Bogotá.- Brigadas de rescate recuperaron los cuerpos de las 33 víctimas que dejó el alud de tierra que sepultó varias viviendas el fin de semana en el suroeste de Colombia, según el balance final de la tragedia.

Al cabo de cinco días de labores sobre el terreno, se recuperó el "último desaparecido", señaló la estatal Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD).

Las escuadras de socorro debieron remover toneladas de tierra para ubicar los cadáveres de las víctimas, 28 adultos y cinco niños, del deslave que se produjo el domingo en el municipio de Rosas, en el departamento de Cauca.

El miércoles se llevó a cabo el sepelio colectivo en la zona urbana de Rosas.

Sobre los ataúdes fueron puestas fotografías de las personas que perecieron en la peor tragedia que deja hasta el momento la temporada de lluvias en Colombia.

Gerardo Torres acompañó el entierro de 13 familiares cuyos cuerpos ayudó a rescatar.

"Estoy enterrando a mi familia, (...) tengo que agradecerle a la comunidad de Rosas, porque en realidad toda esa gente me colaboró mucho para el rescate de toda mi familia", si no, "allá estaría yo solo echando pala", dijo el hombre.
A raíz del derrumbe, se interrumpió el paso por la vía panamericana que conecta a Colombia con Ecuador.

El tránsito fue habilitado parcialmente este jueves, según la UNGRD.

El deslave ocurrió la madrugada del domingo y sepultó ocho viviendas ubicadas en una zona que, según las autoridades, estaban en riesgo y tenían una orden de evacuación por las posibilidades de que ocurriera una catástrofe.

El presidente Iván Duque viajó el domingo al lugar para solidarizarse con las víctimas y anunciar ayudas a los damnificados.

Colombia enfrenta desde mediados de marzo la primera temporada de lluvias del año, que según la UNGRD tiene en alerta a la región andina (centro), así como a los litorales del Caribe y el Pacífico.

Entre el 1 y el 22 de abril han muerto 33 personas en deslaves y tormentas eléctricas, de acuerdo con el organismo.