Ciudad de México.- Médicos en China acaban de extraer una sanguijuela que permaneció viviendo por poco más de año en el cuerpo de un niño de cinco años.

Según los doctores, el menor pudo haberla ingerido accidentalmente luego de beber agua contaminada, detalla el Daily Mail.

Xiao Tao presentaba dificultad para respirar y dolor de garganta constante, a causa del animal alojado dentro de su cuerpo.

Se intentó tratar los síntomas con medicina, hasta que se descubrió la verdadera causa de su malestar, una sanguijuela.