Tijuana, BC.- Choferes transportistas de carga, que cruzan hacia Estados Unidos por la garita de Aduana, han tenido que esperar hasta 24 horas para cruzar la frontera, ya que se forma una línea de espera de hasta 12 kilómetros.

El pasado 2 de abril, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) cerró 2 carriles de los 10 que tiene destinados para el cruce de transporte de carga. Hoy, son 3 las líneas abiertas para el cruce en la modalidad “Fast Lane”, donde choferes indican que la espera va de las 5 a las 6 horas y media, mientras que la línea estándar la espera puede ser de hasta dos días.

El cierre parcial de los dos carriles es una acción “temporal e indefinida” por parte del CBP, que decidió el presidente Donald Trump, con el argumento de que hay un problema que afecta a su seguridad nacional, por lo que desplegó a más de 750 agentes de toda la franja fronteriza, provocando retrasos también en otros puntos del país.

Miguel Ángel Alcaraz, chofer de camión de carga, lleva esperando 3 horas y media, tomó la fila antes de llegar al Aeropuerto y después de ese tiempo, ha avanzado 8 kilómetros y aún le faltaban 4 más para que comience su revisión. Cree que esperará 6 o 7 horas más para cruzar a Estados Unidos.

El jueves, dijo, hubo choferes que llegaron a hacer fila desde las 6 de la mañana y todavía no habían podido cruzar al mediodía del viernes. El Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón declaró hace unos días que “si no logramos normalizar muy pronto esto, nos va a costar económicamente a los dos países”. Las pérdidas ya se están presentando.

En contraste, Yesenia Palacios, madre de familia habitante de Otay Módulos, no observa un problema muy grande, ya que “los choferes tienen su carril y sólo se hace un poco más de tráfico, unos 5 minutos más, pero son tolerables”.