo de manera breve, se aboca a buscar en plena plaza de armas, un cargador.

Va a oficinas gubernamentales, se presenta con los encargados, les cuenta su inusual tragedia; y nota una sincera aflicción en el tono en que le dicen que no pueden ayudarlo. Sale de prisa, y sigue buscando alguna persona que pueda remediar su desventura. Pregunta en comercios, escuelas; vaya, hasta en una nevería; si alguien tiene cargador para dar vida a ese esencial dispositivo móvil. Finalmente; un estudiante, homologado quizás al buen samaritano de la parábola bíblica, se compadece de usted y le presta su cargador, pero con la condición de que sólo por determinado tiempo, y bajo su estricta vigilancia. Usted, sin noción de tiempo, espacio, o lugar, pasa el resto de la tarde en un cibercafé, en donde le cobran por minuto por pasarle corriente eléctrica, mientras el estudiante lo mira y piensa si el también debiera exigirle alguna subvención por el caro favor prestado.

Si el escenario que aquí se describe no le parece descabellado, e incluso llega a empatizar con quien a esto pudiera pasarle, tenga cuidado. Puede ser que usted padezca de la llamada fobia más común de nuestros tiempos. Es la nomofobia (viene del inglés no mobile), y se define como el miedo irracional a no poder usar el teléfono celular. Diversos especialistas discuten el alcance del término, sus causas y sus consecuencias; pero lo cierto es que es real. Un estudio del grupo USP Hospitales afirma que actualmente 58% de los usuarios de móviles, siente ansiedad, irritabilidad, y falta de concentración cuando no tienen su teléfono a la mano. Si a esto le sumamos que en México casi ocho de cada 10 personas tienen celular, según la Cofetel, es evidente que nos encontramos ante una potencial epidemia moderna.

Todo este tema sin duda invita a la reflexión; acerca del impacto que tienen los teléfonos celulares en nuestro quehacer cotidiano. Cada vez más actividades se realizan a través de estos dispositivos, creando una dependencia en nuestras vidas. Nicole Richards, investigadora norteamericana, buscó medir este hecho, y realizó un estudio en donde invitó a un grupo de personas a dejar de usar sus celulares por una semana. Los resultados que encontró fueron sorprendentes. Prácticamente ninguno de los integrantes del grupo recibió llamadas o mensajes de emergencia. Los asuntos laborales que devinieron y no fueron contestados, casi siempre pudieron ser resueltos. El 90% de estos participantes afirmó sentir trastorno de irritabilidad, y que esta provenía “de una sensación de falta de libertad”. Sin embargo, la mayoría de ellos admitió usar con más frecuencia el dispositivo para fines de entretenimiento o meramente sociales. Por consiguiente, dicha dependencia pudiera ser combatible.

Para dar remedio a este dilema, haría falta una revaloración a la función del teléfono celular. Ver en lo que realmente es útil, y entender que la cuestión social aún depende de nosotros y no de un aparato. Richards sugiere además otro enfoque “Tomar un break total de la tecnología, desconectarse del mundo virtual para reconectarse con uno mismo”

En pocas palabras, un auténtico cambio de hábitos y de vida.

Pero a quienes la dependencia al móvil ya los alcanzó, saben que esa posible solución no es tan sencilla. Quien esto escribe puede dar cuenta cabal de ello, pues es un servidor el que pasó la desesperante angustia descrita al principio de esta columna… y quien envía la misma a esta casa editorial; por supuesto, desde su teléfono celular.

¡Caray! Parece que la nomofobía llegó para quedarse, y pronto sabremos más de sus efectos y alcances. Al menos estoy seguro que no soy la única víctima de la fobia más común de nuestros tiempos. ¿Verdad estimado lector?
04 Noviembre 2012 04:00:23
Energías renovables: los proyectos que vienen
El pasado mes de octubre, el presidente electo Enrique Peña Nieto sostuvo una reunión con la canciller de Alemania Angela Merkel. En la misma, Peña destacó el interés que tiene en promover el desarrollo de energías renovables, y las posibilidades de cooperación en este propósito con este país europeo. Es notable que este tema fuera el eje en dicha reunión de trabajo. El impulso a las energías renovables, tanto como una opción crecimiento económico, como de cuidado al medio ambiente, es un tema esencial en otras latitudes, y que al mediano plazo puede presentar resultados satisfactorios. En ese contexto, tanto México como Coahuila buscan conocer experiencias exitosas, y esbozar proyectos efectivos.

En las últimas décadas el tema del cuidado del medio ambiente se ha convertido en una política pública de carácter medular. Gobiernos de todos los niveles han formulado estrategias integrales para lograr un desarrollo sustentable; que a su vez permitan también la generación de empleos, el combate a la pobreza y la participación de la ciudadanía en estos fines.

Dentro de los múltiples facetas que abarca el complejo tema ambiental, tales como la protección a la biodiversidad, la gestión de residuos, el combate al cambio climático, o el manejo hídrico de una comunidad; destaca la promoción y uso de energías renovables. Éstas son definidas como aquellas capaces de regenerarse por medios naturales. Las más conocidas, aunque no las únicas, son la eólica, geotérmica, hidráulica, y la solar. Cada una presenta retos y ventajas, que para su desarrollo se deben asumir.

Debido a su escasez en petróleo y otras fuentes de energía; han sido los países europeos los más decididos en invertir en las energías renovables. Tras años de investigación, y con el auxilio de expertos en la materia, hoy existen naciones que han logrado desarrollar una notable infraestructura en este respecto. La construcción de presas y de plantas solares, el uso de coches eléctricos y la edificación de centros de investigación son sólo algunos ejemplos de lo que en Europa se hace actualmente para fomentar este tipo de energías.

Quizás el caso más espectacular de este esfuerzo se presenté en Dinamarca. El pequeño país escandinavo lleva más de 40 años de una política pública integral, de aprovechar y ampliar las posibilidades en energías renovables. Su progreso ha sido tal, que para el año 2050, se proyecta para ser declarado el primer país libre de uso de combustibles en el mundo. Este hecho sería un auténtico hito de nuestros tiempos. Logran crear empleos, se mantienen como un país limpio, y exportan su conocimiento a los demás naciones del orbe. Lo llaman “la revolución del crecimiento verde”, y sin tanta inversión económica, hoy los daneses confirman la rentabilidad y el éxito de su apuesta.

Alemania también es, por supuesto, un ejemplo destacado. Mediante un novedoso sistema de inversión entre particulares y estado, sus compañías se han erigido como líderes en la materia. Hoy estas empresas sirven como asesores internacionales, y brindan su ingeniería para cualquier caso de cooperación internacional.

Quizás por ello el futuro mandatario mexicano busco aproximarse a ellos para hacer de nuestro país un nuevo referente en el tema. El instituto de Física de la UNAM afirma que México tiene un potencial desperdiciado en esta materia. Contamos con una ventajosa posición en la llamada “franja solar” lo que significa que estamos ubicados en una zona que recibe la mayor cantidad de calor en el planeta, pero no hemos logrado aprovecharla acordemente. Dwight Acosta, investigador de este instituto afirmó: “Tenemos todo para ser potencia en aplicación de energía solar, pero hay una preocupante desvinculación entre industria y academia. La demanda energética del país es cada vez más alta. El sol puede resolver a mediano plazo muchos de nuestros problemas energéticos”

Peña ha manifestado que esta área será atendida con reformas estructurales, pues se pretende que la energía solar sea una alternativa viable a nuestra actual dependencia petrolera.

En ese contexto, Coahuila también se realizan interesantes esfuerzos. Recientemente el Gobernador del Estado concluyó una gira de trabajo por España y Alemania, en donde se reunió con empresas líderes cómo el Centro Nacional de Energía Renovable en Navarra, así como Novatec Brosolo, y Abowind en tierras teutonas. Todo con el objeto de construir un avanzado parque energético en la Laguna; y de desarrollar eficientes medidas de ahorro de energía en el resto del Estado.

En energías renovables, Éstos son los proyectos que vienen. Que para beneficio de miles de personas, se concreten, y pronto estemos a la vanguardia en este significativo tema.

21 Octubre 2012 03:00:08
Defender lo indefendible
Esta semana, elementos de Protección Civil en Zaragoza atraparon a una osezna que deambulaba por sus calles. Para someterla, la amarraron de las cuatro patas y la maltrataron. Posteriormente, estas personas se fotografiaron con el animal y difundieron la imagen en redes sociales. El suceso provocó la indignación de miles de individuos que exigieron una sanción adecuada para este hecho. En entrevista, el responsable de Protección Civil de ese municipio norteño se expresó sobre los procedimientos utilizados por sus subalternos y afirmó que la única limitante legal era “no matar”. De la famosa fotografía, nada dijo al respecto.

De este lamentable acontecimiento es posible destacar dos lecciones. Si bien es evidente que hacen falta ordenamientos concretos para regular estas cuestiones, también lo es que el sentido común debe erigirse como la regla de oro en la conducta humana. El no hacerlo implica defender lo indefendible, y aumentar así el repudio social en cualquier caso.

El abuso o crueldad a los animales es un tema que cada vez toma más relevancia. Miles de organizaciones luchan porque se evite infligir daño a los animales y han logrado que varios países incorporen sanciones severas en sus ordenamientos legales.

Un ejemplo claro se suscitó en los Estados Unidos. En el año 2007, Michael Vick, un famoso jugador de futbol americano, fue arrestado por organizar peleas de perros. El asunto le dio la vuelta al mundo. En la cima de su carrera, Vick violó leyes federales y estatales por maltrato a animales y pagó las consecuencias de ello: 21 meses en prisión, dos más en arresto domiciliario, además de numerosas multas. Fue suspendido indefinidamente por la liga, y durante años ningún equipo lo quiso contratar, lo que lo llevó a perder millones de dólares y posteriormente a declararse en bancarrota. Ese fue el peso de la ley.

Pero la sanción más grave para Vick por su falta de sentido común fue el veredicto social. Kelly Naqui, editorialista para ESPN, afirmó: “Nadie podía entender por qué una persona millonaria y con una gran carrera deportiva consideraba que era divertido lastimar o incluso matar perros. No tiene lugar en la NFL ni en una sociedad civilizada”. Miles de personas firmaron peticiones para que no volviera a pisar los emparrillados y a la fecha enfrenta manifestaciones en su contra durante los juegos en los que participa.

En una entrevista reciente, el propio Vick afirmó: “Siempre supe que lo que hacía estaba mal, pero no pensé en lo que podría pasarme. Me equivoqué”. Su frase engloba las dos fracciones del argumento esgrimido.

En este ejemplo, la disposición legal existe y cumplió su cometido, pero por desgracia, no sustituye a la ausencia del sentido común, y eso es lo que a final de cuentas trasciende. Ni Michael Vick, con todos sus millones y fama, logró defender lo indefendible en el tema del maltrato animal.

Para el caso ocurrido en el norte de nuestro estado, el contexto es aún más complejo. Por principio de cuentas, no hay legislación que sancione el supuesto. El diputado local José Refugio Sandoval afirma que “Se carece de una ley adecuada que contemple castigos ejemplares y concretos para estos casos”. Aunque esto no impidió que la Procuraduría del Medio Ambiente, la Secretaría de Medio Ambiente, tomaran cartas en el asunto, y levantaran denuncias administrativas y penales contra los responsables.

Si bien la falta de leyes es una circunstancia que se puede y, seguramente, se va a corregir, contra la falta de sentido común parece no haber defensa válida. Como si hablara un lenguaje distinto, el director de Protección Civil de Zaragoza insistió que sus subordinados únicamente hacían su trabajo de acuerdo con sus medios y su capacitación.

Le faltó apreciar que el malestar no proviene de su labor, sino del hecho de exhibir la fotografía en cuestión. La misma retrata la crueldad humana en su máxima expresión. La burla, la humillación, el sometimiento, el maltrato, y la superioridad de una docena de hombres en contra de un cachorro que actuaba por instinto.

Esa es la verdadera razón por la que miles de personas reprobaron el suceso y por la que organizaciones como AnimaNaturalis, Change.org y Spirit of Blue Feather han difundido la foto y levantado firmas en todo el mundo para que los responsables sean castigados. No por su trabajo, si no por su insensatez.

Autoridades, atentas a estos detalles de mero sentido común. Con o sin ley, quien busca defender lo indefendible, pudiera llegar a sortear la consecuencia legal, pero no pasará el juicio social, ni el de la historia. Y es ése el que en realidad cuenta.
14 Octubre 2012 03:00:25
Revalorar la cultura
“¿De qué nos sirve la cultura? Si no ayuda a que ganemos más dinero, o nos ayude en nuestro grupo de amigos; no le veo caso a la formación de la cultura. Es una idea superada”. Estas palabras fueron recientemente expresadas por una estudiante universitaria en los Estados Unidos. Quizás sin darse cuenta, esta joven se refirió a un importante debate: El papel de la cultura en la actualidad. Si bien son muchos quienes comparten esta idea; el Estado como institución, ha tomado otra vertiente. Cada gobierno ha buscado desarrollar políticas públicas específicas con el objeto de revalorar la cultura y darle así, un mayor sentido a la vida en sociedad. Son esfuerzos que vale la pena conocer y apreciar en su justa dimensión.

La noción de la cultura como idea superada no es nueva. El alemán Dietrich Schwanitz fue de los primeros autores en recoger esta preocupación. En su libro “La cultura: Todo lo que hay que saber” comparte la necesidad que en un momento dado enfrenta cada persona para reconocer el valor de la cultura; y la dificultad que suele encontrar para ello. Afirma: “Existe frustración en cada persona que cree que el conocer un montón de hechos carentes de interés, no tienen relación con su propia vida. Se han creado barreras al saber, y eso debilita el alcance de la cultura. Deben existir nuevas fórmulas para que todo individuo sienta que a través de la historia, el arte, la música, y la literatura, pueda tener una mejor vida”. En su obra, Schwanitz se esmera en hacer entender a quienes piensan como la referida estudiante, que revalorar la cultura no consiste en que deje algún beneficio económico o social; sino un provecho meramente personal. Y afirma que lamentablemente, esa bifurcación de ideas ha llevado a la cultura cómo valor, a la crisis en la que en la actualidad se encuentra.

Otros autores han preferido ahondar en esa crisis; no desde la perspectiva del individuo, sino desde sus consecuencias sociales. En su libro “La civilización del espectáculo” el Premio Nobel en literatura Mario Vargas Llosa, afirma que la cultura como noción, enfrenta la más cruel crisis en la historia de la humanidad, y se encuentra casi a punto de desaparecer. “En el pasado la cultura fue una especie de conciencia para la sociedad, lo que nos impedía darle la espalda a la realidad. Hoy, es un simple mecanismo de distracción y entretenimiento. Las artes, la literatura, el periodismo, y hasta la política son expresiones que se han banalizado, hasta convertirnos en una frívola civilización del espectáculo” En la obra, Vargas Llosa recoge ensayos de otros autores, como T.S Elliot; y a través del contraste de ideas, describe un sinuoso tránsito de la formación cultura, hasta llegar a lo que él mismo llama “inexistente” en la actualidad. Vargas Llosa cierra su argumento afirmando que la sociedad es el ente más perjudicado por este “cambio de enfoque cultural” ya que se debilita en sus cimientos, y esto permite la prevalencia de otros males sociales, como la corrupción, o la desigualdad. Y en esos casos, el estado debe intervenir para ofrecer soluciones integrales.

Ambos autores coinciden que ante esta coyuntura, la política cultural que cada país o entidad desarrollen, será un elemento fundamental para revalorar la cultura. El ensayista Armando González Torres reconoce que no puede haber gestión exitosa de gobierno alguno, sin el adecuado fomento a las artes, y la preservación del patrimonio cultural de un pueblo. Opina además que “Es un esfuerzo medular para la cohesión social. En México el Estado ha sido históricamente el alma de este esfuerzo, pero hoy en día la sociedad participa activamente en su difusión. Un estado que busca ofrecer patrimonio, que busca patrocinios, que fortalece su infraestructura y oferta, así como modernizar su marco jurídico, tendrá una política cultural exitosa”

En ese contexto, Coahuila se ha destacado en poco tiempo, como líder nacional. En la actualidad se impulsan 32 proyectos culturales en todo el estado, entre ellos museos, teatros, exposiciones, talleres, y actividades artísticas en general. Para cada uno de estos proyectos se ha contado con el decidido apoyo de la sociedad, en especial en la formación de patronatos. Además, se construye en Saltillo la mayor librería en el norte del país, y se ha firmado un acuerdo marco con las autoridades federales para la colaboración cultural.

Son ejemplos reales que ponen en entredicho la creencia de la estudiante citada en líneas anteriores. Nos corresponde a nosotros mismos, en lo individual y como sociedad, revalorar la cultura. Es una acción en la que sin duda, todos salimos ganando.

23 Septiembre 2012 03:00:48
Por una sociedad del conocimiento
Esta semana, se llevará a cabo la “Semana Nacional de Ciencia y Tecnología”. Es este uno de los más importantes esfuerzos a favor de la divulgación científica en nuestro país. Durante siete días, a lo largo de todo el territorio nacional, tecnólogos, empresarios, funcionarios, docentes, y académicos; se esmeran en presentar el impacto que tienen la educación, la ciencia, la tecnología, y la innovación en la vida cotidiana. En esta, su decima novena ocasión, la semana lleva por tema central “La sociedad del conocimiento”. El concepto es en sí un ideal que debemos luchar por alcanzar. Eventos como este nos recuerdan el porqué estas actividades tienen el potencial de procurarnos un mejor porvenir.

La idea de una sociedad del conocimiento no es nueva. Desde mediados del siglo anterior, expertos buscaron acuñar definiciones para esta necesaria evolución social. El concepto alcanza su mayor auge gracias al japonés Taichi Sakaiya; quién publica en 1995 el libro “Historia del Futuro: La Sociedad del Conocimiento”. En esta obra, el autor realiza un análisis de prospectiva histórica, y afirma que estamos próximos a llegar a una momento en el que la escasez de recursos dará como resultado un mayor valor a la búsqueda del saber. Según el autor, estamos encaminados a conformar una estructura social que deja atrás el viejo adagio “Tanto tienes, tanto vales” y los sustituye por el de “Tanto sabes, tanto puedes”. Una sociedad más justa, más humana, más preparada, y más avanzada.

La UNESCO ha realizado estudios en los que define como rasgos centrales de una sociedad del conocimiento la educación, la cultura, la información, la ciencia, la competitividad, y la innovación. Actualmente, este importante organismo afirma que el valor de aprender, la disponibilidad de conocimientos, el acceso a la educación garantizada para todos los seres humanos, una tercera revolución industrial, un nuevo auge de la investigación científica, la idea de gobernanza, y la participación de todos los países para terminar con la pobreza; serán las características de un mundo pleno en sociedades del conocimiento. En pocas palabras, son estos temas los nuevos sinónimos del desarrollo. Si bien el debate a manera académica y conceptual continúa en ciernes; en la práctica ya hay quienes empiezan a llevar la delantera. Corea, Japón, Finlandia, Suiza, Suecia, y algunas regiones de China, Rusia, Chile, y los Estados Unidos trabajan para alcanzar ese futuro.

México tiene en la Semana Nacional de Ciencia y Tecnología, su mayor expresión para vincular esfuerzos en pos de la anhelada sociedad del conocimiento. Derivada del Tratado de Libre Comercio, este evento se estableció originalmente como una estrategia de comunicación, y ha ido creciendo hasta ser el instrumento de difusión y vinculación que es hoy.

El director de CONACYT, el Dr. Enrique Villa Rivera, al presentar el evento, realizó un diagnóstico de México de cara a una sociedad del conocimiento. Afirmó que entre los retos concretos del país para estar en esa ruta de progreso, está el de encontrar formas de financiamiento a estos rubros, y que el próximo Gobierno federal deberá incrementar en al menos 25 mil millones de pesos su presupuesto en ciencia particularmente, para poder competir con otros países.

Dijo también que si bien en México hay personas preparadas y con talento, otro desafío es la infraestructura, así como el de generar una vinculación real con el objeto de un beneficio social y económico.

Y manifestó que se cuenta con el propósito de crear una agenda ciudadana para la divulgación de la ciencia y tecnología. En su presentación, declaró: “Esta semana nacional será un esfuerzo sin precedentes. En todo el país habrá exposiciones, conferencias, demostraciones, talleres, y visitas guiadas. Sólo en el zócalo capitalino esperamos a más de 80 participantes, y miles en todo el país. Y cómo nunca antes contaremos con el apoyo de instituciones, universidades, museos, centros de investigación, organismos no gubernamentales, y desde luego el Estado en todos sus órdenes. Es una actividad que pocos países pueden replicar. Nos interesa acercar la ciencia a la ciudadanía, y que sean ellos quienes nos den propuestas de que temáticas deben trabajar los científicos e ingenieros mexicanos para mejorar su vida. Es en sí, un gran esfuerzo colectivo”.

Valdrá la pena estar atentos de las actividades, y sobre todo de los resultados de esta Semana Nacional de Ciencia y Tecnología. Miles de personas en todo el país pondrán su mayor empeño para que el evento sea todo un éxito. Quizás sea este un paso decisivo para conformar entre nosotros una sociedad del conocimiento. La semilla que algún día habremos de cosechar. Por el futuro de México, que así sea.
16 Septiembre 2012 03:00:51
La elección que viene
La temporada electoral del 2012 no ha terminado. En noviembre se llevará a cabo la elección para Presidente de los Estados Unidos. Los contendientes son el ex Gobernador de Massachusetts Mitt Romney por el partido Republicano, y el actual Presidente Barack Obama por los Demócratas. En pasadas semanas, ambos partidos llevaron a cabo sus convenciones nacionales; con la finalidad de presentar a sus candidatos y sus plataformas de gobierno. Estos proyectos presentan profundas diferencias ideológicas en temas como economía y el rol del Gobierno. El resto del mundo debiéramos poner atención al acontecer electoral de esta democracia de avanzada; pues el resultado de su elección legará una administración con un estilo de gobernar muy determinado.

Desde sus orígenes, Estados Unidos han confiado a sendos procesos democráticos su sistema político, y su forma de gobierno. Sus dos partidos tradicionales buscan representar la forma de pensar de un pueblo cada vez menos homogéneo. Conservadores y liberales buscan plasmar su visión de país en temas tan diversos como economía, seguridad social, inmigración, cuidado al medio ambiente, y relaciones internacionales. El analista Ian Boyne afirma que en este proceso electoral, las diferencias no pueden ser más diametrales entre los dos contendientes. Estados Unidos vive una polarización política muy particular, y la elección seguramente dejará cómo resultado un país dividido, pero con rumbo claro y definido.

Mitt Romney es un político surgido de la iniciativa privada. Exitoso empresario, logró compaginar su trabajo con actividades cívicas y altruistas. Ganó para los republicanos la gubernatura de Massachusetts, la tierra de los Kennedy. Cómo Gobernador tuvo importantes logros particularmente en la generación de empleos. Es ese su tema toral para este proceso electoral. En su discurso de aceptación de la candidatura republicana, Romney expresó: “La promesa de un cambio, no ha sido cumplida. No ha habido generación de empleos, ni disminución de la deuda nacional. Obama es decepción y división. Lo que el país necesita son empleos. Crearé 12 millones de ellos. Ese es el país que quiero y que construiré” Además de esta promesa, su estrategia de campaña intenta incorporar visiones moderadas en los demás temas de la agenda pública, así cómo fuertes críticas al Gobierno actual.

Por su parte, los demócratas organizaron de las convenciones más memorables de las que se tenga memoria. En la misma, la primera dama Michelle Obama y el ex presidente Bill Clinton resaltaron los logros, y en especial el carácter del Presidente Obama ante los diferentes retos que ha enfrentado en su administración. En su intervención, el mismo Obama habló de una economía en ascenso, del rescate de la industria automotriz, de una política exterior y de un gobierno más comprometido con su clase media: “Vamos adelante. El camino no es sencillo, ni corto; pero es el adecuado. Si crees en un país justo, en donde todos jueguen bajo las mismas reglas, y todos tengan una oportunidad, necesito tu voto en noviembre”

Cómo se puede apreciar, las diferencias en el discurso son categóricas. El prestigiado semanario “The Economist” ha dedicado varias ediciones a examinar el contexto de la elección. Acerca de Romney, ha realizado críticas por sus visiones ambiguas sobre temas cómo aborto, control de armas, y cambio climático. También señala que si bien su perfil empresarial es novedoso, compite bajo una plataforma reciclada; y carece de sentido en su política social y exterior. Al Presidente Obama se le cuestiona por una deuda de 5 trillones de dólares, los altos niveles de desempleo, y su incapacidad de lograr acuerdos en el congreso. Además de resaltar estas debilidades en ambos candidatos, The Economist expresa que el fondo de la elección presenta un debate sobre el rol del gobierno en la vida del pueblo.

En dicha dinámica, los dos candidatos parecen tocar extremos irreconciliables, y en sus campañas lo han expresado acordemente. El gobierno como problema del lado de Romney, el gobierno como solución, para el Presidente Obama. Es un debate que sin duda no tarda en presentarse en otras latitudes en especial en los temas de regulación económica, y apoyo a la pequeña empresa. Y es en sí, la prioridad para el votante estadounidense.

Las más recientes encuestas dan la ventaja al presidente Obama. Pero las campañas apenas comienzan. Aún falta ver las dos posturas en un debate, y falta también revisar el impacto de los sucesos que puedan presentarse; como por ejemplo, el asesinato del embajador norteamericano en Libia, perpetrado esta semana. ¿Quién se impondrá en la elección que viene? ¿Romney u Obama? ¿Gobierno pequeño o grande? ¿Conservadores o liberales? En poco tiempo sabremos las respuestas a estas interrogantes.
26 Agosto 2012 03:00:56
Pensar para innovar
¿Qué hay detrás de una buena idea? ¿Cómo se llega a ella? ¿Puede todo individuo aprender a tener buenas ideas? Estas fueron algunas de las preguntas que inspiraron al académico norteamericano Steven Johnson a escribir el libro “De donde vienen las buenas ideas: La historia natural de la innovación”. En esta publicación, el autor tiene el mérito de ligar los conceptos de aprender a desarrollar ideas creativas, con el potencial de innovación de una sociedad determinada. El argumento principal del libro es que es posible crear ambientes sociales y dinámicos que favorezcan a la generación de buenas ideas. Afirma también que es posible aprender a pensar para innovar; y que los países que logren desarrollar esa tendencia, alcanzarán mejores estadios de vida y competitividad. Es esta una materia que en México aún tenemos mucho por hacer.

No es sencillo delimitar todo lo que implica la innovación. Muchos de las definiciones existentes se centran exclusivamente en la posibilidad de desarrollar avances tecnológicos o inventos. Pero la esencia de la innovación abarca mucho más que ello. Everett Rogers la conceptualizo cómo la manera en que las buenas ideas se crean, y permean en las estructuras de un país, con el objeto de contribuir al progreso social. Este concepto es asertivo. Significa en pocas palabras; un grupo de individuos que piensan que pueden hacer para mejorar su entorno. Un esfuerzo continúo de toda una sociedad.

En este contexto, unos logran mayor éxito que otros. Esta semana se presentó el índice global de innovación, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas, y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, con apoyo de una universidad francesa. Este ranking adopta los conceptos de Johnson y de Everett, y las plasma en sus cinco componentes: Instituciones, capital humano y de investigación, infraestructura, desarrollo de mercados, y desarrollo empresarial. De acuerdo a los mismos, clasifica a 141 países en líderes, aprendices, y aquellos de bajo rendimiento. El conteo es encabezado por Suiza, Suecia, Finlandia, Reino Unido, Holanda, Dinamarca y los Estados Unidos. Es de llamar la atención la aparición en un sitio notable, de aquellos países que sin ser del primer mundo, buscan hacer de la innovación un camino hacia un crecimiento económico sostenido. Ahí están los casos de Singapur, Malasia, Letonia, Serbia, Mongolia, y Vietnam, por mencionar los más destacados, como ejemplo. Son naciones que buscan abrirse paso en la esfera mundial, y le apuestan a la innovación para ganar un lugar en el competido panorama internacional.

En este índice, nuestro país quedó ubicado con aquellos que muestran un bajo rendimiento, debajo de países como Guyana o Perú. Expertos afirman que lo de México es un caso atípico, ya que es una economía proyectada a ser de las primeras en el mundo. Si se buscan explicaciones, un indicador que afectó contundentemente a la calificación del país, es el de capital humano e investigación. Nuestra gente no está creando las ideas desde abajo. No hemos creado un ambiente propicio para la innovación, cómo sugiere Johnson.

Sin este factor, de poco puede servir la inversión en ciencia y tecnología, o el desarrollo de políticas públicas orientadas a fomentar la innovación. Desde luego que son necesarias, pero deben formar parte de una estrategia integral, con el individuo como centro. Debemos aprender a pensar para innovar. En la publicación referida con anterioridad, Johnson explica que es posible desplegar el pensamiento creativo de cada persona; si se entiende que existen diferentes tipos de inteligencia; así cómo métodos encaminados a fabricar buenas ideas.

En los países líderes en el índice, principalmente los Estados Unidos, se comienza a presentar una tendencia encaminada a presentar cursos de pensamiento creativo desde la pre primaria. El aula como el primer entorno para la innovación. La medida la complementan con ferias científicas y concursos a nivel nacional, programas de identificación de niños superdotados, apoyo del sector productivo en actividades de investigación, la redacción de ensayos, y la asesoría de especialistas en la materia en planes de estudio flexibles, y de acuerdo a las capacidades del alumno. Todo orientado a la innovación.

Si queremos hacer de nuestro país una sociedad del conocimiento, una que tenga a el fomento de la innovación como característica, este es el camino. Pensar para innovar. Otros países ya han puesto la muestra. La oportunidad para que México tome nota, y haga de este tema una fortaleza a futuro, está ahí.

19 Agosto 2012 03:00:10
Letras y números
La Secretaría de Educación Pública anunció la entrada en vigor de un nuevo modelo de evaluación a partir de este curso escolar. El mismo se sustenta en el cambio de la tradicional calificación por números a un sistema de letras, al estilo anglosajón. El objeto de este cambio es reducir el índice de reprobación en el país, y evitar la deserción de estudiantes. La medida merece la reflexión. Si no viene acompañada de más cambios sustantivos en nuestro sistema educativo; así como en un mayor énfasis en la redacción y estudio de matemáticas, el modelo puede resultar insuficiente. Un mero cambio de forma en un ámbito que exige cambios de fondo.

Durante décadas, diversos educadores se han preguntado cuál debe ser el papel de la evaluación para la formación del individuo. No es una cuestión sencilla. La solución que se ha adoptado en otras latitudes, es que la evaluación sirva a la esencia de todo el sistema educativo.

Los Estados Unidos son el país que tiene más arraigada la evaluación por letras. Usan este método por una razón muy concreta: Que los alumnos de formación básica aprendan a escribir, y a que sirven las matemáticas. En el vecino país, desde primero de primaria, los niños llevan una especie de diario; y gran parte de sus tareas diarias son redacciones cortas en muy variados temas. El modelo de evaluación por letras es efectivo para esta prioridad, ya que por su flexibilidad, permite que el alumno desarrolle ideas, y a la vez sirve de parámetro para medir su mejoría en técnica, estructura, y argumentación en sus escritos. Para evaluar matemáticas, el sistema por letras recompensa los procedimientos en las operaciones aritméticas por sobre los resultados. Sirven además para organizar clases especiales por niveles, que son determinados por las letras. Si la meta es enseñar al alumno a pensar, el sistema de letras es funcional, flexible, y adecuado.

De acuerdo a la SEP, la adopción de un modelo de evaluación por letras en vez de uno de números tiene una prioridad muy clara: Evitar en lo posible la reprobación, y la deserción escolar. Entrará en vigor en 6 mil escuelas a partir de este mes, y en todas en el año 2013. La evaluación utilizará las letras A. B. C, y D para marcar lo que antes serían las calificaciones del 100 al 50. Además desaparecerá la boleta de calificaciones mensual, y llegará una cartilla con criterios de logros de los niños cada tres años. La cartilla marcará promovido, promovido con apoyo, y promovido condicionado. Fernando González, subsecretario de Educación básica afirma que “Los niños mexicanos están entre los más reprobados del mundo. El 22% ha repetido al menos un año en primaria o secundaria. Un alumno rezagado cuesta el doble y afecta su autoestima y desarrollo académico”.

El esfuerzo tiene un fin noble, pero insuficiente. Diversos expertos nacionales y extranjeros han sostenido que puede llegar a sacrificar la calidad académica de todo el sistema. Al diezmar la exigencia, se puede llegar a tener alumnos aprobados, pero sin el desarrollo pleno de habilidades básicas. Ahí están los magros resultados que nuestros estudiantes han presentado en la prueba PISA, como muestra. En los Estados Unidos, u otros países que reconocieron las ventajas del sistema de letras, que los alumnos pasen por pasar las materias, jamás ha sido una prioridad. Incluso puede llegar a desvirtuar el modelo de calificaciones, y hacer nuestras escuelas mucho más fáciles. Éste es un riesgo que en nuestro país podríamos caer.

Para evitarlo, será necesario complementar las medidas con soluciones óptimas a los males más arraigados que tiene nuestro sistema educativo. A nuestros alumnos se les enseña a memorizar, no a escribir, a analizar, o a pensar. El ausentismo de maestros persiste de manera regular en miles de centros educativos. Y la evaluación de los mismos parece una quimera. Tenemos un sistema educativo al que le tomaría 327 años para ponerse a la altura de los mejores del mundo.

Evaluar y aprender con letras y números puede funcionar; siempre y cuando el contexto de la educación se encuentre completo. La evaluación cómo parte de un todo, como producto de una maquinaria bien aceitada en sus componentes básicos.

Mientras éstos no se atiendan, estaremos lejos de constituir una sociedad del conocimiento. Ojala nuestras autoridades lo tengan en cuenta; para que este modelo de evaluación pueda consolidarse, y no llegue a resultar contraproducente. Sería un error que en definitiva, no podemos permitir.
12 Agosto 2012 03:00:17
La salud como política
En el libro “Desayuno con Sócrates” autoría de Robert Rowland Smith, se analiza lo que representa para cualquier persona común el ir con el médico. El autor hace énfasis en que si la naturaleza de la salud debería ser de derecho social o de privilegio. Tras una interpretación filosófica, Rowland Smith concluye que el perfeccionamiento del Estado deberá tener como ingrediente esencial el acceso sin reservas a la salud, como manera de garantizar la igualdad y dignidad de todos los seres humanos. En la práctica, el asunto no es tan sencillo. La salud como política es un tema complejo, toral en otras latitudes, y muy próximo a serlo en nuestro país.

La cobertura y gratuidad de la salud es uno de los componentes del “Estado de Bienestar”; aquélla teoría que afirmaba que las instituciones del Estado deben hacerse cargo de las necesidades básicas del individuo. Para lograrlo, la salud constituye una inversión considerable en conceptos de cobertura, calidad de servicios, formación de médicos especialistas, hospitales, medicamentos; y por supuesto, la forma de cubrir esos costos. Este es en sí el aspecto que convierte a la salud como política en un debate de grandes proporciones.

En otros países, la salud como política representa el sustento de su agenda pública. Un ejemplo es Reino Unido, en donde su sistema de salud es un orgullo nacional. Este se integra de cobertura universal, gratuita, y sin mayor trámite administrativo. Y abarca desde un catarro hasta una cirugía a corazón abierto, incluso para inmigrantes ilegales. Y en cada contienda electoral, el debate de cómo aumentar su eficacia y reducir sus altos costos; renace en cada actor político. Pero quizás en ningún país las posturas se distancian tanto como en Estados Unidos. Este es el tema en donde más diferencias ideológicas encuentran el Presidente Obama y el candidato Republicano Mitt Romney. La salud como política es una de las principales banderas del presidente norteamericano. El haber ampliado la cobertura para 32 millones de ciudadanos es considerado el logro más importante de su administración. Pero sus altos costos, los cambios que introduce, las reformas legales, el papeleo administrativo, y las críticas de Medicina socializada que recibió el sistema; lo pusieron en “terapia intensiva”. Romney por su parte, ve poco factible el llamado “Obamacare”, y no considera que el Estado deba entrometerse, ya que es decisión de cada individuo el buscar servicios de salud de manera responsable y de acuerdo a sus posibilidades. Diversos expertos afirman que en estas posiciones se definirá la venidera elección presidencial. Así de grandes son las implicaciones de la salud como política.

En México, durante el sexenio del presidente Calderón, la salud como política presento un avance significativo en la materia. El maestro David García Junco Machado analizó recientemente en una publicación de la Universidad de Chicago, que el Seguro Popular se tradujo en beneficios para miles de familias mexicanas; y que la inversión de casi 12 billones de dólares ha sido concentrada en los aspectos adecuados. Incluso medios norteamericanos han dado cuenta de ello. Éste será marcado como uno de los aciertos de la administración que está por concluir. Pero los retos persisten. La OCDE señala que el sistema de salud en México es inequitativo, incompleto, e ineficaz. Hay todavía más de 35 millones de mexicanos sin ninguna clase de cobertura. Miguel Pulido, director de Fundar afirma que entre los problemas esta un considerable rezago administrativo, que da lugar a duplicidad de servicios y de beneficiarios, y que aún falta infraestructura en hospitales, medicamentos y camas; amén de que la calidad de los servicios es en muchos casos magra.

Pero sin duda, la salud como política empieza a tomar fuerza en México. El ganador de la elección presidencial presenta como una de sus principales propuestas la creación de un ambicioso Sistema de Seguridad Social Universal, financiada por impuestos generales, como parte de una estrategia de combate a la pobreza, que también abarca la reforma fiscal, de pensiones, laboral, y la desaparición de la pobreza alimentaria. Su implementación no carecerá de fuertes desafíos. Por hoy, los cimientos parecen estar dados para que el Estado mexicano pueda intentar hacer esta aspiración una realidad. Una vez que se entiende la salud como política, muchas y muy diversas variantes entran en juego. Pero es un tema que vale la pena discutir, y situar plenamente en la agenda pública. Para beneficio de todos, que así sea.
22 Julio 2012 03:00:46
Para dimensionar las olimpiadas
Este próximo día viernes, darán inicio en la ciudad de Londres Inglaterra, los Juegos Olímpicos. Este es sin duda, uno de los más importantes acontecimientos a nivel mundial. Como cada cuatro años, el planeta se une en una gran fiesta deportiva; pero que también posee implicaciones sociales, políticas, y culturales muy significativas. Sin embargo, será el deporte, y los atletas con su esfuerzo, los grandes protagonistas de esta justa. Una revisión a fondo de la competencia nos muestra que son los países más avanzados los que suelen dominar el medallero. Por ello los triunfos de países como el nuestro son grandes noticias, ya que generalmente obedecen a sendos esfuerzos personales. Esa visión es la que debemos tener para reconocer a nuestros deportistas, y dimensionar los juegos plenamente.

Alguna vez, el Barón Pierre de Coubertain, padre del olimpismo moderno, declaró que la intención era hacer de estos juegos la gran celebración de la humanidad. Y es que las olimpiadas son un símbolo de valor y carácter desde tiempos inmemoriales. En 11 siglos de competencia, que abarcan 1169 años y 293 ediciones; los Juegos Olímpicos han reflejado lo mejor del espíritu humano. Hoy le corresponde a Londres, una de las grandes ciudades en el mundo, organizar una nueva competición.

El deporte es el motivo central del evento. En ese contexto, es cierto que los ganadores seguramente serán los mismos de siempre, aquellos que cuentan con los recursos y los proyectos para dominar esta justa. Un estudio de la consultoría Pricewaterhouse Coopers (PwC) demuestra que hay una estrecha correlación entre el poderío económico y el número de medallas que puede alcanzar un país determinado. John Hawksworth, economista en jefe de la firma, argumenta que variables como población, educación, riqueza, producto interno bruto, el nivel promedio de ingresos, y competitividad. Esto es que las superpotencias como los Estados Unidos, Alemania, en su momento la Unión Soviética, Japón, Gran Bretaña, y recientemente China; encabezan con comodidad las lista de medallas. En la parte del deporte, también el progreso social se traduce en resultados. Esto es significativo, ya que es un indicador claro y preciso de las aspiraciones de una representación olímpica. El estudio ayuda a darnos una dimensión de cómo compiten los países realmente, y cuáles cuentan con más argumentos para ganar.

Pero una medalla, aunque valiosa, no es el único motivo para definir el éxito de un deportista. Históricamente, la delegación mexicana ha tenido actuaciones aceptables, de acuerdo a sus alcances y condiciones; y sin embargo han recibido duras críticas que pudieran ser calificadas de desproporcionadas.

Esto se debe a que se ha creado una percepción errónea sobre lo que debe conllevar la participación de nuestros atletas, como si fuesen unos representantes populares, o como si sus resultados no estuvieran a la altura de nuestras expectativas como nación.

Con el estudio citado en líneas anteriores en cuenta, un país que ha decrecido sus niveles de competitividad, o que más de la mitad de su población sufre la más apremiante de las pobrezas, no puede ser exigido como un gran actor en la justa deportiva. Nuestros atletas compiten en muchas ocasiones, en desigualdad de circunstancias ante deportistas que son respaldados por auténticas políticas nacionales de deporte, a largo plazo, libres de afectaciones políticas, y de muy alto nivel. Para nadie es un secreto que falta apoyo, y que el fomento de deporte de alto rendimiento no es una prioridad en un país con tantos pendientes como el nuestro.

Y sin embargo, nuestros deportistas tienen grandes actuaciones, que son producto de un elevado compromiso personal, esfuerzo, y dedicación. A pesar de las grillas, y los problemas de la mayoría de las federaciones del deporte nacional organizado, ellos buscan consagrarse al más alto nivel, y son auténticos ejemplos de éxito, oficio, y talento.

México logrará mejores resultados en esta justa, en la medida de que como país mejoremos en aspectos clave, como competitividad, y crecimiento económico. El progreso olímpico es consecuencia del progreso social. Así que para disfrutar a plenitud esta fiesta, no veamos las olimpiadas como la oportunidad para una gran repartición de culpas, o de señalar con mala gana a atletas exitosos, cuando se debería apuntar a los dirigentes del deporte nacional. Para dimensionar las olimpiadas como la fiesta que Coubertain esperaba, valoremos el mérito de nuestros deportistas, y a la par exijamos un país y una cultura deportiva de mayor calidad, antes de esperar resultados estratosféricos; que a veces y a pesar de todo, suelen llegar. “Lo importante no es ganar sino competir” reza la máxima olímpica. Y en Londres no será la excepción.
08 Julio 2012 03:00:43
Pasión y razón en política
La elección para Presidente de la República ha terminado. Tras el cómputo final por parte del Instituto Federal Electoral, Enrique Peña Nieto se ha alzado con la victoria, al conseguir el mayor número de los sufragios emitidos. La presentación de estos resultados prácticamente señala el fin de las votaciones; y pronto llegará la hora en que quienes resultaron electos pongan en marcha sus proyectos de trabajo. La pasión, propiedad inherente a toda campaña política, va dejando paso a la razón para que está impere en los análisis y valoraciones post electorales. Pasión y razón en la política, son las dos características que dan forma a una contienda electoral. Distinguir los momentos de utilidad tanto para una como para otra, nos legará de una democracia más solida, y por ende de un país mejor.

Tanto la pasión y la razón forman parte del complejo mundo de las emociones, la mente, y el funcionamiento del cerebro. Estudios recientes han demostrado que el juicio rápido, o la intuición por llamarla de una manera, tienen tanta o más relevancia en la toma de decisiones qué el análisis largo y ponderado de una cuestión determinada. Esta conclusión es significativa. Implicaría que las emociones suelen ser el mejor indicador del comportamiento, y no necesariamente el raciocinio. La razón suele ser pues, esclava de la pasión; como afirmo hace siglos el filósofo David Hume. Hoy, psicólogos, neurólogos, economistas, sociólogos y politólogos; buscan entender y dimensionar la interacción de pasión y razón para la vida cotidiana, que nos hace ser quienes somos, y para la formación de nuestras opiniones políticas.

La interesante publicación “El Cerebro Político: El Papel de las Emociones para Decidir el Destino de la Nación” autoría de Drew Westen, tiene el enorme mérito de analizar fenómenos como las campañas políticas desde la perspectiva de la pasión y la razón; y explica como ambas se complementan en la toma de decisiones de los electores. El argumento del libro es fascinante. A través del análisis de ejemplos de diversas campañas presidenciales en los Estados Unidos, el autor explica que son las asociaciones emocionales que nuestro cerebro crea respecto a los candidatos, y los partidos; lo que eventualmente determinará nuestra opinión en relación a una campaña. De acuerdo a experimentos que Westen realizó, al hablar de campañas políticas, la parte de nuestro cerebro que se asocia con las emociones, el juicio rápido, y la pasión es la que conforma el criterio. No el análisis racional. Afirma el autor que esto explica la prevalencia de las guerras sucias, o que pongamos tanto énfasis en los atributos personales de los candidatos. La campaña es pues el momento de la pasión. Ésta se apodera del espectro neural, y generalmente de la decisión para el voto.

Pero el cerebro en su funcional equilibrio, también contiene la parte de la razón. Y de acuerdo a Westen, ésta se hace presente con mayor ahínco cuando las votaciones terminan, y llega el momento de revisar otras acciones de carácter político, sin el apasionamiento propio de las campañas. Ese es el punto al que nos aproximamos en este proceso electoral. Actualmente, pese a que los resultados han sido dados, la elección se encuentra impugnada. Debemos entender que para llegar a esta instancia, no sólo se recibieron los votos de millones de apasionados electores; sino que se han abierto cerca de 60 mil paquetes electorales, con todo el trabajo que ello implica. Corresponde ahora a las instituciones de nuestra incipiente democracia marcar las pautas a seguir en este proceso. Se seguirán reglas que fueron diseñadas, y acordadas por los propios partidos. Aún queda agotar las inconformidades que de la votación se deriven, y de investigarlas y en su caso sancionarlas. Todo en el marco de la ley… y esperemos que de la razón también.

Por ello, la tranquilidad debe ser la característica que debe privar en esta etapa donde también se define el porvenir de nuestro país. La gran mayoría de los mexicanos considera que la organización en el proceso del 2012, y el trabajo de miles de ciudadanos han estado a la altura de las circunstancias. Así que no es este el momento de los triunfalismos, o de las descalificaciones. Mucho menos de la pasión desbocada.

Westen afirma que en la interacción de emociones, es posible confundirse, y dar una percepción a los acontecimientos que en realidad no tienen. Así es la pasión y razón en la política. Ojala todos los actores y los ciudadanos intentemos dar paso a la razón, ya que este es su momento. Por el bien de México, que así sea.
01 Julio 2012 03:00:28
Hoy
Finalmente llego el día. Hoy son las elecciones para elegir al próximo presidente de México. El día de hoy representa la culminación de meses llenos de múltiples propuestas, de proyectos, de dimes y diretes, y de especulaciones. Hoy, el proceso electoral termina para dar paso a la visualización de sus tramas y lecciones, que están encaminadas sin duda alguna, a darle forma al porvenir de nuestro país.

Hoy quedan para el análisis y la valoración personal, aquellos acontecimientos relevantes como las actividades de la organización “Nuestro México del Futuro”, los debates y posdebates, las demandas de los jóvenes del movimiento #YoSoy132, las variadas opiniones en redes sociales, así como todas las ideas que se discutieron durante este período electoral. Hoy todo eso ha quedado atrás.

Hoy es el día que nos corresponde decidir, votar, y dar así un paso para la consolidación de nuestra democracia, e implícito está, para definir el futuro del país. Hoy nos toca a nosotros.

Hoy es la gran fiesta de la democracia. Hoy evaluamos lo mucho que se ha dicho acerca de este sistema de gobierno, de sus aciertos, sus fallas, sus alcances, las maneras de fortalecerla, sus atributos, y sus ventajas. Sin embargo, hoy estamos conscientes de que el vocablo toma una nueva y memorable dimensión. Y hoy lo ponemos en práctica. Hoy retomamos el pensamiento de Platón y Aristóteles, pasando por Jean Jacques Rosseau, John Stuart Mill, Norberto Bobbio, y Giovanni Sartori, quienes desde la trinchera de las ideas dejaron constancia de que una mejor sociedad es posible, en la medida que todos así lo queramos y lo intentemos.

Hoy recordamos a quienes advierten, que si bien la democracia se encuentra lejos de ser un modelo perfecto, sí es la mejor manera que se ha diseñado para transmitir, efectivamente, la voluntad ciudadana a las decisiones gubernamentales. Hoy retomamos con ahínco aquella frase que dice: “La democracia es el peor sistema de gobierno, a excepción de todos los demás” del legendario Winston Churchill, y sabemos que invita a seguir por el camino que la democracia delimita, porque es el idóneo en nuestros tiempos. Hoy lo dimensionamos. Hoy nos toca a nosotros.

Hoy recordamos la razón de por qué la mayoría de los países ha emprendido una lucha por hacer del sufragio universal y libre, el camino para un gobierno representativo y firme. Hoy vemos a los países árabes, por ejemplo, pelear con uñas dientes por la posibilidad de elegir a sus representantes de una forma libre. Y por supuesto, hoy tenemos en cuenta que nuestro país no ha escapado a esta inercia.

Hoy entendemos que mucha sangre, mucho esfuerzo, mucho tiempo, nos ha costado a los mexicanos el poder presentarnos en las urnas, y votar en un día como hoy. Hoy entendemos el significado de la lucha de quienes dieron su vida por la democracia en nuestro país. Hoy podemos honrar su memoria, porqué el legado no es escueto: Es ni más ni menos que la posibilidad de decidir nuestro futuro. Hacer un mejor país. Y hoy nos brinda esa oportunidad.

Hoy debemos asumir nuestra responsabilidad como ciudadanos mexicanos. Hoy hay que tener en mente, que el voto es el derecho esencial, nuestra voz, nuestra forma de hacernos ver, en esto que se llama democracia. Hoy hay que entenderlo no sólo como un derecho, sino como una obligación con México. Hoy hay que poner en perspectiva que muchas de las grandes transformaciones sociales que en todo el mundo, se han dado a través del voto. Hoy hay que evaluar, revisar propuestas y candidatos, participar, y decidir. Hoy representa el momento de miles de personas, que quieren legar a sus hijos un mañana mejor. Hoy es el momento de cambiar la crítica, inicua a veces, por la participación plena, resuelta, con rumbo. Hoy cuenta quien así se lo proponga, en la construcción de una mejor patria. Hoy tenemos una cita con la historia. Hoy nos toca a nosotros.

No olvide votar, estimado lector. Hoy.
24 Junio 2012 03:00:22
Cuestión de cultura… y de políticas públicas
“El problema de México somos los mexicanos. Somos flojos, abusivos, corruptos, y contreras. Por eso el país está tan mal”. Cuántas veces hemos escuchado esta reflexión. Parece la explicación predilecta, cuando no se encuentran más explicaciones para los males nacionales. Pero resulta necesario analizar esta afirmación; ya que de ser cierto, seriamos un país destinado al fracaso. Un pueblo condenado. ¿Será verdad que nuestra cultura es una limitante para nuestro desarrollo como país? No necesariamente. Existe evidencia de que si bien los factores culturales pueden llegar a influir en el progreso de una sociedad, estos también pueden ser el detonante de nuevas y mejores realidades; si se aplican las políticas públicas adecuadas para el caso. Son ejemplos exitosos, de los que sin duda, tenemos mucho que aprender.

El estudio sobre los rasgos culturales de cada país, es tan antiguo como la humanidad misma. Cada nación cuenta con sus estereotipos, más o menos definidos. Pero estimar estos factores culturales como el elemento inapelable para el progreso; sería negar décadas de estudio en materia de administración pública. Para nuestro caso concreto, no podemos excusarnos a ser un pueblo condicionado por una supuesta cultura, la cual ni siquiera hemos entendido en toda su extensión; mucho menos redimensionado en sus aspectos positivos. Formular estrategias para crear un ambiente más favorable, es el primer paso para hacer de nuestra menospreciada cultura no una limitante, sino un valor agregado.

Es posible verificar esta realidad en países con condiciones más precarias. La excelente publicación “Start Up Nation, el milagro económico de Israel”, lo ilustra a la perfección. El libro argumenta que como resultado de su cultura, y no a pesar de ella; Israel es hoy un líder mundial en el establecimiento de nuevas compañías, y en concentración de innovación.

Dan Senor, coautor, explica: “La inspiración para el libro surgió al preguntarnos como Israel, un país de 7 millones de habitantes, con solo 60 años como Estado, sin recursos naturales, es emprendedor, innovador, y competitivo? Y la respuesta fue porqué logramos aprovechar rasgos de nuestra cultura. Israel es una mentalidad, forjada en el esfuerzo, la adversidad, la perseverancia, y la historia. Como ejemplo no tenemos agua, pero somos líderes mundiales en el aprovechamiento del desierto para la agricultura, y reciclaje de agua. Y esa idea la trasladamos a las empresas que aquí se establecen. Pero el gobierno ha creado clusters de ciencia y tecnología, fondos de inversión, asociaciones público privadas para apoyar proyectos de innovación, bolsas de trabajo, un sistema avanzado de patentes y de transparencia, minimizado las regulaciones para abrir empresas, y adoptado medidas exitosas para el desarrollo” Ahí están las políticas públicas. Sumado a sus rasgos culturales, han convertido sus desafíos en auténticas ventajas competitivas. Una estrategia integral.

Para un suceso similar, tendríamos que revalorar nuestra propia identidad nacional. Plumas connotadas como Octavio Paz y Carlos Fuentes han abordado la cultura mexicana desde múltiples perspectivas, y han llegado a importantes conclusiones. Otros autores como Denisse Dresser han sido más punzantes, al afirmar que México es un país corrupto, mal educado, conformista, y en eso conlleva nuestro desolador porvenir. Quizás tenga razón. Pero hay casos de éxito y razones de orgullo también. Un ejemplo son los mexicanos que residen en el extranjero. Académicos como Damien Cave han hecho estudios sociológicos, y reconocen a los paisanos como trabajadores, ahorrativos, disciplinados, dedicados, emprendedores, y poseedores de ventajas culturales como la formación, y buenos valores.

Casi una antítesis de lo que muchos describen para nuestra alicaída condición de mexicanos. En este caso ¿Cambió la cultura? No necesariamente. Cambió el contexto. Cambiaron los incentivos, las sanciones, las reglas, y las oportunidades. Hoy con su talento y trabajo duro, los paisanos redefinen ambos países. Generan el equivalente al 50% al producto interno bruto nacional, y el 4% del PIB de los USA. Han ganado reconocimiento en nivel educativo y en ascenso social, de acuerdo a diversos estudios. Quienes allá trabajan de manera honrada, son muestra latente de que no es la cultura el problema. Es hasta una fortaleza, en el entorno adecuado.

Por eso mismo debemos empezar por el andamiaje institucional. Como se puede aprender del ejemplo de Israel, urge actualizar los marcos para la ciencia, tecnología, innovación, educación, cumplimiento de la ley, reforma fiscal, y participación ciudadana. Estos son los temas que deben regir la futura agenda nacional. No podemos continuar con la noción de que es nuestra identidad lo que nos tiene maniatados. Redimensionémonos como nación. El progreso y la competitividad son cuestión de cultura… y de políticas públicas. Tengámoslo en cuenta.

17 Junio 2012 03:00:08
El México del futuro
Una de las tramas que más impacto ha causado durante esta época electoral, ha sido la cruzada de la organización “Nuestro México del Futuro”. La misma se describe como un ‘movimiento social que convoca a todos los mexicanos a expresar su visión sobre el México en el que les gustaría vivir’.

Entre las actividades que esta fundación lleva a cabo, están el realizar entrevistas con cualquier interesado para que manifieste su visión acerca de México (llevan más de 11 millones), la elaboración de un libro titulado “El Decreto de Nuestro México del Futuro”, que recopilará estas visiones, y una serie de anuncios en los que un grupo de niños disfrazados de adultos, exige a los aspirantes presidenciables a que ofrezcan soluciones para hacer frente a las más necesidades del país.

El objeto de la campaña invita a una singular reflexión: ¿Cómo será el México del futuro? Esta predicción no esta tan lejos de nuestro alcance. Diversos expertos ya han advertido escenarios y retos que darán forma al porvenir de nuestro país. No obstante, el objeto de la campaña es puntual: Las ideas que se traten y las decisiones que tomemos durante este proceso electoral pueden en definitiva determinar un mañana más alentador.

El intento por predecir el futuro ha dejado de ser una potestad exclusiva de las bolas de cristal. Hoy en día los análisis de prospectiva brindan herramientas analíticas y metodológicas que permiten elaborar estudios sobre un panorama para el país. De entre estas obras, destacan dos. La publicación “El Mundo Post Americano” del periodista Fareed Zakaria, y el libro “Los Próximos Cien Años” del consultor George Friedman. El primero describe un nuevo mundo con el rol destacado de potencias emergentes. El segundo hace alusión al próximo siglo, y precisa a México como una nación con atributos para constituirse como actor global, si desde ahora toma acciones para ello.

Zakaria es editor en jefe de la revista “Time”. Ha escrito numerosos libros centrados en la idea de una nueva geopolítica. La obra referida con anterioridad sostiene que en la actualidad, se atraviesa un momento de coyuntura, que dará lugar a un nuevo ordenamiento mundial en el que las potencias emergentes como China, India, y Brasil serán protagonistas innegables. Afirma además que estos países llevan décadas con una agenda bien definida en ciencia, tecnología, y relaciones exteriores; que aunados a su crecimiento económico los harán los países del mañana. Zakaria tiene el acierto de definir el alcance de un contexto global cambiante, así como los temas, los atributos, y las líneas de acción para pronosticar un futuro exitoso en ese entendido.

Si la obra de Zakaria tiene el mérito de situar las características del contexto global, el libro de Friedman sí aborda con mayor entereza el posible rol de México en el mismo. Él es fundador y presidente de la firma Stratfor, una consultoría líder en estudios de inteligencia e investigación geopolítica. Esta compañía pretende realizar diversos análisis de prospectiva, que les permita predecir con exactitud, el futuro próximo de un grupo de países determinado. Y en el libro referido ha entendido a México cómo un país que puede tener un futuro promisorio. Y es que cuenta con un tema coyuntural que lo hará relevante: La inmigración de nuestros connacionales, que está destinada a convertirse en el principal tema de la agenda internacional, y que por sí solo, puede hacer de México una auténtica potencia mundial. Similar al que aparece en los anuncios más optimistas de los niños de “Nuestro México del Futuro”

Sin embargo, Strafor afirma que para aprovechar esa coyuntura de manera efectiva, hay mucho por hacer. Si bien México es un país joven, grande, diverso, participativo en la esfera mundial, y con un bono demográfico importante; enfrenta retos como una imagen mundial deteriorada, un estado de Derecho endeble, una desigualdad social apabullante, y una democracia aún en ciernes.

Por ello, hoy más que nunca, la elección actual brinda la oportunidad de analizar las propuestas desde la óptica de qué México queremos y cómo se puede lograr, como lo propone la organización en cuestión. No todo es tan negativo, y tanto Zakaria como Friedman ven en nuestro país las potencialidades para explotar en el contexto global durante los próximos años. Un desafío más nos separa de esa posibilidad, y ésa es la del involucramiento ciudadano, el de conformar una sociedad informada, participativa, exigente. El México del futuro, ése de los anuncios, puede ser posible en la medida que como sociedad lo trabajemos desde hoy. Una razón más para participar y votar en estas inminentes elecciones.
10 Junio 2012 03:00:51
La elección por Twitter
El pasado mes de noviembre del 2010, apareció en ese espacio la columna “La revolución de las redes sociales”. En la misma, se argumentaba que la interacción a través de estas estructuras digitales, estaban destinadas a ser el instrumento idóneo para una auténtica participación democrática en todo lugar. A casi un año y medio de distancia, la aseveración ha resultado casi profética. En los últimos meses, las redes sociales, en particular Twitter, han sido responsables de profundas transformaciones en el orden social de muchos países.

Hoy, en plena época electoral, nuestro país no parece estar exento de esta inercia. Es en Twitter donde las dinámicas propias de este proceso convergen con la participación plural de miles de personas. Este hecho está redefiniendo el contexto actual de la elección, y sentando la pauta para un futuro más abierto, incluyente y democrático para México.

Twitter es una red social diseñada para que sus usuarios compartan la más variada información de manera contundente. Es una plataforma en el que cualquier persona registrada puede redactar breves textos de 140 caracteres de extensión; y dicho texto puede ser leído por una lista de seguidores al instante. Por ende, la interacción es frecuente.

No cuenta aún con la proporción de la otra gran red social, Facebook; pero presenta una naturaleza mucho más política y deliberativa.

Con casi 500 millones de cuentas en el mundo, y 11 millones en nuestro país (séptimo lugar a nivel mundial) Twitter está lejos de tocar techo. Su espectro de influencia en ámbitos tan diversos como humor, deporte, cultura, ciencia, espectáculo y desde luego, política; es cada día mayor. Miles de temas encuentran eco en los textos y discusiones que a cada momento alinean un orden social determinado.

El ejemplo por antonomasia del Twitter como medio para el cambio es la primavera árabe. Cuán moderno libertador, el egipcio Wael Ghonim hizo de la red social el instrumento para acabar con la dictadura de su país. Con valientes textos, en los que llamaba a millones a la lucha, a reubicar el concepto de libertad, o a señalar la posibilidad de un crimen de guerra pertrechado por parte el Gobierno de Egipto; Ghonim y Twitter le dieron origen, sustento e identidad a esta revolución. “Las nuevas revoluciones serán peleadas y a la par tuiteadas”, afirmó la revista “Time” en su edición donde revisa la primavera árabe. Tal y como concluyeron la venezolana Vanessa Gonzalez en su documento académico “El alcance de Twitter como herramienta política”, será esta red social el canal de expresión libre, y de alto impacto que puede cambiar países. Son estas evidencias vivenciales y analíticas de lo que es Twitter hoy para una esfera política determinada.

México, y su proceso responden a la anterior afirmación. José Mérino, afamado politólogo, externa que en esta nuestra primera elección por Twitter, “los candidatos tienen la oportunidad única para socializar sus propuestas, y los votantes la plataforma para adquirir información y tomar una decisión: el mecanismo democrático en su más pura expresión”. En consecuencia, todos los partidos y aspirantes formulan estrategias de difusión para sacar ventaja de esta red social.

Sin embargo, son los usuarios quienes le están dando una nueva interpretación a todo el ejercicio electoral. Nuevos actores en el escenario político que se han erigido como la voz de batalla le ha dado sustancia a esta contienda.

Un destacado tuitero de la localidad comparte para esta colaboración: “La elección es muy distinta si ve con los ojos de Twitter. Aquí nosotros somos los protagonistas. A cada declaración, cada noticia, cada proyecto, y también cada mentira, estamos nosotros para cuestionar, influir, discutir, aplaudir, apoyar, criticar, y hasta para ridiculizar. Ningún candidato de ningún partido escapa de esta posibilidad. Discutimos, compartimos información. Yo creo que a través de Twitter es la forma en la que podemos cambiar a México. Ha logrado que hoy más personas estén interesadas, opinen, y participen. Y eso es democracia viva”, palabra de tuitero, que deja entrever una nueva perspectiva de la política. Por y para gente como él, la red social ha cumplido los vaticinios de un medio de expresión y participación plural. Y esto es en sí, una ganancia innegable para toda la sociedad. Un incipiente elemento para una mejor democracia.

Quizás aún falte tiempo para determinar de manera objetiva hasta qué punto los efectos de la elección por Twitter dejarán experiencias que puedan fortalecer la esencia democrática del país. Pero de que así está encaminado, y cada momento, más personas así lo hacen ver, ni duda cabe. Basta que revise Twitter para constatarlo. RT si está de acuerdo estimado lector.
03 Junio 2012 03:00:36
Noticias del mundo
En la ciudad de Washington había un editorialista que había sido promovido a editor en jefe de un importante semanario de circulación nacional. El semanario tenía formato de periódico tabloide, y estaba enfocado a analizar eventos internacionales, novedosos, o difíciles de explicar. Política, cultura, medicina, ciencia y tecnología eran algunos de los temas en los que se centraba. El editor se encontraba preparando la versión de esta semana y decidió reunir a su equipo de trabajo. Eran tres jóvenes, y cada uno debía llevar una noticia, cuya publicación se pondría a disposición del resto del equipo para una decisión final.

Inició una joven especialista en avances tecnológicos:

“¿Por qué no escribimos acerca de lo que los expertos llaman la tercera revolución industrial? Aquí traigo un reportaje acerca de las impresoras en tercera dimensión. Son unas impresoras como de computadora, pero que a través de un complicado procedimiento, utilizan rayos ultravioleta para solidificar una capa de plástico y otros materiales, y esto hace posible reproducir objetos en la comodidad del hogar. Así como se los platico. En una computadora, una persona puede diseñar el objeto en cuestión, ¡y la máquina se encarga de imprimirlo! Ingenieros en los Estados Unidos ya han logrado “imprimir” herramientas, sillas, teléfonos celulares y hasta comida. Creo que es uno de las grandes descubrimientos del año, y bien vale la pena un artículo al respecto”.

Suena interesante… Pero lamentablemente escribimos de tecnología la semana pasada –dijo con un poco de desgano el editor–. ¿Qué otras notas tenemos?

Tomó entonces la palabra un joven sociólogo:

“Aquí tengo un reportaje acerca de uno de los males que está causando revuelo en el mundo. Me refiero a la prevalencia de atracos por parte de piratas. No escucharon mal. Piratas, como los de las películas, como los de las novelas. Claro que ahora han dejado esa imagen carismática y mitológica para convertirse en auténticos terroristas. Ya no usan gigantescas embarcaciones, ni andan buscando tesoros perdidos. Ahora atacan en botes pequeños, con tecnología sofisticada y operan en países en subdesarrollo, aprovechando la débil legislación internacional en la materia. Países como Somalia, Ghana, Nigeria, y otros latinoamericanos como Perú, Ecuador y Costa Rica, han registrado ya ataques, que en algunos casos han llegado a 40 sólo en 2010. Hay que darle a conocer a nuestros lectores acerca de este hecho, que no es cosa del pasado, y que hasta podría volverse un fenómeno único en esta era de globalización”, concluyó entusiasmado.

Puede ser… –dijo el editor–. Es una situación que en definitiva desconocía. ¿Alguna otra idea?

Habló nuevamente la especialista en avances tecnológicos. “Aquí hay otra nota acerca de un importante descubrimiento médico. Un grupo de biólogos estadounidenses descubrieron una droga a base de proteínas, que logra revertir definitivamente los efectos del envejecimiento. Encontraron que existen células cuya única función es desarrollar los signos de la edad, y se abocan a destruirlas de una manera segura y permanente. Ya se experimentó en ratones y los resultados fueron sorprendentes. Podríamos estar ante la fuente de la juventud eterna, y un reportaje al respecto le vendría bien al semanario”.

No me agrada… entiendo la nota, pero la verdad no me gustaría que nuestros lectores leyeran de ratones… ¿No tenemos algún hecho más político, alguna elección o acontecimiento que valga la pena revisar? Si no, nos vamos con los piratas…

Podemos hablar de la elección en México, pues presenta tramas interesantes –dijo el único colaborador que no había participado–.

“A un mes de que concluya la contienda, el puntero prácticamente no ha perdido puntos, a pesar de que ha sufrido los embates de una dura guerra sucia. El candidato de la izquierda repuntó de una manera inesperada, mientras que la candidata del partido en el poder se hundió a efecto de una pésima campaña política. A su vez, la juventud mexicana parece haber despertado, y ha salido a las calles para hacer valer su voz, mediante un notable movimiento social denominado #YoSoy132 que ya juega parte en la historia de la elección. Las campañas entran a su parte más álgida, más interesante, y expertos nacionales afirman que la moneda está en el aire. Hay tantos temas en esa elección que batallaríamos para encontrar por dónde empezar”.

Suena a una encrucijada. Por ese tema nos vamos –dijo finalmente el editor. Revisen en especial lo del movimiento juvenil, sus implicaciones a futuro, y la explicación de por qué se cayó así la candidata oficial. Busquen varias opiniones. A ver si así logramos entenderle…

Concluyó el editor, a sabiendas de que, al igual que todos los mexicanos, tendría tema para rato…
27 Mayo 2012 03:00:48
El secreto de la Reina
En estas semanas se celebra en el Reino Unido el llamado “Jubileo de Diamante” para conmemorar 60 años de la Reina Isabel II como soberana. El suceso tiene proporciones históricas. Basta citar que la última persona que tuvo un reinado tan largo fue la legendaria Reina Victoria, en el lejano 1897. Por ello, la dignidad, el oficio y la fortaleza con la que Isabel II ha llevado este demandante cargo durante tanto tiempo, es motivo de reconocimiento internacional. Diversos historiadores explican que entre sus cualidades, la monarca ha aprendido a tolerar y distinguir la crítica, y actuar en consecuencia. Es ésta una valiosa lección que bien pudieran adoptar políticos de todas las latitudes.

El ejercicio del poder conlleva dificultades, y retos. La función de un gobernante, sea Rey, Presidente, o cabeza de gobierno, es entendida como la de promover acuerdos, lograr consensos, y crear los equilibrios necesarios para construir una estabilidad social. Esto no siempre es posible; y en ese supuesto, el gobernante se enfrentará a la crítica de su sociedad. Pero esta en el cómo se responde a la misma la aptitud de un gobierno. Y eso es lo que la experiencia en el poder le ha legado a Isabel II, a quien hoy su pueblo festeja.

La historia de la Reina Isabel II podría llenar libros enteros. Se dice que una joven recibió en un telegrama en Kenia, con la noticia de que su padre había muerto. Voló entonces a Londres, en donde se le informó que ella sería la nueva monarca del Reino Unido. En ese tiempo, el país se recuperaba de los devastadores estragos de una guerra mundial; y la joven reina enfrentó severos cuestionamientos acerca de si estaría a la altura de las apremiantes circunstancias. Historiadores afirman que en esos primeros años de reinado, Isabel II tenía una gran determinación de gobernar desde una perspectiva más flexible que sus predecesores. Una de sus prácticas habituales era la de leer los editoriales de todos los periódicos, y analizarlos exhaustivamente. También se sometía a interminables charlas con Winston Churchill, en donde las discrepancias de opinión, forjaron en ella un carácter firme, pero tolerante. Este hecho la fortaleció, y le ayudo a entender el sentir de su pueblo.

Con el paso del tiempo, las dudas sobre la aptitud de Isabel II se fueron disipando. Optó por un desempeño sobrio, de acuerdo con su investidura, más no excluyente. Y no enfrentó pocos desafíos, ni críticas. Se encontró, y entendió, que tenía acrecentar su criterio a la par de un mundo en perenne transformación. Bajo su reinado, se efectuaron algunos de los sucesos más importantes del pasado siglo. Como ejemplo la transformación del el imperio británico en una mancomunidad de naciones, lo que significó que tuvo que tomar decisiones que determinarían el destino para 16 países más. También enfrentó guerras, crisis económicas, tuvo trato con prácticamente todos los líderes mundiales, y tuvo que aprender a tomar acuerdos con 12 primeros ministros en su propio país, de diversas formaciones. Hoy se afirma que el principal legado de Isabel II fue la unificación nacional del Reino Unido, y de un pueblo, que tiene profundas diferencias históricas e ideológicas.

Ante la magnitud de tantos acontecimientos, Isabel II ha sido objeto de muchas, y muy variadas críticas. No siempre le fue posible contribuir a los equilibrios que den estabilidad. No siempre es posible dar gusto a todos, se diría coloquialmente. Pero los británicos le reconocen la capacidad de asimilar, y adaptarse a esas críticas. En la cinta “La Reina” (2006), protagonizada por Helen Mirren, y dirigida por Stephen Frears; se toma como ejemplo de esta actitud, el que fue quizás el momento más complejo de su reinado, la muerte de la princesa Diana de Gales, y las reacciones subsecuentes a este hecho.

La película retrata una inicial conducta de rechazo por parte de la Reina para realizarle un tributo a Diana. A raíz de ese hecho, recibió una impresionante cascada de críticas, que estuvo cerca de causar un estallido social. Pero la Reina supo dimensionarlas, y tomar decisiones que restablecieron en poco tiempo la unidad nacional por la que había luchado durante toda su vida. Acrecentó su tolerancia, su experiencia, demostró temple, y aceptación. No se achico, y actuó.

Ése es el secreto de la Reina. Sabe que la crítica puede fortalecer, si es distinguida, apreciada, y bien canalizada. Puede incluso ser el origen de nuevas y mejores realidades. Y ahí están 60 años de sólido reinado como muestra. Cheers to the Queen! dirían los británicos. Aprendamos de ello, diríamos los optimistas.
20 Mayo 2012 03:00:34
Una charla como cualquier otra…
En un café, coincidieron tres buenos amigos. Uno era político, y había alcanzado relevantes posiciones en la administración pública, aunque admite que sus mejores tiempos ya habían quedado atrás. Otro era administrador de un negocio familiar. El último era catedrático universitario, aficionado a la lectura y a la redacción. En esa ocasión, influenciados por la imperante efervescencia electoral, hablaron de la participación política de los ciudadanos; y como esta podía derivar efectivamente en un progreso para el país. Hubo opiniones encontradas, y esta charla como cualquier otra, arrojó interesantes conclusiones que invitan a la reflexión.

Inició el político: “Miren amigos, yo desde joven me incliné por la actividad política. Y he logrado entender que quien está fuera de ella no comprende que el contexto, el mundillo político, es muy complejo. Existe mucha competencia, hay que tomar decisiones, hay muchos actores, e intereses. Pero también hay gente bien intencionada, que hacen que el país avance, porque les importa su entorno. Con eso dicho, el tema de la participación ciudadana tiene muchas aristas. El problema es que desgraciadamente se ha confundido el participar con criticar a la mala. Incluso hay quienes en la bandera ciudadana ocultan sus verdaderas intenciones; y critican de todo, muchísimas veces sin conocimiento de causa. Confunden el exigir con el insultar, con el calumniar, y hasta con la burla. Yo les pregunto amigos, ¿Es esa la contribución ciudadana que va a ayudar a México? Creo, y espero que no…

No creo que vaya por ahí la cosa amigo –arremetió el administrador. La verdad, los que estamos ajenos al contexto político, estamos cansados, hartos, y decepcionados de muchas cosas. La crítica a la que te refieres es el resultado de una falta de empatía indiscutible, de muchos políticos para con los ciudadanos. Se la pasan, como tú dices, inmersos en ese mundillo político. No dudo que existan buenos servidores públicos; pero son los alzados, a los que no les importa el ciudadano, para los que va la crítica. No hay que ver todo con la óptica paranoica de la política amigo, porqué transforma a la gente. Tu mismo, cuando andabas en las grandes ligas ni saludabas. Por eso, pienso que hay tanta aversión… Y no exageres amigo, mira, te voy a confesar algo; la mayoría de los ciudadanos ni nos metemos. Yo me ocupó de mi negocio, de mi familia, de trabajar, y de que no me frieguen, esas son mis prioridades. Tampoco es que uno pueda, o tenga ganas, o saque algún beneficio adicional de andar de mitotero…

Creo que ambos tienen argumentos válidos y notables –dijo entonces el maestro universitario- Es cierto. A últimas fechas, la participación de muchos ciudadanos es escasa, y la que sí está, ha tenido como sustento a la crítica, muchas veces despiadada, personal, y voraz; y esas simplemente no son formas de avanzar. Yo mismo, en muchas ocasiones, he criticado en exceso, lo reconozco. Y también es verdad que existe mucha indiferencia, pero hay que comprender que no todos pensamos igual, y no todas las personas están dispuestas a sacrificar su status quo por una aventura indefinida en términos y en alcances.

Pero un elemento si noté en las dos posturas, y ese es el divorcio preocupante entre políticos y ciudadanos, casi casi como dos entes diferentes. Y ese es el problema, no nos damos cuenta que a México lo conformamos todos, y necesita la oportuna aportación de todos. Todos somos ciudadanos porqué aquí estamos, y todos somos políticos porqué tenemos relación con el Estado, y nos beneficia su progreso.

La participación política ciudadana sólo será efectiva cuando entendamos esta realidad. Múltiples expertos afirman que hay alternativas intermedias entre la crítica y la indiferencia, que podemos empezar a adoptar desde ya. Ahí van algunas, el cuestionar y exigir con respeto, informarse, involucrarse en actividades comunitarias, intercambiar puntos de vista con más personas y desde luego, ¡votar!

El respeto vuelve constructiva a la crítica. La información acaba con la indiferencia. Votar define la marcha de México. Y en este 2012, la participación nos acerca a todos. Esas son las herramientas de todo ciudadano, ¡Hay que usarlas!

¡Tienes razón! Exclamó entusiasmado el administrador.

“Ah que mi amigo, dijo con desgano el político… Te admiro, y puede que tengas razón… Pero ese es sólo uno de tantos temas pendientes… México no se arregla en una charla como cualquier otra ¿sabes?”.

Pero de alguna forma hay que empezar, concluyó con optimismo el maestro, y tanto el administrador como el político aprobaron con una sonrisa esa postura.
13 Mayo 2012 03:00:27
De estados fallidos…
Esta semana, el presidente Felipe Calderón emitió una declaración ante la controversia de que si México se había convertido en un estado fallido. Afirmó que no es así, a pesar de que la violencia se ha recrudecido de manera alarmante en gran parte del territorio nacional, dijo también que las instituciones son la única vía para recuperar la gobernabilidad, y arremetió contra Estados Unidos de ser corresponsable de la situación tan compleja que hoy se vive.

El tema de que si conformamos o no un estado fallido no es menor, y requiere de un profundo contraste de ideas; para lograr conclusiones atinadas al respecto, para poder así adoptar las soluciones pertinentes. De no hacerlo de esta manera, la viabilidad misma del Estado mexicano estaría en cuestión. La elección de este año brinda la oportunidad ideal para escuchar las propuestas que permitan replantear este tema en términos más favorables.

La idea de que México es un estado fallido no es reciente. Fue difundida por un estudio del Pentágono norteamericano, el pasado año de 2009. A partir de entonces, se suscitaron diversas opiniones, debates, réplicas y definiciones al respecto. De entre ellas, es esencial rescatar aquella emitida por la publicación estadounidense “Foreign Policy”, diseñada por el afamado internacionalista James Traub. El experto en cuestión cotejó más de 130 mil fuentes para elaborar 12 indicadores, (entre los que destacan pobreza, migración de refugiados, baja de los servicios públicos, y, desde luego, amenazas a la seguridad) y los complementa con un esmerado análisis académico, metodología, y hasta un índice anual de estados fallidos. En la edición de noviembre de 2011 aparece la última versión de este ranking, y cabe destacar que nuestro país no aparece con la etiqueta de estado fallido. Pero atención, aparece con el señalamiento de “advertencia”, es decir, en riesgo evidente, y ese es un dato a considerar.

Un estado que en los últimos años ha enfrentado mayores dificultades que nuestro país en este sentido es Afganistán. Es también el lugar de origen de Ashraf Ghani, el fundador del Instituto para la Efectividad del Estado. Esta organización fue la encargada de diseñar la estrategia nacional de desarrollo de ese país, tras la caída del régimen talibán. Ghani conformó un equipo de profesionales en Derecho, Economía, y Políticas Públicas, y encabezó la titánica labor de reconstruir un Estado en permanente ebullición. Y lo hizo con el siguiente argumento en mente: un Estado tendrá viabilidad cuando sus actores nacionales, en particular la ciudadanía, se decida a participar en mayor cantidad y calidad en los procesos democráticos; ya que obligan a los distintos poderes a adoptar nuevos equilibrios en el alcance del contrato social y la aplicación del estado de derecho. Los temas coyunturales se resolverán a consecuencia de este principio.

Ghani ha hecho de este lineamiento un nuevo referente de política pública en el mundo, y hoy por hoy asesora a los casi 60 países que sí encuadran en este supuesto. Son aquellas naciones cuyos gobiernos centrales son incapaces de atender situaciones como pobreza extrema, conflicto étnico, inseguridad, deterioro institucional, violencia exacerbada, terrorismo doméstico, altos índices de inmigración y tráfico de drogas, personas, y armas, entre otras. El instituto realiza entonces un diagnóstico concreto para cada caso determinado; y brinda una asesoría que va desde la más elemental formación de la burocracia hasta la creación de una compleja red de información y comunicación social. Nepal, Somalia y Sudán del Sur son ejemplos recientes de naciones que han contado con la indicación del Instituto, y que poco a poco salen adelante en sus problemáticas particulares.

Al analizar el contexto de lo que implica un estado fallido, nos damos cuenta de que la declaración del presidente Calderón es acertada, pero inconclusa. Los retos son cada vez más grandes, y durante su sexenio ha habido un evidente deterioro en la efectividad del Estado mexicano. Ha faltado un énfasis en el círculo virtuoso, de educación, combate a la pobreza, y obtención de la seguridad plena, pues las líneas de acción parecen desarticuladas y los resultados en los mismos están a la baja. Pero no todo es tan negativo. De acuerdo con Ghani, el mejor momento para empezar a aplicar su estrategia es en un cambio de gobierno, tal y como lo viviremos los próximos meses. Una razón más para revisar las propuestas y participar de manera activa en el proceso democrático. Donde hay caos hay oportunidad reza el dicho; y aplica incluso en los estados fallidos. Hagámoslo valer, porque está en nosotros reivindicar la fortaleza del Estado mexicano.

06 Mayo 2012 03:00:48
Crear el futuro
“Otra vez las elecciones, y otra vez las mismas propuestas trilladas. Estos políticos no saben cómo sacar un país adelante. Sólo hablan generalidades, pero mientras no abordemos la economía, la educación, la innovación y la política como un solo ente, las cosas no van a cambiar”. Estas palabras las enunció un afamado ingeniero industrial de Monterrey, en una charla acerca del presente proceso electoral. Comentó que tiene más de 20 años como catedrático universitario en distintas instituciones públicas y privadas, y que de una idea está convencido: Para que México logré detonar su potencial, es importante tener como prioridad principal el vincular la política con la inventiva y la educación. Citó varias lecturas y ejemplos que vale la pena retomar. Su perspectiva es sensata, y en el contexto actual del país, necesaria.

De acuerdo con diversos especialistas, los países que han logrado convertirse en potencias, han invertido en algún momento de su historia en la educación para la innovación. Han apostado a la creación y acumulación de conocimientos, y han rediseñado sus instituciones políticas para servir a ese fin; para integrar así un auténtico proyecto nacional. Han hecho que la política sirva al desarrollo económico, y por ende han alcanzado mejores niveles de vida. Interesante apreciación que coincide con la opinión expresada en líneas anteriores.

Un ejemplo claro aparece en el texto “Un imperio de riqueza: La épica historia del poder económico de los Estados Unidos” de John Steele Gordon. El autor argumenta que el poderío norteamericano, y en gran medida sus reformas legales, instituciones democráticas, y procesos políticos, se encuentran estrechamente ligados al desarrollo de su economía, a través de la educación y la innovación. Una muestra clara fue la inspiración que obtuvo para su Constitución de la obra “La Riqueza de las Naciones” de Adam Smith. Fueron estos los principios que le dieron rumbo como Estado, acordemente homologados. En consecuencia de ello, desde principios de su vida como nación, en el siglo dieciocho, se le dio impulso a proyectos innovadores como la máquina de coser, una máquina para limpiar el algodón, el tractor, los barcos de vapor, los ferrocarriles, el telégrafo, el periódico, y la luz eléctrica, y contaron con certeza legal e institucional; tal como un avanzado registro de patentes, y la protección del poder judicial, aún desde esa época. Se decidieron a crear el futuro, y en la actualidad no hay propuesta política de ningún candidato que no se encuentre subordinada a ese contexto.

Las llamadas potencias emergentes como China, India y Corea, han seguido este apotegma; y esa ha sido en realidad su gran clave para el rol global que juegan hoy en día. Y lo han complementado además con exigentes niveles de educación. Sus ministerios de ciencia, tecnología, innovación, y educación, son esenciales en su agenda de gobierno. Corea es un ejemplo reciente. En menos de 50 años su gobierno decidió adoptar sendas políticas públicas de desarrollo y la competitividad; y básicamente en ello reedificaron su proyecto nacional. Hoy registran casi 70 mil patentes, sus estudiantes están entre los primeros lugares mundiales en matemáticas, lectura de comprensión, y ciencias, su economía se ha consolidado, y gozan además de una envidiable estabilidad política. Se decidieron a crear el futuro, lograron reorientar los temas que como sociedad les eran importantes, y hoy recogen los resultados de esta visión.

No en balde los Estados Unidos, conscientes del reacomodo global que esta situación puede provocar, han invertido con mayor ahínco en cursos de creatividad, inventiva e innovación en todos sus niveles educativos. No quieren, ni pueden quedarse atrás.

Nuestro país, que si bien tiene talento, ingenio, y profesionistas capacitados; no ha logrado duplicar acordemente estas tendencias. La agenda política rara vez menciona como prioridades a la innovación, o a la sociedad del conocimiento, y a las reformas necesarias a las instituciones políticas para afianzar estas temáticas. Como ejemplo, los pocos estudiantes que llegan a la universidad reciben pocos apoyos para el desarrollo de proyectos creativos, y esto ha provocado un preocupante rezago en inscripción de patentes. Mientras éstas se cuentan por miles en otras economías en desarrollo, aquí en el 2011 se aprobaron 245 únicamente. Un dato para la desolación.

Tiene razón el ingeniero en cuestión, y tanto la historia como la evidencia respaldan su punto de vista. La política en México necesita reorientar sus prioridades, y enlazar los temas que verdaderamente nos pueden llevar al progreso. Conjuntamente, muchas personas revalorarán la actividad política si se aborda este enfoque, lo cual no es poca cosa. Hay que decidirnos a crear el futuro. La oportunidad está ahí.


29 Abril 2012 03:00:25
Grillabol: Los cambios de forma y ¿fondo?
El pasado mes de octubre del 2010, apareció en este espacio la columna titulada “Grillabol: El juego de politizar al futbol”. En la misma, se argumentó que los federativos actuaban como políticos, anteponiendo intereses sobre la calidad de ese deporte. Esta semana, esos mismos directivos, presentaron un proyecto para una nueva liga mexicana de futbol. Sin embargo, este plan, abundante en formas, carece de modificaciones de fondo que en verdad puedan mejorar el estado de este deporte en el largo plazo. Es por ende un proyecto incompleto y destinado al fracaso. Un producto más de esa forma de actuar tan típica de quienes deciden los destinos del futbol mexicano.

Preocupados por el detrimento económico del futbol nacional, los dueños de los equipos de la Primera División se reunieron a analizar el problema, y buscar soluciones que se traduzcan en mejorar las ganancias para todos. Con ese “noble” fin en mente, estos “expertos” encontraron una liga deficiente, que enfrenta problemas como la piratería, la poca asistencia a los estadios, los bajos ratings televisivos, las irregularidades contractuales y fiscales, la mala comercialización y mercadotecnia, y en general el desorden administrativo en el ámbito de la Federación. El futbol había dejado de ser negocio, y por ello había llegado el momento de renovarse.

Fue así como los dueños contactaron a Rick Parry, el fundador de la Premier League inglesa. Parry, fue el artífice de que el futbol en Inglaterra pasará de su crisis más profunda, a una bonanza sin precedente en el planeta. Para lograrlo, Introdujo cambios de forma y fondo; al proponer un modelo de organización en el que los clubes se separaran completamente de la Federación, en especial en sus aspectos comerciales, y de organización del torneo. Los clubes constituyeron un organismo privado, y priorizaron a la par de lo económico, la calidad del espectáculo deportivo. Así, la Premier League inglesa incrementó sus ganancias totales de 190 millones a 1.7 billones de libras esterlinas que se reparten justamente entre todos los equipos. Se logró además la renovación de todos sus estadios, permanentes llenos totales, y el éxito deportivo en todos casi todos los torneos donde sus equipos jugaban. Parry explicó: “El éxito de esta liga es la independencia y transparencia. Y que los federativos se mantengan alejados. Las ganancias y los trofeos serán consecuencia de una buena organización. Es un trabajo a fondo, que bien vale la pena realizar”

Habría que imaginarse la que cara que pondría Parry si conociera los puntos del proyecto que fue presentado esta semana aquí en México. El ínclito Decio de María, uno de los hombres fuertes de la federación, fue el elegido para ser el presidente de esta nueva liga, y el encargado de presentarla. Fiel a su estilo de hablar mucho y no decir nada, De María destacó que la nueva liga tendría relevantes cambios de forma para aumentar su calidad, y desde luego, sus alicaídas ganancias. Entre ellos, hablo de resucitar al torneo de Copa México (más juegos más ganancias), de un código de ética para los involucrados (para que nadie pueda hacer declaraciones incómodas) que la liga contaría con un patrocinador especial (más dinero) y que no se le daría prelación a los torneos internacionales por sobre la liga. Recalcó también que la liga seguía siendo un miembro de la Federación (no al principio de independencia) y que en tres años se verán los frutos de este gran esfuerzo de la familia del futbol.

Pero De María no mencionó nada acerca de qué se hará respecto a situaciones de fondo, aquellas que sí aquejan el proceder del futbol nacional. De acuerdo con un estudio de la empresa Protego, existen irregularidades que la liga debería enfocarse en subsanar, tales como que casi todos los equipos presentan severas contingencias fiscales, pagan a sus jugadores bajo el incierto régimen de honorarios profesionales, el caso de la multipropiedad de los equipos, y el tema de derechos de transmisión de la liga, así como cambiar el esquema de torneos cortos, reducir el número de jugadores extranjeros, y limitar la intervención y relación de los federativos. La Liga Premier a la mexicana, nada dice al respecto.

Por ello es un proyecto que carece de credibilidad y congruencia. Mucha forma, muchos buenos deseos, pero poco valor para emprender los cambios de fondo, aquellos que en verdad cambien el estado del futbol en México. Pero no le podemos pedir peras al olmo. Ésta es nuestra realidad futbolística, al menos. ¿Habrá otros ámbitos de la vida nacional que se manejen así? Es una pregunta que lejos de incomodar, preocupa…
22 Abril 2012 03:00:36
¿El fin de las enfermedades?
El pasado día viernes, apareció en esta casa editorial un reportaje titulado “Médico personalizado en su bolsillo”. El mismo hacía alusión a que en poco tiempo, un teléfono inteligente permitiría monitorear el estado de salud de cada persona, en cualquier momento. De acuerdo a la nota, el dispositivo facilitará atenderse de cualquier mal, antes de que el cuerpo empiece a resentir algún síntoma. El reportaje, retoma un concepto fundamental que aún se encuentra rezagado en nuestro país: el de la prevención. Una nueva y bien enfocada cultura de la prevención, aunada a avances tecnológicos como el referido, podría significar, según expertos, el fin de las enfermedades. De confirmarse, sería esta la gran noticia de nuestros tiempos.

La idea de que es posible decretar la inexistencia, o cura para todos los padecimientos del cuerpo humano no es reciente. El afamado oncólogo David Angus, publicó un libro que llegó a ser bestseller internacional titulado precisamente “El Fin de las Enfermedades”. En el mismo argumenta que existen concepciones limitadoras para alcanzar el bienestar, y que es posible superarlas si enfocamos la salud desde un enfoque diferente.

Angus dice: “El gran problema de la comunidad científica es que hemos hecho esfuerzos para encontrar curas, pero no para vivir con mayor plenitud. Hay tratamientos, pero no calidad de vida. Lo triste es que las claves son realmente muy sencillas. Son dos. El conocer el funcionamiento integral de nuestros cuerpos, y la prevención. Hoy sabemos que hábitos adecuados como alimentación, descanso, detección, ejercicio muy moderado, y llevar una rutina en estilo de vida, son las armas contra las enfermedades crónicas, e incluso los males inesperados”. Angus desarrolla su libro y pone como principal ejemplo al cáncer, que se debe en la mayoría de los casos a factores externos, y prevenibles.

Para demostrar su punto elabora un comparativo entre el cómo elementos ambientales, o derivados de una rutina impropia son más determinantes que la genética en la proclividad a enfermedades. El cáncer de colon, de próstata, de estomago, de pulmón, así como otros males como la esclerosis múltiple, son, de acuerdo a Angus, perfectamente evitables.

El autor afirma que el tema del cáncer, por su crueldad, merece mención aparte. Todos sabemos que el cáncer es mortal. Pero lamentablemente, esto es lo único que al respecto conocen la mayoría de las personas y de los mexicanos. No tenemos un conocimiento profundo de la enfermedad, sus causas, y ante todo; la importancia de detectar a tiempo este mal, o el cómo podemos evitarlos con un estilo de vida más saludable.

En pocas palabras, no hay una cultura de la prevención. Y este hecho es alarmante, pues puede representar la diferencia misma entre la vida o la muerte.

Es necesario revisar los números para citar un contexto acerca de la prevalencia de esta falta de prevención. La Organización Mundial de la Salud indica que en el año 2030; 27 millones de personas recibirán este terrible diagnóstico. De ellas, sólo 10 millones tendrán posibilidad de darle una batalla digna. Los restantes 17 millones habrán conocido el mal en una etapa en la que simplemente no es posible hacerle frente. Sus esperanzas de vida serán por desgracia muy escasas.

Y esto es en el mundo. En México las estadísticas no son más alentadoras. Datos del Instituto Nacional de Cancerología revelan que el 75% de los casos nuevos de cáncer que se registran al año en nuestro país, se diagnostican en una fase donde este ya es incurable. Tres de cada cuatro personas que se les diga “tienes cáncer el día de hoy” no tendrían la posibilidad de salvarse. El avance tecnológico quedaría supeditado al dolor, y a la incertidumbre. Y en la gran parte de los casos, pudo haberse evitado.

Este es un problema de cultura. Pero Angus afirma que la prevención es factible, si el enfoque se basa en resultados, y sobre la posibilidad de vivir una vida más plena. Un articulo memorable de la revista “Time” afirma que en el año 2045 se encontraría la cura definitiva de todas las enfermedades. Pero no siempre es posible esperar tanto. El verdadero tema es la prevención, lo que sí está en nuestras manos. Para lograrlo será necesario unir esfuerzos sociedad y Estado para desarrollar política pública integral, en estos conceptos.

Las líneas de acción son información y prevención. La profecía de Angus es posible, y artículos como el médico de bolsillo definitivamente ayudarían. Pero la respuesta acerca del fin de las enfermedades, se encuentra realmente en nosotros. Ese es el gran reto de este siglo. Ojalá así lo aprendamos a asumir.

15 Abril 2012 03:00:04
Una mala campaña
Una de las tramas más sorprendentes dentro de estas primeras semanas de campaña presidencial, ha sido la lúgubre cadena de errores en que se ha visto envuelta la abanderada panista Josefina Vázquez Mota. Si bien es cierto que la contienda es joven, y aún tiene importantes citas pendientes para su culminación; el efecto de un arranque débil es muy difícil de revertir. Una campaña mal planeada y peor ejecutada, resulta ser un referente definitivo para el fracaso de cualquier candidato; más allá de sus ideas y virtudes. Eso es lo que parece pasarle a Vázquez Mota, que en sus propios yerros y los de su equipo cercano, podría encontrar la explicación a lo que se percibe como una inminente derrota en julio próximo.

Expertos en comunicación política, no han logrado ponerse de acuerdo en el impacto real y sustantivo de una mala campaña. Dick Morris, destacado especialista en el tema, fue citado en una conferencia: “Sabemos los elementos que integran una buena campaña, tales como el mensaje y la organización, por mencionar algunos… Pero en realidad no se ha revisado a fondo qué sucede en una mala campaña… Supongo que pierden”. En términos tan simples y llanos, explica las consecuencias irreversibles que suele tener una deficiente estrategia en este respecto.

No hay peor vaticinio para un político que una mala campaña; y hay sendos ejemplos que lo demuestran. En el libro “Batalla por América 2008: La Historia de una Elección Extraordinaria”, autoría de Dan Balz, se hace una referencia especial al fallido proyecto de la Senadora Hillary Clinton; quien era la favorita para ganar la nominación de su partido, y posteriormente, la presidencia de su país. Era una candidata fuerte, con experiencia, y contaba con el respaldo de un equipo sólido, que ya había ganado numerosas elecciones, incluyendo la mismísima Casa Blanca en dos ocasiones. Sin embargo, en extractos de la publicación se cita a miembros de su equipo afirmar: “Se tenía todo para ganar… pero sobre la hora, la campaña fue un verdadero desastre. Los pequeños detalles se convirtieron en una bola de nieve que jamás pudimos contener. Carecimos de una estrategia adecuada, de atención, de organización, y hasta de recursos… y en el transcurso de la misma, se cometieron errores increíbles, de los que nunca nos pudimos recuperar. Fue una campaña condenada al fracaso desde el principio. No falló la preparación o el perfil de la Senadora, ni su convicción o propuestas… Faltó transmitirlo de manera idónea. En la campaña, se perdió todo”. Una conclusión tan dolorosa como cierta.

La campaña de Josefina Vázquez Mota, y por ende, sus intenciones presidenciales; parecen estar destinadas a correr la misma suerte del ejemplo anterior. Los ciudadanos vemos con azoro como se le vacía el estadio en pleno discurso, suspende eventos, dice malos chistes, denigra a su alma mater, le baja la presión casi al punto del desmayo, o enuncia contradicciones evidentes. Agregué a eso, estimado lector, los espantosos comerciales con fondo negro, la ausencia de propuesta, las cifras tergiversadas, las declaraciones increíbles, (como la de fortalecer el lavado de dinero), las anécdotas pueriles (como aquella pelea con comensales en Tres Marías), más todas las que se acumulen en estos restantes setenta y tantos días de campaña.

Habría que suponer cómo deben estar las discusiones, los gritos, la incertidumbre, la falta de dirección, la desesperación, la desorganización, y las problemáticas al interior de un equipo que en dos semanas sólo ha logrado restar afectos, y puntos porcentuales en alarmante escala.

En medio de la impotencia en el seno panista, hoy se habla de un golpe de timón, mientras militantes de abolengo como “Cocoa” Calderón, y Vicente Fox, enuncian un veredicto fatalista para su partido. En vez de trabajo efectivo, ofertas precisas, y convencimiento al votante, se habla del regreso de la guerra sucia; una fórmula por demás desgastada y cuestionable, y que ante las circunstancias propias del actual ejercicio electoral, parece estar de sobra. ¿Cuántos insultos y calumnias se necesitan para remontar más de 20 puntos de ventaja? Imagínese nomás, estimado lector.

Hoy Josefina lleva todas las de perder, y no porque sea la heredera inmediata de un gobierno endeble, ni mucho menos por que sea mujer. Es a causa directa de que su propia campaña ha sido el reflejo fiel de la incompetencia, la ineptitud, y la falta de oficio, en todas sus manifestaciones. Una mala campaña, que desde ya, lleva inscrita la dura sentencia del famoso refrán: “Lo que mal empieza, mal acaba”.

Parece el obituario perfecto para una deslucida e infortunada aspiración presidencial. ¿Será? Al tiempo.
01 Abril 2012 04:00:19
La importancia de las propuestas
Esta semana comenzaron las campañas rumbo a la Presidencia de México. Nos esperan 90 días de spots, debates, dimes y diretes, y múltiples ideas para la conducción del país. Al menos, en teoría, esa es la esencia de un sistema democrático, y por ende de una campaña. Este periodo electoral es únicamente un instrumento que nos permitirá conocer a un candidato, sus valores, y sus principios. Sin embargo, son las ideas, las políticas públicas, las propuestas legislativas, y las iniciativas de Gobierno lo que en realidad definirá el alcance de una administración gubernamental.

No podemos perder este último elemento de vista, ya que desde ahí se construirá el éxito de un gobierno. José Elías Romero Apis reconoce que a la par de la legitimidad de un gobernante, es necesario que cuente con el margen de maniobra necesario para poder implementar un proyecto de Gobierno. Lo anterior con la esperanza de que la planificación se traduzca en el bien público.

Las propuestas, son en teoría el eje de toda campaña, pero por desgracia, cada vez toman menos relevancia en la arena electoral. Pareciera que la mercadotecnia, la guerra sucia, o la polémica han venido a sustituir a las ideas como rectoras del ejercicio electoral. Pero esta condición no tiene porque ser la constante. Existen ejemplos de que aún en situaciones de gran conflicto, las propuestas pueden resultar airosas, y cumplir así el cometido de la democracia.

Tal es el caso del camino trazado por Salam Fayyad; un líder que ha demostrado que competir y gobernar con éxito es posible, aún en las más complicadas circunstancias. Fayyad es originario de Palestina. Desde joven muestra interés por la vida pública. Es economista, y durante 10 años representó a la Autoridad Nacional Palestina en el Fondo Monetario Internacional. Yasser Arafat, el mítico líder palestino lo nombra Ministro de Finanzas Públicas. Tras su paso por esa dependencia, decide fundar un partido político conocido como el de la tercera vía; en donde plasma principios liberales y conservadores, y donde lucha por debate de ideas. Con esa plataforma es electo congresista. Hoy es el Primer Ministro de Palestina, y tanto su pueblo, como distinguidas publicaciones internacionales, lo reconocen como el artífice de la propensión de las propuestas, redefiniendo así la política en su convulsionado entorno.

Resulta casi imposible que gracias a la labor de un solo hombre, en un lugar como Palestina los procesos democráticos traten ahora casi exclusivamente en las propuestas. Menos aún si se toma en cuenta que el gobierno de Fayyad se da tras el régimen de Arafath, que contenía una carga ideológica muy fuerte, característica de las dificultades que han vivido los palestinos como nación. Pero esto fue posible porque el pueblo así lo asimiló. En entrevista para Foreign Policy, Fayyad afirma: “A la marcha de la política, son el poder de las ideas, convertidas en gobierno lo único que le da viabilidad a un pueblo. Sólo así pasaremos de lo abstracto a lo concreto. La política y la democracia funcionan cuando como gobierno podemos unir a nuestra gente a través del trabajo. Hasta hemos logrado diseminar la imagen de una sociedad atrasada y dividida que teníamos. Pero tenemos que empezar por destacar la importancia de las propuestas, desde que somos candidatos”.

Hoy el gobierno de Fayyad ha logado en solo dos años, completar más de mil 500 proyectos, que incluyen reformas en materia de educación, separación de poderes, capacitación a burócratas, salud, desarrollo social, vivienda, infraestructura, administración de justicia, entre otras. Todo parte de un plan de gobierno cuidadosamente elaborado, avalado por la ciudadanía, y con un proceso político que evoluciona a la par de la creación de un Estado.

Esto es lo que pasa hoy en Palestina. Un lugar que tiene tantos o mayores rezagos que nuestro país.

Es necesario que esta gran lección de voluntad, y forma de hacer política nos sirva de ejemplo en el actual proceso electoral que recién empieza. Lo que hoy acontece en Palestina es la muestra de que es posible aspirar a un mejor país por medio de la democracia, y de las ideas como bandera. Como ciudadanos, podemos poner nuestro granito de arena en el análisis de las propuestas de campaña, y en la comprensión de que la futura marcha del país derivará directamente de ellas. Sólo así nos erigiremos como los grandes protagonistas del proceso democrático. Analicemos las ideas, comparemos soluciones y alternativas de gobierno. Ya le corresponderá a los ganadores hacerlas cumplir; y a nosotros exigirlo. Pero este es nuestro momento. Reivindiquemos la importancia de las propuestas, en beneficio de nuestra democracia, y de México.


18 Marzo 2012 03:00:46
Lo que dicen los Think Tanks
A finales del pasado mes de febrero, se llevó a cabo una reunión entre autoridades mexicanas, el Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales, y representantes de los principales Think tanks, o tanques de pensamiento del mundo. El motivo de la misma, fue ofrecer propuestas de temas a tratar en la cumbre anual del G-20, un grupo de 20 naciones líderes en materia económica; que se efectuará en México el próximo mes de junio. En apego a la ocasión, representantes de varios de estos tanques, se enfocaron en discutir las prioridades actuales en la agenda de desarrollo para nuestro país. Sus planteamientos encierran la opinión de un núcleo trascendental en el mundo, pero de casi nulo impacto en México: el de los Think Tanks. Vale la pena revisar sus observaciones para el caso, en especial este año electoral. Son ideas que pueden fijar las acciones del Gobierno federal en el futuro próximo.

Una de las características recientes de la administración pública, es la contribución de instituciones conocidas como Think Tanks, en la elaboración de las políticas públicas de un país determinado. Son centros de investigación avanzada, auténticos laboratorios de ideas, enfocados en mejorar el desempeño gubernamental en nuestros tiempos.

Cada vez más países adoptan sus lineamientos para incrementar su eficacia; Aunque no faltará quien tenga críticas o reservas acerca de la actividad de estos centros; es un hecho que su esfera de impacto se ha expandido de manera notable. Y en México no podemos quedarnos al margen de esta tendencia.

Recientemente, la Organización de las Naciones Unidas ha conformado un área con el objeto de supervisar el trabajo que desarrollan estas instituciones. Incluso se integro una comisión de expertos que elaboran una clasificación anual sobre el impacto que estas organizaciones tienen para diversas sociedades. El ranking, que lleva por nombre “The Tink Tanks and Civil Societies Program”, agrupa y califica a más de 6 mil organizaciones de este tipo, ya sea por región, y especialidad.

La clasificación es encabezada como país, por los Estados Unidos. Es la nación en donde casi 2 mil Think Tanks tienen su sede. Ahí está ubicado además el Instituto Brookings, el Think Tank con el primer lugar global en el ranking. China adopta su creciente papel en la esfera internacional, y es el segundo país con más centros, con 400; casi todos financiados por el Gobierno chino, que les encarga estudios específicos en diversas áreas. Le siguen Inglaterra, Alemania, y Francia. La inminente expansión de los think tanks por todos estos países es un reconocimiento implícito de la comunidad internacional hacia su labor. Empero, hay regiones en que aún no se han consolidado plenamente. Argentina es el país latinoamericano mejor ubicado con 132 organizaciones, número muy superior a las que tenemos en nuestro país, sólo 55.

En dicho estudio, se afirma además que la gran mayoría de estos think tanks son financiados por el Gobierno, grupos empresariales, o grandes universidades. En una nota al respecto, el Doctor Edward Page de la University College of London, afirma que estos tanques se han convertido en verdaderos monasterios del saber para quienes estudian doctorados en Economía, Políticas Publicas, Relaciones Internacionales, o Derecho, o les interesa la función de una consultoría. Afirma: “Los Think Tanks, su labor, y las oportunidades que brindan, son el pan de cada día para quienes somos investigadores en las ciencias sociales. Los estudios de un tanque de pensamiento son generalmente, de la más alta calidad académica. Poco a poco lo países los empiezan a considerar; y eso se traduce en políticas públicas benéficas para los ciudadanos”. Los Think Tanks realizan pues una actividad relevante en todos los rincones del mundo.

Quizás por lo mismo, y aprovechando el viaje, representantes de los think tanks invitados a la conferencia del G-20 referida en líneas anteriores, externaron para nuestro país, en vísperas del cambio de administración gubernamental, cuáles son los temas fundamentales a atender. Éstos se resumen en la estabilización económica, reformas estructurales, el fortalecimiento del sistema financiero, la promoción promover el desarrollo sustentable, y la lucha contra el cambio climático. Son las prioridades que en la voz de los expertos, deben encontrar propuestas concretas en las plataformas políticas de los principales candidatos a la Presidencia.

Ojalá que no caigan en saco roto estas observaciones. El seguir con profesionalismo lo que dicen los Think Tanks, es una de las maneras de asegurar un gobierno a la vanguardia de las más escrupulosas exigencias. Y eso sólo puede traducirse en beneficios para todos los mexicanos. Ahora está en los candidatos hacerlas valer.
11 Marzo 2012 03:00:42
Menos partidos, mayor inclusión
El pasado mes de febrero, varias organizaciones indígenas emitieron un manifiesto político de cara al proceso electoral de este año. Entre sus puntos, afirmaron que se encuentran evaluando la posibilidad de constituir un partido político nacional de corte indigenista, para que éste haga frente a sus demandas. El suceso invita a la reflexión. Si bien es cierto que falta mucho para garantizar la participación de los grupos indígenas en el proceso democrático, también debemos preguntarnos hasta qué punto un nuevo partido cumpliría efectivamente con ese propósito. Una democracia como la mexicana no necesita de más partidos políticos, sino de que los que están, provean a todos los interesados con canales adecuados para la inclusión social. Esa es la clave para construir el México igualitario y justo que nuestros indígenas reclaman.

México es un país en el que 15 millones de habitantes son indígenas. Esto es uno de cada 10 mexicanos. Pero a pesar de esta cantidad, por desgracia, el ser indígena en nuestro país ha sido sinónimo de rechazo, y discriminación. Por eso es entendible el llamado del manifiesto político referido en líneas anteriores. Diversos grupos afirman, y con razón, que sin la participación de los pueblos indígenas no habrá democracia plena, ni unidad nacional. Pero de eso a que un nuevo partido remedié esta situación hay un trecho muy largo. Es más sencillo intentarlo a través de los medios que ya existen.

Esto lo entendió Romeo Saganash, miembro de la tribu Cree, ubicada en Québec Canadá. Él estaba interesado en participar en política, y buscaba la manera de ser candidato al parlamento. Así que se adhirió al Nuevo Partido Democrático de Canadá. Ahí ganó procesos internos, y finalmente resulto electo para representar no solamente a los Cree, sino a más de la mitad de los habitantes del norte de aquella populosa provincia canadiense.

En entrevista para “The Economist”, Saganash declaró: “Yo sabía que en el parlamento de tomaban las decisiones que afectaban a nuestro futuro, el de mi tribu, el de nuestros territorios… Por eso decidí participar dentro de las instituciones democráticas; bajo las siglas de un partido con el que me identifico, y que me dio la oportunidad de hacerlo” El hoy miembro del parlamento comprendió la esencia de la democracia. Para obtener cambios duraderos, es necesario hacerlo dentro de los cánones institucionales. Un partido establecido le brindó la oportunidad, y el resto es historia.

Cuando conocemos historias como la anterior, resulta difícil creer que el empoderamiento para los liderazgos indígenas en nuestro país no provenga desde los partidos políticos; sino de otras organizaciones. Un ejemplo es la fundación Konrad Adenauer, con origen en Alemania; que lleva años identificando a líderes indígenas en México y Latinoamérica. Los capacita en temas de ciudadanía; y patrocina un viaje anual a ese país europeo, para que los líderes indígenas puedan conocer de primera mano cómo funciona su orden político. Conocen políticos, académicos, jueces, y asisten a seminarios, y clases en diversas ciencias sociales.

Sin duda, un loable ejemplo, pero deberíamos ser capaces de promover esta integración democrática dentro de nuestros propios confines. Y aquí es en donde a los partidos políticos les ha faltado responsabilidad y visión. En México existen siete partidos políticos, de muy diversas ideologías, y ninguno muestra más que generalidades respecto al tema de la inclusión política de los indígenas. Por eso hay quien considera que la creación de un nuevo partido sería la solución para el caso.

Pero habría que entender que el mismo enfrentaría demasiados desafíos al corto plazo como para erigirse en una opción política viable, una que aspire a gobernar, y a ganar elecciones. Tras un arranque difícil, un partido indigenista estaría condenado a buscar su supervivencia política por medio de alianzas electoreras que sirvan a otros intereses, minando así su esencia.

Por ello crear un nuevo partido no es una opción realista. Pero si lo es el exigir a los partidos políticos que atienda sus peticiones fundamentales. Ahí están las propuestas concretas como transformar la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, y crear circunscripciones indígenas.

Son demandas justas, que no necesitan ser la bandera de un nuevo instituto político para su cumplimiento. Necesitan eso sí, empatía y sentido común de los que ya lo son, para su realización. Historias como la de Saganesh serian posibles en México, si los partidos entendieran que al abrir canales de participación a toda la población, detonan el capital humano, y fortalecen nuestra democracia. Menos partidos, mayor inclusión. En ese punto nos encontramos. Ojalá en este 2012, los partidos lo entiendan, en beneficio de nuestros indígenas, y con ello de todos los mexicanos.
04 Marzo 2012 04:00:09
A los 30
Era una tranquila noche de jueves. Como se había convertido en una costumbre, tres amigos se reunían ese día para comentar las novedades de la semana. A ellos los unía una entrañable amistad, y múltiples vivencias en común. Un aspecto más los identificaba de especial manera: En este 2012, los tres llegaban a los 30 años de edad. El temible tercer piso, como le llaman algunos. Uno de ellos, lo advirtió, y así comenzó la charla de esa ocasión.

¿Ya todos 30 este año verdad? Caray, no puedo creerlo. Estamos grandes ya… Ayer platicaba con un chavo que hace prácticas en la empresa, y no… Muchas opiniones encontradas. Así deben decir nuestros padres, jefes, o maestros de nosotros, seguramente. Pero como que apenas nos damos cuenta… Y es que los que nacimos en los 80 y crecimos en los 90s; somos una generación con rasgos muy particulares. No nos tocó la ola de cambios culturales de los años 60 ó 70, pero tampoco nos ha tocado redefinir el nuevo milenio. Como que no terminamos de encontrar nuestro lugar en el tiempo y el espacio. Muchos especialistas nos denominan la generación X, la de la apatía, la rebeldía conformista, y el rechazo inmóvil frente a la tradición. Conformamos pues, una generación muy incomprendida. Y a los 30 se nota más. Estamos en un punto inusitado… Muy jóvenes para unas cosas, muy viejos para otras…

¡Qué filosófico se nos puso éste! ¡Ya le pegó la crisis de los 30! Dijo uno de los amigos. Y ahondó: Pero tiene razón, esta generación es demasiado compleja. En algún lado leí que somos la generación de la indiferencia, de los cambios inconclusos. Y que quedamos marcados por ese hecho… Y claro que a los 30 recuerdas muchas cosas de los 90s, la tan injustamente llamada década pérdida; o carente de identidad. Pero fue en la que crecimos y nos formamos, y ese sello permeó en todas sus manifestaciones. ¿Se acuerdan de los celulares que parecían ladrillos? ¿O del famoso Nintendo, que recién me enteré que tiene menos capacidad que un iPhone? Y cómo olvidar programas de televisión como “Las Tortugas Ninja”, “Los Supercampeones”, “Los Caballeros del Zodiaco”, Paco Stanley, o las novelas de Thalía. O películas como “Parque Jurásico” o “Tiempos Violentos”. También en esa época existían grupos musicales tan disímiles entre ellos, como Café Tacvba, Caifanes, Garibaldi, Maná, Límite, o Bronco. O los gringos, como Nirvana, o Guns and Roses, por mencionar algunos. ¡Simplemente ya no hay de esos! ¡Vaya, hasta los futbolistas que nos tocó ver jugar, como Jorge Campos, Miguel Herrera, o Nacho Ambriz ya son comentaristas o entrenadores!

Antes de que empieces con el futbol; me dejaste pensando con eso de la generación del cambio inconcluso –remató el único de los amigos que no había hablado.

Fíjense que como generación, nos tocó vivir en un México en plena transformación política y social; cosa que no puede argumentar ni los más jóvenes ni nuestros mayores. En pocas palabras, crecimos en un México en permanente ebullición. Nos acordamos de todos los acontecimientos del 1994, nos tocó votar por primera vez y atestiguar el “cambio” en el año 2000, y todavía nos decían jóvenes cuando se vino la tremenda polarización del 2006. Estos son los elementos que como generación nos han marcado políticamente. Nuestras opiniones y percepciones son consecuencia de ello.

Sumado a las características de la generación X que ya comentábamos, y a la inminente crisis de los 30 que casi todos enfrentamos; es lógico que representemos el sector electoral más diverso, más complejo, y con mayor número de votantes indecisos para el proceso del 2012. No compartimos la ilusión de los que votan por primera vez; pero tampoco nos resignamos heredar a nuestros hijos un futuro desesperanzador. Estamos en medio. Entre la decepción y el idealismo. Entre el querer ser y el poder ser. Entre el control y la circunstancia. En la búsqueda de la estabilidad. Por eso somos el núcleo del voto más razonado, pero a su vez más difícil de conseguir. ¡Ah! Y también somos uno de los grupos más numeroso del país. Bien se dice que lo que decidamos en esta edad nos afectará el resto de la vida… ¡Los jóvenes del cambio que nunca existió, llegamos a los 30! A ver de qué forma los candidatos presidenciales intentan convencernos esta vez…

¡Ah viejo, siempre con la política! Tan bien que íbamos. Interrumpió uno de los presentes. Y finalmente dijo: A ver qué pasa… Pero por lo pronto ¡Salud! Felices 30 raza. Bienvenidos al tercer piso. Y tras el comentario, la indiferencia disfrazada de futbol, retomó su frecuente lugar central en la conversación…
26 Febrero 2012 04:00:05
Prioridad impostergable
Esta semana, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) emitió un informe titulado “Apuesta por el crecimiento 2012.”. En este documento, invitó a sus países miembros a adoptar medidas para aumentar su productividad. Nuestro país, quizás el integrante más singular de este selecto grupo de naciones, tuvo en el comunicado una mención especial. A sus recomendaciones generales, se sugirió que México necesitaba mejorar su sistema de educación en todas sus acepciones. Y es que ocupamos los últimos lugares en casi todos los indicadores de ese tema. Una propuesta en ese respecto, que incluya una línea de acción para impulsar la ciencia, la innovación, la investigación, y el desarrollo tecnológico del país; deberán figurar en la agenda de trabajo de todos los candidatos presidenciales este año. Es una prioridad impostergable que ni políticos ni votantes se pueden dar el lujo de ignorar.

La educación ha sido considerada como el factor indispensable para que todo individuo pueda alcanzar mejores niveles de vida. No hay político que no lo grite a los cuatro vientos. Y sin embargo, lo cierto es que los esfuerzos respectivos no han coincidido con los discursos. Este hecho nos tiene hoy en desventaja contra a otros países que sí lo han subrayado, y que hoy disfrutan de significativos niveles de progreso. Educación, ciencia, innovación y tecnología son temas exiguos comparados con la inseguridad o el combate a la pobreza; pero que de no atenderse terminarían por condenar al país al más lamentable de los rezagos.

Son muchos los aspectos que especialistas han señalado para transformar nuestro sistema educativo, de ciencia y tecnología, a uno de talla mundial. Pero como en todo, se tiene que empezar por la inversión. De acuerdo con la misma OCDE, los países en vías de desarrollo como México deben destinar por lo menos un 8% de su Producto Interno Bruto, a la educación, y un 3% para ciencia y tecnología.

Sin embargo desde hace 10 años, el porcentaje promedio de gasto dirigido a la primera en nuestro país ha sido del 5% con respecto al PIB. Y solo del 0.3% para la investigación y el desarrollo tecnológico. Es cierto que los datos recomendados por la OCDE son un ideal, y pocos países los siguen al pie de la letra. Pero cuando se considera el número y las características de la población que se debe atender, es evidente que en el caso mexicano el porcentaje destinado resulta insuficiente. La mayor parte de esta magra inversión está encaminada a ampliar la cobertura en los niveles de primaria y secundaria. En este respecto invertimos si, incluso más que países como Alemania o Australia.

Pero son pocos los efectos, y muchos los puntos que se dejan de lado. No hay gasto enfocado al mejoramiento real de la infraestructura educativa, al análisis de los resultados que garanticen la calidad y eficiencia del sistema educativo, reformas al mismo, o su tan necesaria evaluación. Además en el país aún se adolece de opciones públicas de educación superior de calidad, lo que tumba de tajo los avances en cobertura. Y ya no hablemos del desarrollo científico o tecnológico, donde el déficit es alarmante. Ocupamos los últimos lugares de la OCDE en inversión, número de investigadores, y patentes. Es pues, en conjunto, una situación que se debe atender.

En entrevista, José Ángel Gurría, ex secretario de Hacienda y secretario General de la OCDE destacó al respecto: “México debe atender su sistema de educación urgentemente. En el tema del gasto, debe reasignar recursos en todas sus facetas; y mejorar la preparación de incentivos para docentes e investigadores. Los demás países miembros ya lo han hecho, y estamos en una desventaja que nos afectara en un futuro no muy lejano. Se encuentran en otros estadios de progreso en estos temas”.

Tiene razón Gurría. El panorama luce desalentador, pero la posibilidad de mejorarlo existe. Países como Corea, o Brasil que hace años estaban en peor status quo que nosotros, han sabido invertir en estos temas y hoy conforman auténticas sociedades del conocimiento. Y su avance es relativamente reciente.

Aprendieron a invertir más y de una manera más estratégica. Nosotros también podemos hacerlo. El proceso electoral de este año brinda la oportunidad para formular políticas que trasciendan el interés por la cobertura y la demanda. Calidad educativa, ciencia, y tecnología deben ser puntos medulares que se adopten en el gran debate nacional. No hay excusas. Conocemos el diagnóstico, y ha llegado el momento de formular las soluciones. Es la oportunidad de atender esta dolorosa prioridad impostergable. Porque el futuro de México no puede esperar más.
19 Febrero 2012 04:00:16
¿Qué puede traer el último invitado?
Ya está confirmado el cuarto y último invitado a la fiesta electoral. Esta semana, el Partido Nueva Alianza presentó a su candidato a la Presidencia. No fue un afamado político, o una feminista a ultranza, como decían algunos. Su nombre es Gabriel Quadri. De más está decir que no tiene posibilidades de ganar la elección. Sin embargo, esto no significa que su intervención en el proceso tenga que ser completamente irrelevante. Por el contrario. Tiene la inigualable oportunidad de contribuir simbólicamente a nuestra democracia; si sabe presentar ideas y temas propios para el debate nacional. Esta es la mejor aportación que el hasta hoy desconocido Gabriel Quadri está en condiciones de ofrecerle al país. Y si lo hace bien, puede llegar a obtener sendos dividendos personales y políticos.

Está claro que todo participante en una contienda aspira a ganarla. Pero sólo uno resultará vencedor; y algunos candidatos tienen mayores posibilidades de lograrlo que otros. La gran pregunta entonces es: ¿Para qué compite una persona que de antemano sabe que va a perder? Y la respuesta implícita debiera ser: para que su voz sea escuchada. Esta práctica tiene su origen en los sistemas de corte parlamentario; donde las elecciones son entendidas como ejercicios para que la ciudadanía conozca todas las visiones políticas que coexisten en el país. Esa es la esencia viva de la democracia representativa. Y para consolidarla en nuestro país, es necesaria la colaboración irrestricta de todos. Hasta de los que saben que no van a ganar.

Hay ejemplos interesantes que confirman este propósito. La idea de participar en una elección con el objeto de plasmar un mensaje en la agenda política de un país, permitió la expansión de los Partidos Verdes en Europa. Ciudadanos comunes decidieron competir, a sabiendas de que no obtendrían triunfos en las urnas. Pero lograron incorporar a la discusión coyuntural temas como de defensa al medio ambiente, educación ecológica, desarrollo sustentable, reforma agraria, preservación de las especies en peligro de extinción, protección legal a zonas naturales; por mencionar sólo algunos que hoy son políticas públicas a nivel mundial. Bajo la máxima “lo importante no es ganar, sino competir”, lograron que sus preferencias marcaran una pauta, convirtiéndose así en ganadores de facto. En la mayoría de los casos no fueron elegidos; pero siempre llevaron algo a la fiesta electoral.

Esa es la oportunidad que hoy tiene Gabriel Quadri. Se dice que la invitación a la competencia presidencial le cayó de rebote. Pero ya está ahí. Julio Hernández explica que a Nueva Alianza lo rodea cualquier cantidad de leyendas urbanas, lo que hace que los ciudadanos no tengamos claro cuáles son sus intenciones, principios, o alcances electorales. Se sabe además que suele aliarse a diferentes institutos políticos; y que cuenta con la suficiente estructura de votación como para no perder su registro. Y aunque no lo expresen en público, hasta sus propios dirigentes tienen claro que su abanderado no va a resultar electo.

Pero esto no debe detener a Gabriel Quadri para que asuma la responsabilidad de darle valor a su propia participación. Él mismo ha afirmado que: “Estoy aquí por convicción, porque creo que es algo que el país y mucha gente está demandando” Bajo ese entendido, con nada que perder, y toda una presencia nacional que ganar; Quadri debiera concentrarse en darle un toque personal a su campaña.

Si se atreve a adoptar una línea discursiva que gire en torno a la reivindicación del ciudadano frente al sistema político; entonces plasmaría un refrescante estímulo a este proceso electoral. Tiene la opción de erigirse como el aspirante que plantee los temas trascendentales desde una óptica realista; el que sitúe las discusiones nacionales más allá de lado los clichés políticos, en nombre de millones de ciudadanos.

Y vea usted si no estimado lector. Mal que bien, Gabriel Quadri será el único entre 120 millones de mexicanos que tendrá la plataforma para debatir en los mismos términos, ni más ni menos que con Enrique Peña Nieto, con Josefina Vázquez Mota, y con Andrés Manuel López Obrador. El tomar una postura crítica, y de sana propuesta frente a los tres grandes partidos, significaría un mérito que la sociedad en definitiva le agradecería.

No. No va a ganar. Esa es la mejor contribución que el cuarto invitado puede llevar a la fiesta electoral. Sólo por sí mismo, y por las posibilidades implícitas de un eventual futuro político; debería asumir la posición descrita con anterioridad. Después de todo, será su nombre el quedara inscrito en la historia democrática de nuestro país. Así de grande es su oportunidad. Ya veremos si Gabriel Quadri está a la altura de la misma.
13 Febrero 2012 04:00:57
Pregunta a conveniencia
Esta semana, Josefina Vázquez Mota quedó definida como la abanderada del PAN a la Presidencia. Su inminente aparición en la boleta, motivó en muchas personas la pregunta: ¿Puede una mujer gobernar México? Esta es indirectamente, una pregunta a conveniencia… Si en verdad aspiramos a convertirnos en una sociedad de avanzada, nuestro voto debe ser en razón a quien consideremos que puede brindar soluciones a los grandes temas nacionales, independientemente del género. No podemos reducir la oportunidad que representa el 2012, a un episodio más de la guerra de los sexos.

Históricamente, la mujer ha librado una loable batalla por su inserción en el proceso democrático. Como resultado, cada vez mas sociedades se han visto beneficiadas por la participación de la mujer en política. Incluso, diversos países han sido dirigidos notablemente por mujeres. Pero los logros que muchas de ellas han obtenido, son en realidad un reconocimiento a su talento, no a su sexo. Margaret Thatcher lo dice: “La batalla por la inclusión de la mujer ha sido ganada… Pero el éxito político es el resultado del trabajo arduo, más allá de si se es hombre o mujer”. La legendaria líder británica explica que el valor del desempeño gubernamental no es una cuestión de género. Así lo debemos entender los votantes también.

Un ejemplo en el que parecía que el género jugaría un papel determinante en una elección; se suscitó en las internas del Partido Demócrata para candidato presidencial en el 2008. Hillary Clinton era la favorita para ganar la nominación. La Senadora hábilmente utilizaba el hecho de ser mujer como un punto favorable para sus aspiraciones. Hasta que apareció en escena Barack Obama. La pregunta a conveniencia de los demócratas era entonces: ¿Quién debe gobernar Estados Unidos, un afroamericano o una mujer? La disputa acotada a esos términos fue insalvable. Todo aquél que no comulgara con esa premisa era tachado de machista o racista, lo que resultará más degradante.

Cuando parecía que la votación se había convertido en un mero asunto de género contra raza; en un foro ciudadano, a una mujer se le ocurrió externar: “A Hillary la apoyan las mujeres, y a Obama los negros. Hay más mujeres que negros… Por lo tanto… ¡Hillary debe ganar!”. Otra mujer, furiosa le recriminó con otra pregunta a conveniencia: “¿Y por quién deberían votar las mujeres negras?”. El incidente desnudó lo infructuoso y contraproducente que resultaba elegir a un candidato a conveniencia, por razones tan insulsas como las mencionadas.

En el transcurso de esas campañas, diversas organizaciones y activistas feministas invitaron a considerar el complicado momento que el país atravesaba, las propuestas de trabajo; y a votar en consecuencia, sin importar que uno de los involucrados sea mujer. Los electores demócratas tomaron este llamado en consideración; y el tema del género pasó a segundo plano. El resto de la historia es bien conocido.

Está claro que la idiosincrasia nacional del ejemplo referido, y la de México son muy distintas en lo que a la mujer en la política se refiere. Por ello, la participación de una mujer en el futuro ejercicio electoral es un firme aliciente para una democracia aún en consolidación. Pero eso no quiere decir que subyuguemos la elección a la pregunta a conveniencia de si la mujer puede o no gobernar nuestro país. Desde 1982, cuatro mujeres han sido candidatas a la presidencia (Vázquez Mota será la quinta) y a todas ellas se les ha atormentado con el mismo cuestionamiento. En una verdadera sociedad de avanzada, la respuesta a esta interrogante debiera ser un “sí puede” tajante; y esto por no decir que la mismísima cuestión estaría fuera de lugar. Es una discusión que ya debería estar ampliamente superada. Si en todo este tiempo, no hemos llegado a ese punto, entonces no es la capacidad de la mujer la que ha quedado a deber; sino nuestro propio progreso social. El entender este hecho, representaría un paso fundamental no solamente para la reivindicación de la mujer en la política; sino para nuestra propia percepción, y alcance como sociedad. Por fortuna, este año nos brinda esa oportunidad.

Ojalá que en el venidero proceso electoral, demostremos que ya formamos una sociedad capaz de tomar decisiones con las propuestas de trabajo como premisa principal. Ojalá que hagamos oídos sordos a quien advierta, o pretenda vender esta elección, como la profética conclusión al interminable debate del género. No se trata de eso. Enfoquémonos mejor en cuestionarnos ¿Quién puede gobernar mejor, ya sea hombre o mujer? El simple hecho de preguntarnos esto, ya es reivindicatorio para la mujer, y para nuestra sociedad. Esa sí que es una pregunta a conveniencia… de México.
05 Febrero 2012 04:00:24
Pa’ que se pongan de acuerdo…
Pocas cosas en la vida son tan complicadas como el llegar a un acuerdo. En toda actividad, y en todos los núcleos sociales, la discrepancia suele ser una manifestación frecuente, profusa, y hasta cierto punto, normal. Pero cuando el desacuerdo se erige como un factor condicionante para el progreso de una sociedad, entonces se convierte en un problema. Eso es precisamente lo que hoy ocurre en prácticamente todos los poderes legislativos del mundo. La tribuna creada para construir los grandes consensos sociales, es en la práctica, el foro superlativo de la discordancia.

Esta semana, el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama realizó un particular intento por remediar este hecho en su país: invitó a los ciudadanos a tener una participación más activa en el proceso legislativo, esperando cambiar así la cultura obstruccionista de los legisladores. Esta opción no surge como un mero cálculo político. Más bien obedece a los constantes pretextos que tanto Demócratas como Republicanos han utilizado para frenar acuerdos, y que ya tienen en jaque al vecino país. Ante la dificultad que implicaría una reforma política de fondo como potencial solución a esta problemática (¡los legisladores se tendrían que poner de acuerdo para lograrlo!) la única alternativa viable, a ojos del Mandatario, es promover un cambio cultural en donde el ciudadano presione al representante para llegar a acuerdos. Ni más ni menos.

Seguramente Obama formuló su estrategia en la idea del ex Senador Daniel Moynihan, quien explica: “La cultura, no la política, es el factor que determina el éxito de una sociedad. Y la gran ventaja es que cuando los valores de la sociedad cambian, la cultura y la política cambian”. En la acepción de Moynihan para este caso, una cultura de ciudadanos participativos bien se puede traducir en legisladores más cooperativos.

Y existen ejemplos destacados. Ted Kennedy, un ícono de la colaboración bipartidista, comparte que la clave de su trascendencia radicaba en: “Volver siempre a mi base. Eso me permitió ser un representante que promueva los acuerdos. Siempre estudiaba las tendencias de mi Estado respecto a temas coyunturales, declaraba públicamente mis posiciones, y buscaba a los senadores del otro partido para discutirlas. Sorpresivamente, concluíamos que las soluciones a los problemas que el país enfrenta son casi siempre las mismas. Pero debo aceptar que muy pocos senadores hacían esto”. Ese fue el legado que le permitió a Ted Kennedy servir casi 40 años como legislador, y el secreto de sus altísimos niveles de aceptación. Una cultura de cooperación, con la voluntad ciudadana como origen permanente.

Con lo anterior en cuenta, Obama exclamó hace apenas unos días, lo siguiente: “Te pido ciudadano, que les escribas a tu congresista, sea del partido que sea, y le pidas expresamente que llegue a acuerdos. Como ciudadano debes involucrarte en la solución de este problema, que también a ti te aqueja”. Obama llama a la corresponsabilidad como alternativa, y de paso busca constituir una democracia más participativa para su pueblo.

Por desgracia, en eso de generar desacuerdos, nuestros representantes tampoco cantan mal las rancheras. Hace unas semanas, The Economist incluyó un artículo denominado “The Siesta Congress”. En el mismo, hace referencia a que los legisladores en nuestro país han hecho del Congreso un auténtico monumento a la ineficiencia. Y realiza un breve análisis de la situación: “Aún en prioridades nacionales, es posible encontrar desacuerdos en México. La cooperación se ha mermado a partir del año 2009, en donde tras la contienda electoral, las rivalidades entre partidos se acentuaron. Es difícil construir coaliciones duraderas, y su diseño institucional complica en demasía el que leyes sean aprobadas”. La prestigiada publicación británica sólo dio cuenta de lo que ya todos sabíamos.

Sin duda, como en el ejemplo norteamericano, un cambio de cultura en donde el ciudadano se involucre, y presione a los legisladores para que lleguen a acuerdos, sería una solución deseable. Pero el asunto no es tan sencillo. Recientes encuestas han mostrado que más del 70% de la población muestra desinterés, desconfianza, y decepción en el proceso legislativo.

Así será difícil que las cosas cambien. Debemos ocuparnos en ser ciudadanos más enterados, más comprometidos, más interesados, y más exigentes respecto a las acciones de nuestros legisladores. Si aspiramos a que un cambio cultural sacuda al Congreso de la Unión, este debe iniciar en la población. Las elecciones de este año brindan la oportunidad ideal para que requiramos a todo aspirante a un escaño, a que promueva el llegar a acuerdos como parte de su propuesta de campaña. Y si esto no funciona, siempre podremos hacer lo que propone Obama… ¡Pa’ que se pongan de acuerdo!
29 Enero 2012 04:50:37
Un gringo, un francés, y un mexicano…
Parecía el preludio a un chiste. Pero no lo era. En cierto lugar, se encontraron un gringo, un francés, y un mexicano. Se trataba ni más ni menos que de los presidentes Barack Obama, Nicolás Sarkozy, y Felipe Calderón. Los tres concluirían sus mandatos este año. Los dos primeros buscarían su reelección. El tercero, no tenía esa opción. Pero eso no impedía que tuviera un precandidato predilecto para ganar la contienda. Los tres mandatarios compartían sus perspectivas para el año. Todos parecían entender que el manejo del tiempo, y el apoyo popular; serían los elementos que definirían sus aspiraciones políticas.

Obama fue el primero en hablar: “Esta reunión parece, como dirían en tu país, un chiste ¿No Felipe? De esos en los que ustedes siempre resultan vencedores, por el ingenio o a la picardía. Pero todos vamos a necesitar más que eso para lograr nuestros propósitos. Cuando gané la Casa Blanca, yo pasé de ser un político casi desconocido, al gobernante más poderoso del planeta. Descubrí entonces que una cosa es una buena campaña, y otra distinta el saber gobernar. He tenido algunos logros significativos. Pero la recuperación económica nomás no llega. Este será en sí el tema para mi reelección. Pero creo que soy bien visto por la gran mayoría de mi pueblo. Encabezo todas las encuestas; mientras mis rivales se despedazan. Creo que la marcha del tiempo, y el apoyo popular me dan las de ganar… Hasta ahora”, concluyó con su característica retórica el Presidente de los Estados Unidos.

Tocó el turno a Sarkozy: “Tiempos y gente parecen empezar a jugar a mi favor también. Yo he tenido un gobierno muy complicado. Llegué a pensar en no buscar la reelección. Pero luego se vino la metida de pata de mi principal adversario.

Y la crisis del Euro me dio la oportunidad para mostrarme como un líder en la escala mundial. Poco a poco empecé a tener un mayor reconocimiento entre mis gobernados. No sé si esto será suficiente para que el elector olvide mis excentricidades; pero creo que he remontado justo a tiempo en el clamor popular, ¡Ya hasta punteo algunas encuestas! ¿Qué ironía verdad? C´est la vie!

El último en externarse fue el Presidente Calderón: “A diferencia de ustedes, yo no enfrentaré un proceso de reelección. Pero entiendo que toda votación es en realidad un referéndum al gobierno en turno; y es ahí donde no puedo quedarme con los brazos cruzados. Por eso les confieso que he decidido apoyar con todo a un aspirante, aunque hasta ahora nomás no levanta en las encuestas… Pero es normal… Así me pasó a mí también, y aquí estoy”

¿Y este candidato tuyo… cuenta con tiempo y con un gran apoyo popular contra los candidatos de otros partidos? Preguntó extrañado Sarkozy.

Calderón respondió: “Bueno, aún ni siquiera es candidato… Los demás partidos tienen aspirantes bien conocidos por la población. En eso llevan una ventaja considerable. Pero no importa. Cómo ustedes dicen, la clave para ganar es tener el tiempo para convencer a la gente, como yo lo creo, de que este es un buen contendiente”.

Al comentario, Obama añadió: “Tiene razón Presidente. Las elecciones son cuestión de manejar los tiempos. Aunque sinceramente, creo que si su precandidato no ha repuntado todavía, difícilmente lo hará. Y más que nada, una elección se trata de la percepción de la gente acerca de uno. Los votantes analizarán su legado; y ello se traducirá en razón de quien usted apoye. En ese contexto, ¿Cómo anda usted en la percepción popular? ¿Se ha sabido ganar el cariño y buen recuerdo de sus gobernados?

Se hizo entonces un incómodo silencio. Calderón se sentía contrariado por ese tema; y su semblante lo reflejaba. No estaba seguro de cómo contestar. El Mandatario norteamericano lo notó; y buscó romper la tensión del momento exclamando en tono de broma: “Bueno… ¡Si ya decía yo que los mexicanos no podían ganar en todos los chistes! Touché, agregó Sarkozy queriendo también tranquilizar las cosas; mientras Calderón sonreía disimuladamente.

La reunión continúo sin sobresaltos. Pero en la misma, el presidente Calderón había comprendido que probablemente ni él, ni su insípido precandidato, tenían ya tiempo para ganarse un lugar propicio en el ánimo popular. Supo entonces, que apelando a esos factores, estaba perdida la posibilidad de triunfo.

Tras varios minutos de reflexión, el rostro del mexicano dibujó una amplia sonrisa; como si hubiera recordado el final de algún chiste macabro. Y alguien lo escuchó murmurar “Menos mal que siempre está la guerra sucia…” mientras se despedía, y les deseaba suerte en sus respectivas contiendas al gringo y al francés…
22 Enero 2012 05:04:20
¡El monumento perfecto!
Era un sábado como cualquier otro en la Ciudad de México. Como cada semana, una familia se disponía a dar un paseo semanal. Para ellos, esta era una costumbre arraigada. El padre, quien conducía el vehículo, dio la vuelta en Reforma, cuando un imponente inmueble llamo su atención.

¡Dios Santo! Esta debe ser la famosa Estela de la Luz, la que salió en las noticias. ¡Es en verdad grandiosa! Ahora sí el Gobierno se voló la barda… ¡Quedo muy bien!

Al comentario, la mama respondió: “Si, es en verdad bonita. Pero leí que estuvo envuelta en mucha polémica, en muchas irregularidades. Pa’ empezar se tuvo que haber inaugurado el 15 de septiembre del 2010, en el Bicentenario. Y creo que hubo broncas fuertes con el arquitecto. Hasta hubo denuncias en la PGR. Y los costos… ahí sí no se midieron... ¡Imagínense que iba a costar 200 millones, y término costando más de mil! ¡Si la pura inauguración de la misma costó 4!

La hija mayor de esta familia, se apresuró a buscar en su Smartphone mas información al respecto y remató: “Aquí en Proceso dice que tuvo problemas en la cimentación, lo que ocasionó que prácticamente la volvieran a hacer… ¡Y dice que trajeron más de mil placas de cuarzo desde Brasil para ponérselos! Qué barbaridad… fíjense además que mantener encendida la dichosa estela, representaría a tener prendidos 7 mil refrigeradores, o 60 mil pantallas de plasma… No, no, no, que desperdicio, en verdad, de energía y recursos para nada…

Pero se ve padre ¿no? –dijo entonces su hermano menor: “Era necesario una buena obra justo ahora, que nomás hay puras malas noticias. Además siempre pasa lo mismo. Siempre se hace problema de lo que hace el Gobierno… Yo la verdad la veo bien… Vi fotos de la inauguración y estuvo padre, con una orquesta sinfónica, fuegos artificiales, y mucha luz… Ya hermana, basta de tanta crítica y de estarle pensando a todo… Creo que esta obra le da realce a la ciudad. Además, es el legado material del Presidente Calderón, que se va este año…

Si muchachas, el chavo tiene razón –exclamó con autoridad el padre. Ya basta de tanta polémica, solo disfrútenla. Casi, casi recuerdo lo que dijo en su inauguración el Presidente: “Es el símbolo de un nuevo tiempo… Un ícono con el que todos los mexicanos nos podemos identificar”.

Así es hijo –proclamó finalmente el abuelo quien se encontraba en el asiento trasero, y se mantenido al margen de la charla, pero había escuchado con atención. “Creo que todos tendrán su opinión. Pero para el punto de degradación en el que se encuentra hoy la sociedad mexicana, el peor que me ha tocado ver en mis casi 80 años de vida, esta estela de la luz es el monumento perfecto. Y es que encarna sus más recónditos complejos. En primer lugar, la obra estuvo muy mal planeada, hecha al vapor, apresurada... mal, en una sola palabra. Es malinchista. No se buscó un diseño que favoreciera la promoción de los mejores materiales nacionales o que represente un significado real para la patria. Estuvo listo a destiempo, fiel a las más arraigadas costumbres mexicanas: la impuntualidad, y la improvisación… El ahí se va, pues. Aparte es un inmueble carísimo, en el que se gastó dinero que se pudo utilizar con otros fines más importantes. Su prioridad es el reconocimiento público, no la utilidad. Con tal de apantallar, nos gastamos lo que no tenemos, como tantos lo hacen… Que se diga: mira lo que construyó México, lo que hizo Calderón… como si las cosas estuvieran tan bien… Eso es tener el bluff como bandera. Es ante todo, una obra autoritaria. Está hecho al gusto, imagen y semejanza de los deseos de una sola persona; para que el mismo se vanaglorie. Y es por sobre todas las cosas, una estructura envuelta en la sospecha, la desconfianza, y la confusión…

Este inútil monolito lo mismo destella luz artificial que falsedad y corrupción. Tan parecido a la sociedad contemporánea… Querida familia, ¡Admírenla en todo su esplendor! ¡Esta es nuestra gran estela de la luz! ¡Sin duda, el monumento perfecto para nuestros tiempos!

Concluyó en un grito ahogado y con gran rencor el anciano, prácticamente sin aliento.

Un silencio ensordecedor se hizo entonces en el vehículo. Y esta familia capitalina comprendió en este su habitual paseo sabatino; el por qué los adultos mayores generalmente tienen la razón…
08 Enero 2012 04:00:43
Años de impacto
¡Feliz año nuevo, estimado lector! El mítico maratón Guadalupe- Reyes ha terminado. Para muchos, este hecho marca el infalible estreno del año en curso. En esta época de finales de un año y principio de otro es costumbre efectuar el recuento del ciclo que concluye, e intentar augurar en lo posible lo que pudiera ocurrir en el periodo que recién empieza. Incluso prestigiadas publicaciones internacionales, así como diarios de circulación nacional dedican ediciones especiales a este simbólico ejercicio. Pero desde ahora, se prevé constante una característica que reinó firme en 2011, y que de seguro imperará también este año: el impacto. Si 2011 presentó hechos por demás impactantes, 2012 tiene ya sus propias citas con la historia que harán que en cuestión de impacto, este año no se quede atrás.

En ese entendido, no son pocos los expertos que se refieren a 2011 como uno de los ciclos mas convulsionados en la memoria reciente. Richard Stengel, editor de la revista estadounidense “Time” lo define como “El año en el que el mundo se indignó… y por ende cambió” Y tiene un punto. El año que concluyó será recordado como aquél en el que el ciudadano común se hartó de la pasividad y se transformó en un aguerrido manifestante. Diferentes causas en distintos puntos del planeta encontraron eco por medio de la protesta. El inicio de este efecto dominó de manifestaciones múltiples es bien conocido. Un joven en Túnez decide inmolarse como señal de reproche contra la dictadura en ese país. Ése fue el inicio de la primavera de las protestas árabes. El resto del mundo observó con atención, y con ahínco decidió emular el ejemplo. Los indignados en España.

El movimiento #OccupyWallStreet en Nueva York. La marcha de Javier Sicilia en México. Los estudiantes Chilenos. Las turbas en Londres. El año que termina, encuentra su epílogo en las palabras de Alaa Al Aswany, el pensador del año para la revista “Foreign Policy”: “Nunca se ha vivido un año con tal impacto. El ciudadano, a través de la figura del manifestante fue el actor central que redefinió el curso de la historia. Este año vimos un innegable cambio generacional, de ideales, principios, conceptos en todo el mundo. ¡El espíritu de este inolvidable año vivirá por siempre!”. Ése fue el legado del 2011. Así de memorable, asombroso, e impactante fue el año que terminó.

Pero esto forma parte del pasado. Este año 2012, tiene a su vez predeterminadas sus propias tramas ya en desarrollo. Aunque tal vez no será la protesta el sello que lo identifique, sino la ruta de las instituciones, las electorales concretamente. En el ámbito internacional, los dos países más poderosos sostendrán elecciones de carácter nacional. Estados Unidos tendrá en noviembre sus comicios presidenciales, en los que Barack Obama buscará reelegirse. La empresa no luce sencilla, pues la recuperación económica no termina de hacerse presente en el vecino país, y existe descontento en amplios sectores de la población. Ése será el tema central que definirá la contienda en la Unión Americana.

Por su parte, China renovará los liderazgos en su partido oficial, en un acto que para expertos como Jame Miles de la Agencia Beijing Bureau, pueden significar los primeros pasos hacia la implementación de una democracia sui generis en el gigante asiático. Y de mayor interés para todos nosotros será el proceso electoral que se realizará en julio en nuestro país. Tom Wainwright, editor para Latinoamérica de “The Economist”, señala que México vivirá una elección sumamente competida e impredecible, en la que nada se encuentra escrito de antemano. En sus propias palabras: “Resulta incierto hacer un pronóstico certero de lo que puede ocurrir en los comicios mexicanos.

Es una democracia aún en construcción; en busca de su identidad y consolidación. En pocos países se conjugan tantos factores, partidos, aspectos, y actores como en México. Será sin duda, una elección interesante”. Con los proyectos definidos, las líneas trazadas, los candidatos de los principales partidos prácticamente definidos, y la expectativa en su punto más alto; se estima que viviremos una contienda participativa, intensa, e incierta. Y por si esto fuera poco, de acuerdo al calendario maya, para el próximo día 21 de diciembre se estará consumando el tan anunciado fin del mundo. ¿Será? De cualquier forma, con estos sucesos en puerta, una cosa es cierta: En estos próximos 12 meses se marcará la pauta para el futuro del contexto mundial y la vida nacional. Será un año de impacto. Tanto o más que el anterior. Estemos atentos al desenlace de estas tramas estimado lector; pues el 2012 está ya en marcha.
11 Diciembre 2011 04:30:07
Cuestión de voluntad
“Se terminó mi vida. Ya salté de la escuela. La verdad yo ni quería entrar a la universidad. Pero es que los papas, los amigos, te dicen cosas. Yo valgo mucho como persona, más allá de si tengo titulo o no. Ahora todos me llaman ‘nini’. Que palabra tan fea. Sólo tengo 19 años; pero ya decidí que no quiero seguir estudiando…

“¿Existirán opciones para mí? No soy la única que esta así, de eso estoy segura... Pero, ¿Qué puedo hacer?”. Esas fueron las desoladoras palabras que compartió una joven a su grupo de amigas, tras reprobar un examen de última oportunidad en una prestigiada universidad de la localidad.

Se encontraba triste, angustiada. Pero eso sí, tenía una determinación inquebrantable para salir adelante. Le aterraba la idea de ser una “nini”; ese eufemismo que utilizó el rector de la UNAM para designar a aquellos jóvenes que no estudian ni trabajan. Decidió que ella no lo sería. Como una especie de catarsis, la joven se dio a la tarea de conocer a fondo el tema de los ninis en nuestro país; y desde luego, a buscar soluciones para la nueva ruta que ahora llevaría en su vida. Lo que descubrió en ese proceso fue extraño, pero a la vez alentador: Este problema tan lacerante pudiera tener solución; si se aplicasen políticas públicas adecuadas para el caso. Encontró además un ejemplo que le llamó la atención, y que pudiera funcionar.

En su investigación, la joven encontró que efectivamente, no era la única en esa situación. Acudió a la certeza que dan las fuentes. La OCDE revela que en México existen más de 7 millones de personas que no reciben educación, o están desempleadas. Esa cifra equivale según la SEP, al 20% de toda la juventud mexicana. De ese elevado porcentaje, tres de cada cuatro individuos son mujeres. Esto hizo que la joven se sintiera un poco reconfortada. Le ayudó a cambiar el enfoque del asunto; y lo dejó de ver como un problema personal, para revisarlo como una auténtica coyuntura nacional y generacional.

En ese contexto de análisis, se abocó a buscar soluciones realistas para la problemática. Buscó primeramente lo que se estaba haciendo al respecto; pero terminó decepcionada. Ante la situación, que quedó despejada con la Encuesta Nacional de la Juventud, presentada hace apenas dos semanas; la joven leyó declaraciones de autoridades federales al respecto. El subsecretario de Educación Superior Rodolfo Tuirán dijo: “No podemos trivializar ni simplificar el problema, sino generar políticas públicas desde esa perspectiva”. Dafne Cuevas, directora del Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, dijo con ahínco: “Faltan políticas públicas para subsanar las afectaciones por cuestión de género, que sigue haciéndose más grande en este país”. Continuó buscando declaraciones que ofrecieran alternativas concretas para los ninis, sin éxito alguno. Encontró eso sí, indignación, molestia, preocupación. Pero no una solución.

Hasta que se encontró con la historia similar a la suya. Era la de un joven norteamericano de nombre Dale Stephens. Él es el fundador de UnCollege, un programa enfocado a que cada persona desarrolle sus propias alternativas de instrucción, y que eso le ayude a encontrar opciones en el entorno laboral.

Entre los recursos que esta estrategia ofrece se encuentran: cursos para fomentar la cultura, desarrollar competencias y habilidades, aprender redacción, idiomas, computación y de trabajo en equipo, involucrarse en una organización no gubernamental, hacer trabajo voluntario, leer sobre filosofía, y piscología. La idea ya ha encontrado apoyo hasta en los exigentes ámbitos académicos de los Estados Unidos. Surgió de un joven que se encontró con la circunstancia de su educación truncada, pero decidió hacer algo al respecto.

Hoy UnCollege es todo un movimiento de carácter social, y están próximos a recibir una certificación para que los que sigan el programa tengan derecho a un empleo temporal, por parte de diversas empresas, y dependencias del Gobierno norteamericano.

Al enterarse de eso, la joven en cuestión dejó de quejarse, y salió de su letargo. Meses después, le comentó a sus amigas: “Saltar de la escuela fue una experiencia que jamás olvidaré, pero no es el fin de mi vida. Está en mí resignarme, o hacer algo al respecto de mi escenario. UnCollege me motivó, y me ofreció una alternativa. Creo que las ideas ahí están, es cuestión de buscarlas”.

Y tiene razón. Ahí está como muestra UnCollege; una simple idea que cualquier autoridad competente podría explorar y adecuar como política pública en beneficio de millones de mexicanos. Al fin y al cabo, como lo aprendió la joven, es cuestión de voluntad. ¿No lo cree estimado lector?

‘Sólo tengo 19 años; pero ya decidí que no quiero seguir estudiando…’
20 Noviembre 2011 04:00:21
Preguntas para Penélope
Penélope es una joven radicada en la Ciudad de México. La política era su gran pasión. Desde que votó por primera vez, se enamoró del escenario político nacional, de sus procesos, sus sucesos, y de sus actores. Uno en especial se había apoderado de sus convicciones: Andrés Manuel López Obrador. Había cautivado a Penélope con su discurso y sus inalterables principios. Penélope se reinventó a la imagen y semejanza del político tabasqueño.

Fue una de las miles de personas que formaron parte de la resistencia civil en el Zócalo, tras las elecciones del 2006. Es de las que hasta la fecha se refiere como espurio al presidente Calderón. Y está segura de que AMLO ganó, pero que una mafia compacta se había apoderado de la Presidencia. Por eso esperaba con ansias el 2012. Para Penélope, representaba el regreso de su candidato, el ideal, el que encarnaba sus valores y creencias más arraigadas. El que debió ser y no fue. Al que llevaba seis años siéndole fiel. Y a quien de nueva cuenta estaba dispuesta a apoyar con todo.

Una noche de estas emana, Penélope llegó más temprano a su casa que de costumbre. Coincidió en la mesa con su padre; hombre pragmático, y a quien también le gustaba la política. Al igual que su hija, había votado por López Obrador en el 2006. Pero a diferencia de ella, él sí se desencantó del mismo. Estaba harto de los plantones, las afectaciones que estos causaron, la mal llamada “presidencia legítima”, y en general de la actitud radical y hasta irracional del “Mesías Tropical”. Por eso había comentado en repetidas ocasiones que prefería como candidato de la izquierda a Marcelo Ebrard. Y ahora, con la declinación del mismo a su aspiración presidencial; el contexto estaba puesto para una charla de política entre padre e hija. Inició Penélope, en tono sarcástico. Como si la victoria de su candidato sobre Ebrard hubiera sido la propia sobre su progenitor:

–¿Ya viste que declinó Marcelo? Te lo dije papá, AMLO era mejor. Es el representante de la izquierda verdadera. ¡Estamos unidos! ¡Ahora si nada nos detendrá para obtener la presidencia de México!

–Ay hija, por favor. Yo apoyaba a Marcelo por el trabajo que ha hecho en la ciudad, su tendencia moderada, y su perfil modernista. Pero todo mundo sabe que Obrador jamás hubiera declinado a su favor. Así es él. Si no era así, se hubieran dividido. Bien Marcelo. Sigue sembrando. Lo que no sé es si algún día cosechará…

–Sí papá, Marcelo, Marcelo; pero eso ya pasó. Creo que ahora sí ha llegado la hora de López Obrador. Llevó seis años esperando este momento. Tienes que reconocer que después del 2006, supo mantenerse en la memoria colectiva, en el ánimo popular; y eso es muy difícil de lograr. Lleva años recorriendo el país, organizando comités, dando discursos… Las cosas van mal, y muchos mexicanos lo pueden ver como opción… Y lo más importante es que en todo este tiempo no ha cambiado, es congruente, como siempre…

–A ver hija un momento… ¿Cómo está eso de que Obrador no ha cambiado? ¿Has visto lo que ha hecho o declarado en el último año? A mí no me suena al mismo Obrador de siempre… Y si no, trata de contestarme estas preguntas hija… ¿Cuál es el verdadero López Obrador? ¿El que dice que respetará las instituciones, o el que las manda al carajo? ¿El que dice que los empresarios son el cáncer del país, o el que hoy les busca lado? ¿El que le rehuía a los debates, o el que hoy los pide a gritos? ¿El necio que no escucha a nadie, o el que busca la pluralidad? ¿El del odio que polariza en dos al país, o el de la Republica amorosa? ¿En realidad ha cambiado, o está haciendo un esfuerzo desesperado por disfrazar su verdadera esencia política? ¿No es eso es una forma de engaño?… Dime la verdad Penélope… ¿Es este AMLO el candidato que tanto esperabas?

–Pues no sé si es el que esperaba… Pero es el que a lo mejor puede ganar… ¿O no papa?

–No lo sé hija… ¿Tu qué piensas? … Sin embargo… Antes de darle nuevamente tu voto y tu confianza, ¿No crees que deberías poder contestarte todas estas preguntas?

Penélope frunció el ceño, y asintió con la cabeza; dando así por terminada la charla. Pero de entre todas las preguntas, una le hacía eco… Con todo lo que le dijo su papá… ¿Valdría la pena esperar con tanto esmero el 2012? Es una pregunta que sólo el tiempo, ni siquiera el mismo López Obrador le podría contestar…


06 Noviembre 2011 05:06:09
Para ser felices…  de a de veras
“La única meta es ser feliz. Venimos al mundo para ser felices”. Escuché esta frase a un grupo de universitarios que comentaban acerca del significado de la felicidad. La discusión se enfocó en diversos puntos de vista acerca del concepto. Pero una opinión acaparó la atención: “¡El propósito de los políticos debería ser que los ciudadanos seamos felices! ¡La felicidad es un asunto del Gobierno!”. El joven ahondó en su singular concepción; y entre todos formularon varias preguntas al respecto: ¿Es responsabilidad de los gobernantes la felicidad de sus gobernados? ¿Existirán políticas públicas para la felicidad? ¿Habrá países que son más felices que otros? Si así lo fuera ¿Cómo está situado México en este contexto? Los estudiantes se dieron entonces a la tarea de dar respuestas a estas interrogantes. Lo que encontraron y concluyeron fue interesante y revelador.

El elocuente muchacho que desató la discusión, compartió que la noción de que el Gobierno debe ser garante de la felicidad no es sólo suya. Y es verdad. En realidad, es una elaborada teoría denominada Estado de Bienestar; la cual afirma que si el Estado se encarga de dotar todos los satisfactores básicos a sus habitantes, estos lograrían la felicidad; lo que daría como resultado a una mejor sociedad. Los países escandinavos, por ejemplo, han adoptado con gran fuerza este principio. Sus servicios de salud, seguridad social, y educación son universales, gratuitos, y de la más alta calidad. Sociedad y autoridades trabajan en conjunto desde hace décadas para preservar este modelo, aun ante las crisis económicas, o las transiciones políticas. Tras buscar en internet algunas cifras y datos respecto al Estado de Bienestar, un estudiante exclamó entusiasmado “Aquí están. Éstas son las políticas públicas para la felicidad. ¡Esto significa que un gobierno puede hacer a un país más feliz! ¡Eso es excelente!”.

“No tan rápido –comentó una de las jóvenes presentes- Aún con la exitosa ejecución de las “políticas de la felicidad”. ¿Será que estos países, fríos, pequeños, y distantes, son en verdad los más felices del mundo? Yo la verdad no lo creo”. Empezó un breve parloteo, y fue entonces cuando otro estudiante se aprestó a buscar en internet, cuál era considerado el país más feliz del mundo. Encontró un artículo de la prestigiosa publicación Forbes, que contenía una descripción, y un ranking de los países más felices del mundo. El estudio define felicidad como un círculo virtuoso de prosperidad propiciada por los gobiernos. Toma como base de sus 90 indicadores las ya citadas políticas del estado de bienestar. Incorporó además las pautas de calidad de la democracia, grado de relaciones interpersonales, seguridad pública, libertad de expresión, acceso a oportunidades laborales, y capital social entre otros. La lista es encabezada por Noruega, Dinamarca, y Finlandia. Suecia también aparece. Ahí están los escandinavos, en los primeros sitios. “El articulo es significativo. Cuenta con rigor metodológico, y tiene un punto definido” afirmaron los estudiantes. Esto refleja un hecho importante. Un estado bien gobernado hace más felices a sus habitantes”.

A punto de retirarse una muchacha exclamó: “Un momento… Yo vi hace poco una nota que decía que México era el país más feliz del mundo, ¡y para mí sí lo somos!”. Arrebató la computadora, y encontró la nota. Estaba denominada Barómetro de la felicidad, y efectivamente, situaba a nuestro país en el sitio de honor. Uno de los estudiantes preguntó el fundamento de la nota. Procedió a revisarla, y resultó que más que un estudio era una encuesta; que definía felicidad entre otras cosas, como “ver televisión, tomar cierta marca de refresco, y recibir muchos abrazos”. Todos los presentes soltaron la carcajada. Tras las risas, el mismo joven que inició la discusión fue el que la concluyó: “No cabe duda… Cada individuo o país es feliz a su manera. Pero algo se puede aprender de cómo hacen las cosas en aquellos lugares que sí son felices”.

Y tiene razón. Los gobiernos, con las políticas que decidan adoptar, pueden influir directamente en la felicidad de los gobernados. Construir una sociedad más feliz debiera ser para todo gobernante, o quien aspire a gobernar, una prioridad impostergable. Se acerca la elección de 2012, a ver si los candidatos toman nota en este rubro. A ver si alguno se compromete a hacer de éste un país más feliz. Y quizás así, la próxima vez que busquemos a México; no sólo aparezca que decimos que somos felices, sino que lo seamos de a de veras. ¿No lo cree estimado lector?
23 Octubre 2011 04:06:32
Lecciones de los Juegos Panamericanos
Hace unos días empezaron en Guadalajara los juegos Panamericanos. Es la justa deportiva más importante del continente, en donde están presentes casi seis mil atletas de más de 40 países. Llevar a cabo un evento de esta naturaleza no es tarea sencilla. Requiere años de preparación trabajo y esfuerzo. A pesar de los complicados momentos que el país vive, los retos particulares que confronta la capital de Jalisco, y la politización que imperó para integrar el comité organizador de la competencia; la realidad es que los juegos han sido hasta ahora un rotundo éxito. Lo anterior nos demuestra que en términos de organización, podemos estar a la altura de las más exigentes circunstancias. Esa, y muchas otras lecciones serán la herencia de estos Juegos Panamericanos.

No cualquier ciudad se puede dar a la tarea de realizar satisfactoriamente este evento. De hecho, de los 42 países participantes, sólo en 10 se han llevado a cabo los juegos. Y es que los retos que conlleva la organización de los mismos van de la mano de la situación económica, política, y social que vive el país que aspire a realizarlos. Desde los tiempos del milagro mexicano, los juegos no se realizaban en nuestro país. Desde luego, existen retos a considerar. El primero es garantizar la seguridad de participantes y aficionados, en particular por la ola de violencia que actualmente afecta al país. Otro gran problema al que se enfrentará la perla tapatía es el de la vialidad. Según la Secretaría de Vialidad y Transporte, se calcula que durante los juegos, se realizarán más de 300 mil viajes diarios en la zona metropolitana; lo que saturará un tráfico de por si colapsado. Un último escollo que se deberá de librar es la afectación de la cotidianeidad de la población. Se estima que el 80% de los habitantes no está al tanto de las medias especiales para los juegos. E incluso organizaciones civiles han denunciado el intento de retirar a sectores de la población que vive en las calles del centro de Guadalajara. Lo han llamado un denigrante intento de “limpieza social”. Son desafíos que existen, y que los juegos pueden acentuar.

Además de hacer frente a lo mencionado, Guadalajara 2011 presenta ya un excedente en sus gastos. El costo de los juegos ha aumentado de 180 millones de dólares proyectados en el año 2006, a casi 750 millones que se estima fue lo que terminaron costando. De igual forma, el comité organizador ha sufrido numerosas críticas por su integración, ya que atendió marcados intereses políticos locales. A la cabeza del mismo fue designado el Gobernador de la Entidad, el panista Emilio Gonzales Márquez. Este hecho contrasta con la práctica común de otras ciudades sede, de designar al comité a ex atletas destacados o ciudadanos distinguidos, para borrar así cualquier dejo de oportunismo político que se pudiera suscitar. Incluso diputados locales panistas en Jalisco buscaron aprovechar los juegos para llevar agua a su molino, y durante la presentación de los mismos, portaron una camiseta con la leyenda “Yo soy PANamericano” en clara alusión a su instituto político.

Sin embargo, pese a lo cuestionable de estos sucesos, o lo grande que pudieran parecer los desafíos, los juegos panamericanos han sido hasta ahora un evento sobresaliente. Y son muchos los factores que convergen para ello: El genuino esfuerzo de miles de voluntarios. El talento de cientos de deportistas mexicanos, que en muchos casos, comenzaron su entrenamiento con sus propios medios, y que hoy dan la cara por nuestro país en el más alto nivel de competencia. La tenacidad del trabajo en equipo. La emoción al escuchar nuestro himno. Las proezas deportivas. La amabilidad de Guadalajara y su gente. Y ante todo, es la vigorosa demostración de que con trabajo y organización, se puede pensar en recomponer la alicaída imagen de México ante el mundo. Ese es el espíritu real de toda competencia deportiva, que tiene como savia el espíritu del país que la organiza. Y México lo tiene, aunque a veces lo olvidemos. Esas son sólo algunas de las lecciones de los juegos panamericanos. Enhorabuena Guadalajara 2011, la gran fiesta de América.
09 Octubre 2011 03:00:36
El legado de Steve Jobs
La suya fue la vida de un emprendedor incansable

Esta semana dejó de existir una de las grandes personalidades de nuestros tiempos: Steve Jobs. Fundador de la compañía Apple, Jobs es considerado un genio y un visionario. Con su arduo trabajo y talento, revolucionó docenas de industrias, y creó productos sin los cuales no se entendería la vida de millones de personas. Muchos lo consideran el Thomas Alva Edison de la era contemporánea. La suya fue la vida de un emprendedor incansable; que bajo el apotegma de pensar diferente, consolidó una cultura de permanente innovación. Países y personas por igual pueden aprender mucho de su historia. Ese es en sí el inconmensurable legado de Steve Jobs.

Innovación es “cualquier forma de hacer las cosas de un modo distinto”. Esta definición se queda escueta ante la seriedad con la que Steve Jobs se dedico a la tarea de innovar. En su frase “La innovación es lo que distingue a un líder de los demás” se destaca la filosofía personal de Jobs y sus empresas. Su secreto para innovar, radicaba en tomar una idea ya existente, y enseñarnos cómo emplearlas de una manera más adecuada y sencilla. Parece fácil, pero para acuñar este célebre principio, “el Alva Edison moderno” tuvo que recorrer un largo y enriquecedor camino.

Niño adoptado, Jobs afirma que sus experiencias personales le enseñaron la importancia de pensar diferente, y dejar de lado las opciones lineales que al momento distinguía a la esfera de la tecnología. A los 21 años funda Apple, pero tras una serie de fracasos comerciales de sus productos, deja la dirección de la misma. Jobs llama a este periodo “lo mejor que me pudo pasar”, ya que le permitió concentrarse en la innovación, el diseño, y el detalle como sello de la empresa. Con la introducción del reproductor de música iPod, el teléfono celular iPhone, y la tableta electrónica iPad, Jobs y Apple revolucionaron el mundo de la música, las telecomunicaciones, y de la computación respectivamente. Hoy, Apple es una de las más ricas corporaciones del orbe, y su extinto precursor, el icono universal de la innovación en la tecnología.

Sin embargo, pese a las peculiaridades de su historia personal, Jobs fue también un beneficiario de las circunstancias. El intelectual Malcom Gladwell afirma que genios como Jobs no únicamente nacen, sino que se pueden hacer. Gladwell destaca que Jobs nació en el lugar indicado y en el momento preciso para adquirir una formación que lo llevará a ser quien fue. Jobs creció en Silicon Valley California en la década de los 60; lo que le ayudo a conseguir trabajos de verano desde los 12 años con su ídolo y mentor Bill Hewlett, fundador de la importante compañía de computación HP. Este suceso representó para Jobs su entrada por la puerta grande al mundo del diseño computacional. Sin duda una significativa ventaja para quien estaría destinado a redefinir su industria. Trabajo, talento, pero también un privilegiado proceso formativo se tradujeron en el éxito de Steve Jobs.

Con este último detalle de la historia de Jobs en cuenta, el Presidente norteamericano Barack Obama instó a las escuelas de su país a tomar como prioridad el enseñar a innovar a sus estudiantes. Para ello, introdujo el programa educativo National Lab Day, diseñado por una coalición de profesores, inventores, y centros de innovación. El programa consiste en que estudiantes de preparatoria trabajen al lado de científicos, con el objeto de que ambos realicen proyectos de innovación, y estos sean presentados y evaluados en todo el país. Esta es una novedosa apuesta que pretende crear más historias como la del fundador de Apple. Quieren que existan más Steve Jobs. Y parecen estar en la ruta correcta para conseguirlo.

Aquí en México se ha dicho reiteradas ocasiones que se carece de una cultura emprendedora y que el gran culpable de ello es nuestro sistema educativo. Expertos afirman que el modelo de enseñanza de nuestras escuelas ya ha sido rebasado por las necesidades del país. Denise Dresser afirma que “en México se enseña a memorizar datos, pero no a pensar, a cuestionar, o a resolver problemas”. Y en ese contexto es difícil pensar en innovar. Por ello, la historia de Steve Jobs puede dotarnos de una valiosa lección: Pensar diferente, innovar, puede arrojar jugosos frutos si creamos las circunstancias adecuadas para ello. En Estados Unidos lo empiezan a hacer. Ojala algún día lo intentáramos también en nuestro país. Esa sería la mejor manera de valorar en su justa dimensión el legado de Steve Jobs…. Mas allá de los gadgets que inventó y que tanto disfrutamos…

Descanse en paz el genio. El mundo entero lo va a extrañar.
25 Septiembre 2011 04:06:13
Santiago y el espejo
Santiago Creel se encontraba preparándose para acudir a un evento en apoyo a su aspiración por la candidatura presidencial del PAN. Se encontraba cansado… harto quizás de los mítines, los saludos, las preguntas de los simpatizantes, y de los reporteros por igual. Llevaba ya semanas inmerso en cómo podía mejorar su posición en las encuestas. Mil ideas le rondaban por la cabeza. Incluso pensaba formas de atacar sutilmente al mismísimo Presidente de extracción panista; a fin de ganar adeptos a su causa. Se frotaba nerviosamente la frente. Dudaba. No estaba satisfecho. De hecho se encontraba desesperado. Desorientado. Tenía el semblante perdido; y sentía que no podía comentarlo a los miembros de su equipo. Los desanimaría tanto como a él. Y para desánimos, con su propio ser bastaba.

Santiago salió de la ducha y se paró frente al espejo. Tomó un poco de crema de afeitar y comenzó a aplicársela en la cara. Su cuerpo estaba ahí, pero su mente se encontraba en otro lado. Pensaba en que si los eventos del día saldrían bien. En cuántas llamadas telefónicas tendría que realizar hoy. En que si saldría pronto una nueva encuesta y si habría repuntado. Se sentía solo. De repente, un “hola” proveniente de algún lado lo sacó de su letargo.

Giro rápidamente la cabeza pero no encontró a nadie. La voz le parecía sumamente familiar.

–Acá Santiago, enfrente –volvió a escuchar.

Con un inusitado temor, el Senador con licencia miró hacia adelante; y se encontró con la ansiosa imagen que de sí mismo el espejo le reflejaba.

–Así es Santiago, soy yo el que te habla… o eres tú, como prefieras verlo… Cuánto tiempo, ¿no? –le dijo su reflejo al precandidato panista.

Su sensación de temor cambió para convertirse en una extraña mezcla de sorpresa, desconcierto, e incredulidad. Abrió bien los ojos, y miró fijamente al espejo.

–Me tienes olvidado viejo… le dijo el espejo en un tono de reproche

–No… bueno… quizás un poco… he tenido mucho trabajo, muchas actividades últimamente… Tú sabes cómo andan las cosas…, respondió Creel.

–Sí. Claro que lo sé. No es la primera vez que pasamos por esto. ¿Te acuerdas bien del año 2000 verdad? Tremenda tunda que nos llevamos esa vez en el DF ante López Obrador. Y luego, en el 2005, cuando buscamos la candidatura presidencial del partido por primera vez… ¿Te acuerdas? Teníamos todo el apoyo del aparato presidencial… y bueno… tú sabes bien como acabaron las cosas… No nos fue muy bien que digamos… Afirmó con agobio el espejo.

–Bueno… entonces me entiendes bien, y comprendes por que ando presionado. Hasta ahorita creo que vamos bien… Pero se vendrá difícil en los próximos días… No sé, por eso he andado como distraído… Se me va el día pensando en cómo repuntar en las encuestas…

–Si… me imagino… Lo de Josefina nos cayó como balde de agua fría. Ha repuntado muy fuerte. En cuestión de semanas se nos aparejó en las encuestas. Y no lo dudes, Cordero, aún con sus deficiencias personales, también va a repuntar…ya sabes cómo se las gasta Calderón… Dijo con pleno conocimiento de causa el espejo.

–¿Y crees que no lo sé? Estoy consciente de que se viene muy difícil la cosa… Y es que ese Calderón… Nomás no me la perdona. Es rencoroso como él solo. Debe tener una estrategia para fregarme; y no se por donde vienen los trancazos… Por eso he querido apelar a los panistas que no simpatizan con el Presidente. ¿Viste mi declaración del otro día? Dije textualmente “Quiero representar a los panistas rebeldes, al que no quiere la consigna. Y si el piso no está parejo para todos, yo me encargaré de emparejarlo” Ese fue un buen golpe ¿no crees? Que vea Felipe que no estoy manco. Que yo me defiendo.

–Hey campeón, tranquilo. Creo que ahora entiendo porque nunca hemos ganado una elección. Con ataques contra los miembros de tu propio partido no se gana un proceso interno. Además olvidas un punto fundamental. Al ciudadano le importa un comino las broncas internas de un partido determinado. Quieren propuestas, resultados. Y si llegamos a ser candidatos, también nosotros cargaríamos con el descredito del PAN como gobierno… ¿Qué ganamos entonces con esta estrategia? Piénsalo bien amigo… Intentó persuadir el espejo.

–Es que no entiendes… Esto ya es muy personal… es cuestión de grupos, de apoyos, de intereses… El PAN está fragmentado y es tiempo de definiciones. Eso me han dicho los de mi equipo, y a ellos me debo. Yo no me puedo rajar… Aún puedo ganar esto, y ¿por qué no? Ser el próximo Presidente de México… No suena mal ¿eh?

–No viene bien la cosa… Llevamos casi una década en campaña, y ahora ya ves la candidatura como un asunto de a ver quién puede más. Y ese es un error que lo podríamos pagar muy caro. No sé qué te digan tus amigos, pero ningún especialista reconocido nos ve como ganadores en la contienda. No se ve bien viejo… Creo que vamos a perder otra vez…

–¿Y si así fuera qué? Yo tengo que empezar a creérmela. Es mi discurso, mi papel, y yo creo que tengo oportunidad. Yo creo que no vamos tan mal. Además ya es tarde, ya debo irme… Tengo muchas cosas que hacer hoy, dijo con visible molestia Santiago Creel, y se despidió de su reflejo con un estruendoso portazo.

–Mmmmhh se me hace que a éste lo veré otra vez ya cuando todo esté dicho… ¡Ni hablar! Yo ya hice mi lucha… ahora que él haga la suya… ¡Y a ver cómo nos va en ésta!, dijo el espejo con una sonrisa que se confundía entre sarcástica y nerviosa.

11 Septiembre 2011 03:00:39
La ‘lucha interna’ del PAN
Esta semana se concretó la renuncia de Ernesto Cordero a la Secretaría de Hacienda para entrar de lleno a la competencia por la candidatura presidencial del PAN. De esta manera se suma formalmente a Josefina Vázquez Mota y a Santiago Creel, como los panistas que han manifestado tener aspiraciones presidenciales. En su partido, se prevé que estos políticos se enfrasquen en una encarnizada lucha por la ansiada nominación. Sin embargo, es previsible afirmar que muchas decisiones respecto al desarrollo de la contienda serán definidas por el Presidente Felipe Calderón. Desde su poderosa trinchera, él buscará crear las condiciones para favorecer a su precandidato predilecto. Ante este contexto, la “lucha interna” en el PAN se asemeja más a ese gran deporte espectáculo que es la lucha libre. Habrá golpes, retos, declaraciones y controversias. Pero el resultado de los duelos ya está predeterminado por el promotor. Y el principal promotor de Ernesto Cordero, es precisamente Felipe Calderón.

La lucha libre es llamado deporte espectáculo por excelencia. Desde los inicios de esta disciplina en nuestro país, que se remontan a mediados del siglo 19, hasta nuestros días, la lucha libre ha evolucionado, y se ha consolidado como una parte significativa de la identidad cultural de los mexicanos. Es el mundo de las máscaras, las llaves, los lances, el folklore, las acrobacias, los personajes, los grandes nombres, los iconos, las rivalidades incandescentes, y desde luego, de las victorias y de las derrotas.

Lo que la distingue de otros deportes como el futbol o el beisbol, es que a final de cuentas, los resultados de los encuentros están establecidos por los organizadores. La lucha libre no es una competencia formal. Es un espectáculo. Una forma de entretenimiento. Por eso, críticos de la misma han aprovechado para tildarla de falsa, ridícula, irreal, y hasta fraudulenta. Pero son sólo voces alejadas de la realidad. La lucha libre es sencillamente un gran espectáculo, y para disfrutarlo así hay que entenderlo. Los luchadores entrenan, y desarrollan sus personajes. Las lesiones pueden llegar a existir. La gente apoya a sus contendientes favoritos, y hasta compran sus mercancías. Se crean emociones. Pero tras bambalinas, los promotores fijan cuáles luchadores ganan y cuáles luchadores pierden. A qué luchadores se les da un campeonato o título; y finalmente, quiénes están destinados al estrellato y quienes al olvido en el pancracio luchístico.

Un suceso similar ocurre con la llamada “lucha interna” que se llevará a cabo en Acción Nacional. Ante la ausencia de un puntero claro en la contienda; de un luchador atractivo para la fanaticada; a los promotores del partido en el poder no les quedo de otra que organizar una gran batalla campal para definir a su candidato presidencial. Con la máscara de la democracia interna por delante, estos organizadores pretenden legitimar un proceso en donde los dados ya están cargados por el promotor principal del evento. Y a los hechos nos podemos remitir. ¿Recuerda estimado lector a aquel luchador que se hacía llamar el Gallo Azul? Javier Lozano, Secretario del Trabajo, y golpeador de lujo del régimen, juraba y perjuraba que él sería el próximo presidente de la Republica.

El dichoso promotor decidió bajarlo del ring, y ni siquiera participará en la lucha. Como por arte de magia, su tono agresivo, de rudo de cinco estrellas, simplemente se desvaneció. También desapareció del escenario el “Académico” Lujambio y la “incógnita” Heriberto Félix. No obstante, hay gladiadores que o de plano quieren una pelea en serio, o sencillamente no terminan de ver las señales del promotor. Este es el caso del “eterno” Santiago Creel y su manager de lujo, “el bocazas” Vicente Fox. Ellos han optado oponerse a la decisión del promotor de la empresa, y desde ahí están derrotados. Hay también una luchadora prometedora y bien vista por la afición, Josefina “la valiente”; pero que no cuenta con la simpatía plena del mismo. Y es que el promotor es testarudo y maquiavélico. Hará todo lo que esté en sus manos para eliminar primeramente al “eterno”, utilizar a la “valiente” para darle relumbrón a la contienda; y finalmente dejar postrado en el recinto de los victoriosos a su protegido, “Cordero”.

Así entiende la “lucha interna” de su partido el presidente Felipe Calderón. Ya veremos si la estrategia le resulta. Pero una cosa debe quedarle en claro. La elección presidencial del 2012, con más luchadores fuera de su control, más promotores, y más intereses no le resultará tan sencilla. Al tiempo.

Sobre la Marcha esta semana… Se cumple el décimo aniversario del desastre de las torres gemelas.

Contra su propio partido, permanece en su cargo el Alcalde de Monterrey.
14 Agosto 2011 03:00:45
Escarmentar en cabeza ajena…
¡Pum, pum, pum! ¡Qué caaarooo es estudiaaaar! ¡Pum, pum, pum! ¡Para educarmeee, yo no te pagooo! ¡Pum, pum, pum! ¡No al lucro en la educación! Así suenan los cacerolazos, y los cánticos que desde el pasado cuatro de Agosto se han hecho presentes con gran intensidad en Santiago de Chile. En esa fecha, miles de estudiantes tomaron las calles, y se manifestaron a favor de una educación gratuita y de mayor calidad en las universidades del país sudamericano. Argumentan que en Chile la educación no es un vehículo para la movilidad social, pero sí para el provecho de unos cuantos. Son demandas que llevan más de dos meses de gestación, y que ahora han alcanzado el punto de no retorno.

La reacción del Gobierno central no se ha hecho esperar. La policía ha salido a la calle para reprimir las marchas a base de chorros de agua y gases lacrimógenos. El saldo de los enfrentamientos no es halagador. Cientos de carabineros heridos. Terribles gritos de angustia. Miles de estudiantes detenidos. Punzantes heridas sin cicatrizar. Saqueos y barricadas. Un sistema educativo que no funciona. La secuela inequívoca de una aguda descomposición social que hoy se deja sentir con toda su fuerza.

¿Cómo llegó Chile a esta lúgubre situación? ¿Cómo se puede resolver? Estas son las preguntas que afanosamente intenta contestar hoy el Presidente Sebastián Piñera. Lo más grave, es que sus actos y declaraciones recientes dejan entrever que desconoce las causas para la primera, y las soluciones para la segunda de las citadas cuestiones.

Y es que no son preguntas sencillas de contestar. Por muchos años, Chile ha sido considerado una historia de éxito. Su economía crece y genera empleo. Ha logrado reducir la pobreza extrema en un tiempo record. Y a diferencia de muchos países, Chile cuenta con un plan de desarrollo a largo plazo. El mismo Piñera declaró “Nuestra meta es ser el primer país latinoamericano en llegar al primer mundo. Y lo lograremos en menos de 10 años, en el año 2018” (El periódico de Guatemala, 2010).

Sin embargo, en el rubro de la educación superior, Chile aún enfrenta un reto particular. El poco financiamiento del Estado a las universidades públicas, y las mínimas posibilidades de acceso que ofrecen las universidades privadas a los estudiantes más pobres; han ocasionado una sociedad profundamente desigual. Esa es la razón por la que hoy miles se manifiestan en las ciudades chilenas. Roberto Pizarro, catedrático de la Universidad de Chile, explica que en su país existe “un sistema educativo basado en el lucro, marcado por las desigualdades, donde la movilidad social es mermada, y los estudiantes son afectados”. Los protestantes han denunciado que el lucro que realizan cientos de universidades privadas es ilegal, puesto que no hay leyes que las respalden. Hoy el 76% de los chilenos exigen una reforma educativa que amplíe la educación pública, se incremente su calidad, y elimine el fin de lucro en este sector. Es la solución que le reclaman al Presidente de un país que aspira al primer mundo.

Ante los acontecimientos que hoy se viven en Chile, debemos preguntarnos ¿Cuál es el estado actual de la educación superior en México? ¿Qué tan lejos estamos en México de una revuelta similar a la chilena? Lo anterior porque nuestro sistema comparte con el chileno la característica del lucro no regulado en la educación superior. En la última década, se han incrementado las llamadas universidades “patito” en todo el país. Estas escuelas, sin calidad certificada o reconocimiento oficial, albergan a casi el 40% de la matrícula nacional. No existe legislación alguna que regule su aparición y desempeño. Surgen ante la insuficiente cobertura de las universidades públicas -otro problema per sé- y se constituyen en un fraude para nuestros jóvenes y para la sociedad.

Si nuestras autoridades educativas desean evitar que una situación similar a la que hoy vive Chile se presente eventualmente en México, por ahí deberían de empezar. Las escuelas patito son una auténtica bomba de tiempo, que puede llegar a detonar nuestro sistema de educación superior. Es necesario, regularlas, y en su caso, sancionarlas para evitar un menoscabo social de mayor magnitud. Estamos a tiempo. Aprendamos de los manifestantes chilenos que con la calidad educativa, y la esperanza de la movilidad social no se puede lucrar. Ese es el reto preciso. Ojalá nuestros gobernantes se vean en Piñera; y sepan escarmentar en cabeza ajena. México, y en especial sus estudiantes universitarios, lo merecen y lo necesitan.

Sobre la Marcha esta semana: Gobernador de Texas va por la Presidencia de Estados Unidos. ¿Un rival de peso para Obama?
07 Agosto 2011 04:00:46
¡De la que nos salvamos!
Esta semana pudo haber sido una de las peores de las que se tenga memoria. Tras la crisis financiera de finales del año 2008, el mundo esperaba que el 2011 trajera un esbozo de estabilidad en materia económica. Pero no ha sido así. La tan esperada recuperación no termina de hacerse presente, y la posibilidad de una nueva recesión, permanece latente.

Es por esto que el pasado martes 2 de agosto era una fecha fundamental en la agenda de las finanzas internacionales. Ese día concluía el plazo para que el Presidente Obama convenciera al Congreso de los Estados Unidos de incrementar el techo de la deuda en el vecino país. De no lograrse lo anterior, Estados Unidos enfrentaría una suspensión de pagos, y se provocaría así una nueva crisis catastrófica para todos. Tras meses de deliberación, sobre el filo de la hora se logró un acuerdo.

Ya librada la tormenta, un análisis de The Economist se enfocó a analizar el porqué se tardo tanto en concretar el famoso acuerdo. Dicho estudio concluyó que la resolución a la que llegaron el Presidente Demócrata y el poder legislativo Republicano estuvo sentenciada por las intenciones políticas de ambas partes. Esto provocó que se alargarán las negociaciones, y dio como resultado un acuerdo limitado, incompleto, y endeble. Saca del apuro por ahora, pero no resuelve el problema de fondo. A raíz de esto, diversos expertos como Daniel Kaufmann del Instituto Brookings, señalaron lo ineficiente que es el modelo de concertación política y efectividad legislativa en el vecino país. Las reglas del juego, el diseño de las instituciones, y los arreglos de carácter político son prueba contundente de que la ambición le está ganando la batalla desde hace años ya, al sentido común.

Pero, ¿es este mal exclusivo de los norteamericanos? Si por un momento imagináramos que a nuestro país le toca jugar el rol internacional que juegan nuestros vecinos; y que le tocará a nuestro Presidente y a nuestro Congreso lidiar con un caso tan complejo como el referido, ¿Cómo lo harían? ¿Qué obstáculos enfrentarían? ¿La polarización política imperante hubiera dado como resultado un acuerdo insuficiente? ¿Se habría llegado a un acuerdo?

Para contestar estas preguntas, tendríamos que empezar por establecer las particularidades de nuestro propio diseño para la efectividad legislativa. Estados Unidos, tiene en su Cámara Baja 435 diputados, todos ellos electos por voto directo. Su senado está integrado por 100 miembros, también elegidos exclusivamente por los ciudadanos. La gran mayoría de legisladores pertenecen a dos partidos únicamente, y deben refrendar sus posiciones políticas ante sus electores de una manera clara y constante.

Aquí en México tenemos 500 diputados más sus respectivos suplentes. De ellos, sólo 300 son electos. Doscientos representan exclusivamente la visión de su partido político. Tenemos 128 Senadores (más sus suplentes), de los cuales solo la mitad son electos. Los demás representan a uno de los siete partidos que actúan en el Congreso de la Unión. Nuestro modelo ocasiona, como comenta el maestro Liébano Sáenz, que el llegar a acuerdos sea coartado por “El tema de la disciplina partidista sea vista como origen del problema… y ya sea por infantilismo político o por oportunismo electoral, convierten al Congreso en un medio para el chantaje” (Milenio, 2011).

Y si bien el entramado institucional es complicado, al presidente Calderón le ha faltado oficio para saber negociar efectivamente con el Congreso. De las 109 iniciativas que ha sometido al poder legislativo, solo 72 han sido aprobadas. Esto cuando su partido integra la mayoría en el Senado, y cuando la tuvo durante tres de sus cinco años en la Cámara de Diputados. Hoy a Obama se le critica arduamente su liderazgo y su incapacidad para llegar a acuerdos. Ante estos números ¿Qué podríamos decir del presidente Calderón?

Por desgracia, la disfuncionalidad institucional y política para llegar a acuerdos no es exclusiva de los norteamericanos. Hoy ellos revisan su modelo y nosotros debemos hacer lo propio. Hace falta evaluar el desempeño de los diputados, limitar la polarización política mediante una ley de partidos políticos, delimitar a los mismos, crear mecanismos adecuados de coordinación entre poderes, y que el ejecutivo desarrolle mejores estrategias de negociación con el Congreso. Por esta semana el mundo la libró, pero no será así siempre.

Porque si las cosas siguen como están, y la hipotética pregunta se hiciera realidad… ¿Si dependiera de nuestras autoridades y modelo llegar a un acuerdo para evitar una crisis mundial? ¿Se imagina estimado lector? ¡De la que nos salvamos!

Sobre la Marcha esta semana: Día de la fiesta del Santo Cristo de la Capilla. ¡Felicidades Saltillo!
17 Julio 2011 03:00:45
Opinar, criticar, tolerar, y sacar lo mejor…
“Ya no leo columnas. Todo es crítica, todo es siempre malo. Creo que ese es el error de la mayoría de los columnistas. Critican tanto, que no hay forma de darles gusto. No es que las cosas estén tan mal, es que ustedes dicen que están mal, y ese es el verdadero problema. Por eso yo ya no leo columnas… y creo que pronto dejare de ver noticias también”.

Lo anterior se lo comentó una iracunda mujer a un experimentado analista político y periodista del centro del país. Tras la amarga declaración, el columnista la invito a tomar una taza de café para intercambiar puntos de vista al respecto. La mujer aceptó; y la conversación arrojó interesantes nociones que bien vale la pena compartir.

Durante la charla, el columnista citó un artículo de “The Economist” que llevaba por nombre “De vuelta a la cultura de la conversación”. Este texto tenía como argumento que gracias a la aparición del internet, la industria de las noticias, ha tenido que redefinirse. Hoy en día existe una nueva cultura de la opinión, y sobre todo del intercambio de ideas entre individuos. El análisis de “The” Economist cierra mencionando “La cultura de la conversación está de vuelta. A sacarle provecho”

-Y es cierto- compartió el columnista. “Para sacarle provecho a esta cultura de la conversación, es necesario comprender que el hecho de opinar es ahora más frecuente y más sencillo que nunca. Todos tenemos opiniones, y el conocer las de los demás nos puede ayudar a fortalecer nuestros propios puntos de vista; si el otro considera aristas que nosotros mismos no percibimos. Esta dinámica es siempre positiva… ¿No lo cree? ” Mencionó el analista político ante la mujer, quién se serenaba con una taza de café.

-En cuanto a la crítica que usted comenta, prosiguió el periodista, debemos recordar que ésta forma parte esencial de toda sociedad que aspire a crecer. La crítica es un punto de vista basado en un análisis que el escritor concluye acerca de una situación. Criticar requiere analizar, y ese es el trabajo de un columnista. A veces la crítica proviene cuando no se comparte la escala de valores entre el escritor y los protagonistas de esa situación. O nace de una formación profesional del propio columnista. Sin embargo, sus puntos de vista, por más críticos que sean, son también valiosos. Permiten el progreso y el sano debate del tema en cuestión. En eso ganamos todos”.

-Pero también hay crítica mala leche- Reviró la mujer. “Es cierto. Pero esa es fácilmente distinguible, y rara vez se produce en un ámbito serio. La crítica mala leche se destaca normalmente por no estar bien fundamentada. Los ejemplos o argumentos que la sostienen son débiles, o fuera de contexto. Otra característica de la misma son las formas. Y estas pueden ser cuestión de estilo, de redacción, de interpretación personal del lector, o resultado de factores propios del columnista, que con dificultad descifraremos adecuadamente. Independientemente del caso, la crítica mala leche difícilmente se impone; y su falta de objetividad termina por extinguirla” le anticipó el analista político.

Y remató: “Independientemente de cómo se dé la crítica, hay que aprender a tolerar. La tolerancia nos permite apreciar puntos de vista, y también aprender de los demás. Por eso cada vez más medio escritos presentan distintos perfiles para que expresen su opinión acerca de temas tan diversos como variados. Y todo va destinado a enriquecer la experiencia del lector. Pero si el mismo no muestra tolerancia o apertura, no logrará nunca este objetivo. Hay que aprender a tolerar porque esto se refleja en beneficio de uno mismo”

La charla estaba por terminar cuando el columnista anticipó: “Ahora que si el que le cae mal es un servidor… entonces todo lo que yo diga le parecerá siempre mal. Si este es el caso; le recomiendo que le quite el autor a la columna, y se enfoque en el contenido de la misma. Trate de valorar el qué antes del quién. Verá que de esta manera, podrá sacar lo mejor a cada opinión, y por lo tanto el propósito de la columna estará cumplido. Será un mérito único y exclusivo de usted… Pero por favor, ¡no deje de leer columnas, y menos de ver noticias! Va en claro retroceso con la cultura de la conversación. Creo que es preferible opinar, criticar, tolerar, y sacar lo mejor, que no hacer nada… ¿No lo cree así?”

Concluyó el sagaz analista, mientras la mujer dejaba escapar una sonora carcajada en señal de aprobación.

Sobre la Marcha esta semana

Campeonato de la Selección Mexicana en el Mundial Sub 17, y papelón de la Sub 22 en Copa América.
03 Julio 2011 03:00:03
Recordar lo esencial
Recientemente leí una historia que vale la pena compartir. Feisal Abdul Rauf, es originario de Kuwait, y radica en Nueva York. Su padre fue un distinguido imam (posición de liderazgo en dentro de una comunidad Islámica) además de un activista en el movimiento por los derechos civiles, al lado de Malcom X. Rauf estudió en Egipto, Inglaterra, y Malasia, lo que le permitió conocer diversas culturas; y adquirir una amplia visión respecto a su propia fe. Con ese poderoso legado, Rauf se convirtió en uno de los principales líderes entre los practicantes del Islam de su ciudad adoptiva; además de un destacado académico, y un exitoso vendedor de bienes raíces.

Quizás por su formación, o por que leyó con claridad los signos de los tiempos, Rauf tomo una alternativa distinta a la de su padre referente al rol que el Islam debe jugar frente a la sociedad norteamericana contemporánea. La ruta que Rauf tomó es la de la plena integración, en base a la concordia y el respeto. Tarea nada sencilla, pues las opiniones respecto a esta religión en particular, y cultura en general, se encontraban divididas entre la población estadounidense, a raíz del ataque a las Torres Gemelas, en el famoso 11 de septiembre.

Para conseguir su ideal, Rauf usó como herramientas la moderación, y la solidez de la academia. Escribió tres libros acerca del islam; pero con el argumento central de que esta religión comparte los más arraigados valores occidentales. Estas publicaciones catapultaron su carrera como columnista invitado para el New York Times, Newsweek, y la revista Time. Fundó además dos importantes organizaciones no gubernamentales enfocadas a dar a conocer las actividades de la comunidad musulmana en los Estados Unidos: La Iniciativa Córdoba, y la Sociedad Americana para el progreso Musulmán. Todas estas actividades permitieron a Rauf convertirse en una eminente figura nacional, lo que facilitó que su mensaje permeará poco a poco en círculos intelectuales y sociales.

Pero cuando Rauf planeó construir un centro cultural y de oración para el Islam, a dos cuadras de donde estaban localizadas las Torres Gemelas; encontró una férrea oposición, e incluso el repudio de gran parte de los neoyorquinos. Familiares de víctimas acaecidas en el ataque del 9/11, así como activistas, líderes comunitarios, políticos locales, y ciudadanos en general, criticaron la intención de Rauf. El hecho alcanzó notoriedad nacional. El renombrado periodista Larry King instó al personaje en cuestión que reconsiderará la ubicación de ese centro; a lo que Rauf respondió: “De haber sabido que causaría tanto dolor a miles de personas, jamás hubiera planeado construirlo. Mi vida entera ha sido dedicada a buscar la paz”.

Cuando el proyecto parecía condenado al olvido, Rauf encontró el apoyo de un inusual aliado. El Alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, comprendió la dimensión del centro como un símbolo de tolerancia y unidad. En un breve discurso, Bloomberg externó: “Los pleitos y controversias políticas que por desgracia se suscitan, suelen ir y venir. Pero nuestras tradiciones, nuestros valores, y la integridad de nuestro pueblo, son aspectos que deben permanecer. La intolerancia que hoy mostramos, es similar a la que ocasionó el trágico ataque terrorista. No podemos permitir que ningún barrio o vecindario de esta gran ciudad escape a la mano y la misericordia de Dios” Sus palabras tuvieron eco, y el proyecto de Rauf prosiguió su marcha. Hoy su construcción esta conforme lo planeado.

Esta extraordinaria historia encierra múltiples lecciones. Unidad, respeto, tolerancia, empatía, búsqueda de la paz, son sólo algunas de ellas. Pero el mensaje del Alcalde Bloomberg conlleva también una razón tan cierta como medular: los desencuentros de carácter político pasan; las sociedades quedan.

Esta es una enseñanza que vale la pena retomar hoy en nuestro país. En exactamente un año se estarán celebrando las elecciones para Presidente de la República. Diversos especialistas opinan que para el 2012 no queda más que esperar el recrudecimiento de las estrategias de guerra sucia, los agravios, las descalificaciones, y los ataques entre simpatizantes de todos los partidos políticos. De ser así, se generarían pocos ganadores, y una gran perdedora: la lastimada sociedad mexicana, y con ella, todos nosotros. A nadie conviene este hecho.

Rauf y Bloomberg, dos individuos con posiciones, ideologías e intereses distintos, invitaron a su sociedad a recordar lo esencial: Que a pesar de las marcadas diferencias, seguían siendo de los mismos. Que los pleitos pasan, pero los ciudadanos permanecen. Ojalá este recordatorio esté presente en el ánimo de los participantes en la contienda del año próximo. La sociedad mexicana lo reclama, lo merece, y lo necesita.

Sobre la Marcha esta semana sale libre Dominique Strauss Khan.
05 Junio 2011 03:00:21
Grillabol: en todos lados se cuecen habas
El pasado mes de octubre, en este espacio apareció la columna titulada Grillabol (el juego de politizar al futbol). La misma argumentó que los federativos encargados de dirigir el balompié en México actuaban como políticos a la antigua usanza. Hoy constatamos que el proceder de estos dirigentes no es exclusivo de nuestro país. A raíz de recientes sucesos, la credibilidad de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) se encuentra hoy por los suelos. Corresponderá a Joseph Blatter, su presidente, restaurar la confianza en este órgano. Pero la encomienda luce quimérica. Él no es precisamente el paladín del cambio. Él es, de hecho, el máximo exponente del Grillabol a nivel mundial.

La FIFA es la instancia encargada de gobernar las federaciones de futbol en todo el mundo. Es una institución poderosa e influyente, que tiene relación con 208 gobiernos, y genera una cantidad descomunal de ingresos. En los últimos cuatro años, la FIFA obtuvo ganancias de más de 4 billones de dólares. Es lógico que en donde se manejen esa suma de recursos y de países existan también una infinidad de intereses. Por ende, la FIFA es también un órgano político, en las decisiones que se toman atienden a este carácter. Los dirigentes son los mismos desde hace décadas y pocos se animan a desafiar los lineamientos establecidos. Así ha sido pactado, y así es provechoso para los individuos que determinan la organización del futbol en el mundo.

El presidente de la FIFA es desde 1998 el suizo Joseph Blatter. Blatter inició su trayectoria en el área de las relaciones públicas de diversas empresas privadas. Desde 1975 trabaja en la FIFA, y ahí ha escalado peldaños en su organigrama hasta ocupar su puesto actual. La FIFA elige a su presidente por medio de votos de sus federaciones en un congreso ordinario. En dichos foros, Blatter ha sido reelecto con relativa facilidad. No obstante, su gestión no ha estado exenta de controversias. Durante años ha sido acusado de irregularidades financieras, machismo, corrupción, arreglos y omisiones sobre el estado del juego. Pero siempre ha salido avante gracias a su enorme capacidad de decirle a su contraparte exactamente lo que quiere escuchar. Blatter es un político consumado, que posee experiencia y un gran colmillo, lo que le permite adecuar hechos y palabras a su conveniencia. Así ha resuelto cada conflicto que se le presenta este pintoresco personaje.

Esta semana se realizaría un Congreso más de FIFA, en el cual Blatter buscaría un nuevo mandato al frente del organismo. Sin embargo, sus aspiraciones tuvieron un breve percance a causa de una historia que llevaba meses en gestación. En diciembre del 2010 Qatar obtuvo la sede para organizar el Mundial de 2022. Ésta es una nación riquísima, pero pequeña, sin infraestructura para el deporte ni tradición futbolística. Era complicado que obtuviera la nominación para organizar dicho evento. Y sin embargo lo logró. La sombra de la sospecha acerca de sobornos y corrupción para asignar el torneo a este país no se hizo esperar. A principios de año estalló la bomba. De acuerdo con diarios británicos, un allegado a la candidatura de Qatar reveló que dos miembros del Comité Ejecutivo de FIFA recibieron un millón y medio de dólares cada uno por su voto. Este suceso tuvo secuelas al interior de FIFA que quedaron al descubierto esta semana. Chuck Blazer, integrante del mismo comité, dio a conocer que el qatarí Bin Hamman y el trinitario Jack Warner habían ofrecido sobornos hasta de 40 mil dólares a las asociaciones caribeñas para votar en contra de Blatter. Las repercusiones políticas no se hicieron esperar. La FIFA suspendió a ambos, y entonces Warner confesó que tenía en su poder un correo en el que el secretario general de FIFA expresaba que Qatar había “comprado” la sede de 2022 y que Blatter estaba al tanto de ese hecho.

En medio de la turbulencia, Blatter negó que FIFA atraviese por una crisis. Se fingió indignado, e hizo un llamado a la unidad de la gran familia del futbol. Tras su reelección (sin rival alguno) ofreció reformar desde sus entrañas a la institución. El atole con el dedo de siempre. La fórmula mágica que ha funcionado en incontables ocasiones. Para el gurú del Grillabol nada pasó, y nada va a pasar. Así son las cosas en la FIFA, en franco detrimento a cada aficionado al futbol en el mundo.

¡Caray!… Al menos nos queda el consuelo de que en todos lados se cuecen habas…

Sobre la Marcha esta semana: Las declaraciones de Ernesto Cordero hacen pensar que no quiere ser candidato presidencial. ¿Lo será? Al tiempo…
29 Mayo 2011 03:00:51
Poner la muestra
Sonia Sotomayor es una mujer admirable. Nacida en el Bronx, descendiente de puertorriqueños, y de origen humilde, siempre soñó con ser abogada. Gracias a su desempeño académico, fue admitida en la Universidad de Princeton. Como alumna fue consejera universitaria, y dentro del Consejo logró que se contrate a más maestros latinos. Decide continuar con su aspiración de ser abogada, ahora en la Facultad de Derecho de la Universidad de Yale. Tras su graduación, inicia su carrera judicial en una Corte local en Nueva York. Su trayectoria profesional se puede resumir como 30 años de intenso trabajo diario, en jornadas laborales de 15 horas al día, en los que revisó más de 3 mil casos y dictó cerca de 400 opiniones jurisprudenciales. Hoy, Sonia Sotomayor es ministra de la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos.

Al igual que Sotomayor, Elena Kegan también posee una historia digna de reconocimiento. Su padre fue abogado y le fomentó el amor hacia esa carrera. Fue admitida a la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard. Tiempo después fue la primera directora de leyes en su “alma mater”, en donde con gran dedicación transformó completamente la escuela en su plan de estudios, instalaciones y planta de maestros. Adquiere entonces fama nacional, y es nombrada procuradora general. Fue nominada a la Suprema Corte de Justicia, y confirmada por mayoría en el Senado apenas el año pasado.

¿Qué tienen en común estas dos mujeres, además de sus fascinantes historias, y de que ambas son ministras de la Suprema Corte de Justicia en el vecino país? Tienen en común el hecho de que recibieron una oportunidad. El presidente Obama entendió que la nominación de estas mujeres para la Suprema Corte no estaría exenta de críticas. Sin embargo, sabía que su incorporación consolidaba a este órgano judicial, que se enriquecería con su talento, su sentido común y su gran compasión para la impartición de la justicia. Y ellas han respondido con creces a la confianza del Mandatario y del pueblo norteamericano.

En nuestro país, la incorporación de las mujeres, no únicamente al ramo judicial, sino a la administración pública en general, no ha sido tan consistente como se desearía. Existen sólo 44 mujeres en los gabinetes de las 32 entidades federativas. Asimismo, las mujeres integran menos del 25% del Poder Legislativo. Son cifras que no corresponden a la importancia que tiene la mujer en la realidad nacional. Números que reflejan que en materia de equidad de género y de acceso igualitario a oportunidades entre hombres y mujeres, México se encuentra aún lejos de niveles óptimos de desarrollo.

Por eso da gusto que en el presente proceso electoral en nuestro estado un candidato aborde este tema de manera decidida, y presente propuestas concretas. Rubén Moreira, abanderado del PRI, ha señalado durante su campaña, que las políticas públicas deben estar acompañadas de la visión de la mujer. Congruente con esta idea, su partido político, a través de la Fundación Colosio, y de un gran equipo de organizadores, se ha dado a la tarea de realizar el foro “Que Hablen las Mujeres” en todas las regiones del estado. En dicho marco, cientos de mujeres coahuilenses han compartido sus puntos de vista respecto a temas coyunturales, con el fin de encontrar ideas y soluciones a las problemáticas sociales que vive el estado.

Estos foros han tenido éxito, pero no son la única manifestación de participación de la mujer que contempla el candidato priísta. Él ha ofrecido un compromiso puntual para este tema, sin precedentes en la historia del Estado: que la mitad de los titulares de las dependencias gubernamentales sean mujeres. Él mismo compartió que alguien le comentó: “Esa no es la solución definitiva para el Estado”, a lo que él respondió: “Eso es poner la muestra”. Y fue más allá. “Es dar la oportunidad a Coahuila de que crezca a través de la visión de mujeres talentosas, preparadas y con gran compromiso por su tierra”.

Ideas como ésta son siempre bienvenidas, pues presentan múltiples beneficios. El principal, que hoy en Coahuila se habla de equidad de género. Eso permitirá desde ya que más mujeres puedan cimentar carreras destacadas, similares a la de Sonia Sotomayor o la de Elena Kegan por medio de su talento y su trabajo. Ello redituará eventualmente en beneficio de toda la sociedad y fortalecerá a la administración pública. Y en ese contexto ganamos todos.

Bien por propuestas como esta. Definitivamente ponen la muestra.

Sobre la Marcha esta semana: ¿Carstens al Fondo Monetario Internacional? ¿Ernesto Cordero ungido candidato presidencial?
15 Mayo 2011 03:00:34
El sueño del celta
“El sueño del Celta” es el título de la más reciente novela del Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa. En ella narra la historia de Roger Casement, un irlandés que a raíz haber presenciado situaciones de injusticia, decide cambiar el rumbo de su vida. En su nueva realidad, Casement adopta la defensa de justas causas en favor de los menos afortunados en el mundo y en su país. Este personaje está destinado a convertirse en un símbolo moderno dentro del amplio mundo de la literatura universal. Representa al idealista que decide actuar por lo que considera correcto de acuerdo a su esencia y a sus fuertes convicciones.

Otro notorio irlandés comparte estas virtudes de Casement. Es Paul Hewson, mejor conocido por su nombre artístico: Bono. Músico, activista, filántropo; Bono es el líder y vocalista de la afamada banda de rock U2. Es una de esas figuras que trascienden el medio artístico para convertirse en un referente de la cultura popular. Su popularidad es universal. Por ende, las actuaciones de U2 generan siempre una gran expectativa en cada país que se presentan. Y esta semana nuestro país fue sede de una memorable serie de presentaciones por parte de este destacado grupo irlandés.

La fama de Bono y de U2 es bien merecida. Su oferta musical de esta agrupación abarca desde el pop hasta el rock alternativo. Sus canciones lo mismo se refieren al amor que a la crueldad de la guerra. Algunas de ellas se han convertido en verdaderos himnos de culto. U2 es considerada por especialistas, la “más grandiosa banda del mundo”. Ellos son el equivalente a los Beatles de estos tiempos.

Otro rasgo característico del grupo, y en especial de su líder; es su evidente activismo político. A lo largo de los años, Bono ha emprendido diversas acciones a favor de múltiples causas políticas y sociales. Ha organizado eventos en apoyo a organizaciones como Amnistía Internacional. Además, ha realizado importantes donaciones en pro de la investigación del sida en África, y en beneficio también del combate al hambre infantil. Sujeto de reconocimientos lo mismo en Portugal, Chile o en el Congo; Bono ha sido incluso nominado al Premio Nobel de la Paz en tres ocasiones. Frecuentemente se reúne con influyentes líderes mundiales, y ha compartido su visión con personalidades como Juan Pablo Segundo, Barack Obama y Lula da Silva, por mencionar solo algunos. Bono es pues, un importante líder de opinión a nivel internacional. Sus declaraciones están siempre dotadas de un amplio conocimiento, valor humanista, y ante todo, de una verdad irrefutable. Por eso cuando habla, Bono tiene la atención del planeta entero.

Con todo esto en cuenta, la serie de conciertos que U2 realizó en México adquiere una cabal dimensión. Más que un simple recital, es un formidable acontecimiento de carácter político, artístico, humanitario, y social. Los miles de asistentes que esperaron durante años el arribo de esta banda, esperaban un suceso de clase mundial. Y Bono y U2 así lo cumplieron. Ofrecieron tres relevantes presentaciones, que quedarán grabados en la memoria de más de 250 mil asistentes. Todo un record para la banda y para nuestro país.

En ese espectacular marco; y en congruencia con lo que el mismo ha sido; Bono se refirió a la difícil situación por la que atraviesa nuestro país. No podía ser de otra manera. Todos lo esperaban así. Por eso, casi al final del concierto, exclamó: “Estamos con todas las personas que han perdido a algún familiar por la violencia… estamos a favor de la paz… vemos la grandeza de México, y sabemos que no hay problema político, social, o económico que los pueda acabar… México no está solo”. Bono cumplió. Ese era su modo de expresar que él desea un mejor porvenir para nuestro país. El mismo deseo que compartimos muchos.

Ojalá que las palabras de este Casement actual y verdadero, contengan algo de razón. Que nada pueda derrotar a la grandeza de este pueblo. Que en efecto podamos recuperar la paz de la que alguna vez gozamos. Y que sea cierto que unidos logremos sobrevenir cualquier problemática que se nos presente. Ese fue el sueño de manera muy discreta, este celta compartió con cientos de miles de mexicanos. Y muy seguramente, se lo externó de manera personal al presidente Calderón. Lo hemos soñado y se lo hemos dicho todos. Hoy lo sueña, y lo dice el mismísimo Bono. Ojalá que no caiga en oídos sordos.

Sobre la Marcha esta semana: Polémica gira del presidente Calderón a Estados Unidos. Obama aprovecha su ola de popularidad para buscar una nueva reforma migratoria.
08 Mayo 2011 03:00:16
Los dos lados de la moneda
El pasado fin de semana, fuimos testigos de tres acontecimientos que son candidatos a nota del año. Primeramente, el Príncipe William de Inglaterra contrajo nupcias con Kate Middleton, en “La Boda Real del siglo 21”. Dos días después, el Papa Juan Pablo II fue beatificado por la Iglesia Católica. Y horas más tarde, el Presidente de los Estados Unidos Barack Obama anunciaba que tras una intensa operación, se había localizado y asesinado al terrorista Osama Bin Laden.

La esencia misma de sucesos tan notables como estos, suele generar opiniones encontradas. Todos tenemos una noción de lo ocurrido, y conforme a ella creamos nuestra visión de los hechos. Esta se encuentra supeditada a nuestras creencias, y convicciones. Por lo tanto, no sería posible refrendar una posición como la única y verdadera para cada caso. Pero siempre se puede intentar apreciar los dos lados de la moneda. Esta práctica es utilísima; y su aplicación en los ejemplos mencionados nos puede servir como muestra de ello.


La multipublicitada Boda Real, para muchos, pudo haber sido el evento del año. Simbolizó el cuento de hadas moderno. Congregó a diversos jefes de estado, a cantantes de época, a socialites, y hasta a las primas incómodas del Príncipe, quienes para colmo portaban con vehemencia unos espantosos sombreros (ellas son la vergüenza de La Reina, por cierto). Todo esto en medio de un marco de pompa para el cual los británicos se pintan solos. Y sin embargo, muchos individuos podrán a su vez criticar el exorbitante dispendio que conllevó este enlace. Habrá quien tilde de arcaica, elitista, e inútil a la monarquía y sus usos. Y sin duda existirán voces que se proclamen por la formación de un gobierno de corte republicano para el Reino Unido. El conocer ambas posturas nos permite de entrada extender el alcance de nuestro propio juicio de valor. Esto ya en sí una importante prerrogativa.
La beatificación de Juan Pablo II tiene también sus dos lados de la moneda. Numerosas personas plantean que por su inmensa obra a la institución eclesiástica, por el milagro que se le atribuye, por su genuino aprecio por todos los países que visitó, en especial para con el nuestro; y ante todo por su bondad y fe, Karol Wojtyla merece hoy estar a un paso de la santidad. Asimismo habrá múltiples individuos que cuestionen los tiempos y formas de este proceso. Otros expondrán también que el Papa no merecía siquiera un reconocimiento; a causa de su presunta omisión ante los crímenes perpetuados por algunos sacerdotes, que desvirtúan y se contraponen a los fines mismos de la propia Iglesia. Los dos argumentos poseen méritos de peso; y su apreciación nos ayuda a comprender todas las aristas de este tema.

El asesinato de Osama Bin Laden por parte de los SEALS norteamericanos, también puede tener distintos enfoques. Muchos opinan que el Presidente Obama simplemente hizo lo que tenía que hacer. La operación que dio muerte a Bin Laden puede ser percibida como un acto de inteligencia, solidez, fuerza, justicia; y que no es más que la consecuencia inequívoca a sus propias acciones. Sin embargo, hay posturas que afirman que la soberanía de Pakistán fue violada durante la operación. Que este es el proceder clásico de los Estados Unidos, y ante todo, que es incomprensible que se festeje la muerte de una persona. Hay hasta quienes consideran que todo esto no es más que una conspiración, una farsa montada por nuestros vecinos; y que Bin Laden esta vivito y coleando, junto a Michael Jackson en alguna especie de lugar mágico. Como todas las historias, esta también tiene dos lados de la moneda. El solo saberlo le da otra perspectiva a la cuestión.

Los hechos son los mismos, pero las interpretaciones abundan. Y cada opinión tiene su propio valor. Pero sin duda, éstas se pueden enriquecer con la usanza referida. Entre sus ventajas, nos permite dimensionar las noticias, llegar a acuerdos, vigorizar la talla del debate, fundamentar argumentos consistentes, aniquilar fanatismos, concluir interminables discusiones, y finalmente respetar con mayor ahínco las perspectivas ajenas; para incrementar así nuestro nivel de tolerancia. Quizás este último aspecto sea la aportación más eminente de conocer los dos lados de la moneda. Y es que de alguna forma, nos facilita construir un mejor entorno para todos. Al menos esa es mi muy personal opinión… ¿Y usted estimado lector, tiene otra visión al respecto?

Sobre la Marcha esta semana: hoy concluye la marcha por la paz convocada por Javier Sicilia. Marcelo Ebrard pide adelantar tiempos. Precandidatos panistas a 2012 defienden debate de ideas.
01 Mayo 2011 01:53:57
El costo de los costos
Miles de millones de pesos fueron dilapidados con propósitos triviales

“Si el pueblo no tiene pan, que coman pasteles” Esta frase, atribuida la Reina María Antonieta; es primordial para entender el contexto de los monarcas franceses en los tiempos previos a la revolución francesa. El dicho encierra varias connotaciones. Por un lado, refleja la simpleza con la que los soberanos podían disponer de rimbombantes lujos materiales que después terminaban en el desuso, sin titubeo ni provecho alguno. La expresión descubre también la distorsión en la que se encontraban los gobernantes respecto a la realidad y las necesidades inmediatas de sus gobernados.

A más de 200 años de este suceso, resulta difícil creer que aún persistan ejemplos de gastos tan superfluos como infructuosos por parte de diversas autoridades. Lo indico porque esta semana, se dieron a conocer el precio y destino finales de algunas de las obras realizadas con motivo del Bicentenario. También se exhibieron los gastos de la nueva e inoperante sede del Senado de la Republica. Las pasmosas cifras arrojadas; así como los hallazgos para ambos casos, nos muestran como miles de millones de pesos fueron dilapidados con propósitos triviales; además de una utilidad cuestionable y efímera para las mayorías. No debe extrañar pues, un notable desdén popular con relación a estos derroches. Este es en sí, el costo de los costos. Y puede llegar a ser muy elevado. Revisemos los hechos del argumento.

La fiesta del Bicentenario se llevo a cabo hace más de 6 meses, y aun se resienten sus perniciosos efectos. Una investigación de “El Universal” señala que durante tres años, el Gobierno Federal aportó 3 mil 534 millones 600 mil pesos para distintas acciones de la celebración. Hoy, obras como los 34 relojes de cuenta regresiva (11 millones de pesos), el Parque del Bicentenario (Mil 15 millones de pesos), y el Monumento La Estela de la Luz (Mil 35 millones 880 mil pesos) se encuentran olvidados, inacabados, o en un completo deterioro. Hasta el mentado coloso, esa figura que nadie sabía quién era o que representaba; esta al momento arrumbado en un patio de la SEP federal. De más está decir que esos cuantiosos recursos pudieron haber sido utilizados para erigir escuelas, hospitales, y centros de recreación; o bien se pudieron haber destinados a trabajos propios del combate a la pobreza, o hasta en créditos para fortalecer a la pequeña y mediana empresa. Los insensibles organizadores del Bicentenario, pagarán perpetuamente el costo de la sospecha, la duda, y el desprecio por parte de una de una sociedad que jamás justificó, ni se identificó plenamente con el malogrado festejo.

La construcción de la nueva sede del Senado padece del mismo mal que el caso anterior. Este ostentoso inmueble requirió en 69 meses de una inversión de 3 mil 20 millones 23 mil 719 pesos para su terminación. Esto es el 77.7 por ciento más de lo planeado al inicio del proyecto. Casi el doble de su presupuesto original. Y el desconcierto no termina ahí. A pocos días de inaugurado, el recinto presenta graves desperfectos, que ya ocasionaron una severa inundación, así como fallas en la red, el sonido y el carísimo sistema de votación electrónica. Al respecto, el ex presidente Vicente Fox expresó a su manera, el sentir colectivo: “¡Hijos de la guayaba! ¡Eso es no tener m…! Cuando estamos como estamos en este país, estos tipos se avientan este elefante blanco… Los ciudadanos les dirán aquí ya no hay votos para ti, porque te la pasaste construyendo ese edificio majestuoso sin tomarme en cuenta” Ante esta odisea, algunos senadores se rasgan las vestiduras. Y todos ellos amortizan ante los electores el costo de la desconfianza, el enfado, y la decepción.

Ambos ejemplos sustentan el argumento esgrimido. Conllevan la falta de legitimación del dispendio, son en exceso desproporcionados, y no engloban un beneficio perdurable; por no decir que son de facto inservibles. El ciudadano lo vislumbra, y cuestiona con válida razón tanto despilfarro. Si no encuentra respuestas satisfactorias; el costo social y político puede ser muy grave. Incredulidad, descrédito, desigualdad, encono generalizado, crítica sistemática, rechazo a las instituciones, protesta, y hasta una posible revuelta pueden derivar de este hecho. No es exagerado afirmarlo. Ha sucedido en otras latitudes antes. Pudiera ocurrir aquí también.

Autoridades, atentos a estos detalles de mero sentido común. De lo contrario, bastaría con preguntarle a la insigne María Antonieta, que tan caro puede llegar a ser el costo de los costos…

Sobre la marcha esta semana: Boda Real en Reino Unido. Beatificación del papa Juan Pablo II. Discusiones en el poder legislativo sobre la reforma política y la ley de seguridad nacional.
17 Abril 2011 03:00:48
Bajo el emblema del pajarito azul, hasta los secretarios de estado gorjean
La semana pasada, en una reunión ante empresarios del ramo inmobiliario, el Presidente Calderón se refirió al futuro de la economía de México. Afirmó: “Parece que las cosas van a venir, muy positivas… Ahora sí que me lo dijo un pajarito”. Y continuó con su verborrea: “México tiene todo para ser la sexta u octava economía mundial, depende como actuemos”. Tras la pintoresca declaración, más de un espectador se preguntaba: ¿Será cierto? ¿La economía de este vapuleado país estará en verdad tan fuerte? ¿Será que ahora si se acaban todos nuestros males? ¿Es suficiente este hecho para redimir el estancado, y casi extinto mandato de este Presidente, que ahora tiene como asesor de lujo a un pájaro?

Las respuestas a estas interrogantes no coinciden con el optimismo del Ejecutivo. El anuncio de Calderón, no es motivo para entusiasmarnos. Dos razones sustentan este argumento. La primera es que aún con un posible repunte, la economía nacional continua lejana a los mejores tiempos del país; y prevalece frágil en diversas aspectos. La segunda razón es que México atraviesa por su peor momento en otras áreas más sensibles. Dos ejemplos son el combate a la pobreza, y la inseguridad. El intuitivo pajarito al que hace alusión Calderón tiene un trino incompleto, no se sabe todas las tonadas; y no canta con la frecuencia necesaria para el país.

El Secretario de Hacienda trató de interpretar la afirmación de su jefe. Previó un crecimiento del 5.5% del PIB para este año. Esto sería sin duda, una noticia positiva; aunque distante del mejor desempeño que se ha obtenido en este rubro. El Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tec de Monterrey (CIEN), sostiene que el crecimiento económico del gobierno de Calderón es el más precario de los últimos cuatro sexenios. Su director, José Luis de la Cruz reveló que “El incremento de la informalidad, las bajas prestaciones laborales, y la pérdida de poder adquisitivo en los salarios constituyen las diversas caras del deterioro estructural…en México, y limitan nuestro crecimiento económico”. Asimismo, este potencial incremento resulta insuficiente para alterar la realidad económica del país. Si sumamos otros indicadores afines, notaremos que el desempleo y el aumento del sector informal muestran cifras escalofriantes: Menos de un millón de empleos generados. Para estas alturas se estimaban cuatro millones creados. Casi 13 millones de personas forman parte de la economía informal. El índice más alto de la historia. Desalentadores datos que no podrán ser revertidos, aún si se cumple la profecía del ave clarividente. El taimado gobernante amolda a conveniencia el incompleto trino del pajarito; y busca dar –sin mayor éxito- un poco de ánimo para sus desesperanzados gobernados.

Pero ocasionalmente, el llamado a la cordura proviene de quien menos se espera. El Gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, agregó una dosis de crudeza a la copla del afamado pajarito. Expresó que México, “No está en crisis (económica), pero eso no quiere decir que no se tengan problemas”. Y tiene razón. Temas como la pobreza y la inseguridad se han convertido hoy en las peores dolencias que aquejan al país. Los números así lo reflejan: Existen casi 55 millones de pobres, lo que equivale al 51% de la población total. Diez millones de personas se añadieron a esta cifra durante este sexenio. Una situación inconcebible para un país que aspira a ser “la sexta u octava economía del mundo”. Y a esta problemática, hay que sumarle la que hoy por hoy, es la peor preocupación de los mexicanos: La incontenible inseguridad, que arroja también cifras de escándalo. Más de 40 mil muertos en cuatro años, e incontables extorsiones, amenazas y vidas destrozadas. Por lo visto, hay asuntos sobre los que el mentado pajarito prefiere no formular sus buenos augurios. No se sabe pues, otras tonadas que tranquilicen a los ciudadanos.

A la anecdótica revelación del Presidente, se debe sumar una ponderación más: Su gestión está por terminar; y las buenas nuevas del ave asombrosa han sido muy escasas. Calderón ha entregado magras cuentas en múltiples ámbitos, se percibe cansado y desconcertado, y su legado aparece gris y endeble. Jamás consiguió que su recién descubierta fuente de inspiración, el mentado pajarito, triné cabal, en más tonos, y con mayor periodicidad. Y así es absurdo el querer gobernar con éxito… Tan absurdo como pretender hacerse el simpático, y después tener que explicar seriamente, cómo es que un pájaro te habla, y te orienta en asuntos económicos…

¡Caray! ¡Y luego por qué estamos como estamos!

Sobre la marcha esta semana: Devastadores incendios en Coahuila. Nueva sede del Senado.

Twitter @joseangelrdzc
10 Abril 2011 03:00:24
Obama 2012: los efectos del destape
“Así que pese a que estoy concentrado en el trabajo que me eligieron para hacer; y que el próximo proceso electoral será hasta dentro de un año, la labor para empezar nuestra campaña debe comenzar hoy” . Con estas palabras, Barack Obama reveló el pasado lunes, sus intenciones para buscar un segundo mandato presidencial en el 2012. Este súbito anuncio sorprendió a todos. No es común que un mandatario se destape con tanta anticipación. Este suceso despierta dos preguntas intrínsecamente relacionadas. La primera, ¿A qué se debe la decisión de Obama de presentar su próxima campaña desde ahora?, y la segunda ¿Le rendirá frutos este planteamiento?

La gestión de Obama se ha caracterizado por la desilusión. No ha logrado resolver apremiantes problemáticas como la economía, el déficit presupuestario, sus heredadas guerras o el desempleo. Y sin embargo, su prematuro pronunciamiento parece acertado por dos razones: Los efectos políticos que ocasiona en su propio partido y en sus opositores; y las secuelas que puede obtener de este para el futuro de su administración.

Con su declaración, Obama adelanta los tiempos políticos que tan bien le sientan; y de paso amarra la nominación del Partido Demócrata, que por momentos parecía debatida. Diversos actores en de este partido aspiraban a contender por la preciada candidatura (la misma Hillary Clinton aún parecía deshojar la margarita). Hoy, esa posibilidad es sumamente remota. Conjuntamente con su anuncio, Obama inicia antes que nadie a construir una visible red de voluntarios por todo el país; y su equipo estima recaudar la cifra récord de un billón de dólares para su campaña. Esto garantiza que Obama será candidato, centrará su mensaje en sus términos, y contará con el respaldo de un partido unido en aras de su reelección.

La repentina manifestación de Obama impacta en especial a sus opositores del Partido Republicano. Hasta el momento no se vislumbra un líder claro, que tome la estafeta de este partido en vísperas de 2012. Según The Economist, se proyectan por lo menos 12 nombres que buscarán la candidatura. Mitt Romney encabeza las preferencias, pero se duda que un mormón pueda ganar la Presidencia. Le siguen Tim Pawlenty, la controversial Sarah Palin (quien aglutina el sector ultraconservador del partido), el ex pastor evangélico Mike Huckabee, Newt Gingrich, y hasta el famoso billonario Donald Trump, por mencionar sólo algunos. En un partido que no se caracteriza por prodigar la unidad ideológica de su instituto; una encarnizada contienda interna puede ser contraproducente. El candidato republicano puede llegar muy débil al 2012. Obama lo sabe, y por eso presentó su campaña con tanta antelación. En términos simples, el “madruguete” agarro movidos a los republicanos; y ahora cualquier interesado en competir deberá adecuar su estrategia a las que ya están en vigor.

Pero quizás el mayor acierto del plan de Obama, es que puede invitar a los ciudadanos norteamericanos a revalorar su desempeño como mandatario. Especialistas en el vecino país, estiman que la situación económica del mismo empieza a repuntar; y estará en su mejor momento en los meses de campaña oficial. Con la mención correspondiente, Obama pudiera entonces erigirse como el gran héroe ante la crisis. Asimismo, sus políticas públicas, principalmente en salud y en educación, empezarán a dar resultados en el transcurso de este año; y pudieran ser vistas con beneplácito por el electorado. En su afán, Obama contará de nuevo con el apoyo de numerosas minorías, incluida la hispana; que está consciente que aunque no ha podido lograr una reforma migratoria integral, el Presidente es mucho más accesible a ella que los republicanos.

Todos estos factores pueden reposicionar a Obama como un líder fuerte, sensato, más experimentado, y digno de un segundo mandato en la Casa Blanca.

Pero de un hecho no debe caber duda alguna. La declaración de Obama fue intempestiva, pero calculada. El mismo expresó: “Sabíamos que el cambio no venía ni rápida ni fácilmente, pero debemos proteger el progreso que hemos logrado… Tenemos que movilizarnos para 2012 mucho antes que llegue el momento de que yo empiece a hacer campaña en serio” Y si bien es cierto que muchas coyunturas pueden determinar su propósito; también es cierto que ha empezado antes que nadie a trabajar por ello.

Diversos analistas políticos consideran que si tras su anuncio, Obama consigue aumentar sus índices de aprobación por encima de 50% (hoy se encuentra en 48%) durante los próximos 20 meses; la sensación de su victoria será inevitable. ¿Lo logrará? Al tiempo…

Sobre la Marcha esta semana… Sismo en el DF. Marchas por la paz en distintas ciudades del país convocada por Javier Sicilia.

Twitter @joseangelrdzc
03 Abril 2011 04:00:44
Ubi jus ibi societas
“La Facultad de Derecho es el único ámbito donde es posible incidir en la cultura jurídica y política de una comunidad. Ahí se construye y reproduce la cosmovisión de abogados, jueces, legisladores, y funcionarios. Por ello, la enseñanza de esta disciplina, es el más alto honor para un maestro; y el estudiante, un elegido de la sociedad misma”. Este apotegma de Martin Bohmer refleja la relevancia de esta institución en el orden social. Son palabras que en esta semana los coahuilenses retomamos; ya que la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila llega a su aniversario número 68.

Son casi siete décadas de formar jóvenes en el estudio del Derecho, y de ser guía reflexiva de la realidad estatal y nacional. Por ello, la ocasión es ideal para avizorar lo que ha sido para nuestro estado Jurisprudencia, a raíz de sus cuatro componentes torales: sus estudiantes, sus maestros, sus egresados, y su papel como espacio de opinión y debate.

El estudiante es el alma viva de Jurisprudencia. Desde su ingreso, es parte ya de una historia más grande que sí mismo. Ésta se forma en la amistad con sus compañeros. En la preparación de las fichas de estudio. En la convivencia diaria. En la tensión y crecimiento de los exámenes orales. En su participación activa en la política estudiantil. Y es la esperanza de un futuro mejor para nuestro entorno. El estudiante de Jurisprudencia está consciente que en sus aulas han estudiado también próceres, estadistas, abogados reconocidos, y personas de bien. Sabes que en los pasillos que día a día recorre se han construido anécdotas de éxito que hoy siguen vigentes. Y sabe que él también puede alcanzar sus metas, en virtud de las decisiones que tome. El alumno es el ideal, el sueño, la vivencia, y la ilusión.

El catedrático, es el responsable de la formación académica de los alumnos, la investigación; y el conocimiento elogiado de la ciencia jurídica. Es quien con sus ideas, filosofía, criterios, y modos, el que contribuye a desarrollar el quehacer del alma mater, y de la vida en universidad. El maestro es, como lo señala Montiel y Duarte “Quien ilustra el entendimiento, perfecciona el corazón, y suaviza las costumbres”. Es el que se prepara continuamente con el fin de dejar huella en el aula, aportar a su disciplina, estar a la altura de sus predecesores, y favorecer a la experiencia universitaria en su integridad. Es la guía y el instructor.

Eso ha sido Jurisprudencia en sus actores; y en dos maneras se puede medir su impacto para la sociedad coahuilense. La primera es a través del desempeño de sus egresados. Ellos se destacan en el ejercicio libre de la profesión, la política, la academia, el periodismo, la impartición de justicia, la labor legislativa, la investigación, la fe pública, y la labor ciudadana. Son profesionistas preparados, con una visión integral de la realidad, y una inminente consciencia social. Conforman una comunidad empática, conocedora, y líder en diversas áreas de trabajo. Son la carta de presentación, y el fruto de la escuela.

La segunda manera en que la sociedad aprecia a Jurisprudencia es como tribuna de opinión y participación social. A través de los años, esta facultad se ha constituido como un foro en el cual cientos de ponentes han expuesto sus visiones acerca de temas de toda índole. Políticos nacionales de todas las corrientes ideológicas, diplomáticos, historiadores, politólogos, juristas, miembros de la sociedad civil, empresarios, por mencionar algunos; han hecho de la escuela el recinto por excelencia de opiniones, discusión, y dialogo. El alumno se ha acostumbrado a ver grandes figuras en su vistoso auditorio, a escucharlos en viva voz, y aprender de ellos. Es un elemento le da identidad a la institución.

Esto ha sido Jurisprudencia para sus alumnos, maestros, egresados, y para la sociedad Coahuilense en general. Sesenta y ocho años de dejar una profunda huella en nuestra Universidad y nuestro estado. Aún le quedan muchos años a esta institución para enriquecer su historia, asumir nuevos desafíos, y contribuir al crecimiento del estado. Esa debe ser su misión, pues como también lo dijo Luis Gómez Romero “En la noble enseñanza del derecho, y la fortaleza de sus escuelas, se encuentra el futuro mismo de la patria”.

¡Enhorabuena Jurisprudencia! Ubi Jus Ibi Societas.

Sobre la Marcha esta semana

Toma forma la elección para Gobernador en el Estado de México. Marisela Morales se convierte en la primera mujer en ser procuradora general de la Republica. Amenaza de un nuevo brote del virus de influenza.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

@joseangelrdzc
27 Marzo 2011 03:00:20
Nuestra Revista ‘Divulgando el pensamiento’
“Lean. Lean lo más que puedan. De ser posible, escriban. Lean libros, periódicos, artículos, revistas. ¡Lean de todo! ¡Queridos jóvenes, por favor lean y escriban!” Esas fueron las palabras de la primera dama norteamericana Michelle Obama a un grupo de jóvenes voluntarios. Su consejo, es en realidad una de las grandes verdades universales. Lo dijeron antes los filósofos griegos, los juristas romanos, los intelectuales George Bernard Shaw, Bertrand Russell, José Vasconcelos, y hasta el mítico “Che” Guevara. Leer y escribir constituyen dos de las más útiles actividades que un individuo puede realizar en pro de sí mismo, y de su entorno. Por ello, todo esfuerzo encaminado a fomentar la lectura y la escritura, debe ser valorado por la sociedad en su merecida dimensión.

Esta semana cumplió un mes en circulación Nuestra Revista: “Divulgando el pensamiento” En ese breve tiempo, este espacio ha logrado hacerse de un nombre significativo, y arraigarse en el gusto de miles de lectores en nuestro estado. Este hecho, de por si meritorio, no es la única aportación de este medio. Si el apotegma de Joseph Pulitzer que reza: “La posibilidad de mejorar el futuro de una República estará en manos del periodismo de las generaciones futuras” es irrefutable, entonces esta revista electrónica se encuentra encaminada a jugar un distinguido papel en la marcha contemporánea de Coahuila.

Nuestra Revista: “Divulgando el pensamiento” es una plataforma digital, en el cual vierten sus opiniones numerosos jóvenes coahuilenses, y también experimentados editorialistas. Este proyecto nace como iniciativa de su Director General, el ingeniero José Vega Bautista. Tras impartir un curso de redacción avanzada, Vega Bautista advirtió la utilidad que un foro de expresión tendría para las voces del estado. Ponderó opciones, y decidió emprender un sitio web, en donde los interesados pudieran participar con sus escritos. Su propósito tuvo eco. Jóvenes plumas acudieron al llamado con artículos, argumentos, y sobre todo, una gran fe en la propuesta. La idea fue enriquecida con la integración de invitados especiales que compartieron sus visiones en temas específicos. La intención de Vega Bautista tomo forma. Gracias a su esmero, y al de su equipo de trabajo, se consolidó.

Hoy Nuestra Revista: ¡Divulgando el pensamiento! es hogar de 45 editorialistas nacionales y locales (más los que se acumulen), y ha recibido más de 7 mil lecturas sólo en esta semana. Posee además una de las cuentas más activas del estado en redes sociales; y día a día acrecienta su presencia y número de seguidores. El principal valor agregado de esta publicación radica en la diversidad de perfiles, criterios, y formaciones de sus contribuyentes. Entre ellos destacan políticos nacionales, legisladores, consultores, abogados, académicos, reporteros, rectores, economistas, estudiantes, y desde luego, jóvenes. Todos dejan constancia de sus ideas en una gran variedad de temas. En una misma edición es posible conocer diversas visiones lo mismo en deportes, cultura, literatura, política económica, realidad social, estudios de género, educación, arquitectura, derecho, desarrollo sustentable, empleo, turismo, y democracia, por destacar algunos. Semana a semana, este novedoso foro de análisis favorece a constituir la opinión pública en Coahuila.

Empero, es la misma posibilidad de aportar que ofrece Nuestra Revista: “Divulgando el Pensamiento” lo que sellará su trascendencia. Si existe el interés, es ideal que existan los espacios. Y si no están, hay que crearlos. Esta pionera revista electrónica cubre esa necesidad. Escribir invita a pensar, a cuestionar, a analizar, a leer, a criticar, y eventualmente, a involucrarse. Motiva a los interesados a generar ideas responsables para la sociedad coahuilense. A participar. A replantear paradigmas. Y en ese contexto ganamos todos. Esa es la mayor virtud del proyecto que imaginó, y hoy encabeza su fundador José Vega Bautista.

Con textos bien escritos, interesantes contenidos, y la bendición de la máxima de Pulitzer; la lectura de Nuestra Revista “Divulgando el Pensamiento” es una recomendación más que obligada. Tómelo en cuenta estimado lector. Visite
http://www.nuestrarevista.com.mx y valore la nueva forma de participación editorial que está haciendo eco en Coahuila.

Sobre la Marcha esta semana

Gadaffi se resiste a ser una víctima más de la época de las revoluciones. Hoy su país vive una invasión militar por parte de la coalición de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña. La ofensiva ya está en marcha, y no les es rentable dar vuelta atrás. Con esta son ya tres guerras simultáneas que libra el vecino del norte. Radiaciones nucleares de máximo nivel en Japón ponen en alerta al mundo. Dimisión del Embajador norteamericano en México, Carlos Pascual. WikiLeaks se adjudica su cabeza. Inicio de la temporada 2011 del Beisbol Mexicano. ¡Suerte Saraperos!


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@joseangelrdzc
20 Marzo 2011 04:00:56
Jesús Ortega ¡Tú muy mal!
Esta semana terminó la gestión de Jesús Ortega como Presidente Nacional del PRD.

Y no fue precisamente una buena semana. La comenzó el pasado lunes en un debate televisivo con los líderes del PAN y del PRI. Se le percibió incómodo, desencajado, e incapaz de exponer sus argumentos. Numerosos expertos lo señalaron el perdedor del encuentro. Los demás días transcurrieron en la misma inercia. Entrevistas, declaraciones, criticas, ataques. Y apenas ayer, tomaba parte en la acalorada renovación de la dirigencia del PRD. La última semana de Jesús Ortega al frente del sol azteca irradia lo que fue su paso como líder perredista. El hombre que se propuso modernizar a su partido, hoy le entrega una intestina herencia, de la que difícilmente se podrá recuperar.

En el contexto político, la función de dirigente partidista es de responsabilidad y construcción. Por ello, su labor debe recaer en tres aspectos fundamentales para su partido: fomentar la unidad, defender la ideología, y elaborar propuestas de gobierno de acuerdo a sus principios. Precisamente en estos puntos ha fracasado Ortega al frente del PRD. Revisemos los hechos del argumento.

Desde su elección como dirigente, Ortega no pudo, no supo, o no quiso lograr la unidad partidista. Es bien sabido que el PRD está conformado por numerosas facciones, que no siempre comparten la misma visión acerca de la realidad nacional. Ortega, lejos de operar para empatar criterios, optó por fortalecerse a través de la denostación. Sobre López Obrador, referente del PRD, Ortega exclamó: “Es un inquisidor que no argumenta y calumnia permanentemente” (Crónica, Febrero 2011). Duras palabras que no cayeron bien en el ánimo de los simpatizantes del tabasqueño, a quienes Ortega se ha referido como “prejuiciosos y fanáticos”. Igualmente ha criticado a Alejandro Encinas, su adversario durante el reñido proceso en el que se consagró presidente del partido. Con una postura como ésta, es difícil lograr la conciliación y la unidad. Su líder sembró discordia. Hoy los perredistas cosechan fragmentación.

A este proceder, se debe sumar el debilitamiento de la ideología de su partido, por medio del estandarte de su mandato: Las alianzas electorales con el PAN. ¿Cómo fortalecer el trabajo ideológico de un partido cuando su líder menosprecia los principios del mismo? Ortega ha declarado: “Son alianzas tácticas, alianzas de coyuntura. Se dan en algunos estados para promover la alternancia” (Televisa, Marzo, 2011) Y complementa: “Las alianzas son de carácter estratégico, con el objeto de reposicionar al PRD en el 2012” (Noticias MVS, Marzo 2011) Y hay más: “No son las alianzas un asunto de principios, lo que está en juego aquí es quien conduce desde la dirección del PRD y quien será el candidato a la Presidencia” (Milenio, Marzo, 2011). Y en las mismas fechas de estas declaraciones, ha criticado al Presidente Calderón, y lo ha llamado “mal presidente que aplica la visión neoliberal” tan contraria a los estatutos del sol azteca (La Razón, Marzo, 2011). Declaraciones y conceptos que destruyen de raíz la plataforma ideológica de un partido. Contradicciones que desprecian cualquier vestigio de convicción. Insulto a la consciencia y raciocinio del militante y del votante por igual.

Entre esta marabunta de pensamientos encontrados, Ortega jamás ha hablado de un plan de gobierno claro. Nunca ha explicado como su partido contribuye a gobernar mejor con sus alianzas. En ese sentido, ¿Qué le quedaría de las alianzas al PRD? ¿Cómo argumentarlo en un futuro como opción de gobierno? Como Ortega lo ha transmitido, el PRD no es un partido que piense en como regir. No está abocado en gobernar mejor, sino en cooperar para las aspiraciones de otros. Un mero objeto de negociación para intereses mezquinos.

Quizás por todo esto los resultados electorales que Ortega ha conseguido no fueron favorables. No ganó ningún estado, perdió dos gubernaturas, y 56 escaños en la Cámara baja. Y al final de su gestión, en el sol azteca no están unidos, viven en eterno conflicto, rentan su plataforma ideológica, y no saben presentar un proyecto de gobierno coherente. Más grave aún; los ciudadanos sólo los vemos capaces de rescatar una elección si fungen como accesorio de reciclaje para otros. No pueden, ni les conviene estar solitos, pues.

Por fortuna para él, será hasta el 2 de julio del 2012 cuando se dimensione la magnitud de este legado para su partido. Ese día, miles de perredistas le gritaran en su cara esa frase que hoy está de moda; y lo harán con un mayor fervor que nunca: Jesús Ortega, ¡Tú muy mal!
Sobre la Marcha esa semana

Ultimátum a Gadaffi. Difícil comparecencia de Patricia Espinosa ante el Congreso.

@joseangelrdzc
13 Marzo 2011 04:02:32
Bullying: para despertar de la pesadilla…
Era el terror de todas las escuelas en las que estuvo. Sus abusos fueron tan infames como legendarios. Su mala fama trascendía las fronteras del sistema educativo local. Niño problema. Delincuente juvenil. Bachiller expulsado. Universitario frustrado. Por años inspiró temor, odio, y recelo, entre incontables generaciones de estudiantes. Este individuo –a quien llamaremos X, en respeto al anonimato de su historia- era la encarnación misma del Bullying, o acoso escolar. Hasta que la sabia vida le dio una inmemorial lección: “Tengo un hijo tartamudo. Todos los días regresa a casa callado, desconsolado, y con la mirada perdida. Lo he cambiado de cuatro colegios, y en todos ha sido lo mismo. Lo llaman tonto, lento, tarado; y sabrá Dios cuantas cosas más. Cuando hace una pregunta, el salón entero estalla en una carcajada. Y aunque no me lo comenta, yo sé que lo han golpeado en la salida o el recreo. Me consta que mi hijo sufre, y no sé qué hacer”; compartió X, con lágrimas en los ojos.

Experiencias como esta son, por desgracia, frecuentes entre la población estudiantil. El bullying es un fenómeno arraigado que apenas se empieza a analizar en México. En ese contexto, los intentos que en la actualidad realizan escuelas y autoridades para erradicarlo, son todavía insuficientes. Es necesario hacer más para proteger a miles de alumnos, que día a día lo resienten.

Dan Olweus (1999) define bullying, como “cuando un estudiante en desventaja, es expuesto de forma reiterada, sistemática, y crónica a acciones negativas e intencionales por sus compañeros”. Es un ciclo cognitivo en el que participan el bully o el que abusa, sus seguidores, espectadores, posibles defensores que no intervienen, y desde luego, la víctima. Los maestros raramente se enteran de lo sucedido, pues ninguno de los involucrados suele denunciar. El acoso puede ser de carácter verbal, social (exclusión), físico, racial, sexual, delictivo, y últimamente cibernético.

Las consecuencias de esta cruel práctica son alarmantes. Las víctimas pudieran padecer de depresión, baja autoestima, problemas de salud, detrimento en el desempeño escolar, y en los peores casos, el suicidio. Hoy existen estadísticas que permiten medir parcialmente estos daños. La CNDH reporta que el 40% de los alumnos sufren de bullying. En el DF, 190 adolescentes se suicidaron en el 2010, como secuela de este trauma (“El Universal”, Febrero 2011). Esa es la suerte que corre una de cada seis víctimas en la capital mexicana. Con el precio de la vida misma pagaron una anomalía que puede, y debe ser atendida con mayor énfasis por parte de autoridades, escuelas, y sociedad en general.

Para combatirlo, sería necesario incorporar el tema a la agenda educativa, y desarrollar una política pública exhaustiva. Noruega nos pone el ejemplo. Desde 1983 se implementó un modelo enfocado a la prevención. Tras un extensa investigación, se estableció un programa con componentes a nivel escolar, individual, aula, y comunitario; centrado en alcanzar metas concretas. Se crearon comités de supervisión, reglamentos, líneas de apoyo, y sinergias con ONGs. Se fomentó la participación activa de padres, maestros, alumnos, y psicólogos. Se les enseñó a detectar e intervenir en los casos de acoso. Se diseñaron cursos específicos sobre convivencia; y se obligó a los maestros a entablar conversaciones semanales con los estudiantes sobre amistad y respeto. También se entregaron reportes diarios de conducta a los padres, quienes lo complementaron con actividades extra escolares para sus hijos. Los resultados a mediano plazo del proyecto fueron favorables. Hoy el problema es casi inexistente en el país nórdico.

En México, los primeros vestigios para reducir el bullying se han centrado en la sanción. Existen propuestas de tipificarlo como delito; e incluso entidades federativas como Sinaloa, Tamaulipas y el DF han modificado ya diversas leyes para castigar la conducta. Pero mientras no se consideré a la par un plan o una campaña integral, que incluya nociones de información y prevención, toda estrategia será infructuosa. Esta es una problemática que se debe estructurar en todas sus dimensiones; para poder aspirar al éxito mediato.

El esfuerzo bien vale la pena. Como concluyó X, “Yo fui un bravucón, y ahora es mi karma. Conozco los dos lados de la moneda. Es primordial que entre todos hagamos algo ya”. Y tiene razón. Se tiene que hacer algo pronto. Sólo así despertaremos a miles de estudiantes de esa espantosa y habitual pesadilla que es el bullying. Nuestros niños, y con ellos el futuro de México, lo agradecerán.

Sobre la marcha esta semana: Devastador terremoto en Japón. Indignación y polémica por la operación “Rápido y Furioso”. Controversia por el documental “Presunto Culpable”.

@joseangelrdzc
20 Febrero 2011 05:00:16
Sarkozy y Calderón: ¡ni magos, ni gobernantes!
Esta semana fuimos testigos de dos peculiares acontecimientos. Por un lado, el presidente francés Nicolas Sarkozy reavivo la polémica por el caso Florence Cassez. Sostuvo que “Francia está determinada a resolver el grave problema humanitario de nuestra connacional”. Mientras tanto, en nuestro país, el presidente Calderón anunció con bombo y platillo la deducción de colegiaturas.

Ambos sucesos, aunque disímiles, tienen dos características en común. La primera es que nacen de la desesperación de sus autores por vigorizar su endeble popularidad, justo en vísperas electorales. La segunda, es que ambos actos parecen tener efectos contrarios a lo planeado por los desmedrados mandatarios. Son acciones parecidas a trucos de magia largamente avizorados, que en el filo de la hora salen mal.

Aunque en la actualidad aparecen confrontados, Sarkozy y Calderón comparten mucho más que un misérrimo desempeño oficial. Ambos enfrentan también un cruento proceso electoral el próximo año. Por ello se adhirieron a un truco de magia en política: cada vez que el nivel de aceptación se encuentra a la baja, es necesario hacer “algo”. Pero atención: si ese “algo” no causa el resultado esperado, deviene entonces una secuela contraproducente. Esto último se ha convertido en una coincidencia más entre dos gobernantes desgastados y rebasados por los hechos.

El régimen de Sarkozy se ha traducido en una colosal decepción. El “emperador desnudo” (como lo apodan los diplomáticos norteamericanos, según Wikileaks) es para muchos franceses sinónimo de autoritarismo y escándalo. Sarkozy tiene hoy un índice de aprobación menor a 40 por ciento. Con esto en cuenta, y ante la cercanía de un proceso electoral, ha resuelto tomar como bandera personal la defensa de Florence Cassez, encarcelada en nuestro país por el delito de secuestro. Busca así agradar a grupos conservadores y nacionalistas del orgulloso pueblo francés. Pero el truco salió mal. Con su decisión de defender lo indefendible, puso en duda su criterio, desestabilizó la excelsa tradición diplomática de su país y cosechó sendos reproches en diversos círculos de sus gobernados. Como por arte de magia pretendía sumar adeptos a su causa. No lo logró.

En México, tenemos también un Ejecutivo diezmado en la percepción ciudadana. Y al igual que en Francia, en 2012 habrá elecciones presidenciales. Así pues, sin la singularidad del caso galo, pero con el mismo fin de generar simpatías mágicamente, procedió Calderón con la deducción de colegiaturas. Leo Zuckerman opina: “En vísperas de tiempos electorales intensos, el Presidente busca cortejar a un sector de la población que dejaba de ver a su partido como opción de gobierno. A pesar de que otros actores políticos ya habían planteado dicha deducción, el Presidente decidió otorgar por cuenta propia el regalo” (“Excélsior”, enero 2011).

Consecuentemente, la medida ya ha encontrado voces en contra. Ha sido tildada de electorera, regresiva, incompleta, elitista y oportunista por diversos grupos políticos y sociales. Expertos la han criticado como política pública, pues a mediano plazo podría erosionar la viabilidad de la mismísima educación pública, que no ha sido fortalecida por la vía de la competencia (Gerardo Esquivel, Febrero 2011). Los miles de justos beneficiarios por la deducción, son menos que los que claman por reformas educativas de fondo, estructuradas, sustanciosas, y orientadas al largo plazo. El truco de magia tampoco funciona plenamente para este caso.

Dos gobernantes, dos trucos, un mismo objetivo, y un mismo resultado. Sarkozy y Calderón, cuan magos a la antigua usanza, pretenden sacar conejos de la chistera que despierten del letargo a su aburrida audiencia. Ambos establecen temas en la agenda nacional que roben la atención de problemáticas que aún no han sido solucionadas, y, de paso, congraciarse con ciertos grupos que les son fundamentales.

Sin embargo, las cosas nomás no les salen como lo planean. Sus estrategias no consiguen reivindicarlos efectivamente. Y encima terminan por recibir más ataques que elogios. Los temas de Florence Cassez, y la deducción de colegiaturas, para cada caso respectivo, lo evidencian. Es como si a los magos los conejos les hubieran saltado, tirado la mesa y causado un gran desastre recién salidos del sombrero.

Lo bueno para ellos es que ni Sarkozy ni Calderón son magos. Lo malo para los franceses y para nosotros es que son gobernantes.

SOBRE LA MARCHA ESTA SEMANA

Disturbios en Oaxaca que dejan mal parados a los gobiernos aliancistas. El PAN anuncia 10 precandidatos presidenciales. Protestas de universitarios contra la inseguridad en México.

Twitter: @joseangelrdzc
13 Febrero 2011 05:00:42
Época de revoluciones
¡El pueblo derrocó al tirano! ¡El pueblo sacó al Presidente! ¡Por fin somos libres! coreaba sin cesar la eufórica multitud congregada frente al palacio presidencial de El Cairo en Egipto. Las enérgicas protestas iniciadas el pasado 25 de Enero, germinaban con la destitución de Honsi Mubarak, presidente por 30 años. El acontecimiento fue tan impactante que por poco olvidamos que tan solo dos semanas antes, eran los tunecinos quienes celebraban la renuncia de su gobernante, el dictador Ben Ali. Estamos frente a una auténtica época de revoluciones. En el corazón de la misma, como llama encendida, se encuentra el pueblo. El perenne protagonista de todo cambio social.

La palabra revolución es tan atractiva que con frecuencia se utiliza indiscriminadamente. Implica una ruptura violenta del orden establecido en favor de una nueva construcción colectiva. Ocurrió en su momento en Francia, Rusia, México y Cuba. Sus movimientos dieron pauta a nuevas formas de gobierno. Ocurre ahora en Túnez, Argelia, Jordania, Yemen y Egipto. El otrora apacible pueblo árabe reclama democracia, y libertad ante la atónita mirada de la comunidad internacional.

Túnez fue el detonante. Un hombre de 26 años se prende fuego en reclamo por la arbitraria confiscación de su puesto de frutas por parte de la policía. El hecho encontró eco en miles de ciudadanos, que promovieron sendas revueltas sociales.

En sólo días el propio pueblo se organizó, y se manifestó contra el incremento excesivo en los precios de la canasta básica, las deplorables condiciones de vida, y la inexistente libertad de los medios de comunicación. Devinieron sangrientos enfrentamientos con la autoridad. Ben Ali hizo lo que pudo para aferrarse al poder. La imposición de un toque de queda que a nadie detuvo.

Promesas de empleo y bienestar. Destituciones a los principales funcionarios.

Todos estos inútiles intentos por contener el clamor del pueblo tunecino. Apenas el pasado 14 de enero, el ahora ex dictador emprendía la graciosa huída.

Le siguió Argelia, con protestas que en poco tiempo llevaron al país a un estado de emergencia. Yemen atestiguo multitudinarias manifestaciones en contra de la corrupción de su gobierno. Jordania vivió jornadas de rebelión sindical, y reproche ante el alto desempleo.

Pero la más reciente de las llamadas nuevas revoluciones árabes, la egipcia; fue sin duda la más sorprendente. Miles de ciudadanos se sumaron al llamado de un grupo de Facebook que llamaba a la resistencia. La llamada revolución de los jóvenes tomaba así una velocidad incontenible. Siguieron 18 días de indignada presión ciudadana. El pueblo por su propia cuenta puso fin a un régimen oscuro, corrupto y abusivo. Millones de jóvenes convirtieron la plaza Tahrir en el símbolo vivo e indestructible de libertad, y unidad nacional. Hoy enfrentan la etapa de transición con optimismo y esperanza.

En estas recientes revoluciones hay elementos que merecen atención.

Primeramente, el Ejército no reprimió con todo su poderío al insurgente pueblo.

Conscientes de la situación, se sumaron al reclamo popular. Es posible también advertir el rol que jugaron nuevas tecnologías para la organización de los ciudadanos. Hoy es Internet y las redes sociales, los que marcan la pauta de la movilización y transmisión de ideas. De igual manera, en estas revoluciones no se divisa un ambicioso partido político tras bambalinas. Fue un genuino esfuerzo del mismo pueblo. He ahí el principal factor que legitima estas revoluciones. Los ciudadanos son los únicos responsables de su nueva libertad.

El pueblo árabe desenmascaró el mito de que un fuerte fundamentalismo lo sentenciaría a una eterna sumisión. Nos demostró una vez más que las universales demandas por justicia y libertad son vigentes en todo tiempo y para toda sociedad. Con nuevos medios, nuevos instrumentos, y nuevas formas de organización, diferentes países dieron cuenta de viejos vicios.

Por ellos, hoy el planeta se estremece. Se revisan las enseñanzas de Voltaire, Rousseau y Diderot. El espíritu idealista se apodera del imaginario colectivo. La historia se reescribe ante nuestros ojos. Y quizás en algún rincón del mundo, se escucha la voz de un joven que exclama fervoroso ¡La revolución está de vuelta! ¡La democracia se ha abierto paso! ¡Gracias al pueblo que nos regaló esta inolvidable época de revoluciones!

Sobre la Marcha esta semana

Controversial despido de Carmen Aristegui. Nueva entrevista de Jorge Ramos con el Gobernador Enrique Peña Nieto. Conflicto diplomático entre México y Francia por el caso Florence Cassez. A ver cómo termina esta historia.
06 Febrero 2011 05:00:31
‘El año del turismo’
Esta semana el presidente Calderón inauguró la Convención Anual de Turismo 2011. Frente a expertos, empresarios, y periodistas; afirmó que el 2011 será el año del turismo. Señaló que en breve iniciará una campaña con el fin de hacer del turismo la principal fuente de ingresos.

Dijo también que la inseguridad no perjudica a los extranjeros que visitan México. Esta última declaración es relevante. Estimar que el turismo y la inseguridad se encuentran desvinculados, es, en el mejor de los casos, ingenuo. Planificar un “año del turismo” a la par de una guerra es como invitar huéspedes a una casa derrumbada.

México es un país privilegiado para la promoción del turismo. Desde los años del milagro mexicano, el turismo se ha confirmado como una gran oportunidad para toda administración gubernamental. Nadie criticaría que se busqué impulsar el turismo. Al contrario. Lo cuestionable deviene cuando se pretende fomentarlo en un país que no garantiza tranquilidad ni a sus propios ciudadanos.

Al describir como hará del 2011 el año del turismo, el Presidente se aventuró: “Yo mismo acompañare a periodistas internacionales a recorrer el país para mostrar a México tal como es”. La titular del ramo, Gloria Guevara intentó ir a detalle, y dijo que desde el año pasado se le había dado la instrucción de diseñar un plan estratégico para la promoción del turismo (a la fecha no había presentado ninguno). Calderón remachó con autoridad: “El 99.99% de los extranjeros que visitan nuestro país se van satisfechos” (“El Universal”, Enero, 2011).

Sin embargo, en otras latitudes no se compartía este desenfrenado optimismo. La revista especializada “Lonely Planet”, líder mundial en promoción turística, declaró que recomienda a sus agencias afiliadas no promover viajes a México.

Su director afirmo que: “En cinco años la violencia se ha deteriorado mucho ahí. No recomiendo ir a Acapulco, ni al bonito estado de Michoacán, o la zona noreste o suroeste de ese país”. Agencias canadienses también se manifestaron, y señalaron que tras la muerte de tres de sus ciudadanos en Mazatlán, han dejado de sugerir México como destino turístico. Y esta misma semana, el Congreso de los Estados Unidos, país del que provienen la mayoría de nuestros turistas, declaró que en nuestro país se vive una especia de terrorismo doméstico; y que no aconsejan a sus connacionales viajar a México. Lo mismo sucede en Australia y diversos países Europeos.

Con esta información en cuenta, afirmar que la inseguridad no causa eco en el turismo deja de ser ingenuo y pasa a ser irresponsable. Las declaraciones que al caso emitió al Presidente provocan múltiples interrogantes. No se comprende cómo Calderón dice que él mismo llevará de la manita a expertos internacionales para que conozcan el llamado país más inseguro para los periodistas en el mundo.

¿Planeará llevarlos en camionetas por nuestras carreteras, o a campo traviesa por nuestras sierras? ¿Qué ha hecho Gloria Guevara desde que asumió como Secretaria de Turismo, que no ha podido entregar un proyecto estratégico para el ramo? ¿Tendrá ya calendarizado el año del turismo? ¿Estarán a los cientos de extranjeros extorsionados, o la misionera mormona que falleció esta semana en medio de un tiroteo en Tamaulipas, entre el 99.99% que quedaron satisfechos con su experiencia en nuestro país?

Ojo: Es válido promover el turismo. Siempre lo va a ser. Lo incomprensible es intentar desligarlo de la situación de inseguridad que el país vive. El Presidente se reúne con su gabinete de seguridad y le dan cuenta de las bajas del día; y en una reunión posterior le instruye a la pintoresca Gloria Guevara organizar “el año del turismo. En ello radica la incongruencia. Y la crítica respectiva.

Para los tiempos que México vive, generar condiciones de estabilidad para todos debe de ser la máxima prioridad del Gobierno. El flujo de turistas y billetes vendrá como consecuencia de ello. Mientras no aseguremos esto, no lancemos las campanas al vuelo con el “año del turismo”.

O dicho de otra manera: Antes de invitar gente a tu casa, asegúrate de que ésta se encuentre presentable.

Sobre la Marcha esta semana

Revueltas en el mundo árabe. Túnez, Egipto, Yemen… Foro Económico Mundial en Davos. Reaparición pública del ex presidente Zedillo.

" Comentar Imprimir
columnistas