Saltillo, Coah.- Dicen que el amor todo lo perdona, incluso la estupidez. Al menos eso es lo que postula la obra Lo Amo, pero es un Imbécil, donde Niurka Marcos hace gala de sus dotes de comediante, junto al actor Jurgan Jacobo.

La polémica cubana manifestó, en entrevista con Zócalo, su beneplácito de ser parte de este proyecto que retrata de una manera divertida y jocosa las situaciones que puede llegar a vivir en la actualidad un matrimonio, el cual llegará a Saltillo el próximo 28 de febrero para ofrecer una función, a las 19:30 horas, en el Paraninfo del Ateneo Fuente.

“Con esta obra buscamos que el público se divierta con una historia de una pareja que tiene muchos años de casada y que a pesar del tiempo sigue amándose. Es un homenaje a todas esas parejas que siguen unidas a pesar del tiempo”, externó la actriz, y aclaró que el personaje que interpreta en escena no le ha dejado mucho de enseñanza, porque para ella es difícil cambiar.



“No es que queramos hacerle cambiar a la gente su manera de pensar. Yo solo comparto lo que para mí ha sido esto a lo largo de mi vida”, refirió.

Para Niurka, contrario a lo que muchos opinan, implica el mismo esfuerzo hacer reír y llorar al público, así que como actriz hay que poner el mismo esfuerzo independientemente de la naturaleza de la escena o el género de la obra o telenovela. Asimismo, al estar en un teatro, se decanta por aquellos montajes que se contempla el traspaso de la cuarta pared y poder interactuar con el público.

“Me encanta ver a la gente reír a carcajadas, porque es por ellos que nosotros trabajamos, para que se la pasen bien, que se diviertan con nuestro trabajo. Es muy bonito ver que la gente sale muy contenta del teatro”, agregó.