Saltillo, Coah.- En punto de las 21 horas y ante más de 25 mil mexicanos reunidos frente al frontispicio del Capitolio, el cónsul general de México en Texas, Pablo Marentes, dio el Grito de Independencia, enarbolando el lábaro patrio.

Fue una significativa ceremonia para numerosas familias de mexicanos de todos los rincones del país que emigraron a esta boyante región de la que hoy son factor importante para su crecimiento y desarrollo económico.



Y los legisladores texanos reconocen esa importancia y por eso ayer abrieron los jardines, corredores y calles interiores del recinto legislativo para que esos más de 25 mil mexicanos vivieran una fiesta de cuatro horas y media, en la que hubo música, comida y otros atractivos y que fue transmitida en vivo por Univision Austin.