Ciudad de México.- Le pueden decir el científico loco de la gorra. Le pueden decir el revolucionarios del golf. Pero, a partir de ahora, cualquier descripción de Bryson DeChambeau debe empezar con campeón del US Open.

En una actuación espectacular el domingo en Winged Foot, un campo tan demandante en el que nadie más estuvo bajo par, DeChambeau se lucio con su driver y brilló con sus hierros cortos desde el elevado césped del rough para firmar una ronda de 3 bajo par, 67.

Cuando su putt para par desde 7 pies cayó en el hoyo 18, DeChambeau levantó sus gruesos brazos al aire. Esta fue la validación que necesitaba de que añadir 18 kilos de masa, para producir una increíble cantidad de velocidad y poder, llevaría a momentos como este.

Dos tiros detrás de Matthew Wolff al iniciar la última ronda, lo superó en cinco hoyos, se distanció para comenzar los últimos nueve y terminó ganando con diferencia de seis golpes.

“This is all I need to say.”

The 2020 #USOpen champ Bryson DeChambeau chats with us about his domination at Winged Foot. pic.twitter.com/tN1evWlpPk

— Fore Play (@ForePlayPod) September 20, 2020


Wolff, quien buscaba convertirse en el primer jugador desde Francis Ouimet en 1913 en ganar el US Open en su debut, terminó con tarjeta de 75.

Hace menos de un año, DeChambeau puso fin a la temporada 2019 en Las Vegas diciendo: Estaré de vuelta el próximo año y me veré como una persona completamente distinta''.

Cumplió con su palabra entre los escépticos que se preguntaban si el factor de poder funcionaría en un Major, especialmente en Winged Foot en donde mantener la pelota en el césped bajo era primordial. DeChambeau prometió que le pegaría tan lejos como pudiera, incluso si eso significara que terminaría en el rough.

Funcionó. Tuvo sólo tres fairways el sábado, seis el domingo y 23 en la semana.

El escepticismo se transformó en admiración, con una dosis saludable de incredulidad.

"No sé qué decir pues es completamente opuesto a lo que uno cree que un campeón del US Open hace'', reconoció Rory McIlroy. "Miren, encontró la forma de hacerlo. Ya sea bueno o malo para el deporte, no lo sé, pero no es la forma en la que creí que debía jugarse este campo o este torneo''.

Louis Oosthuizen tuvo un birdie en el 18 para terminar tercero en solitario.

El mexicano Abraham Ancer acabó la cuarta ronda con registro de 76 (+6) y sumó 301 (+21) para ocupar el lugar 56.