×
Aurelio Pérez
Aurelio Pérez
ver +

" Comentar Imprimir
24 Julio 2017 04:00:00
La vida está llena de intentos fallidos, pero no de fracasos
Erróneamente damos por cierto que las personas o son exitosas o fracasadas, por eso hacemos todo para estar en el grupo de los “exitosos” y también por ello no le damos su justo valor a los intentos fallidos, ocultando con esto su valor formativo.

Es básico comprender y aceptar que el sistema en el cual vivimos nos ha metido en una despiadada carrera de acumulación y de estándares de vida superfluos e inalcanzables, pero más allá de todo esto hay formas alternativas de pensamiento y de convivencia.

Ya en alguna otra ocasión le platiqué cómo es que el paradigma socialmente impuesto y construido de “éxito” se convierte en la “zanahoria del agotamiento”, porque caminamos y caminamos, pero nunca la alcanzamos, además de que la situación en sí es una pérdida de tiempo y energía, cosa muy distinta a la utopía, la cual también es inalcanzable, pero ir en su búsqueda nos transforma y nos hace progresar.

Repaso todo esto mientras leo sobre el Museo del Fracaso (Museum of Failure), una idea impulsada por Samuel West que alberga 51 objetos de todo tipo, que nos hacen recordar que para alcanzar algo, generalmente tenemos que intentarlo una y otra vez, hasta que el resultado sea el deseado.

Entre los objetos que conforman la exposición, el visitante podrá encontrar desde un juego de mesa basado en el programa de televisión de Donald Trump, pasando por el perfume de la marca de motos Harley Davidson, pasta de dientes con sabor a lasaña o las gafas Google.

El Museo del Fracaso es un compendio para recordar que aun las grandes corporaciones se equivocan, y que no siempre las cuantiosas inversiones garantizan totalmente el resultado.

El Museo también parece decirnos que nadie trabaja para fallar y equivocarse, pero que debemos estar preparados para no alcanzar nuestros propósitos a la
primera.

En ese tenor está el acierto de dicho Museo, pero se equivoca al llamarse Museo del Fracaso.

Si repasamos nuestra evolución como especie, podemos ver que somos lo que somos en gran medida a todo lo que hemos experimentado, a todo aquello que hemos intentado, pero que no conseguimos acertadamente.

Los intentos fallidos son una especie de entrenamiento en el que experimentamos muchísimos factores, pero que sólo a la luz de nuevos intentos y aciertos, es como podemos corroborar su valía.

Sólo si dejamos de seguir experimentando es como nuestros desaciertos se vuelven inútiles, en resumen, un desperdicio de tiempo, de dinero y de vida.

Es importante tener en cuenta dónde estamos parados y cómo funciona el sistema en el que vivimos, para que no sea la angustia y la ansiedad la que nos impida disfrutar y aprender de nuestras intenciones practicadas y no alcanzadas.

Por cierto, yo le llamaría el Museo de los Intentos Fallidos al autodenominado Museo del Fracaso, porque llamarle “del fracaso” es otra vez reforzar aquella idea fatua de la disyuntiva agobiante, y por otra parte, oculta la ocasión para hacer visible el valor de los intentos fallidos como una vía de autoformación que frecuentemente dejamos pasar de largo y no los aprovechamos.

¿Qué le parece?
10 Abril 2017 06:42:00
Little Sister, la sangre llama
Saltillo, Coah.- little (entendiendo por bueno el que cumpla con ciertos parámetros, según su género), y que muchas veces algunos títulos que se pierden en el enorme catálogo de productos fílmicos, y que lleguen o no a estrenarse en México, resultan una verdadera delicia.

Este es el caso de Little Sister, un filme independiente del 2016, dirigido por el estadunidense Zach Clark, que vi como recomendación de mi editora y que, siendo honesto, me sorprendió gratamente.

La historia de la cinta está ubicada en 2008, y ocurre en un poblado de Carolina del Norte, datos relevantes pues la situación sociopolítica que vive Estados Unidos, tiene incidencia en la vida de la protagonista y su familia.

El título alude a Colleen Lunsford, magníficamente interpretada por Addison Timlin (a quien vimos en Descarrilados), una chica de peculiar carácter (exseguidora de la cultura gótica) que, tras desavenencias con su madre, se va del hogar para convertirse en religiosa, poniendo una barrera entre ella y su familia.

Pero su vida toma un giro inesperado cuando le avisan (vía electrónica) que su hermano Jacob (Keith Poulson) regresó muy afectado de la guerra contra Irak, y que se la dificultado reintegrarse a la sociedad, así que sin dudarlo vuelve a casa y busca recomponer los vínculos familiares.

De entrada, con estos elementos parece que Clark intenta recetarnos uno de esos lacrimógenos melodramas acerca de la complejidad de las relaciones en una familia poco funcional, sin embargo, logra un impecable relato que se mueve en el terreno de la comedia dramática, cuyos principales aciertos son las puntuales actuaciones al servicio de personajes tridimensionales, entre ellos el de la madre, a cargo de Ally Sheedy (la inadaptada Allison de El Club de los Cinco), y un guión con lacónicos diálogos que evita caer en el consabido tono aleccionador de las cintas que tratan el tema de las relaciones familiares.

Esto no quiera decir que Little Sister sea poco emotiva, al contrario, a pesar de tener algunos pasajes humorísticos, transpira melancolía, aunque no busca manipular burdamente las emociones del espectador.

Little Sister está disponible en Netflix.





09 Abril 2017 06:37:00
3 Idiotas, una película llena de clichés
Saltillo, Coah.- A un año de que Martha Higareda reversionara la cinta alemana Fack Ju Göehte (2013), con No Manches Frida, su interés “inspirador” se posó en Bollywood, y de ello nos trae como productora y y protagonista (sí, una vez más) 3 Idiotas, adaptación del homónimo filme indio que en 2009 dirigió Rajkumar Hirani, basándose en la novela Five Point Someone de Chetan Bhagat.

Lo que más me sorprendió en que sea Carlos Bolado quien está detrás de este proyecto que parece dirigido a los correligionarios de quienes hace alusión el título, pues si bien cumple con su cometido de ser mero entretenimiento, no es más que una comedia con aspiraciones de farsa, en la se ven los más posibles clichés que caben en poco más de hora y media.

En resumen, la “historia” de 3 Idiotas ocurre en el pasado, detonándose cuando a Beto (Germán Valdez) y a Felipe (Christian Velázquez), los reúne Isidoro (Vadhir Derbez), el chico alzado de la universidad, quien afirma que sabe donde está Pancho (Alfonso Dosal), el amigo de los primeros, y quien ha desaparecido de sus vidas. En este reencuentro tiene mucho que ver una apuesta que se hizo en el pasado.

Luego inicia todo, narrándose de una manera vertiginosa (la edición no es uno de los puntos fuertes de esta cinta); vemos a un puñado de estudiantes de una universidad para niños pudientes (en esta versión para ser precisos es el Tec de Monterrey), vemos al clásico profesor (encarnado por Rodrigo Murray) que les hace la vida difícil a sus alumnos, entre los que se encuentran los mencionados tres amigos, personajes estereotipados del chico pobre becado, el que estudia una carrera por no decepcionar a su familia y al que le fue impuesta la carrera por su padre. Por si no fuera suficiente también está el típico niño rico insufrible que quiere ser el primero en todo, y que “cómicamente” sufre de flatulencias cuando está bajo presión.

Obvio, por el lugar donde se da este relato tampoco faltan las situaciones donde se dan actitudes cómico-clasistas, de esas con las que muchas “ladys” se han hecho de sus cinco minutos de fama en la web.

idiostas
El colmo, es que elenco ya está bastante crecidito, incluida Higareda, quien ya sobrepasa los 30, como para ponerse en la piel de estudiantes veinteañeros.

E insisto en que lo más me sorprende es que sea un filme dirigido por Bolado, quien como todo un realizador formal tiene en su catálogo joyitas como Baja California: El Límite del Tiempo (1998) y Promesas (2001), así como sus bien logrados dramas políticos Colosio: El Asesinato (2012) y Tlatelolco, Verano del 68 (2013).


19 Marzo 2017 03:00:00
La historia de un visionario
¿A quién no le gusta que le cuenten historias sobre personas que han alcanzado el éxito? No por nada, el clan Kardashian, a pesar de sus miles de haters (incluyéndome) sigue considerándose uno de los ejemplos más claros de una eficaz capitalización de la imagen en la era moderna.

Consciente de esa inclinación que tiene el público por el tema del “american dream”, John Lee Hancock, a quien le debemos otros acertados filmes sobre el triunfo humano (El Sueño de Walt [2013] y Un Sueño Posible [2009]), vuelve a decantarse en
Hambre de Poder (The Founder) por una historia sobre un hombre que se hace a sí mismo, y no es cualquier hombre, se trata de Ray Kroc, quien convirtiera a McDonald’s en un emporio de la comida rápida, sentando un precedente sobre la evolución del negocio restaurantero.

En síntesis, la cinta tiene todos los elementos para cautivarnos y, efectivamente, lo hace no bien corren los primeros minutos de metraje gracias al excelente guion de Robert Siegel, que es uno de los principales aciertos, sólo a la par de la puntual interpretación de Michael Keaton, quien dota a Kroc de la dosis justa de hombre astuto que aprovecha las oportunidades que se le presentan.

Y ahí es, en este discurso moralmente ambiguo, donde considero que radica el problema de la película, que si bien resulta muy disfrutable, está a mucho de ser brillante.

A lo largo de casi dos horas, y a través de una hermosa fotografía que nos transporta al midwest americano de mitad del siglo 20, Hancock nos cuenta la historia de Kroc, un apasionado vendedor que toda su vida tuvo un clara ambición monetaria, en su etapa como distribuidor de la Multimixer, una máquina para hacer batidos, con la que no le va muy bien.

Pero cuando conoce el negocio emprendido por los hermanos Richard “Dick” y Maurice “Mac” McDonald, el cual le solicita varias de sus máquinas, queda fascinado al imaginar lo que sería replicar esta idea de comida rápida en todo el territorio estadunidense.

Lo que viene después es cómo Kroc, un fracasado de 50 años, pero férreo creyente del poder de la perseverancia, aunque con una distorsión de la ética, logra convertir un negocio de hamburguesas en una de las franquicias de alimentos más importantes del siglo 20. Y todo contado sin adornos.

Sé que muchos cuando vean esta película no podrán evitar compararla con otros biopic que se han hecho sobre individuos que han triunfado de los últimos tiempos, como es el caso de Steve Jobs, cuya historia llevó a la gran pantalla, en 2015, Danny Boyle, y Mark Zuckerberg, quien inspiró la aplaudida cinta de David Fincher, Red Social.
12 Febrero 2014 04:00:55
Regala de corazón
Por todos es sabido que regalar es una forma de refrendarle a alguien nuestro afecto y mientras el obsequio lleve implícito un particular significado para ambas partes, cumplirá su objetivo, de lo contrario no será más que un convencionalismo e inluso un trámite engorroso que represente una obligación.

Se acerca el 14 de febrero, una fecha en que las parejas se ocupan de demostrarse mutuamente el cariño a través de presentes como globos, flores, muñecos de peluche o chocolates.

Pero, ¿por qué recurrir a lo obvio y no sorprender a tu amorcito con algo donde quede de manifiesto el amor que te inspira?, así que trata de ser original y olvídate del pretexto de que es finales de quincena y no dispones de recursos para un buen regalo.

Lo importante es ser creativo y recordar cuáles son las cosas que más le gustan a tu “peor es nada” o qué le puede ser de utilidad; quizá le falta un cuadro con que decorar una pared vacía de su cuarto y un marco en el que coloques tickets de eventos o lugares a los que ha ido juntos o cualquier recuerdito que conserves será un gran detalle. Otra opción similar es hacer un collage de fotos de ambos, o ponerle un mensaje llamativo para “un amor ciego” como si fuera de esos poster que tienen los oculistas en letras de diferente tamaño.

Usa tu ingenio y apóyate en materiales como papel, fieltro, foami y silicón, Se trata de definir cuál es el mensaje que quieres dar. Quizá éste sea: “Tu amor es pura dinamita”, entonces constrúyele unos cartuchos. Sólo necesitas tres o cuatro tubos de servilletas de cocina, pégales una base de cartón, fórralas o píntalas de café o rojo oscuro, átalos con un cordel donde coloques el mensaje de forma “mona” y rellénalos de dulces o chocolates, ah, y no te olvides de poner la mecha.

Si eres de los que se inclinan por una cena romántica, no es necesario reservar una mesa en el lugar más exclusivo de la ciudad, mejor cocina y demuéstrale las cualidades que tienes escondidas; las pastas nunca fallan y son relativamente fáciles de preparar, eso sí no quieras experimentar con platillos complejos porque corres el riesgo de arruinar la velada.

Si eres más audaz, qué tal comprarle una prenda interior que te gustaría verle puesta, o consentirlo con un estimulante masaje con aceites aromáticos
Otra cosa que puedes hacer si no tienes presupuesto es “reciclar”, es decir, darle algo tuyo que para ti sea especial; no tiene que ser costoso sino con valor sentimental. También puedes grabarle una selección de canciones que signifiquen algo en su historia; escucharlo juntos será un momento muy romántico, y créelo, es maravilloso.

Un paseo juntos por algún lugar de la ciudad al que hace mucho no van puede representar un giro a la rutina. El chiste es que se dejen llevar y redescubran cosas juntos. Ya que si cuentas con algo de capital, láncense a algún poblado o ciudad cercana y pasen la mayor parte del día ahí.

Hay un sinnúmero de cosas a las que puedes recurrir como pasar la tarde viendo películas en casa, ir al cine, diseñarle una original tarjeta o darle un artículo personalizado (camiseta, pluma, tarro), pero lo que debes recordar es que hay a muchos que ese día les resulta un tanto incómodo porque son solteros contra su voluntad. Así que si eres de los afortunados que pueden celebrar en pareja, disfruta el momento y haz que sea algo muy especial.

Puedes optar por un reloj grabado con la fecha más especial para ustedes, con una frase bonita, alguna declaración de amor, este será un tierno recuerdo que marcará las horas que pasen juntos.

PARA TU CHICO

Si es deportista: una playera o una gorra de su equipo favorito.
Si es creativo: una funda personalizada
Si es clásico: loción, billetera, lentes de sol o reloj.

PARA TU CHICA

Lo regalos que nunca fallarán para una mujer son las flores, los muñecos de peluche y los chocolates, aunque una serenata también es muy halagadora.

REGALOS QUE ENTRETIENEN

• Si le gusta el cine: “La Propuesta”, “Un Ángel Enamorado”, “Diario de una Pasión”, “Perdidos en Tokyo”, “Dulce Noviembre”, “Más Allá de los Sueños”, “Si yo Tuviera 30”, “La Sombra del Amor”, “Casablanca” o “Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos”
• Si le gusta leer: “1Q84” (Haruki Murakami), “El Gran Gatsby” (F.S. Fitzgerald), “La Simetría de los Deseos” (Eshkol Nevo), “Amor Perdurable” (Ian McEwan), “Los Amores Difíciles” (Italo Calvino), “Di su Nombre” (Frencisco Goldman), “Cumbres Borrascosas” (Emily Brontë), “Orgullo y Prejuicio” (Jane Austen), “El Amor en los Tiempos del Cólera” (Gabriel García Márquez) o “La Dama de las Camelias” (Alejandro Dumas)


" Comentar Imprimir
columnistas