Piedras Negras, Coah.- De acuerdo a Paloma del Rocío Loza, hematóloga pediatra del Instituto Mexicano del Seguro Social, uno de cada cuatro niños menores de cuatro años es propenso a desarrollar anemia, una afección de la salud que representa un problema de salud pública.

Dicha enfermedad se manifiesta ante la disminución de glóbulos rojos en el organismo y afecta la oxigenación de diversos órganos del cuerpo.

La especialista recomendó a los padres de familia mantenerse alerta ante síntomas asociados a debilidad, mareo, palpitaciones, palidez y cansancio, por lo que lo recomendable es pedir la valoración de un médico.

El problema se manifiesta ante la falta de nutrientes y vitaminas en la alimentación, que se puede conseguir a través de la ingesta de frutas y verduras.

La recomendación es que ante la presencia de síntomas, solicitar la atención médica y estudios de laboratorio, a fin de diagnosticar e iniciar un tratamiento.

La ingesta de alimentos ricos en hierro como alimentos derivados de la carne o lentejas, favorece la recuperación de los pacientes, así como suplementos de complejo B, que permite mejorar las reservas en el organismo.