Saltillo, Coah.- Las letras del Hospital Materno Infantil se caen una a una; señales de vandalismo, robo y deterioro envuelven el edificio que, todavía sin entrar en operación, evidencia la falta de calidad con la que fue construido, pese a los casi 700 millones de pesos de su inversión, mientras que el Hospital del Niño dejó de lado la reparación de áreas, esperando trasladarse al “moderno nosocomio”.

Mientras el Materno Infantil permanece abandonado y sin una fecha cierta para entrar en funcionamiento, decenas de niños son atendidos en el Hospital del Niño, en las deficientes condiciones en las que permanece, tras años de no recibir el mantenimiento que requiere y sin que se le asigne un presupuesto.

Basta entrar a los baños del Hospital del Niño para ver lo deplorable de sus condiciones y la declaración de algunas madres de familia respecto al poco espacio al interior de cada área para la atención de los menores.

A dos años de ser inau-gurado el Materno Infantil aún tiene cables saliendo del piso, grafiti en las paredes, tomas de agua sin tapa, tablas en lugar de ventanas y césped seco, de este modo, ninguno de los dos hospitales ofrece 100% de su capacidad y servicio.