Costa Rica.- Las autoridades sanitarias de Costa Rica se mantienen en alerta, luego de haber registrado varios casos de intoxicación con alcohol adulterado con metanol, lo cual ha dejado un saldo de por lo menos 19 personas muertas desde principios de junio.

El Ministerio de Salud emitió una alerta para evitar que los consumidores ingieran bebidas alcohólicas, pues hasta el momento se desconoce cuántas botellas adulteradas se encuentran entre media docena de marcas que circulan en el mercado.

Lamentamos profundamente las vidas que han sido cobradas a causa de la venta de bebidas con licor adulterado con metanol. He instruido al @msaludcr y demás autoridades a recabar todos los datos posibles para sentar responsabilidades.

— Carlos Alvarado Quesada (@CarlosAlvQ) 20 de julio de 2019

El ministerio señaló que se han constatado 34 intoxicaciones, de las cuales, 19 personas -14 hombres y 5 mujeres de entre 32 y 72 años, en su mayoría alcohólicos y algunos indigentes- murieron desde la primera semana de junio hasta la noche del pasado viernes.

Informamos que se encontraron 2 nuevos productos, el "Guaro Gran Apache" y el "Aguardiente Estrella Roja", ambos adulterados con metanol. Nuevamente recomendamos no vender ni consumir ninguno de estos licores hasta que se levante la alerta sanitaria.

Info https://t.co/CZPwIAXQti pic.twitter.com/P87X1pisG4

— Ministerio de Salud (@msaludcr) 18 de julio de 2019

Los síntomas de intoxicación varían desde ceguera parcial o total hasta el coma, pasando por náuseas, disminución de la presión arterial y dolor abdominal.

De acuerdo con Donald Corella, jefe del servicio de urgencias del hospital Calderón Guardia de San José, el alcohol ingerido por 10 afectados, que fueron atendidos en dicho nosocomio, contiene entre 30% y 50% de metanol.

Seis de los hospitalizados en ese sanatorio fallecieron, mientras que los otros cuatro "quedaron secueladísimos", con casos de "ceguera total no reversible" y de lesiones cerebrales que causan temblores similares a los que provoca el mal de Parkinson, explicó el médico.

Las autoridades han confiscado alrededor de 30 mil botellas de seis marcas de vinos, sospechosas de haber sido adulteradas, pero aún siguen las investigaciones en todo el país.