Monclova, Coah.- La muerte de Juan Manuel Galván Robledo quien falleció accidentado el 9 de junio en una mina clandestina de carbón en Múzquiz denominada “Minera Boston” quedará olvidada y en impunidad porque Promotora de Desarrollo Minero (Prodemi), envió un oficio a Comisión Federal Electricidad argumentando que el dueño del negocio Juan Martínez Aguilar no tiene ninguna relación con la tragedia.

La dirigente del organismo social y escritora Cristina Auerbach, explicó que Javier Gustavo Gómez Acuña, director general de la Prodemi envió un oficio a Juan Cruz Ramírez, Superintendente General de la Central Termoeléctrica “José López Portillo” de Comisión Federal de Electricidad en Nava, y le dice textualmente lo siguiente.

“Asunto, deslinde de productor Boston del accidente minero, por medio del presente me permito informarle que el productor Minera Boston que forma parte de nuestra lista de productores de Prodemi autorizados por CFE que usted dirige, no tiene ninguna relación con el accidente en el Ejido La Mota de Múzquiz”.

Lo anterior, añade la Prodemi, “porque el centro de extracción registrado por esa empresa ante nosotros se encuentra localizado en la concesión La Malagueña”. La canallada provocó profunda indignación por en la Región Carbonífera.

El pasado 9 de julio en el ejido La Mota de Múzquiz la mina clandestina se derrumbó y quedó atrapado Juan Manuel Galván Robledo, 34 años de edad, cuyos restos fueron recuperados al día siguiente.