Ciudad de México.- Si cuentas con un crédito automotriz, hipotecario, tarjeta de crédito o televisión por cable es seguro que estés en la lista del Buró de Crédito, pero no significa que sea malo, incluso sería un error no estar en él.

¿Qué es el Buró de Crédito?

Es una empresa privada que se encarga de integrar el historial crediticio de las personas y empresas a través del Reporte de Crédito Especial, la cual es la carta de presentación ante el mundo del crédito y muestra tanto los pagos puntuales y adecuados como los retrasos.

Si tuviste alguna demora tendrás un registro negativo ante el Buró, aspecto decisivo a la hora de solicitar un nuevo crédito. Para cambiar tu estatus, la Ley para Regular las Sociedades de Información Crediticia y las Reglas Generales emitidas por el Banco de México, dictan que todo depende del monto del adeudo, con el cual se decide el tiempo que se quedará el registro.

Estos se dividen de la siguiente manera:

25 UDIS, más o menos 113 pesos, se eliminan después de un año.
500 UDIS, más o menos 2 mil 260 pesos, se eliminan después de dos años.
Mil UDIS, más o menos 4 mil 520 pesos, se eliminan después de 4 años.

Los datos de tus créditos con adeudos mayores a mil UDIS se eliminan al cumplir 6 años en la base de datos de Buró de Crédito siempre y cuando:

Sean menores a 400 mil UDIS, más o menos, 1.7 millones de pesos.
El crédito no se encuentre en proceso judicial.
No hayas cometido algún fraude en tus créditos.
Deudas mayores a 400 UDIS, equivalente a 1 millón 977 mil 246.8 pesos no se eliminarán nunca, por lo que si compras una casa de dos millones, el historial va a vivir por siempre.

Los plazos comienzan a correr a partir de que el otorgante reporta un atraso y posteriormente a que se liquide el pago del adeudo, pero si tuviste retrasos o incumplimientos, no tienes que esperar a que se borre la información para que mejore tu estatus, si te pones al corriente, esto se reflejará en tu historial y mostrará que estás cumpliendo con tus pagos.

Pero si tu sueño es salir del Buró, esta idea resultaría contraria, pues al presentar tu solicitud te encontrarías con que los otorgantes no tienen información sobre tus antecedentes de compras a crédito o contratos de servicios, por lo que no podrían corroborar tu información, por no tener un historial que te respalde como buen comprador.

Aunque no lo creas te conviene que tu historial muestre tus pagos oportunos, porque así tendrás una forma confiable de avalar que eres cumplido con tus adeudos. Recuerda que seguir siendo puntual en el pago de tus créditos te ayudará mantener un historial sano que te dará mayores probabilidades de obtener nuevos financiamientos.

Con información de Milenio