Saltillo Coah.- Los vecinos de la colonia El Campanario denunciaron que las autoridades buscan convertir la calle Atrio en un arroyo, y con eso evitar que las futuras inundaciones se salgan de control.

Sin embargo, los avecindados en esta colonia residencial reclamaron que ellos compraron terrenos habitables y no a orillas de arroyo, por lo que solicitaron la intervención de las autoridades federales.

“Como habitantes de El Campanario y los sectores afectados del norte no vamos a aceptar esta obra, el agua de un arroyo no debe pasar a mitad de una zona habitada, nos quieren convertir la calle en arroyo”, comentó Natalia Muro, representante de los vecinos afectados.


La indignación de los vecinos se basa en la poca seguridad que tienen de continuar en sus viviendas por la acumulación de agua ante cualquier lluvia, y la falta de opciones por parte de las autoridades para resolver el problema con colectores pluviales o con la reposición del cauce natural del arroyo El Blanco.

“Esta agua viene de desarrollos habitacionales que no sé si se hacen con o sin permiso, terminan siendo desviadas de un problema que viene desde las colonias Mirasierra y Loma Linda, Toreo y San Ramón, se están viniendo directamente para acá a consecuencia de que están mal planeados o mal autorizados, no sabemos”, dijo Natalia Muro.

La Conagua inició este lunes una investigación para deslindar responsabilidades, en el caso de que fraccionadores o autoridades municipales o federales hayan estado involucradas en actos de corrupción que permitieron la interrupción del cauce natural de los arroyos en la zona.

“La primera parte que tiene que resolver Conagua es si hay afectación de arroyos, si la hubo tendremos competencia para hacer recomendaciones, y si no, nos acercaremos con el Municipio y el Estado para hacer un proyecto que incluya fondos federales”, aseguró el delegado federal en Coahuila, Reyes Flores Hurtado.

Denunciaron que si las opciones para resolver el problema no mejoran, serán el primer residencial con un arroyo en su interior y la plusvalía de sus propiedades estará en riesgo.