Ciudad de México.- El Gobierno de México aplazó un año la obligación de fabricar, importar y usar solamente camiones y autobuses que utilicen diesel de ultra bajo azufre (DUBA), o "limpio", citando complicaciones en la cadena de valor derivadas de la pandemia de Covid-19.

El Comité Consultivo Nacional de Normalización de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Comarnat), donde participa el Gobierno y representantes de la industria, avaló que puedan convivir hasta diciembre de 2021 motores que usan diesel de 500 partes por millón (ppm) de azufre, o "sucio", y tecnologías nuevas de diesel de 15 ppm.

La Secretaría del Medio Ambiente (Semarnat), a la que está adscrito el Comarnat, confirmó el cambio en una respuesta a una consulta de Reuters. La Secretaría de Energía (Sener), que participa en el comité, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

"La Sener reconoció en la reunión que hay dificultades con la distribución del DUBA por la pandemia", dijeron fuentes con conocimiento del tema.

La decisión se da luego de que el regulador mexicano del sector energético, la Comisión Reguladora de Energía (CRE), extendió un plazo a Petróleos Mexicanos (Pemex) para vender diesel convencional, o "sucio", en zonas obligadas a comercializar solamente DUBA hasta por seis meses después de que el Gobierno determine el fin de la contingencia por el coronavirus.

Este nuevo plazo a Pemex se suma a otro también de la CRE por el que la petrolera puede evadir hasta 2025 el cumplimiento de una norma para producir, distribuir y vender diesel limpio en todo el País.

En febrero, la Semarnat reconoció la necesidad de desarrollar un plan para mejorar la distribución del DUBA, lo que se ha dificultado con la pandemia, y dijo que participa en un grupo de trabajo con Pemex para modificar la norma sobre calidad de los petrolíferos de 2016.

México importa grandes cantidades de combustibles de Estados Unidos, pero el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que buscará frenar esa dependencia modernizando las seis refinerías de Pemex y con la que se ha empezado a construir en el sur del País.

Los fabricantes miembros de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (Anpact) habían solicitado desde el año pasado aplazar la obligatoriedad de usar sólo tecnologías de ultra bajo azufre, debido a la incertidumbre sobre la disponibilidad de DUBA por las dificultades de Pemex para surtirlo en todo el territorio.