París, Francia.- Una de las cuatro esculturas de querubines dorados que se encontraban en la intersección del transepto con la dovela central de la bóveda de Notre Dame fue encontrado este miércoles, indicó André Finot, responsable de comunicación de la catedral de París que sufrió un grave incendio en abril.

"La escultura se encuentra en buen estado, al menos la cabeza está intacta", informó un periodista de la Tribune de l'art, quien precisó que el hallazgo se hizo entre los escombros de la bóveda y la armadura de madera, que quedaron muy dañadas el pasado 15 de abril.

[Te puede interesar: ¿Una piscina en el techo? Así son los diseños para reconstruir Notre Dame]

Tras el hallazgo de este querubín, aún se espera recuperar otros tres "putti" (ángeles) dorados que se encontraban alrededor de la clave (dovela) de la bóveda.

Un robot participa desde hace varias semanas en las tareas de búsqueda y selección de los escombros, que son transportados a una gran carpa blanca instalada delante del templo gótico, en el centro de París.

Pese a que ha pasado cerca de un mes desde el devastador incendio, aún se desconoce qué lo provocó. Los primeros indicios apuntan a que el fuego se originó accidentalmente, probablemente por un cortocircuito.