España.- Gran parte de Europa sufría este martes las consecuencias de una intensa ola de calor, la segunda en menos de un mes, mientras Francia se preparaba a batir nuevos récords de temperatura y una masa de aire cálido se instalaba en una parte de España.

Este nuevo episodio canicular, excepcionalmente intenso pero más corto que el de junio, alcanzará su punto crítico el jueves.

En Francia, 80 departamentos estaban el martes bajo vigilancia naranja por altas temperaturas, un récord. Los termómetros rozaban los 40 °C el martes por la tarde en varias ciudades del país.

"Se esperan récords de calor hoy en el sur y el jueves en la mitad norte del país", indicó a la AFP el meteorólogo François Jobard.

Los habitantes de los grandes núcleos urbanos, que sufren con más intensidad el calor, serán los más afectados. Burdeos, una aglomeración urbana del suroeste, batió esta tarde su récord de temperatura, con 41,2 °C.

El calor golpea al Tour de Francia

Esta nueva canícula podría agravar la sequía en Francia que está golpeando severamente al sector agrícola. La producción vinícola es una de las más afectadas, con una caída prevista de entre 6 a 13% en relación a 2018, según estimaciones oficiales.

Para ayudar a los agricultores, el gobierno va a pedir el pago anticipado de 1.000 millones de euros de las ayudas europeas.

Con cuarenta grados en las carreteras, el calor golpeará también de lleno al pelotón del Tour de Francia este martes, tras más de dos semanas de máximo esfuerzo.



Si los ciclistas profesionales "tienen una fisiología y un entrenamiento fuera de serie", como precisa Jacky Maillot, médico del equipo Groupama-FDJ, el calor "sigue siendo un factor perturbante para el rendimiento".

Los corredores tendrán a su disposición bolsas de hielo para los que quieran disminuir la temperatura de su cuerpo, que a veces alcanza los 39 grados.

Alerta roja en el País Vasco

Las agencias meteorológicas predicen también récords de calor en Bélgica, Luxemburgo y Holanda, con temperaturas de alrededor 40 °C.

En España, una masa de aire cálido se instaló el martes en el País Vasco, donde se prevén temperaturas de hasta 41 ºC en la provincia de Vizcaya, que fue puesta en alerta roja, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).



En Portugal, los bomberos anunciaron que el incendio que destruyó miles de hectáreas de bosques en cuatro días en el centro del país estaba bajo control.

Más de 1.200 bomberos seguían movilizados para apagar las llamas, reavivadas el lunes por los vientos y el calor, y que han dejado 39 heridos.

Cuidado con los animales

En Alemania, donde se vive un verano particularmente caluroso, el mercurio alcanzará en los próximos días 41 °C en la región de Colonia y la región de la Sarre, fronteriza con Francia, podría batir su récord de 40,3 °C registrado en 2015.

En Reino Unido, las autoridades sanitarias aconsejaron a la gente que se mantuviera alejada del sol entre las 11H00 y las 15H00, que caminara a la sombra o que usara un sombrero, y que evitara el consumo excesivo de alcohol.

The Dogs Trust, una organización benéfica para el bienestar de los animales, ha aconsejado a los propietarios que no dejen a sus mascotas solas en los vehículos, ni siquiera por unos minutos.



La organización también recomendó no pasear perros en los momentos más calurosos del día y evitar el asfalto siempre que sea posible.

Las olas de calor serán cada vez más intensas y frecuentes debido al calentamiento global, advierten los científicos.

Hace una semana el mercurio alcanzó los 21 °C en Alert, el lugar habitado más al norte del planeta, a menos de 900 kilómetros del polo norte, un récord para esa localidad.