Acuña, Coah.- Pena ajena generó Real Madrid al disputar su encuentro en el campo A del parque Braulio Fernández Aguirre en punto de las 5 tarde, donde fue ampliamente humillado por Tigers, quienes se dieron a la tarea de borrar del terreno de juego a su rival propinando un tremendo marcador de 12-3, amargando su regreso.

Luego de más de 2 meses sin ver alguna actividad debido a la suspensión indefinida por parte de la Liga Pastoral, la plantilla del Real Madrid volvió a pisar un terreno de juego, esta vez en un partido amistoso ante Tigers, quienes al final terminaron demostrando la gran diferencia en ritmo y plantillas que existe entre ambos equipos.

La localía logró tras un cobro de tiro de esquina la obtención de su primer gol en un gran remate de cabeza por parte de Luis Robles, dejando sin posibilidades al guardameta de Tigers para conseguir la ventaja en el marcador, la cual poco duraría tras el enorme bajón de ritmo por parte de Real Madrid que no pudieron contener las tremendas corridas de unos Tigers hambrientos de gol.

En menos de 20 minutos Tigers le dio la vuelta al marcador al punto de irse arriba 5-2 al medio tiempo, donde los postes negaron la posibilidad rotunda de un nocaut en apenas la primera mitad.

Para la parte complementaria la tercera anotación por parte de Madrid sería obra de Daniel Quiñones, lo que evitó que su equipo se fuera noqueado en su primer compromiso en su retorno de la inactividad. El partido finalizó con un humillante resultado de 12-3, destacando Juan Gámez como la figura del partido con 5 anotaciones.