Saltillo, Coah.- Tras la estela que dejó en fecha reciente Dumbo, Disney sumará esta semana otro título más de sus clásicos de animación versionado en live action. Es turno de Aladdin, que bajo la dirección del británico Guy Ritchie (Cerdos y Diamantes, Sherlock Holmes) nos llevará hasta Oriente Medio para acompañar a este legendario personaje, surgido de la antología de cuentos árabes Las Mil y Una Noches.

Mena Massoud se pone en la piel del carismático ladronzuelo de la ciudad de Agrabah, que termina enamorándose perdidamente de Jasmín (Naomi Scott), hija del Sultán (Navid Negahban) y que vivirá una serie de emocionantes aventuras bajo el cobijo de un hilarante Genio, que en esta versión es interpretado por Will Smith.

Aladdin llega a las pantallas mexicanas con críticas variadas por parte de quienes asistieron a los primeros pases de prensa, que a través de sus redes sociales elogiaron el trabajo de la pareja protagónica, la majestuosidad de la producción y el enriquecimiento del guion, ya que el personaje de Jasmin tiene mayor presencia estando acorde a los tiempos que corren respecto al tema del empoderamiento femenino.

No obstante, a pesar de la popularidad que tiene Smith, la desaprobación de los fans respecto a como luce en la piel del Genio ha sido considerable, tras las primeras proyecciones lo que más ha disgustado es el resultado de la animación CGI.

El guion de Aladdin está a cargo de John August (el mismo de El Gran Pez y Charlie y la Fábrica de Chocolate y como se sabe está basado en la version original de 1992 y nos cuenta cómo el joven ladrón en aras de conquistar a Jasmín acepta el desafío de Jafar (Marwan Kenzari), que consiste en entrar a una cueva en mitad del desierto para dar con una lámpara mágica que le concederá todos sus deseos. Allí es donde Aladdín conocerá al Genio, dando inicio a una serie de aventuras.



En su encuentro con la prensa británica durante la gira de promoción Will Smith admitió que, igual que al principio tenía miedo a interpretar al Genio, personaje que volvió irónico el fallecido Robin Williams en la versión animada.

“Fue como si me hubieran dicho, ‘Will, vamos a hacer El Padrino y te queremos en el papel de Al Pacino’”. Sin embargo, a la hora de cantar No Hay un Genio tan Genial, según dijo, despertó su Genio interior.

El actor, que recientemente visitó México para el rodaje de otro filme, enfatizó la relevancia de la parte musical en la que el tiene gran injerencia; asimismo, refirió que lo que le permitió conectar con el personaje y con la trama es la relación entre él y Aladdin, paralelamente a la que mantiene con Massoud.

“La relación que ambos estamos cultivando se parece mucho a la de ellos, quiero que se vea la oportunidad tan bonita que ambos tienen en su vida”, manifestó.  

Por su parte el realizador destacó la diversidad que muestra la cinta, elemento que para Ritchie era algo imprescindible con el objetivo de mostrar algo actual.

“Queríamos crear un Agrabah que nos pareciera representación de un país multicultural en Oriente Medio”, expresó Ritchie, cuyo trabajo aplaude Massoud, quien no deja de manifestar el orgullo que lo hace sentir “ser parte de una cinta que representa el movimiento que inició en Hollywood, que significa que grupos diversos étnicamente pueden protagonizar películas con éxito. Ojalá la nuestra lo haga para que sigamos apuntando a la igualdad y la diversidad”.