Saltillo Coah.- Aunque los expertos califican la estupenda actuación que está teniendo el fronterense Joakim Soria como el segundo aire en su carrera, para él es el resultado de la entrega, trabajo y dedicación, así como una oportunidad que Dios le da al estar cumpliendo su décimo tercera temporada en Grandes Ligas y en medio de una pandemia.

En una entrevista virtual exclusiva para Zócalo de Monclova, el orgullo de Coahuila dijo estar tranquilo, concentrado en cumplir sus objetivos en una temporada atípica, apegándose a los protocolos para mantenerse sano y dedicado a realizar un buen trabajo dentro de este 2020.

“Es una temporada muy diferente de sólo 60 juegos, llena de protocolos que debemos seguir para poder mantenernos sanos que hoy en día es el principal objetivo ante la pandemia que estamos viviendo en el mundo, pero tratamos de seguir al pie de la letra las indicaciones de los encargados de cuidarnos para mantenernos en el campo y hacer nuestro trabajo”, fueron sus primeras palabras.




Soria se convirtió en el primer mexicano en registrar las 700 apariciones en la gran carpa la pasada campaña 2019, y aunque este año se vio afectado por la pandemia, el principal objetivo es el campeonato, para el mexicano que sigue sumando rescates, en esta campaña lleva ya dos salvamentos, llegando a 223 de por vida, mientras que en el departamento de los strikeouts suma ya 11 chocolates para registrar 778 en su carrera.

“Esta temporada me he trazado como objetivo trabajar muy duro, poner mi mejor empeño en cada uno de los partidos que me toque lanzar, ayudar al equipo a llegar a la postemporada sin quitar la mira del objetivo principal como es ser campeón en Grandes Ligas”.


Este es el último año de un contrato de dos con los Atléticos de Oakland, al respecto el nativo de Frontera, Coahuila no dio mayor información sobre una renovación o escuchar nuevas propuestas, simplemente dijo que estará concentrado en la temporada, jugará juego por juego, hará un buen trabajo y hasta que caiga el último out, se sentará a platicar sobre su futuro.