Ciudad de México.- Luego de permanecer 26 años al frente del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), afirman que Carlos Romero Deschamps se prepara para dejar su cargo de secretario general en los próximos días.

Fuentes cercanas al líder sindical indicaron que éste analiza dejar anticipadamente el liderazgo del STPRM pues en diciembre de 2017 había sido reelecto para cumplir un periodo más que finalizaría en 2024.

El también exsenador priísta ha informado al Gobierno federal de la preparación de su inminente relevo, confirmaron fuentes oficiales. La administración de Andrés Manuel López Obrador no interferirá en la designación del sucesor.

Relación con el Gobierno

Las relaciones del también exsenador con el gobierno federal no han estado en su mejor momento. El 18 de marzo pasado, el dirigente no fue convocado a la ceremonia por el 81 aniversario de la Expropiación Petrolera. Tampoco participó en la comida oficial de líderes sindicales con el Presidente por el Día del Trabajo, el 1 de mayo, en Palacio Nacional.

El 9 de julio Romero Deschamps fue testigo de la detención de su abogado Juan Collado mientras ambos comían en un restaurante de cortes de carne en las Lomas al poniente de la Ciudad de México.

El dirigente gremial sería otro de los invitados a la boda de la hija de Collado que caería en desgracia, de concretarse su dimisión. Así ocurrió con el propio padre de la novia, quien fue encarcelado acusado de lavado de dinero. Rosario Robles, extitular de Sedatu y Sedesol, encarcelada por actos de corrupción. Y el ministro Eduardo Medina Mora, quien dimitió en su encargo envuelto en acusaciones por transferencias millonarias no aclaradas.

De 75 años de edad, Romero llegó a la dirigencia del sindicato en 1993 luego de que Sebastián Guzmán cumpliera con un corto liderazgo tras la deposición en enero de 1989 de Joaquín Hernández Galicia, La Quina.

Trayectoria y escándalos

Romero ha sido 5 veces legislador, tres de ellas como diputado federal y dos veces como Senador de la República. Siempre por la vía plurinominal.

El mayor escándalo público de su trayectoria fue el llamado "Pemexgate", una acusación de la administración encabezada por Vicente Fox, por un desvío de mil 100 millones de pesos desde el sindicato petrolero a la campaña del priísta Francisco Labastida Ochoa en las elecciones presidenciales del 2000, pero no fue castigado.

El dirigente gremial fue intocable en los sexenios de los priístas Carlos Salinas, Ernesto Zedillo y Enrique Peña y los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón, cuando recibió millonarias transferencias para su dirigencia y para sufragar un oneroso contrato colectivo de trabajo.