Saltillo, Coah.- La naturaleza se ensañó con el ejido Alto de Norias, en Ramos Arizpe. Una tromba causó daños de consideración en la comunidad, que a la fecha no han recibido apoyo de las autoridades.

En menos de un mes, los habitantes han sufrido dos de las lluvias más intensas desde su fundación en los años 60, que han dañado principalmente los techos de las viviendas y corrales de los animales.

“Nos metimos a detener las puertas con palas, barrotes, esto duró 35 minutos, ya después como una media hora más, pero ya calmado, pero donde iba el agua corriendo, el aire iba muy bajito, y como que hacía borditos en el agua”, comentó Jesús Ruiz.

Ahora, los fuertes vientos y la lluvia causaron daños severos a la planta purificadora de agua y se quedaron incomunicados por un día, sin que autoridades del municipio hayan tenido contacto para ver sus necesidades.

“Ahora estamos viendo cosas que nunca habíamos visto, y yo le pido a las autoridades que nos apoyen, porque esto ya es mucho, qué hacemos nosotros. A dónde nos vamos, aquí tenemos las raíces bien plantadas, aquí hay pura gente grande, a dónde nos podemos ir, nada más aguantar lo que Dios mande”, comentó Rosa García.