Ciudad de México.- Enrique Peña Nieto tenía previsto pasar un festejo familiar mañana sábado por la noche en Ixtapan de la Sal, donde acostumbra a jugar al golf. Pero la crisis que se desató en la 4T por la fallida detención del hijo de Joaquín Guzmán Loera en Sinaloa forzó un cambio de planes en la agenda del ex presidente, que ahora prefiere permanecer fuera del país para evitar cualquier tipo de detención judicial.

Peña Nieto y su circulo primario asumen -con cierto grado de desconfianza- que en cada momento que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador tenga una dificultad -política, económica o simplemente mediática- crecerán exponencialmente las chances de un accionar de la Fiscalía General de la República.

Bajo esa dinámica, dicen, Juan Collado y Rosario Robles están presos. También asumen que esa es la razón por que la que Emilio Lozoya cayó en la clandestinidad, Eduardo Medina Mora renunció a la Suprema Corte, Carlos Romero Deschamps tuvo que dejar el sindicato de Pemex y Carlos Salinas de Gortari hace diez meses que no pasa más de una noche en México.

Según pudo saber LPO, el ex mandatario tenía un compromiso en el Estado de México pero ayer por la tarde avisó a sus anfitriones que su presencia quedaba suspendida. Desde luego, no brindó mayores explicaciones. No era necesario: gran parte de su entorno conoce a la perfección los temores de EPN.

Enrique Miranda Nava, compadre de Peña Nieto, ex miembro de su staff y actual diputado federal alienta la teoría, siempre con cierta carga de fantasía, de que el presidente tiene una lista de 16 nombres listos para atacar con la fuerza judicial del Estado en caso de turbulencias. Nadie le suele preguntar por qué ese número, pero Miranda lo dice con tal suficiencia que lo hace parecer real.

Peña Nieto viene de protagonizar un episodio estrafalario semanas atrás en Nueva York cuando apareció disfrazado en un restaurante japonés con su novia Tania Ruiz. Según reveló El Universal, tras esa foto AMLO le habría pedido a su antecesor "que ya le baje".

El ex presidente hace su vida entre Madrid y Estados Unidos, y de momento no se le conoce actividad profesional alguna. Pero por ahora, con un máximo de cautela, prefiere mantenerse lejos de México.

Fuente: La política Online