Nuevo León.- Un migrante hondureño, presuntamente secuestrado, golpeado y abusado en Nuevo Laredo, fue localizado en la ciudad de Monterrey, en Nuevo León.

Sergio Antúnez Padilla, de origen hondureño, fue secuestrado, golpeado y torturado cuando intentaba cruzar el Río Bravo, en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Su estado de salud se reporta como grave.

“Por la tarde él se puso muy grave, les estoy hablando que tiene heridas muy profundas. Quedó muy mal después de los golpes que le provocaron. Tiene una fractura en la muñeca, tiene golpes por todos lados, está en una condición muy grave de salud”, apuntó Katy Cavazos, del Comité de Derechos Humanos de Monterrey.

“Lo que le sucedió al migrante hondureño Sergio Antúnez, es muy triste, muy lamentable. Hay un grupo de pandilleros, escondidos a orillas del Río Bravo que cuando ven migrantes que andan solos intentando cruzar a los Estados Unidos, se aprovechan de ellos, los asaltan, los golpean y en ocasiones los arrojan al Río Bravo con intenciones de que se ahoguen”, apuntó Raymundo Ramos, del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Activistas defensores de derechos humanos de Nuevo Laredo denuncian que hace dos semanas, este joven de 24 años de edad, fue encontrado tirado a la orilla del río y llevado a una clínica en Nuevo Laredo, donde se le intervino quirúrgicamente.

“A Sergio le realizaron una ileostomía la cual es una apertura abdominal completa por el hecho de que sufrió golpes muy severos, que llegaron a reventarle una parte del intestino y esa parte del intestino ya no funciona por el cual tuvieron que cortárselo”, aseguró Katy Cavazos.

Ante la gravedad del caso, las autoridades quisieron deslindarse del migrante y lo trasladaron a Monterrey, pero en lugar de llevarlo a un hospital, lo ingresaron a un albergue llamado “La casa del Forastero Santa Martha”, donde le brindaron ayuda.

Los activistas solicitaron el apoyo de la Cruz Roja, quienes lo trasladaron al Hospital Universitario de Monterrey para que recibiera atención médica.

“Ahí en el hospital después de una larga espera lo pudieron atender. Es que muy probable que necesite ser intervenido de nuevo quirúrgicamente”, apuntó Katy Cavazos, del Comité de Derechos Humanos en Monterrey.

Este sería el tercer caso de violencia en contra de migrantes que se registra en Nuevo Laredo en lo que va del año, sin que los afectados reciban atención de las autoridades ni de los consulados de Guatemala y Honduras, de donde son originarios.

“En marzo pasado, otro migrante de Guatemala también resultó herido de gravedad. Él también estuvo hospitalizado aquí en Nuevo Laredo, y después por temor y seguridad decidió regresar a su país, prácticamente sin ninguna ayuda de ninguna autoridad e incluso ni de su propio consulado”, dijo Raymundo Ramos, del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, Tamaulipas.


Con información de Noticieros Televisa