Madrid, Esp.- Un nuevo hallazgo de la Guardia Civil sobre un presunto amaño más de la compañía constructora OHL en la construcción de la Ciudad Judicial en la capital española, involucraría a quien en 2015 era el consejero delegado y vicepresidente de la compañía , Josep Piqué, un hombre del sistema político español y que fungió como ministro de los gobiernos de José María Aznar.

En una serie de correos encontrados en un pen drive perteneciente a José López Madrid, entonces consejero de OHL y yerno del accionista mayoritario de OHL, Juan Miguel Villar Mir, éste y Piqué se intercambian información sobre el posible amaño en el procedimiento del contrato de una obra que supera un valor de 771 millones de euros, según revela este martes la Cadena Ser, la radio del grupo Prisa.

El magistrado del juzgado número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, derivó a su homólogo del juzgado 5, José de la Mata, el informe elaborado por los agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil.

El hallazgo ha sido fortuito mientras se investigaban documentos sobre el llamado caso Lezo, abierto por los presuntos sobornos pagados por directivos de OHL a cargos públicos del Partido Popular a cambio de conseguir contratos de obras y servicios públicos.

Por ello, el juez García Castellón derivó esa información al magistrado De la Mata, quien encabeza las pesquisas sobre las irregularidades y posibles delitos en la construcción de la Ciudad de la Justicia, hasta ahora inactiva, que era una obra de 771 millones de euros.

Los investigadores remitieron un oficio titulado “hallazgo casual de información obtenida durante el análisis de la documentación, mediante el que informan sobre el supuesto amaño en la adjudicación del contrato para la construcción, conservación y explotación de la Ciudad de la Justicia de Madrid que se propuso adjudicar a la UTE (Unión Temporal de Empresas) que integraban OHL y Acciona en 2015.

La sospecha de los guardias civiles se basa en la cadena de correos electrónicos cruzados entre los sospechosos descubiertos en un pen drive que le fue asegurado a Javier López Madrid.



Los correos

En una primera cadena de correos, escrita entre el 7 y 8 de abril de 2015, el director general de OHL en España, Rafael Martín de Nicolás, le comunica a Piqué que la UTE con Acciona tiene muchas posibilidades de conseguir la adjudicación por las “conversaciones mantenidas previamente” con los servicios técnicos, pero que aun así sería “muy importante hacer gestiones al más alto nivel” y se refiere al entonces presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, personaje en el que se centró la operación Lezo desde el inicio de esa investigación.

Piqué reenvió ese correo a Javier López Madrid preguntándole: “Cómo ves?” (sic), y el yerno de Villar Mir le responde con un “Pep, ya lo hice en su momento, pero se lo vuelvo a comentar” (supuestamente se refiere a Ignacio González) “y te digo”. Piqué le contesta con un “gracias”, siempre de acuerdo con la información de Cadena Ser.

La segunda cadena de correos fue remitida el 29 de abril de 2015, en la que el entonces vicepresidente de OHL, Josep Piqué, recibe un correo de Rafael Martín de Nicolás y lo reenvía a López Madrid.

En este correo se le comunica a Piqué que han sido informados “muy confidencialmente” de que su oferta era “la mejor”, pero que dos de los cinco miembros de la Mesa de Contrataciones entendían que la UTE incumplía el pliego de condiciones.

Martín de Nicolás añade a Piqué que habían entregado a la mesa de contrataciones, “una nota por conducto extraoficial” en la que demostraban que no incumplían las condiciones del contrato y piden la “misma confidencialidad” al abordar ese asunto, dada la irregularidad de esas acciones, de acuerdo a las fuentes jurídicas consultadas por el referido medio.

Para la Guardia Civil, estos correos pudieran “ser indicativos de posibles intentos de manipulación de la adjudicación” de este contrato.

El 15 de junio de 2015, la Mesa de Contrataciones propuso adjudicar la construcción de la obra a la UTE OHL-Acciona.

Sin embargo, aquel mismo mes Ignacio González fue relevado en la presidencia de la Comunidad de Madrid por Cristina Cifuentes, y quedó en suspenso la adjudicación.

El exministro Piqué respondió al medio del grupo Prisa que no recordaba haber remitido dichos correos, y que de ser así jamás se le pasó por la cabeza amañar el contrato.