Washington.- El presidente Donald Trump aseguró que no tiene ni un hueso racista en su cuerpo, luego de la polémica con legisladoras de origen extranjero a quienes dijo que volvieran a sus países de origen que describió como “lugares infestados de crimen”.

A través de su cuenta de Twitter, Trump negó que sus polémicos comentarios sobre las cuatro legisladoras demócratas, todas ellas ciudadanos estadounidenses, Alexandria Ocasio-Cortez e Ilhan Omar, Ayanna Pressley y Rashida Tlaiba, fueran racistas.

Those Tweets were NOT Racist. I don’t have a Racist bone in my body! The so-called vote to be taken is a Democrat con game. Republicans should not show “weakness” and fall into their trap. This should be a vote on the filthy language, statements and lies told by the Democrat.....

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 16 de julio de 2019

Sus comentarios se produjeron cuando la Cámara de Representantes de los Estados Unidos se preparó para votar sobre una resolución simbólica que condenaba sus comentarios anteriores.

LA polémica se desató después de decir que las mujeres "provenían de países cuyos gobiernos son una catástrofe total y total" y deberían irse a casa.

Tres de las mujeres nacieron en los Estados Unidos y una, Omar, nació en Somalia pero llegó a los Estados Unidos cuando era niña.

Tras el clamor, las cuatro mujeres dijeron a los reporteros que querían volver a enfocar la atención en las políticas del presidente.

"Esto es simplemente una interrupción y una distracción del caos cruel y la cultura corrupta de esta administración, hasta el final", dijo Pressley.

Tanto Omar como Tlaib repitieron sus llamamientos para que Trump sea acusado.

El martes, Trump mantuvo su ataque contra las mujeres, acusándolas de decir "cosas sucias y llenas de odio".


Con información de BBC