España.- Además de la bolsa que ordenó, una clienta de AliExpress, tienda en línea fundada en 2010 propiedad del gigante del comercio electrónico chino Alibaba Group, recibió una “sorpresa” que pudo haberle costado la vida.

Judith, una joven española recibió un pedido que hizo a la tienda Mojoyce a través de la empresa china, el cual tardó poco más de una semana; sin embargo, al revisar la mercancía descubrió que no solo le habían enviado la bolsa que pidió, sino un escorpión.

Cuando sacó el papel del embalaje, la chica sintió un piquete acompañado de un fuerte dolor, en ese momento descubrió que le había picado un escorpión que estaba escondido dentro de la bolsa.

“Cuando lo abrí, saqué las cosas que había dentro, cuando metí la mano me picó algo (en el dedo de la mano izquierda), y me di cuenta que era un escorpión. Claro, yo no sabía qué tipo de escorpión que era ni nada”, contó a varios medios españoles.

Judiht, vecina de Algemesí, compró un bolso por internet a una compañía china. Cuando lo recibió, metió la mano dentro y recibió un picotazo de un escorpión.

Video: Perales Iborra y @arturoiranzo pic.twitter.com/sWenoFJNU3

— Levante-EMV (@levante_emv) September 23, 2020

Asustada, Judith corrió al hospital, donde le administraron una solución para combatir el veneno del animal, del cual descubrieron su especie al llamar a un zoológico de Valencia.

De acuerdo con los expertos, el “atacante” es un un Scorpion mesobuthus, también conocido como escorpión chino o dorado de Manchuria, uno de los más comunes de China, Corea y Japón.

Su veneno neurotóxico puede provocar alteraciones neurológicas e incluso la muerte dependiendo de la especie; afortunadamente, el que le picó a Judith pertenece a la menos venenosa.

“Histérica me fui corriendo al hospital. Ahí me dijeron que tenía que hacer una denuncia sobre todo lo que había pasado, porque me puse en contacto con el vendedor de la compañía”, agregó la joven.
Sin embargo, AliExpress se deslindó del hecho argumentando que los bolsos que reciben van protegidos con plástico, por lo que el escorpión ya estaría dentro cuando lo recibieron.

Judith aún conserva el escorpión, que puede sobrevivir semanas sin comer, como prueba durante el proceso legal que inició.