Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|TorreónEdición Impresa
El 2 de junio nos vemos en el Zócalo para celebrar el triunfo: Claudia Sheinbaum Chocan dos helicópteros en acto de celebración de la Marina Real de Malasia; reportan 10 muertos Aumenta México aranceles a China y países sin tratado hasta en 50% Agencia ONU para refugiados en Gaza tiene problemas de “neutralidad”: informe Declaran juicio nulo al ranchero acusado de matar a un migrante mexicano en la frontera

Zócalo

|

Arte

|

Información

< Arte

| Los investigadores esperan que el análisis del ADN pueda revelar más información sobre cómo migraban e intercambiaban culturas los pueblos de la antigua China.

Arte

Con muestras de ADN logran reconstruir de manera digital el rostro del emperador chino del siglo VI

Por EFE

Publicado el jueves, 28 de marzo del 2024 a las 10:43


Bajo su reinado, de 560 a 578 d.C., se construyó un fuerte ejército y unificó el norte de la antigua China tras derrotar a la dinastía Qi del Norte

Ciuda de México.- Un equipo de investigadores ha logrado reconstruir el rostro de un emperador chino del siglo VI, Wu de Zhou, y las causas de su muerte a partir del ADN extraído de sus restos.

El estudio, publicado este jueves en la revista Current Biology, arroja también luz sobre el origen y los patrones de migración de un imperio nómada que una vez gobernó partes del noreste de Asia.

El emperador Wu fue un gobernante de la dinastía Zhou del Norte de la antigua China, de etnia xianbei, un antiguo grupo nómada que vivía en lo que hoy es Mongolia y el norte y noreste de China.

Bajo su reinado, de 560 a 578 d.C., se construyó un fuerte ejército y unificó el norte de la antigua China tras derrotar a la dinastía Qi del Norte.

Algunos estudiosos decían que los xianbei tenían un aspecto exótico, como barba espesa, puente nasal alto y pelo amarillo, sin embargo hemos visto que tenía rasgos faciales típicos de Asia oriental o nororiental “, explica Shaoqing Wen, uno de los autores del artículo, de la Universidad Fudan de Shanghai, en un comunicado de este centro.

En 1996, los arqueólogos descubrieron la tumba del emperador Wu en el noroeste de China, donde encontraron sus huesos, incluido un cráneo casi completo.

Gracias a las nuevas tecnologías científicas, el estudio del ADN antiguo encontrado en estos restos ha servido para obtener información sobre el color de la piel y el pelo del emperador Wu.

En combinación con el cráneo, los investigadores han reconstruido su rostro en 3D, que muestra a un hombre de ojos marrones, pelo negro y piel de oscura a intermedia, con rasgos faciales similares a los de los actuales asiáticos septentrionales y orientales.


Antes, la gente tenía que basarse en registros históricos o murales para imaginarse el aspecto de los antiguos, ahora la ciencia es capaz de revelar de manera muy exhaustiva el aspecto de figuras históricas”, afirma Pianpian Wei, otro de los autores.

La causa de su muerte

Mediante el estudio de esas muestras de ADN, los científicos han averiguado que el emperador Wu murió a la edad de 36 años, como también lo hizo su hijo.

Algunos arqueólogos afirman que el emperador Wu falleció de enfermedad, mientras que otros sostienen que el emperador fue envenenado por sus rivales, pero su ADN ha revelado un alto riesgo de sufrir derrames cerebrales, lo que podría haber contribuido a su muerte.

El hallazgo concuerda con los registros históricos que describen al emperador con afasia, párpados caídos y una marcha anormal, posibles síntomas de una apoplejía causada por un derrame cerebral.

 

Revelación sobre migraciones

El análisis genético demuestra que los xianbei se casaron con chinos de etnia ‘han’ cuando emigraron del sur al norte de China: “Se trata de un dato importante para comprender cómo se extendieron los pueblos antiguos por Eurasia y cómo se integraron con la población local”, afirma Wen.

Los próximos pasos serán estudiar el ADN antiguo de los habitantes de la antigua ciudad de Xian, en el noroeste de China, que fue la capital de muchos imperios chinos durante miles de años y el extremo oriental de la Ruta de la Seda, una importante red comercial euroasiática desde el siglo II a.C. hasta el siglo XV.

Los investigadores esperan que el análisis del ADN pueda revelar más información sobre cómo migraban e intercambiaban culturas los pueblos de la antigua China.

Más sobre esta sección Más en Arte

Hace 22 horas

Fallece Daniel Dennett, filósofo estadunidense; tenía 82 años

Hace 22 horas

Recorren ‘novios’ su vida real y la literaria; honran a José Agustín

Hace 1 dia

Iluminan a lo grande por 200 años de Nuevo León

Hace 1 dia

Muere a los 87 años Federico Patán López, destacado escritor y profesor emérito de la UNAM

Hace 2 dias

Circos sobreviven a inseguridad, pandemia, retiro de animales y desinterés de nuevas generaciones

Hace 2 dias

‘José Agustín nos lleva desde la tierra al cielo’; invitan a performance hoy en El Cerdo de Babel

Hace 2 dias

Darán fallo del Princesa de Asturias de las Artes; hay 50 candidaturas

Hace 2 dias

Llega Cineteca a los 50 con buena salud financiera