Ciudad de México.- De los más de 19 millones de beneficiarios que reciben dinero como parte de algún programa social gubernamental, unos 4 millones obtienen este recurso en efectivo, ya que en su comunidad no hay infraestructura para que utilicen tarjetas bancarias, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

El presidente de la Comisión, Óscar Rosado, refirió que son cerca de 15 millones las personas que reciben un apoyo social mediante una tarjeta de débito, ya que se les ha abierto una cuenta bancaria.

“Hay 19.6 millones de cuentas bancarias de la población que están recibiendo algún tipo de beneficio social. Pero ahí se refleja el tema de inclusión: de estos 19.6, hay 4 millones que no tienen cuenta y los reciben por órdenes de pago o dinero en efectivo”, mencionó al participar en un evento de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore).

Agregó que son 2 mil millones de pesos los que se trasladan en efectivo para entregar programas sociales a los 4 millones de personas sin cuenta bancaria.

“Hay más de 4 millones de mexicanos que no se les puede abrir cuenta por la simple y sencilla razón de que no hay manera, la cuenta no servirá de nada, el plástico que se le entregará no surtiría efecto porque no hay cajeros, no hay sucursal, no hay nada”, indicó Rosado.

El funcionario declaró que habrá una serie de medidas para abrir cuentas a las personas que reciben apoyo social en efectivo, sin detallar en qué consistirán.

“Ese es el gran reto de la inclusión financiera. Estamos dando un paso gigantesco en cuanto al número de población bancarizada. Se van a tomar una serie de medidas para abrir (cuentas) a este número de 4 millones de mexicanos que no se les abre cuenta porque no pueden cobrar el dinero en ningún cajero automático, no pueden hacer uso de ninguna terminal de cobro para comprar cosas”, dijo.

“Se va a avanzar en ese sentido, pero ese es el reto, la inclusión financiera y hacer campañas de acuerdo con la forma de pensar y de actuar de los jóvenes millennials”, concluyó Rosado.