Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
Arrancan duelos de pretemporada de NFL con emoción VIDEO: Tromba marina se convierte en tornado, causa pánico en Veracruz Saltillo es testigo de la última superluna del año; la Luna de Esturión ‘Es una mala persona’: Chatbot de Facebook habla con desprecio sobre Mark Zuckerberg ¿Cansada de Nodal? Cazzu confiesa que le gustaría una cita romántica con Maluma

Zócalo

|

Arte

|

Información

< Arte

| Luce López-Baralt recibió el Premio de Ensayo Pedro Henríquez Ureña, otorgado por la Academia Mexicana de la Lengua.

Arte

Ilumina un gran éxtasis ensayo de López-Baralt

Por Agencia Reforma

Hace 9 meses


Analiza la autora puertorriqueña la poesía de san Juan de la Cruz, santa Teresa de Jesús y Ernesto Cardenal

Ciudad de México.- Tres epígrafes abren La Cima del Éxtasis (Trotta, 2021), el hermosísimo libro de Luce López-Baralt sobre la experiencia mística. El primero viene de los cánticos de san Juan de la Cruz: “Esto creo no lo acabará bien de entender el que no lo hubiere experimentado”. El segundo es de las Moradas de Santa Teresa de Jesús: “Es bien dificultoso lo que querría daros a entender, si no hay experiencia”. El último es del poeta nicaragüense Ernesto Cardenal: “Es como explicarle a un ciego el color azul”. Las tres líneas anticipan la dificultad de encontrarle palabras al éxtasis y la necesidad, al mismo tiempo, de buscarlas y compartirlas, aún sabiendo su pobreza. La ensayista anuncia, desde la entrada, su fracaso: por más que se empeñe, por más que acuda a la poesía, a la teología, al arte, no logrará atrapar la vivencia. El místico, cita a José Angel Valente, “se debate entre la imposibilidad de decir y la imposibilidad de no decir”.

La experiencia mística, dice la profesora de la Universidad de Puerto Rico, es una experiencia trascendente, al margen de los sentidos y de la razón. Segundos en los que se participa de la totalidad, de lo que, para muchos es divinidad. Un instante que permite ingresar a un no-tiempo, una brevísima inmersión en la eternidad. Un contacto con el abismo, el límite de la experiencia humana.

El arte es la pista para nombrar lo inefable. En particular, para López-Baralt, la arquitectura. La Medina de Córdoba le presta imágenes para sugerir las revelaciones de su experiencia mística.

La cima del éxtasis / pd.. LOPEZ BARALT LUCE. Libro en papel. 9788498798340 Librería El Sótano

La “sacudida estética” que vivió al adentrarse en aquel palacio, sus espacios, sus colores, el movimiento de sus resplandores le permite acariciar aquello que vivió y que resulta, por definición inaprensible. El instante único no puede encontrar forma en la razón ni en la palabra. Pero hay brillos que se le acercan, giros que todo lo envuelven, transparencias que disuelven el tiempo y dilatan el espacio. La piedra encuentra belleza en el movimiento.

Parecería que la temporalidad, reengendrándose sin cesar, estuviera detenida en un prodigioso instante de incandescencia policromada, en el que las piezas intercambiaban sus formas y sus colores en unas felicísimas nupcias de los contrarios”, dice la ensayista.

Una cúpula que gira con la luz y que logra la armonización de los opuestos.

 

Repaso español

El ensayo de López-Baralt es un recorrido erudito y gozoso por la literatura española y árabe, una colección de imágenes y símbolos, pero es, ante todo, testimonio. Es el intento de describir una experiencia que la autora vivió hace más de 40 años y que apenas ahora comunica.

AcademiaPR on Twitter: &quot;«El canto místico de Ernesto Cardenal» de Luce López Baralt | #Publicaciones #Académicos #AcademiaPR… &quot;

Borges había advertido la desesperación del escritor ante el rapto místico. Si la vivencia mística es “simultaneidad avasallante”, el redactor escribe cuando ya ha sido devuelto a la cadena del tiempo sucesivo. Pero la arquitectura, que es piedra y es luz, que es quietud y tiempo, que es envoltura y derrame surte imágenes a la ensayista para describir la experiencia de vaciamiento y totalidad, de confianza y gozo, de abrazo y plenitud. Advierte una y otra vez la ensayista que en el 2016 ganó el Premio Pedro Henríquez Ureña que otorga la Academia Mexicana de la Lengua, que hablar de esa experiencia es cantar en vano. El paseo al que nos invita López Baralt es todo menos infructuoso.

Notas Relacionadas

Así Nació el Diablo narra cómo la corrupción incuba criminales en México

Hace 3 dias

Más sobre esta sección Más en Arte

Hace 21 horas

Advierten sobre daño en la escultura Las Tres Gracias

Hace 21 horas

Ahonda en profundidad de humanos

Hace 21 horas

Construye Oklahoma el Museo Gilcrease

Hace 21 horas

Recordará UNAM a Nancarrow con festival

Hace 21 horas

Aterra Alfonso Orejel en una casa embrujada

Hace 1 dia

Exposición de Pinocho de Guillermo Del Toro llegará al MoMa en Nueva York

Hace 1 dia

Muere el dibujante británico Raymond Briggs, creador de ‘El muñeco de nieve’

Hace 1 dia

Arranca hoy la Muestra Estatal de Teatro en Saltillo; serán ocho montajes

Hace 1 dia

Abre Fondo de Cultura Económica librería filial en calles de La Habana

Hace 1 dia

Invita Plácido Domingo a concierto con la Orquesta Filarmónica del Desierto de Coahuila

Hace 1 dia

Vuelve el Festival Nacional de Rondallas Saltillo

Hace 1 dia

Afecta cambio climático preservación de archivos