Saltillo, Coah.- Luego de una charla en el Centro de Atención Múltiple Núm. 1, Juan Alberto Rodríguez Muro solicitó colaborar en la Unidad de Prevención del Delito de la Policía Municipal, pues su mayor motivación es mantener a la ciudad a salvo y a los jóvenes lejos de las drogas y accidentes.

El también estudiante del CAM con una discapacidad intelectual, se desempeña en las oficinas de la Unidad para localizar las coordenadas de sitios en que se reportan hechos delictivos, accidentes o probables riñas entre pandillas, además de otras tareas sobre concentrar información.

Sus superiores refieren que los errores desde su ingreso a la Unidad, en enero de este año, han sido mínimos, pues su desempeño ha resultado ser mejor de lo que esperaban; Muestra ser responsable y hace propuestas de mejora, contrario a lo que se podría pensar al contratar a alguien con discapacidad motriz o intelectual, aseguraron.

“Sí se puede, sí podemos tener mejores trabajos, no hay límites en trabajos que ayuden contribuyan a la ciudad, aunque al principio no conocía a nadie, ahora tengo muchos amigos”, comenta Juan Alberto, quien se sienta frente a una computadora con software para los que fue capacitado.

Cada año, un promedio de 10 personas con discapacidad intelectual y motriz que egresan del Centro de Atención Múltiple (Cam) Núm. 1 logran obtener un empleo formal, sin embargo, combatir la idea de que no pueden desempeñarse en algún empleo aún continúa en las empresas, consideró Imelda Oyervides Thomas, directora del Centro Carlos Espinoza Romero.