Caucel, Mérida, Yucatán.- Una quinceañera de esta comisaría de Mérida, Jiromy Xool Pech, cambió la inversión de su fiesta para que ese dinero se usara para la compra de comida que regaló a gente del mismo lugar que ha perdido su empleo por la pandemia del coronavirus.

"En vez de fiesta, prefiero regalar comida a la gente, que se ayuden con eso", comentó la joven quien vive precisamente en la comisaría meridana.


La joven que llega a la edad de las ilusiones, sus 15 años, pidió a sus padres que, en vez de guardar el dinero para una gran celebración, se haga comida para regalar a quien más lo necesite.

Jiromy Xool decidió cambiar la fiesta por una acción altruista que ayudará a muchas familias vecinas de la ciudad. Su madre dio a conocer la decisión de la joven y recordó que este lunes 3 de agosto cumplió sus quince primaveras.



La joven no sólo anunció su deseo, sino que cumplió su palabra pues ella misma estuvo repartiendo el pasado fin de semana la comida que se preparó. La joven Jiromy ayudó a sus familiares a repartir la comida.

La menor no pudo celebrar sus XV años debido a la pandemia por lo que en su lugar decidió regalar comida a las familias de la comisaría meridana de Caucel.

Ella pidió usar ese dinero para regalar alimento entre sus vecinos que están pasando apuros económicos.

El banquete se preparó con los pavos que habían criado para la cena de su fiesta,
también contaron con el apoyo de algunos negocios de la misma comisaría meridana de Caucel y otros vecinos que se sumaron a la obra de buena fe de la muchacha y ayudaron en el reparto y distribución de los alimentos.