Monclova, Coah.- La Iglesia Católica como el resto del mundo está atravesando por una tormenta, y como en la parábola de la barca de la que descendió Pedro para caminar hacia Jesús, sin hundirse en el agua, los católicos deben tener fe en Dios y usar su inteligencia para cuidarse durante la pandemia.

Lo anterior lo dijo el sacerdote Jesús Eduardo Neri Frías, durante la misa del domingo, que celebró en línea y a puerta cerrada desde la Parroquia Santiago Apóstol.

“Estamos atravesando una tormenta, matrimonios, familia, empresas; hay una crisis económica, social y de salud, lo que hace que hasta nosotros como Iglesia, tengamos que hacer modificaciones y no celebrar por ejemplo; la misa de manera presencial”.

“A lo largo del tiempo los católicos hemos tenido que sortear muchas situaciones difíciles, y en esos momentos algunos perdieron la fe, esos momentos como los que estamos viviendo, que son una oportunidad para crecer en la fe, para purificar nuestros corazones y decir: Señor estoy contigo”.

“Hubieron otras pandemias, que han generado cambios, y la Iglesia ha seguido adelante porque tiene la ayuda de Dios”.

“Hasta los hombres con poca fe, son fortalecidos por Dios, para salir adelante de las adversidades; por eso él, hizo inteligente al hombre, para que use el cubrebocas, para que guarde la sana distancia y se lave constantemente las manos”.