Ciudad de México.- Comienzan los cambios, los acomodos y mientras los integrantes del América se van de vacaciones y alistan sus bañadores para la playa, Oribe Peralta Morones está moviendo los hilos porque quiere regresar a Torreón para darle el cerrojazo a su carrera, vistiendo los colores del Santos Laguna.

“El Cepillo” no olvida La Partida, el lugar donde nació, su barrio y por mucho que tenga respeto por los colores del conjunto de Coapa, siempre le acaba ganando el corazón.

Hace unos años, en una entrevista para una televisora, se le salió decir que el Santos era el equipo de sus amores, y aunque después salió a desmentir y decir que lo habían malinterpretado, lo cierto es que no puede ocultar su debilidad por este equipo, y para nada se trata de volver a quemarlo ni mucho menos, es su tierra y era de esperarse que siempre tuvieran una predilección especial por estos colores.

A sus 35 años, Oribe sabe que cuenta con los dedos de la mano los meses que le quedan como profesional y está esperando que en Grupo Orlegi le den el visto bueno, aunque sabe perfecto que ya no está para jugar 90 minutos.

No pide más, ni un partido especial ni una playera conmemorativa ni que le mantengan un sueldo como si fuera una de las estrellas del equipo, solo decir adiós en el conjunto de su tierra natal.