Monterrey, NL.- El gobernador Jaime Rodríguez dijo que el ataque del viernes a policías de Fuerza Civil en los límites de Nuevo León con Tamaulipas, podría ser derivado de los operativos contra el tráfico de migrantes, y no solo de drogas.

"Hay ya una investigación respecto a eso, el Comandante de la (Octava) Zona Militar que tiene el mando del operativos regional está muy avanzado en eso", dijo al ser entrevistado en Ciénega de Flores.

"Son los grupos que se dedican al trasiego de droga o al tráfico de migrantes, que estamos atacando", añadió.

"Tenemos mucha información respecto a eso, uno de los recursos que más usa la delincuencia organizada es el tráfico de migrantes, les cobran una lana y hoy están chantajeando a las autoridades en ese sentido".

Las tres unidades de Fuerza Civil atacadas por un comando en la carretera a Nuevo Laredo habían escoltado a un grupo de migrantes rescatados de "polleros", según la versión oficial.

Aunque por la mañana el secretario de Seguridad, Aldo Fasci, negó que el ataque tuviera relación con los migrantes, el Mandatario dijo que es una de las líneas de investigación.

Advirtió que puede haber más enfrentamientos de este tipo, por el combate que las fuerzas de seguridad de Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas coordinan contra el tráfico de drogas y de personas en la región.

Fasci Zuazua consideró que el ataque es una advertencia de un grupo delictivo.

Los elementos fueron sorprendidos por cuatro camionetas camufladas que aparentaban ser de la Marina.

"Esta agresión, en lo personal, es 'no vengan y se metan a donde no es su territorio'", dijo Fasci.

El funcionario dijo que no se encontraron cuerpos de los delincuentes, pero sostuvo que es altamente probable que haya bajas, según los testimonios de los policías que repelieron la agresión.

Mientras que una segunda camioneta, presuntamente usada en el ataque contra Fuerza Civil, fue localizada por las autoridades.

Además se informó que el estado de los tres uniformados estatales reportados como heridos es estable.