Ciudad de México.- Con ANA, una comedia escrita, producida y protagonizada por Ana de la Reguera, la actriz, quien en 25 años de trayectoria se ha formado una imagen con personajes intensos y dramáticos, buscará explotar su lado más irreverente.

La serie de 10 episodios, dirigida por Carlos Carrera (El Crimen del Padre Amaro), que se estrenará el 20 de abril por Comedy Central, y al día siguiente por Amazon Prime Video, es para la protagonista de cintas como Nacho Libre y Cowboys & Aliens un verdadero salto al vacío.

“La serie la empecé a escribir hace seis años
en un momento específico en mi vida, y que se refleja en el primer episodio, cuando pensaba que me iba a quedar con un papel súper importante (en Hollywood), pero que no obtuve. Me dolió mucho perderlo, pues pensaba que iba a cambiar mi vida”, cuenta.

Pero buscó reponerse a ese golpe que, de no haber canalizado correctamente, le hubiera afectado más.

“Después de eso, dije: ‘Tengo que hacer algo, no quiero depender siempre de un papel en mi vida’. Y al mismo tiempo, mucha gente tiene una idea de mí y de cómo soy, y quería mostrarles que están equivocados”.

Inspirada en series como Louie y Master of None, creadas por los comediantes Louis C.K. y Aziz Ansari, respectivamente, la actriz se aventuró a hablar de su vida de una manera muy peculiar y ácida.

“El papel que escribí es totalmente diferente a los de esas dos series. El de Louie es súper pesimista y deprimente, mientras que Ana es muy optimista, positiva y soñadora”, explica vía telefónica desde Los Ángeles.

Es así como la actriz presenta a través de una decena de capítulos de poco menos de media hora, reflexiones sobre la sexualidad, el mundo del entretenimiento, las drogas, la familia y el amor, de una manera colorida y festiva.

“Tomé muchas cosas de mi vida personal, pero también fui un ducto o filtro para hablar de todo lo que me interesa, porque no todo lo que pasa en la serie es verdad. Diría que es un 50/50 de ficción y realidad”, señala.

La ligera línea entre la verdad y lo imaginario se nota hasta en el reparto, en donde actores como Andrés Almeida, Paulina Dávila y Lalo España se mezclan con personajes de la vida real de Ana, como su hermana, la cantautora rockera Ali Gua Gua, o su papá, Augusto Gardoqui, quienes se interpretan a sí mismos.

Cada entrega está salpicada de picardía, un soundtrack muy pegajoso y hasta escenas que parecen extraídas de un musical de Broadway.

“¡Me encanta cantar! Parte de por qué hice la serie es porque nadie me ha dado un personaje en donde pudiera cantar, bailar y mostrar mi sentido del humor”.