Ciudad de México.- El pasivo que arrastra el ISSSTE podría provocar que el Instituto tuviese problemas para operar, advirtió el director de Normatividad de Administración y Finanzas del ISSSTE, Mario Zenteno Santaella.

Al comparecer ante senadores, el funcionario reconoció que hay "daño patrimonial" y "quiebra financiera" cuyos responsables, anunció, el Instituto los dará a conocer.

"Llevaron a quiebra financiera porque el histórico pasivo sube casi diez mil millones en 2018. Tema terrible porque se dejó de pagar al Instituto, no quiero pensar mal, porque fue año electoral. Es la quiebra que tenemos y prácticamente vamos a tener problemas para operar en julio si no hay ampliación líquida, si no nos pagan los estados lo que nos deben las Secretarías", advirtió.

El Instituto de Seguridad Social, ilustró, está operando "en austeridad a todo lo que da. Pagamos alrededor de mil millones por año de pasivo, entonces todavía nos restaría 6 mil millones. O sea, hay daño patrimonial, pero actuaremos conforme a la ley, porque no puede haber impunidad.

"Nuestro Instituto tiene inmuebles muy viejos y no podemos permitir que se haya llegado a esta quiebra financiera y hay responsables y en su momento los daremos a conocer".

De acuerdo con la información que el funcionario entregó a los senadores, para 2019 el pasivo en el ISSSTE ascendió a casi 19 mil millones de pesos. En 2005 era de cinco mil millones de pesos. En 2017, de ocho mil millones de pesos.