Ciudad de México.- Mujeres especialistas en conservación y restauración del patrimonio cultural, agrupadas en el colectivo independiente Restauradoras con Glitter, pugnan por mantener las pintas que feministas pintaron en el Ángel de la Independencia durante la marcha del 16 de agosto, y no removerlas hasta que se garantice la seguridad de las mujeres.

En una carta dirigida a la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, suscrita por casi dos centenares de expertas, señalan que "por su alta relevancia social, histórica y simbólica, las pintas deben ser documentadas minuciosamente por profesionales, con el objetivo de enfatizar y mantener viva la memoria colectiva sobre este acontecimiento y sus causas, así como promover una toma de conciencia para plantear y gestionar soluciones al problema de fondo".

Su permanencia, exponen, debe ser un "recordatorio palpable de la condenable situación de violencia en nuestro país, y que por ende ninguna deberá ser removida hasta que no se atienda y se dé solución al problema de la violencia de género en nuestro País".

VANDALIZAN el ÁNGEL de la INDEPENDENCIA
Prenden fuego, pintan la columna, acaban con el pasto…
y ningún agente de @SSP_CDMX interviene…
Así las cosas en CDMX pic.twitter.com/FoYRoRzJJg

— Carlos Jiménez (@c4jimenez) August 17, 2019


"Si fueran borradas sin un registro sistemático que pueda dar origen a una reflexión, se estarían silenciando una vez más las voces de las mujeres que exigimos que se garantice nuestra integridad y se haga justicia a las víctimas de la violencia".

Solicitamos que este colectivo realice la documentación, "ya que contamos con las especialistas capacitadas para hacerlo".

Demandan que ningún profesional de la conservación remueva las pintas "hasta que el Gobierno Federal realice las acciones necesarias para garantizar la seguridad de las mujeres en el territorio mexicano, y "en la sociedad notemos resultados visibles en la reducción y castigo de la violencia de género en todas sus expresiones".

Solicitan a las autoridades que una vez atendidos los problemas de fondo, la intervención del monumento sea realizada de manera interdisciplinar por manos expertas en la materia, "contemplando el tiempo estimado para generar una propuesta de restauración con criterios y medios adecuados, la cual será derivada de un diagnóstico integral donde se estudien los materiales constitutivos y se haga la identificación de las diversas sustancias pictóricas empleadas".

"El patrimonio cultural puede ser restaurado, sin embargo, las mujeres violentadas, abusadas sexualmente y torturadas nunca volverán a ser las mismas; las desaparecidas seguirán siendo esperadas por sus dolientes y las asesinadas jamás regresarán a casa. Las vidas perdidas no pueden restaurarse, el tejido social sí", enfatizan.