Saltillo, Coah.- Los cambios tecnológicos y en la cultura de la movilidad están produciendo transformaciones disruptivas en la industria automotriz, puntal de las exportaciones mexicanas y sobre todo del noreste del país, que incluye a Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

De acuerdo con los economistas Alejandro Dávila Flores y Miriam Valdés, del Instituto de Investigaciones Socioeconómicas de la UAdeC, los vehículos eléctricos, híbridos y autónomos se convertirán prácticamente en oficinas o espacios de entretenimiento gracias a los continuos avances en conectividad.

En su análisis semanal mencionan que un ejercicio prospectivo a 10 años de McKinsey & Company anticipa una expansión de 30% en el valor global del mercado (1.5 billones de dólares adicionales), pero se concentrará en los segmentos con alto contenido en tecnologías.

Así, hacia 2030 las ventas proyectadas son de 15% de vehículos autónomos, 10% para movilidad compartida y entre 10 y 50% de autos eléctricos (incluyendo híbridos e híbridos enchufables). Sin embargo, los mercados de Norteamérica y Europa se estancarán, pues el dinamismo se concentrará en Asia, África y Europa del Este.

Además, resaltan el nuevo reto que significa para México y América del Norte el nuevo T-MEC, pues las empresas establecidas en México que quieran exportar a EU y Canadá deberán cumplir las nuevas reglas de acceso, como un contenido regional de 75%; 70% de acero y aluminio, que sea originario de cualquiera de los tres países, y que al menos 40% del valor exportado debe ser generado con salarios de 16 dólares o más por hora.



¿Qué está en juego?

Según en análisis de Dávila Flores y Miriam Valdés los cambios en la industria automotriz son de gran impacto para México y sobre todo para Coahuila.

Refieren que, en su apartado de cuentas nacionales, el Banco de Información Electrónica del Inegi reporta que en el subsector de fabricación de equipo de transporte laboran poco menos de 1.2 millones de personas (2.8% del personal ocupado total nacional), los cuales generan una producción bruta de poco más de 3.7 billones de pesos (9.3% del total del país), y que la Región Noreste participa con poco menos de un tercio de la producción y el empleo.

A nivel nacional, las exportaciones ascendieron a 161 mil 700 millones de dólares en el 2018, de las cuales 32.7% se originó en los estados del Noreste.

Agregan que las ventas internacionales dan soporte a 12.4% de la producción bruta total y a 8.5% del PIB de la economía conformada por Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas. Los porcentajes para la economía nacional son de 9.9 y 7.8%, respectivamente. El mercado exterior respalda la generación de 2 millones 889 mil 309 empleos directos e indirectos en México, de los cuales 435 mil 404 se localizan en el Noreste.

Así, con la electrificación de los automóviles y otras tecnologías, se reducirán significativamente las partes y componentes mecánicos, por lo que el valor agregado por la manufactura, la principal fortaleza de Coahuila y el Noreste del país, perderá peso relativo en la nueva cadena de valor de la industria automotriz.