Cancún, Q.Roo.- Princhos como lo llama Evelyne Gerault quien ha dedicado su vida al rescate de canes, es un perro que sufrió maltrato severo por ser el "conejillo de indias" de animales de pelea.

Mientras Evelyne se dirigía a una tienda de autoservicio para hacer unas compras, al llegar a la altura del puente de la avenida López Portillo cerca de la avenida Bonampak en el municipio de Benito Juárez, a lo lejos vio como un pequeño perro de complexión delgada parecía enfermo y triste.

Cuando estacionó el auto lo más cerca que pudo ante lo que sus ojos percibían, se percató de que el perro estaba desgarrado de la cara y orejas y con marcas de mordeduras en sus patas, lo sucedido fue el lunes de la semana pasada.

Una charola con agua fue todo lo que tenía el cachorro cruce de Rottweiler, mientras agonizaba, mismo que con quejidos denotaba su dolor desde hacer varios días.

Personas no identificadas lo amarraron para entrenar a perros de peleas y ser víctima, fue la denuncia que hicieron algunos vecinos cercanos a la zona, comentó la protectora de animales.

Con enojo y tristeza colocó al "perrito" suavemente en su automóvil para llevarlo de emergencia al veterinario y éste le diera un diagnóstico de su situación. A tiempo el veterinario lo llevó al área de hospitalización y curó sus heridas para tratar de estabilizarlo.

Al siguiente día tuvieron que raparle la melena para que sus heridas sanaran más rápido y no se le infectaran a causa de los días que estuvo sin atención médica.

Colocaron las fotos del animalito en las redes sociales para recibir el apoyo de la sociedad y cientos de personas se solidarizaron para contribuir en la recuperación de Prichos, comentó Evelyne.

"Gente de Cancún, Playa del Carmen y de otras ciudades del país colaboraron con el corazón con algunas monedas que cambiarían la vida del pequeño perro quien fue abandonado a su suerte", comentó.

Las personas en las redes sociales plasmaron con sus palabras el repudio a las personas que se dedican a utilizar a perros indefensos para su propia conveniencia ya que por medio de las peleas ganan dinero.

Entre los comentarios resaltaban como "se repite la historia por todos lados, como lo sucedido en Tepic donde unos adolescentes mataron a un perro y lo filmaron mientras sufría, pero aún con sus disculpas por lo cometido, falta que se ejerzan las leyes y darles un castigo ejemplar para que esto deje de repetirse"

Sara Rincón Gallardo, directora de la Sociedad Protectora de Animales Luum Balicheo, comentó que ya es tiempo de que las autoridades den atención a los canes quienes se ven por las calles deambulando muchas veces sin dueño.

Además enfatizó que necesita la sociedad hacer conciencia de esta situación que se vive en la ciudad ya que los perros son los mejores amigos del ser humano y no es justo que los maltraten de esta forma.

"Da mucho coraje que la misma Policía no hace caso de estas situaciones porque se trata de un perro y porque desconoce el reglamento que tenemos en el municipio", finalizó.

De acuerdo al Artículo 28 de la Ley de Protección y Bienestar Animal del Estado, se consideran actos de crueldad que deben ser sancionados por diferentes motivos: cualquier mutilación, tortura o maltrato a una mascota por maldad, privarlos de alimento, agua, espacio y cuidados médicos.

En cuatro años la rescatista ha salvado a más de 100 animales, encontrado un hogar adoptivo para ellos después de haber sufrido traumas por el abandono, el hambre y maltrato.

Además cerca de 15 perros mexicanos radican en Canadá después de que ciudadanos de dicho país decidieron rescatarlos y darles un hogar.

Por el momento Princhos ya encontró un hogar cancunense que se hará responsable de su alimentación por el resto de su vida.

Edición (Elvira Espinosa)