Región Centro, Coah.- El rigor de la canícula de la presente temporada cuyas temperaturas rebasan los 40 grados centígrados por espacios prolongados, provoca severo impacto en el área rural de este y otros municipios de la región.

El periodo iniciado en el de julio y que concluye el 20 de este mes, redujo de manera significativa los espacios de pastoreo suficiente, causa pérdida de peso en carne y leche en los animales.

En entrevista con productores pecuarios del sector social, entre ellos Ismael Martínez y Jesús Guajardo de la Rosa, de los ejidos San Lorenzo y San Antonio de las Higueras, respectivamente, lamentaron la situación prevaleciente, la peor de los últimos años, señalan.

Los expertos en estudios del clima estiman el fin de este fenómeno en los primeros días de la segunda quincena del presente mes; sin embargo, abundan manifestaciones atípicas de la naturaleza que rompieron con esquemas tradicionales, calendarios que fueron patrón de conducta de hombres de campo perdieron efectividad.

VIVEN "TIEMPO DE PERROS"

Jesús Guajardo de la Rosa, caprinocultor, dijo que gracias a que pueden recurrir al ramoneo, las cabras logran alimentarse, pero hizo hincapié en que si las lluvias no se presentan antes del 31 del mes en curso, empezará la muerte de animales.

“La estamos pasando a duras penas, la situación sin lluvias se extiende cada vez más y en esto que los campesinos conocemos como tiempo de perros, nos estamos quemando, hablando literalmente”, detalló.

Puntualizó diciendo que la generalidad de los productores, incluido el sector privado, enfrentan problemas y claman por las precipitaciones pluviales a fin de no enfrentar el otoño con estiaje.

ESTANQUES TIENEN POCA AGUA


Aunque por efectos de la evaporación, las ollas y estanques de agua disponibles en los ranchos ganaderos y ejidos, poco a poco han ido reduciendo su volumen de agua acumulada.

“Por lo tanto, sobre la marcha, con recursos propios y apoyos del gobierno compramos extras de forraje, melaza y otros insumos complementarios, para diversificar las opciones de alimentación, evitando casos extremos de muerte de animales”, expuso Ismael Martínez.

Refiere que el pasto está completamente seco y dificulta la alimentación del hato y de continuar la situación, las consecuencias serán terribles.