Saltillo, Coah.- El acumulamiento de miles de fragmentos óseos recolectados en los campos de exterminio, así como de cuerpos en fosas comunes no identificados, provocaron en Coahuila una “emergencia forense” decretada por la Secretaría de Gobernación.

De acuerdo con el titular de la Comisión Estatal de Búsqueda, Ricardo Martínez Loyola, la emergencia forense obliga a las autoridades a implementar un plan de identificación que da prioridad a los cuerpos que se encuentran en las fosas comunes de todos los panteones en el estado.

“Esta emergencia forense no se puede seguir atendiendo con los servicios médicos forenses establecidos ni con las capacidades que hasta ahora tienes, debes de generar un mecanismo extraordinario que atienda la problemática que tienes”, dijo el comisionado.


Según las autoridades, existen 800 cuerpos sepultados en panteones de todo Coahuila que no fueron identificados al momento de su exhumación, acontecida principalmente durante la “guerra contra el narcotráfico” y que durante esta administración estatal se buscará identificar.


Son restos sin identificar una emergencia forense

La renovación y ampliación del Servicio Médico Forense (Semefo) en Saltillo, así como la construcción del Centro de Identificación Genética, forman parte de la estrategia para resolver, no solamente el pasado de la violencia en Coahuila sino también garantizar que en el día con día no se vuelvan a sepultar cuerpos sin identificar, lo que en este momento ha provocado una emergencia forense.

“No solamente se le apueste a crear centros de identificación porque, si tú no fortaleces tus servicios médicos forenses, nunca vas a dejar de tener esa emergencia porque vas a resolver lo del pasado, pero vas a seguir generando un problema en el presente”, señaló Ricardo Martínez Loyola, titular de la Comisión Estatal de Búsqueda


Por parte de los familiares de los desaparecidos, existe la exigencia de resolver pronto la emergencia y que les informen sobre sus seres queridos.