España.- Un grupo de arqueólogos de la Universidad de Carolina del Norte han descubierto evidencias de la conquista de Jerusalén por parte del Imperio de Babilonia, en el año 586 a.C. El hallazgo, en el histórico Monte Sión, refiere algunos artilugios, como puntas de flecha, tiestos, lámparas o joyería de oro y plata.

El proyecto arqueológico del Monte Sión está codirigido por el profesor de historia de la misma universidad Shimon Gibson; Rafi Lewis, de la Ashkelon Academic College, y James Tabor, profesor de estudios religiosos. Este equipo multidisiciplinar hizo otro anuncio este año: evidencias históricas de la Primera Cruzada. Este segundo hito supondría uno de los momentos históricos más importantes de la historia del pueblo judío.

"The current find is one of the oldest and perhaps the most prominent in its historical significance, as the Babylonian conquest of Jerusalem is a major moment in Jewish history."https://t.co/b8CWlfF117
— end times life (@endtimeslife) August 11, 2019

"Para los arqueólogos, las ascuas pueden significar miles de cosas diferentes", señaló Gibson al portal Phys.org, donde se recogió la noticia. «Podrían ser de hornos o incluso de basura quemada. Sin embargo, en este caso, la combinación de estas, junto a los artefactos encontrados, indican que aquí hubo algún tipo de devastación y destrucción. Todo el mundo sabe que nadie abandona joyería de oro y nadie tiene puntas de flecha en su casa».

Además, según aseguró Gibson, las puntas de flecha hacen referencia a diferentes pueblos escitas, de los siglos VII y VI a.C. Estas también fueron utilizadas por los pueblos babilonios y los israelíes, por que «esto apunta a la conquista histórica de la ciudad de Babilonia».

En la Biblia, ya se detalla la caída de esta histórica ciudad, a manos del rey neo-babilónico Nabucodonosor. Este fue el responsable de reducir la ciudad a cenizas y quemar el templo del Rey Salomón, dedicado al dios de los judíos. El rey de Judea, Sedequías, intentó escapar, pero fue llevado preso a Babilonia. Ahora estos restos arqueológicos aportan más datos a esta batalla. La investigación, aun así, sigue su camino con buen pie.

Fuente: ABC.ES