×
Dr. Heliodoro Valdés Martínez
Dr. Heliodoro Valdés Martínez
ver +

" Comentar Imprimir
02 Enero 2012 04:20:13
Comenzamos
Ezra Shabot
Analista Políticao


Se inicia este 2012 con la mirada puesta en la elección presidencial, en donde la disputa se plantea entre la continuidad panista con una figura dispuesta a una política de alianzas para buscar la mayoría parlamentaria que garantice la gobernabilidad, y la apuesta tricolor confiada en lograr la mayoría en el Congreso con su propia fuerza y la de sus socios electorales. Para la izquierda, el gran desafío se centra en remontar la percepción negativa que su candidato, López Obrador, tiene en las encuestas, y además conseguir en la práctica que todos los sectores golpeados por el lopezobradorismo en el PRD participen positivamente en la campaña y no actúen pasivamente o de plano se alíen con otras fuerzas.

Queda claro que las elecciones se ganan con dinero y más dinero, y a pesar de las restricciones impuestas por una legislación inoperante, aquél que obtenga recursos que pueda canalizar de una u otra forma a las campañas tendrá una ventaja significativa. Por ello también el gran temor por la presencia de dinero del crimen organizado que pueda ser lavado en las campañas, al mismo tiempo que se convierta en un factor de poder real en el ámbito electoral. Si se logra evitar la presencia de estas fuerzas ilegítimas, y la descalificación de los contendientes se reduce a lo mínimo indispensable, la comparación de proyectos podría ser un elemento a considerar por el electorado más allá de la popularidad de los candidatos.

En todo caso habría que insistir en el tema de los compromisos de los candidatos frente a una ciudadanía que debe demandar cada vez con mayor rigor el cumplimiento de lo prometido. Sería importante saber cuál candidato está dispuesto a establecer un programa público en donde la apertura de los mercados implicase mayor competencia en detrimento de los grupos dominantes económicamente, pero al mismo tiempo garantizase el cumplimiento de las medidas que permitan mantener la macroeconomía sólida como condición previa para cualquier despegue económico.

Temas como reforma fiscal con IVA generalizado, apertura del sector energético a la inversión privada, fortalecimiento de la Comisión Federal de Competencia para romper de una u otra forma monopolios de todo tipo, son áreas dentro de las cuales la ciudadanía quiere oír posturas claras y convincentes que se presenten como banderas de campaña. La idea de las coaliciones parlamentarias debe partir de estos puntos. Ahí donde exista coincidencia podrá formarse después del resultado electoral de julio una amplia alianza basada en lo que se considera fundamental para sacar al país del crecimiento mediocre y la pérdida constante de competitividad.

Y si los candidatos y los partidos, por su lógica natural de alcanzar el poder, se alejan de plantear compromisos claros en estos aspectos que pueden resultar complicados desde el punto de vista de la obtención de votos, es papel de la ciudadanía, de esta heterogénea sociedad civil, insistir una y otra vez no sólo en los qué, sino también en los cómo. El alud de spots, la imagen publicitaria de los candidatos y las campañas negativas no deben seguir siendo el factor determinante en la decisión del votante.

Y esto es únicamente posible si distintos liderazgos de la llamada opinión pública están dispuestos a insistir una y otra vez en cuestionar a los candidatos en los detalles de su propuesta y en aquello a lo que están dispuestos a comprometerse en los temas centrales del debate nacional. Los candidatos que buscan la mayor cantidad de votos tratarán de manejarse al filo de la navaja para, sin caer de uno u otro lado, responder a cada público con el discurso que quieren oír. La labor de los medios y la ciudadanía es la de no dar cabida a estas indefiniciones que les permiten a los políticos no comprometerse concretamente con algo. Este país necesita de soluciones inmediatas y compromisos claros ajenos a la demagogia propagandística. Sobre esto hay que insistir. Comenzamos.

" Comentar Imprimir
columnistas