Saltillo, Coah.- A pesar que los parquímetros se encuentran en funcionamiento en la Zona Centro de la ciudad, los dueños de los negocios se apoderan de los cajones de estacionamiento al separar lugares para sus clientes y así evitar que se estacionen los ciudadanos que acuden a esta área comercial de la ciudad.

Sobre las arterias de calles como Victoria, Aldama y Allende, los comerciantes ponen botes para evitar que los ciudadanos que tienen diversos pendientes se estacionen.

Esto a pesar que no cuentan con una línea de estacionamiento exclusivo, misma que se tiene que pagar en el Ayuntamiento de Saltillo para poder tener la exclusividad del cajón.

Algunos negocios cuentan con convenios con los estacionamientos que hay en el Centro, sin embargo obstruyen los cajones que hay afuera de los locales lo que causa molestia entre los ciudadanos.

Además, los franeleros lucran con los parquímetros que hay sobre la calle Morelos, ya que piden a los clientes que les paguen una cuota de 10 pesos para dejarlos estacionarse.