España.- Se llamaba Uzelai y era un macho de cigüeña blanca. El más emblemático de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, uno de los grandes pulmones verdes del País Vasco, espacio natural protegido. El pasado 23 de diciembre unos desconocidos, desde un vehículo en marcha que recorría el refugio de fauna de Urdaibai a la altura del municipio de Córtezubi (Vizcaya), mataron al ave de dos disparos.

Sucedió el pasado 23 de diciembre, a primera hora, pero desde el Bird Center de Urdaibai se hacían eco este pasado fin de semana. En su web figura un triste relato, el de la muerte de Uzelai, recogido por un vecino del lugar e identificado gracias a la anilla que portaba. Escrita, una sencilla inscripción: HH8X. Para los responsables de la Reserva, Uzelai, el nombre que le pusieron los niños del colegio público del mismo nombre de la localidad de Busturia, que apadrinaron en su día a la cigüeña.

Su presencia en el País Vasco se remonta al año 2005, cuando llegó procedente de Cataluña, como parte de una pareja que anidó por primera vez en Urdaibi tras más de un siglo de ausencia de esta especie en el espacio natural. Desde entonces, había sacado adelante, junto a su compañera, una veintena de cigoñiños; los tres últimos, este mismo año.

«Uzelai no emigraba a África o al sur de la península Ibérica, como hacen otras muchas cigüeñas, sino que pasaba el invierno en los humedales de Álava, acercándose en ocasiones al vertedero de Vitoria para alimentarse», explican en la web del Bird Center. «Como en años precedentes había vuelto temprano a Urdaibai, hace un par de semanas, para arreglar su nido y defenderlo de potenciales intrusos a la espera del retorno de su compañera».

Un reencuentro que se produjo al cabo de unos días. Juntos se alimentaban el fátidico 23 de diciembre cuando la acción cruel del hombre terminó con la vida de Uzelai. Su pareja, ajena al hecho, le sigue buscando. La han visto «escudriñando desde las alturas cada rincón de Urdaibai en una busca inútil, mientras vuela cada tarde hasta el nido a la espera del regreso de un fiel compañero que jamás volverá».
Programa de recuperación

La llegada de estos animales a Urdaibai formó parte de una iniciativa, entre 2003 y 2008, de la Fundación Lurgaia para reforzar la población de cigüeña blanca en Vizcaya y devolverla a la reserva natural. Desde el centro de recuperación de fauna salvaje de Vallcalent, en Lérida, llegaron 38 ejemplares. Crías que habían llegado al centro por distintas causas (caídas del nido, desorientación durante el primer vuelo), y que permanecieron en un aviario durante dos inviernos antes de ser liberadas.

El programa tuvo éxito: la población de cigüeñas de Vizcaya pasó de los cuatro nidos que había en 2004 a 17 en 2015. En Urdaibai habitaban dos parejas: la de Uzelai y su compañera, que construyó su primer nido en 2006, y otra que se instaló en 2012.