Ciudad de México.- "¿Alguien ha tenido que llamar a su jefe alguna vez para decir que no puede trabajar porque su gato inundó la casa, o solo yo?", preguntó a principios de octubre Jasmin Stork, de 26 años, a sus seguidores en Twitter, donde compartió el video de la travesura de su gata Amber que le costó miles de libras esterlinas.

Amber tiene un año, reside con Jasmin y el novio de esta en la ciudad inglesa de Kingston-upon-Hull, y uno de sus 'hobbies' es jugar con el grifo del lavabo y el tapón. El 7 de octubre, cuando la dueña se ausentó unos 30 minutos aprovechando su pausa laboral para pasar por una tienda, la felina se coló en el cuarto de baño, abrió el grifo y cerró el lavabo con el tapón.

Al volver a casa, Stork lo vio todo inundado y encontró a su gata en la puerta de la cocina "golpeando alegremente sus patas en el agua como si fuera una gran diversión". La joven enseguida se percató de lo que había pasado y sus sospechas se corroboraron cuando vio el grifo abierto en el baño y el agua desbordándose.

Una gata se coló en el cuarto de baño cuando su dueña se fue de compras por media hora, abrió el grifo, tapó el lavabo con un tapón, e inundó la casa. pic.twitter.com/4Ir2cl2ahc

— RT en Español (@ActualidadRT) October 26, 2020