Ciudad de México.- Un magistrado federal reactivó la orden de aprehensión contra el ex presidente del Consejo de Administración de Mexicana de Aviación, Gastón Azcárraga Andrade, motivo por el cual la Fiscalía General de la República debe detenerlo como probable responsable de delitos previstos en la Ley del Mercado de Valores.

Manuel Bárcena Villanueva, magistrado del Segundo Tribunal Unitario en Materia Penal, determinó “que no resulta procedente la cancelación de la orden de aprehensión” librada el 3 de octubre de 2014, contra Gastón Azcárraga.

“Y si bien es cierto que con tales documentales y la pericial de la experta Alicia Estela Cruz Méndez, adscrita a la Coordinación General de Servicios Periciales de la hoy Fiscalía General de la República, de alguna manera generaron una contradicción, con el material probatorio que sirvió para emitir la orden cuya cancelación se solicita, lo cierto es que es obvio que al estar ante pruebas contradictorias, evidente es que no puede tener el alcance de desvanecer los datos que se consideraron para emitir la orden de aprehensión y, por ende cancelarla”, detalla la resolución.


El pronunciamiento del magistrado derivó de un amparo otorgado a Gastón Azcárraga por el Sexto Tribunal Colegiado en Materia Penal.

El colegiado ordenó al unitario dictar una nueva resolución donde debía valorar si los datos de prueba que en su momento ofreció el subprocurador jurídico de la Procuraduría General de la República, quien solicitó la cancelación de la orden, se presentaron antes o después del mandato de captura librado el 3 de octubre de 2014.

Asimismo, se instruyó eliminar la interpretación que hizo de que los datos de prueba debían ser sometidos a control judicial para su respectiva valoración.

Azcárraga argumentó que, en atención al principio de mayor beneficio jurídico, se debió concederle de fondo el amparo, para que se cancelara la orden de captura. Sin embargo, su argumento fue calificado como infundado.

De acuerdo con investigaciones de la PGR, Gastón Azcárraga no informó en tiempo y forma a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), la situación real por la que atravesaba Mexicana de Aviación meses antes de que se declarara en quiebra

Asimismo, la PGR detectó operaciones inusuales que derivaron en la quiebra de la aerolínea y que beneficiaron directamente al Grupo Posadas, del cual era director general Azcárraga Andrade.

Se constató que en diciembre de 2005, CINTRA vendió a Grupo Posadas el 95 por ciento de las acciones de Grupo Mexicana por 165.5 millones de dólares.

El mismo día de la compra, Grupo Posadas vendió el 65 por ciento de las acciones a personas físicas y a diversas empresas; dentro de las compañías que adquirieron de Grupo Posadas acciones de Grupo Mexicana se encontraba Administradora Profesional de Hoteles, subsidiaria de Grupo Posadas.

Con información de Milenio