Piedras Negras, Coah.- En lo que va del presente año, son siete los casos registrados de policías agredidos por ciudadanos que en su mayoría, han estado bajo los influjos del alcohol, así lo dio a conocer el contralor interno de la corporación de Seguridad Pública, Mario Ramón Pope Marín quien reconoció que la labor de un oficial es altamente riesgosa.

El caso más reciente dijo, se vio involucrada una mujer policía que resultó afectada por unas personas que la lesionaron mientras hacía su trabajo el pasado fin de semana. Verónica “N”, agente preventivo había ido al sector Cumbres para atender una riña familiar y fue ahí donde la atacaron, y misma que ya realizó su denuncia formal.

Pope Marín señaló que ante estos hechos, los policías municipales aún se encuentran trabajando dentro de la corporación, lo que demuestra que no se han intimidado incluso cuando se enfrentan a balazos. “La cuestión de la violencia no es algo que a los elementos los ahuyente, más que todo los compromete a realizar su labor, hemos de decir, hay muy buenos elementos, hay elementos comprometidos y hay malos elementos que son a los que hemos estado dando de baja”, argumentó.

“Siempre buscamos que el oficial respete primeramente a la ciudadanía para que la ciudadanía pueda también respetar al elemento”, refirió al reconocer que los elementos no se sienten ahuyentados por la violencia, pero sí con la disciplina que se les aplica para ejercer bien su trabajo. “Entre más apriete los esfuerzos de quien comande la policía, es lo que hace que después los elementos busquen otras alternativas de trabajo”, concluyó.