Ciudad de México.- Por servir al cártel de Sinaloa y “recibir sobornos multimillonarios” de narcotraficantes en el periodo 2006 a 2012, el Gobierno de Estados Unidos acusó y detuvo a Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública en el sexenio de Felipe Calderón.

El Departamento de Justicia presentó el pasado 4 de diciembre cargos de tráfico de cocaína y conspiración contra García Luna ante la Corte Federal para el Distrito Este de Nueva York, en Brooklyn, por los que enfrentaría una pena mínima de 10 años de cárcel.

La Corte de Brooklyn es la misma en la que Joaquín “El Chapo” Guzmán fue procesado y condenado este año a cadena perpetua.

García Luna se mudó a Estados Unidos al terminar el sexenio de Calderón y contaba con la residencia permanente o green card, y estaba tramitando su nacionalización.

García Luna fue el máximo responsable de la seguridad en el país cuando ocurrió la masacre en Allende, Coahuila.

El fiscal federal Richard P. Donoghue dijo que “el acusado abusó de su puesto como servidor público para ayudar al cártel de Sinaloa a traficar cocaína hacia los Estados Unidos. A cambio de sobornos, permitió a ese cártel, una de las organizaciones criminales más grandes y violentas del mundo, operar con impunidad en México”.


El indictment o acusación emitida por un gran jurado federal refiere que García Luna habría colaborado con el narco desde 2001 y hasta la fecha, pero Donoghue, en su carta a la Corte, centró sus señalamientos en el periodo de 2006 a 2012, el sexenio de Calderón cuando fue titular de la SSP y por tanto jefe de la Policía Federal.

Las acusaciones se basan en testimonios desahogados durante el juicio contra "El Chapo", como el de Rey Zambada, hermano de Ismael “El Mayo” Zambada, quien declaró haber entregado personalmente entre 3 y 5 millones de dólares en efectivo a García Luna, en al menos dos ocasiones.

García Luna, de 51 años, desarrolló durante su carrera relaciones cercanas con múltiples agencias de seguridad estadunidenses.

Luego de laborar en el Cisen, García Luna fue el primer director de la Agencia Federal de Investigación (AFI), creada en 2001 por el presidente Vicente Fox para reemplazar a la Policía Judicial Federal, siguiendo el modelo del FBI.

Tras encabezar la SSP en el sexenio de Calderón, García Luna estableció una consultora privada en temas de seguridad e inició otros negocios privados en Florida.

El máximo jefe de la policía en México durante el Gobierno de Felipe Calderón y gran estratega de la lucha contra el narcotráfico, Genaro García Luna, fue detenido en Dallas, Texas, el lunes.

El que fuera secretario de Seguridad Pública en la Administración calderonista (de 2006 a 2012) está acusado por la misma corte de Nueva York que sentenció a Joaquín “El Chapo” Guzmán, de colaborar con el cártel de Sinaloa durante los años de la guerra contra las drogas que emprendió el entonces Presidente mexicano tras su llegada al poder. García Luna se enfrenta a tres cargos por crimen organizado y la justicia norteamericana lo señala como el brazo del Gobierno que permitió al cártel más poderoso del mundo, a cambio de sobornos millonarios, operar con total impunidad en México.

Las sospechas sobre el Secretario –que también estuvo a cargo de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) durante el Gobierno de Vicente Fox (de 2000 a 2006)– se hicieron públicas durante el juicio contra El Chapo en Nueva York.

García Luna es el primer exsecretario de Estado del Gobierno federal mexicano acusado en EU por narcotráfico.

El mismo 4 de diciembre, el Juez Ramón E. Reyes, ordenó la aprehensión de García Luna, quien fue detenido el lunes en Grapevine, Texas, un suburbio cercano al aeropuerto de Dallas, aunque su residencia habitual es en Florida.

Declara poco
El exfuncionario de seguridad compareció ayer brevemente ante un juez de Dallas, que lo citó a una audiencia más formal el 17 de diciembre, tras la cual seguramente será trasladado a Nueva York, en el Distrito Este en Brooklyn, donde enfrentaría una pena mínima de 10 años de cárcel.

García Luna declinó su derecho de audiencia de identificación y habló auxiliado por una intérprete.

Durante los 10 minutos que duró la audiencia, su defensa rechazó comentar o confirmar su nombre completo. Estuvo esposado de pies y manos durante el proceso.

hunde

Riesgo de fuga
García Luna se mudó a EU al terminar el sexenio de Calderón, contaba con la residencia permanente o green card, y estaba tramitando su nacionalización.

Uno de los cuatro cargos contra García Luna es por mentir sobre sus actividades criminales en la solicitud que presentó en 2018 para naturalizarse estadunidense, mientras que los otros tres cargos son por conspiración para importar y distribuir cocaína.

En su carta a la Corte, el fiscal Donoghue solicitó se dicte una “orden de detención permanente” contra García Luna, por considerar que representa un grave riesgo de fuga, y que de huir a México, podría ser protegido por el cártel de Sinaloa con quien lo relacionan o por “funcionarios de alto rango”.

Se detalla que de 2002 a la fecha, García Luna viajó entre México y Estados Unidos en 280 ocasiones, la más reciente el 17 de noviembre.

Apenas en noviembre de 2018, el exjefe de la Unidad de Información Sensitiva de la Policía Federal, Iván Reyes Azarte, obtuvo una pena benigna de 40 meses de cárcel en Chicago, tras aceptar reuniones con el cártel de los Beltrán Leyva –filial del cártel de Sinaloa– cuando García Luna era titular de la SSP, en 2009.

calderon

Busca FGR extradición
La Fiscalía General de la República (FGR) incorporará a su propia carpeta de investigación las pruebas recabadas en Estados Unidos contra Genaro García Luna, y buscará extraditarlo.

En un comunicado, la FGR precisa sobre García Luna, quien fuera colaborador del expresidente Felipe Calderón: “Una vez que nuestra carpeta de investigación termine de integrarse, se le solicitará al juez de Control competente la orden de aprehensión con fines de extradición en contra de esta persona”, señala la FGR en un comunicado.

Además, la FGR pondrá a disposición las pruebas que las autoridades estadunidenses soliciten legalmente con el objetivo de fortalecer ambos procedimientos.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, precisó que el Gobierno del presidente López Obrador proporcionará la información que sea necesaria. Aclaró que ello, hasta el momento no ha sido requerido por Estados Unidos.

“La posición de México será pues simple y llanamente proporcionar la información que su caso se requiera. No hemos sido requeridos hasta ahora respecto a la información”, indicó el canciller.

Lo deja a su suerte
Pese a que fue el policía de toda su confianza al nombrarlo secretario de Seguridad Pública en su sexenio, el expresidente Felipe Calderón abandonó a su suerte a Genaro García Luna, ahora detenido en EU por colusión con el narcotráfico.

“Estoy conociendo por redes sociales la versión del presunto arresto de Genaro García Luna. Desconozco detalles y estoy pendiente de la información que confirme el hecho, como de los cargos que, en su caso, se le imputen. Mi postura será siempre en favor de la justicia y la ley”, escribió Calderón en su cuenta de Twitter.

García Luna es el primer colaborador de primer nivel de Calderón detenido en Estados Unidos por sus presuntos nexos con el narcotráfico, pese a que su entonces jefe y él mismo le declararon la guerra en 2006 a los grupos criminales y que dejó más de 150 mil muertos y miles de desaparecidos.

montaje

El montaje Cassez
Siete años después de aquella transmisión del 9 de diciembre de 2005, cuando el programa Primero Noticias anunció que “en vivo” los agentes de la Agencia Federal de Investigaciones comandados por Genaro García Luna, responsable de la AFI en el sexenio de Vicente Fox, detuvieron a integrantes de la banda de secuestradores El Zodiaco, el conductor estelar en aquel entonces de esa emisión de Televisa, Carlos Loret de Mola, admitió que se trató de “un engaño”.

El “telemontaje” y la simulación de una liberación y detención “en vivo y en directo” de Florence Cassez y de su pareja sentimental Israel Vallarta, se convirtieron en parte de la argumentación fundamental de los abogados y familiares de la francesa para pedir su liberación.

Durante siete años, Grupo Televisa guardó silencio sobre el “telemontaje”. Cuando se descubrió esta operación, en febrero de 2006, la empresa optó por correr al reportero Pablo Reinah, a quien acusó de ser cómplice de la estratagema. Reinah se defendió ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Pidió que se restableciera su honor y la empresa admitiera que él no fue el único responsable.

Reinah ganó en su litigio, pero Televisa nunca aclaró ante las audiencias si hubo otros directivos de la empresa que estuvieran enterados de este “montaje”. A nivel interno, se menciona al vicepresidente de Información Nacional, Amador Narcia, como corresponsable de esta operación, junto con García Luna.

Narcia volvió al escándalo cuando fueron detenidos 18 mexicanos en Nicaragua, en una caravana de seis camionetas que circulaban en Centroamérica con el logotipo de Televisa y transportando droga y 9.2 millones de dólares.

Televisa negó cualquier vínculo con esta caravana y consideró “apócrifa” la firma de Narcia en oficios que exhibieron los detenidos.

Con información de Agencia Reforma, El País y Proceso